49 – Los 108 de Ubidea (IV). Informe del inspector Zigor.

Día 14/04/2018. Compartimos la información que nuestro colaborador Zigor nos envía desde Ubide.

Hace un par de días Zigor se ha puesto en contacto con nosotros para aportar información que puede ser muy interesante para nuestro caso.

La amama de Zigor, Abelintxu Olano, contaba que cuando era una niña de unos cinco años, vivía en un caserío muy próximo al cementerio, tanto que desde la ventana de la cocina veía llegar -por las noches-  los camiones rojos con los cadáveres que iban trayendo del frente. Su ama le decía “mira, ya viene otra vez el camión rojo”.

Contaba Abelintxu que “los iban colocando como leños” en la parte de delante del cementerio cuando los bajaban del camión. Ponemos al final de esta entrada el enlace a la página de la Asociación Ahotsak, que recogió muchos testimonios de gentes de Euskal Herria para preservar el Euskera de nuestros mayores. Entre esas grabaciones está la de Abelintxu y su relato del camión rojo, dando detalles de lo que recuerda haber visto. Es posible que se trate del traslado de muertos republicanos, quizá de los mencionados en el documento de los 108 de Ubidea.

IMG-20180414-WA0000

Casa del cura, indicada por una flecha. Zona donde se encontraron restos de un combatiente, con círculo rojo. Fotografía enviada por Zigor.

Por otro lado, unos amigos de Zigor le han contado que hace años encontraron los restos de un combatiente  dentro de la iglesia o fuera de ella, junto a “la casa del cura”, en la campa señalada, no está muy  claro, pero ambos coinciden en que al parecer era un combatiente y  “tenía hasta las gafas”. Nuestro “inspector” Zigor va a hacer algunas averiguaciones para conocer los detalles de este y otros casos que menciona la gente de Ubide, que ampliaremos en un par de semanas.

No podemos aún afirmar que se trate de un combatiente republicano el del cementerio hasta que no nos den más detalles.

Zigor ha dado con nuestro blog y la historia de “los 108 de Ubidea” buscando información sobre Ubide en internet. Al leer estas entradas sobre los 108 de Ubidea se quedó extrañado porque nunca habían oído hablar de esto, de “los 108 de Ubidea”, y no ha encontrado información sobre ello en internet (lo mismo que nos ocurrió a  nosotros, que también intentamos buscarla en las distintas instituciones o archivos sin éxito) pero recordó lo que su amama contaba sobre el camión rojo y los cadáveres apilados como leños. Parece ser que sobre esto no hay más información, sólo el documento hallado en los documentos sobre la “Causa de Vizcaya/ Ubide”, como ya indiqué en varias entradas y artículos durante el pasado año, y lo que sepan los habitantes de Ubide.

El caso está causando mucha expectación en Ubide. Hay que tener en cuenta que a partir de la ofensiva de Villarreal muchos salieron del pueblo para refugiarse en al retaguardia, pero algunos se quedaron y fueron testigos de aquellos días, como la amama de Zigor. Lo que sí se ha ido transmitiendo a los descendientes es que en distintos momentos durante la guerra y después de esta se recogieron cadáveres de gente con muertes debidas a distintos motivos, pero sobre estos “108 que mencionaba el Alcalde Timoteo Ajuria que fueron recogidos en el cementerio entre noviembre de 1936 y abril de 1937, y de los cuales señala no saber dónde fueron a parar”  no sabían nada, aunque no dudan que fuera verdad si lo afirmó en un documento junto al secretario Victor Ibarguchi. Los habitantes de Ubide están muy interesados en este caso que forma parte de su historia.

Nos comenta Zigor que la historia del suegro del actual alcalde de Ubide quizá tenga más que ver con 10 o 12 combatientes que mataron casi al final de la guerra, una vez entradas las tropas nacionales,  una historia que nada tiene que ver con estos 108 al parecer.

Ahora, con estas nuevas informaciones que nos envía Zigor, tiene más sentido “la teoría de mister Ockham” sobre el enterramiento de los 108 junto al cementerio. Hay que seguir esa pista, que es la que más sentido tiene.

“El inspector Zigor” está realizando algunas averiguaciones más ya que hay mucho interés entre los moradores de Ubide por desentrañar este caso, un caso que de resolverse favorablemente devolverá el protagonismo de Ubide como centro neurálgico durante la ofensiva de Villarreal que estaba casi cayendo en el olvido. Nos confirma Zigor, además, que su amama les  contó que “los jefes” del ejército vasco estuvieron alojados en el chalet Aretxaga (la casa de tipo indiano junto a la carretera a la salida del pueblo hacia Legutio que ya comentamos en el capítulo III Paseando con Mr. Ockham).

En Ubide los padres y abuelos de los actuales residentes contaron muchas “historias de la guerra” que no podemos dejar que caigan en el olvido. Hay que recordar que en Ubide estaba el puesto de mando avanzado de la ofensiva y el hospital de campaña más próximo al frente, donde recibían las primeras atenciones los heridos y se recibían los fallecidos en el frente, no era un pueblo más de la zona de guerra. Ya en el artículo de El liberal que transcribíamos en la entrada “Ubidea 30 de noviembre de 1936” el periodista narraba cómo fueron llegando “una caravana” de cadáveres y heridos a Ubide al anochecer del día siguiente al inicio de la “ofensiva de Villarreal”.

Además de esto, Zigor nos cuenta que junto al río, frente al actual frontón, en la zona del Ugerleku -donde los niños se bañaban- había una cueva (y seguirá estando, supongo) que hacía las veces de refugio durante los bombardeos.  Algunas casas fueron destruidas por las bombas… Todo esto, se debería recoger antes de que se olvide o no quede nadie ya para recordarlo. Vamos a poner nuestro granito de arena en este objetivo también, en la medida de nuestras posibilidades. Coordinará las colaboraciones nuestro inspector Zigor.

IMG-20180414-WA0002

En círculo rojo, la zona donde se dice que encontraron los restos de algún combatiente hace años. En azul, el río. En aspa verde, el Ugerleku y la cueva que servía como refugio. Enviado por Zigor.

Todos aquellos interesados en compartir la información que recordáis de lo que contaron vuestros  padres o abuelos sobre Ubide durante la Guerra Civil, podéis escribir a este blog batallonrosaluxemburgo@outlook.com o bien poneros en contacto con Zigor en Ubide, o ambas cosas. Si es posible, dejad vuestro testimonio con lo que recordéis haber oído contar, por escrito o grabado en audio o video. Para que no se pierda todo esto.

¿Podría ser el “camión rojo” de Abelintxu algo parecido a esto?

 

elcamionrojodeAbelintxu

Fotografía tomada en Gernika el 8/04/2018 (con el color original modificado). Automóvil de época prestado para la recreación de escenarios de la Guerra Civil por la Asociación Frentes de Euskadi.

NOTA del 19/04/2018 : Nos envía Zigor unas fotografías de la cueva-refugio que nos comentaba el otro día. Está prácticamente en el mismo pueblo. Allí se protegía a los habitantes de Ubide de los bombardeos en la Guerra Civil.

lacueva-refugio de ubide

Nos cuenta Zigor que donde está ahora el frontón de Ubide, estaba el batxoki y tenían el polvorín al lado y que en un bombardeo quedaron destrozados ambos. Alguno murió, creo que la amaba de Zigor dijo que tres soldados republicanos.

Dentro de un par de semanas podremos contaros algo más.

Muchísimas gracias a los que colaboráis y a todos los que os estáis interesando por el caso de “los 108 de Ubidea”. A ver si sacamos entre todos algo en claro. Que no se olvide todo esto…

Seguiremos informando.

o o O o o 

<<Como siempre, recordamos que todo lo publicado en este blog es fruto del trabajo original del autor y puede ser utilizado siempre que sea sin ánimo de lucro citando al autor y la fuente, Amaya Ibergallartu batallonrosaluxemburgo.wordpress.com >>

Anuncios

48- Listado de milicianos del Rosa Luxemburgo-Revisión de abril de 2018

LISTADO DE MILICIANOS DEL ROSA LUXEMBURGO SEGÚN LAS NÓMINAS DE COMBATIENTES – REVISIÓN DE ABRIL DE 2018

En esta revisión – de abril de 2018- se han incluido 20 nombres más y se han añadido o modificado otras variantes de nombres o apellidos no anotadas en la lista anterior. Aún así, puede seguir faltando alguno por error u omisión mía, por no estar escrito en las nóminas o faltar la hoja (no tengo muy claro que estén todas las hojas de todas las quincenas, además de faltar la nómina de la primera quincena de enero que aún no he encontrado). Si encuentro alguno más en las nóminas que se me haya pasado, lo añadiré.

NOTA:

OS RECUERDO QUE ESTE LISTADO NO ES OFICIAL. Sólo sirve de referencia para quien esté buscando el nombre de algún familiar en los listados de combatientes y así saber que está en las nóminas del Rosa Luxemburgo a pesar de no venir su nombre en la lista de desaparecidos / fallecidos en campaña.

Está confeccionado anotando los nombres que aparecen en las nóminas de combatientes (a excepción de la nómina de la primera quincena de enero de 1937 que no he encontrado) y recoge las distintas variantes con que están escritos los nombres y apellidos de un mismo combatiente tras comprobar por los demás datos que se trata de la misma persona, aunque puede haber algún error (debido a múltiples factores, como no venir el número de chapa, falta uno de los apellidos o no ser correcto, o bien falta la firma para poder contrastar si se trata de la misma persona). A veces, están tan emborronadas las letras, o al revés, tan escasos de tinta, que sólo la firma a mano del combatiente ayuda a descifrar el apellido. En fin, es un mundo.

Disculpad el retraso, pensé que terminaría antes, pero las nóminas (al menos las del Rosa) son un caos y lleva muchísimo trabajo anotar y contrastar datos.

En el Blog de errepublikaplaza podéis consultar también la lista de combatientes del Rosa Luxemburgo (que estamos intentando completar entre todos) donde se incluye información de cada miliciano encontrada en distintas fuentes y aportación de información de las familias.

  • Para mayor comodidad en la búsqueda del nombre o apellido en esta página, pulsar F3 y escribir en la ventanita flotante el nombre o apellido a buscar. Así, se mostrarán todos los combatientes que contienen ese dato. Para verlos todos, pulsar en esa ventana en “siguiente” (flecha hacia abajo) o “anterior” (flecha hacia arriba).

Después de consultar si vuestro familiar está en esta lista, podéis buscar su nombre en las nóminas (teniendo en cuenta las posibles variantes de nombre y apellidos), bien en las nóminas que os dejé en pdf (por meses) o directamente en la base de datos Badator, de donde proceden, a través de este enlace de la página web de DOKUKLIK que os lleva hasta las nóminas del Rosa :

                    https://dokuklik.euskadi.eus/badator/visor/653860

IMPORTANTE: NO OS FIÉIS MUCHO DE LOS NÚMEROS DE CHAPA QUE VIENEN EN LAS NÓMINAS (anotadlos, pero tened en cuenta que hay muchas equivocaciones y pueden llegar a tener hasta cinco números distintos en las nóminas). Sobre eso escribiré más adelante otra entrada.

LISTADO DE COMBATIENTES DEL ROSA LUXEMBURGO. Revisión de abril de 2018

  • Los números sólo son una referencia mía, no tienen que ver con sus números de chapa.
  • Normalmente prescinden de las tildes, así que no se deben tener en cuenta tampoco.
  • Si encontrara algún nombre más, lo añadiré. Es posible que tenga que modificar alguno tras contrastar algunas firmas sobre las que tengo duda si se trata de la misma persona o son dos diferentes. De momento, lo dejo así, recogiendo todas las variantes.
  1. Abad Santiago Casto/Castor
  2. Abad Torre/Torres Elías
  3. Abad Torre/Torres Jerónimo/Gerónimo
  4. Abad Torres Francisco
  5. Abad Torres/Torre Fidel
  6. Abad Tueros Valentín
  7. Abadia Larrucea Balbino
  8. Abaldaño(?)[Abendaño] Iturriaga Blas
  9. Abarca Badiola Manuel
  10. Abascal González Eusebio
  11. Abendaño Iturriaga Nicolás
  12. Abio/Avio Achurra Policarpo
  13. Aboitiz (escrito Avoitiz) Mendiola Fernando
  14. Abraldes Álvarez Vicente
  15. Abril García Ángel
  16. Abundio Pérez Isabelino
  17. Abuy/Abuin Sandín/Santín José
  18. Acebes/Aceves Arurmendi/Azumendi Mariano
  19. Acebo Viejo Juan
  20. Acedo Cámara Andrés
  21. Achiaga Pérez Julián
  22. Acosta Escobar José
  23. Acosta Escobar/Escobal Antonio
  24. Agüero Gómez Estanislao
  25. Aguilar Sáinz/Sáez/Saiz Ramón
  26. Aguilar Torres Bernabé
  27. Aguiriano Latorre Juan
  28. Aguirre Arizmendi Ricardo
  29. Aguirre Landaburu José Antonio
  30. Aguirre Muga Isidro
  31. Aguirre Rodavallo Isidro
  32. Aguirre xxx Francisco
  33. Aguirre xxx Pablo
  34. Aguirregoicoa Barañano Antonio
  35. Aira González Asterio
  36. Aizpurua Elvite/Erviti Adolfo
  37. Aizpurua Susparregui Isidri/Isidro
  38. Ajuria Bengoechea José
  39. Ajuria Guerricaechevarria Teodoro
  40. Ajuria Zarate Bernardino
  41. Alberdi Presa Miguel
  42. Alberdi xxx[Presa] Luis
  43. Albizua González José(Jesús)?
  44. Albizua/Albisua González Jesús/José
  45. Alcalde Andrés Roque
  46. Alcedo Renovales/Renoballes Luis
  47. Alcorta Adarraga Tomás
  48. Alcorta Sáez/Saiz Hilario
  49. Aldama Escalona Tomás/Tompas
  50. Aldama Penilla Joaquín
  51. Aldaz Otamendi Daniel
  52. Aldaz Otamendi Francisco
  53. Alde / Olalde Pereda Francisco
  54. Allende Martín Marcelino
  55. Alocén Rodríguez Abundio
  56. Alonso Cortés Dionisio
  57. Alonso Elosua Luis
  58. Alonso Elosua/Olozua Blas
  59. Alonso García Martín
  60. Alonso González Antonio
  61. Alonso Guilarte/Julaste Carmelo
  62. Alonso Isunza Lino
  63. Alonso Isunza/Insunza Isidro/Isidoro
  64. Alonso Larrea José
  65. Alonso Llano Melchor
  66. Alonso Martín Francisco
  67. Alonso Sánchez/Santos Máximo
  68. Alonso Santos Luciano
  69. Alonso Seco Orenciano/Orencio/Horencio
  70. Alonso xxx Federico
  71. Alonso Zorrilla Santos
  72. Alsa Tolosa JuanJosé
  73. Altunaga Bernaola Juan
  74. Alvarez Luis Alonso
  75. Álvarez Alonso/Sanchez? Luis
  76. Álvarez Cimadevilla Emilio
  77. Álvarez Cuevas Francisco
  78. Álvarez Fernández Romualdo
  79. Álvarez Heredia Eleuterio
  80. Álvarez Iñiguez Eleuterio
  81. Álvarez Martínez Belisario/Felisario
  82. Álvarez Prado Paulino
  83. Álvarez Uberuaga José
  84. Álvarez Villoso/Velloso/Belloso Alfonso
  85. Álvarez/Sanchez Alonso Luis
  86. Álvaro xxx Agustín
  87. Alza Risueño Venancio
  88. Amarica Hormaeche Manuel
  89. Ameneiro Camafreita/Camafreitia Amador
  90. Amo León José
  91. Anda Sendegui/Sandegui Santiago
  92. Andonegui Balzola Domingo
  93. Andrade Mimondo Francisco
  94. Andrés Hoyos(Reyes?) Federico
  95. Anguiano Rodriguez Laureano
  96. Ansorena Eguia José
  97. Anta García Gregorio
  98. Antolín Expósito Santos
  99. Antolín Jiménez Santos
  100. Anzarán Tejada Pedro
  101. Aparicio Cuesta Celestino
  102. Aparicio García Celestino
  103. Aparicio Iglesias/[Cuesta?/García?] Celestino
  104. Aragón Martínez/García Ángel
  105. Arambarri Belausteguigoitia Teodoro
  106. Arambarri Unzunaga Juan
  107. Aramburu Chinchurreta Cándido
  108. Aramburu Juarez Antonio
  109. Aramburu Topo/Toyo Pascual
  110. Aramburu xxx José Antonio
  111. Arana Garijo/Carijo Guillermo
  112. Arana/Ruiz  Ruiz/Arana Mariano
  113. Aranda/Arana Moratinos Agustín
  114. Araquistain Recarta/Recarte Pedro
  115. Arbide Juaristi Guillermo
  116. Arce Basurto Nicasio
  117. Arce Valdivieso Gaspar
  118. Arce/Ares Elguera/Helguera Daniel
  119. Arcocha Uria Nicomedes
  120. Arconada/Alconaga/Alconada Ruiz Fernando
  121. Arechaga Esnarriaga José Luis
  122. Arechaga XXX[Igual es Esnarriaga] José Luis
  123. Areitio Laza Jesús
  124. Arenal DelaRiva/De la Riva Luís
  125. Argoitia Unzunaga/Unamuzalla Tomás
  126. Arguinchona Altanaga/Altonaga Venancio
  127. Ariño Uribe Fermín
  128. Aristizabal Loinaz José
  129. Arizala/Areizola Asparren/Asparron Ángel
  130. Arjona Torres/Torre/Robles/Robres Francisco
  131. Armentia Ruanas Anastasio
  132. Arnaez/Arnaiz Pollueta/Tellueta Andrés
  133. Arrantia Torres Segundo
  134. Arranz Barroso Mariano
  135. Arranz Sanz Esteban
  136. Arrate Lejarza Juan
  137. Arratibel Zuaznabar Ignacio
  138. Arratibel/Arrativel Zuaznabar Joaquín
  139. Arreche Miquelajauregui José
  140. Arregui/Arragui Bringas Francisco
  141. Arrillaga Ayestaran/Aristaran/Ayastarán José
  142. Arrillaga Negrete Ramón
  143. Arriola González Rafael
  144. Arruabarrena García Carlos
  145. Arruti Arruabarrena Domingo
  146. Artiz Zalaeta Víctor
  147. Artola Azurza Eduardo
  148. Artola Quiñones León
  149. Asensio Gómez Ángel
  150. Asensio Redondo Pedro
  151. Asensio Riano/Riaño José
  152. Asensio Riaño Natalio
  153. Asiain Lasantas Domingo
  154. Aspiolea/Espiolea Robledo Enrique
  155. Asticar Echegaray José
  156. Astigarraga/Astigarrabia Arechavaleta Javier
  157. Astigarraga/Astigarrabia Fernández José
  158. Avedillo Rodríguez Ángel
  159. Ayarza Ugalde Víctor
  160. Azanza Lasquibar Eugenio
  161. Azanza Rubio José
  162. Azaola SanGinés Leoncio
  163. Azcunaga Galdácano Ignacio
  164. Azpitarte Rementería Julián
  165. Azurza Bengoechea José
  166. Azurza Bringas JoséAntonio
  167. Badallo Rodríguez José
  168. Badas/Vadas López Julián
  169. Badiola Bocarta Perico
  170. Badiola/Barriola Abarca Manuel
  171. Bajineta/Bagineta/Baginata/Bagireta Bustinzubiaga Sabino
  172. Bajos Olaveaga Gerardo
  173. Bañales/Banales Elorriaga Alejandro
  174. Bañuelos Ruiz Manuel
  175. Barandiaran Noain Bautista
  176. Bárbara Nieto Amador
  177. Barbero Duque Ángel
  178. Barbero Duque Julio
  179. Barcenilla Peral Agapito
  180. Barinaga/Barrinaga Jayo Sebastián
  181. Barón Núñez Gerardo
  182. Barón Núñez Gregorio
  183. Barredo Gómez Aurelio
  184. Barrena Meso/Mesa Pedro
  185. Barrena/Barrera/Barreda Goñi Atanasio/Anastasio
  186. Barrena/Basterra Mezo/Meso Pedro
  187. Barrio González Secundino
  188. Barrios Bueno/Nieto Tomás
  189. Barrio/Barrios González Exuperio
  190. Barrios Bilbao José
  191. Barrios Seoane Manuel
  192. Barrios/Barrio Seoane/Seoan/León Antonio
  193. Barrueta Galardi Nicanor
  194. Bas Careta Andrés
  195. Basarrarte/Basarrate/Abasarrate Uriarte/Urioste Ceferino
  196. Basterra Basaldua Pedro
  197. Basterrechea Goitia Justo
  198. Basterrechea Solano José
  199. Bastida Balda Gerardo
  200. Bastida Martínez Faustino
  201. Basurto Fernández Domingo
  202. Batiz /Batist  Uriarte/Vicente  Juan
  203. Bautista Pascual Mariano
  204. Bautista Pascual Primitivo
  205. Beitia Quejana Santiago
  206. Belandia Tellechea Maximiliano
  207. Beltrán Palmero Pablo
  208. Bengoa Gómez Santos
  209. Bengoechea Artola José
  210. Bengoechea Echevarria José
  211. Bengoechea Ruiz Ángel
  212. Bengoechea Usategui Francisco
  213. Benito Álvarez/Álvaro Herminio
  214. Benito González Gumersindo
  215. Beracoechea Ibarbia Julián
  216. Berjón Beascoechea Isidoro
  217. Berjón Beascoechea Teodoro
  218. Bermúdez Pérez Eutiquio
  219. Berreteaga Zubiaur Benito
  220. Berreteaga/Berritiaga Zubiaur José
  221. Berrotarán Sorondo Gregorio
  222. Berroya Díaz Ismael
  223. Berrueta Galardi Nicanor
  224. Berzosa/Vergosa Millán Emiliano
  225. Bilbao Adán José
  226. Bilbao Arrizabalaga Agapito
  227. Bilbao Arrizabalaga Juan
  228. Bilbao Bilbao/Bellico Agapito
  229. Bilbao Ganiza Manuel
  230. Bilbao Oseguera José
  231. Bilbao Oseguera Telesforo
  232. Bilbao Tribisarrospe Fermín
  233. Bilbao xxx Hilario
  234. Bilbao XXX Manuel
  235. Bilbao Zurmaga/Zurinaga Francisco
  236. Blanco Blanco Ramón
  237. Blanco Chamorro Manuel
  238. Blanco Cruz(¿Orue?) Bienvenido
  239. Blanco Huerta/Huertas Domingo
  240. Blanco Moreno Santiago
  241. Blanco Sánchez Miguel
  242. Blazquez Gil Anastasio
  243. Blazquez/Bazquez Pérez Antonio
  244. Borao/Boran/Borau Larroy/Laroy Sebastián
  245. Borbollo Angulo Federico
  246. Botella Barroso Felipe
  247. Braceras Cirtas/Cintas José
  248. Braceras/Brasera Cintas/Cirtas Agustín
  249. Bragado De Anta/Deanta/Cinta/DeCinta Alfonso
  250. Bringas Ruiz Luis
  251. Buongos Aguilera Pedro
  252. Burgos Vítores JoséAndrés
  253. Burzaco Vázquez Félix
  254. Bustillo/Bustillos Martinez José/José Andrés
  255. Bustillo/Bustillos Martínez Juan
  256. Butrón DelValle Joaquín
  257. Cabeza/Cabezas Oraa/Ora/Orán Marcelino
  258. Cabezón/Cabezas Arnáez/Hernáez Luis
  259. Cabrero Madaria/Malaria Celedonio
  260. Cachorro Raurel Eduardo
  261. Cadierno Uribe Tomás
  262. Cal/Gal Bermúdez Ricardo
  263. Calcerrada Jauregui Benigno
  264. Calderón Bartol Luis
  265. Calvo Andueza José
  266. Calvo Hoyos Juan
  267. Calvo Labarga/Labarca Martín
  268. Calvo Palacios Eugenio
  269. Calvo Pombro/Plombo Crescencio
  270. Calvo Valmaseda/Valmala Ángel
  271. Calzada Balaguer José Manuel
  272. Calzagorta Osa Claudio
  273. Camaño Montaña Santos
  274. Camio Zapirain Tomás
  275. Camprovín/Camprobín Landaluce Dionisio
  276. Candal Echeverry/Echeverri/Echavarri Luis
  277. Canga Porta Adrián
  278. Cano Camino Marcos
  279. Cano Inza/Uria Juan
  280. Cantero Pereda Víctor
  281. Canto/Camio Gordillo Andrés
  282. Canto/Camio Ugarte Andrés
  283. Capetillo Serna Rafael
  284. Carbajo/Carvajo Bermejo/Reyero/Berjero Salvador
  285. Carballo xxx Ramón
  286. Carbonero/Cabornero/Cobornero Mendoza Aurelio
  287. Carcano/Carcamo/Barcano/Carcaco Corcuera Pedro
  288. Careaga Bilbao Sebastián
  289. Carmona Gallardo Jacinto
  290. Carnicero Teja Salvador
  291. Carreiro/Carracedo Redondo Manuel
  292. Carrillo Sánchez Andrés
  293. Carrión Martín Alejandro
  294. Casado Ibañez/Muñoz/Núñez Gregorio
  295. Casares Zamorano Miguel
  296. Casas Ocazar Luciano
  297. Castellanos Martínez Alejandro
  298. Castro Posada Arsenio
  299. Castro/Pardillo Pardillo/Castro Constantino
  300. Castro/Sastro Lejarreta Francisco
  301. Cayero/Bayero Lete Alberto
  302. Cayón/Gastón Martínez Castor/Casto
  303. Cembrero/Cembreros Santillana Tomás
  304. Cerro Ibarra Miguel
  305. César Lirio Gonzalo
  306. Chamorro Hierro Luis
  307. Chana Arana Eduardo
  308. Chaurri/Chaurre Ortíz Martín
  309. Chavarri Ibarra Nicomedes
  310. Chinchurreta Arregui/Onegui/Oneguia José/José María
  311. Chiri Rueda Mario
  312. Cimadevilla Rubarrena Manuel
  313. Citores DelaDosa Ángel
  314. Cobarros Arrizabalaga Melitón
  315. Colina García Francisco
  316. Colina Llaguno/Yagudo Manuel
  317. Collazos Barrioso/Barriuso Pedro
  318. Combarros/Cobarros Vila Melitón
  319. Conde Hernando/Hernández Gregorio
  320. Contreras Galíndez Martín
  321. Contreras López Manuel
  322. Corcuera Alberchigo Luis
  323. Corcuera Amo Domingo
  324. Corcuera Sánchez Orencio/Horencio
  325. Cordero Pérez Gerardo
  326. Cordevilla/Cordovilla Rodríguez Apolinar
  327. Corrachero Bilbao Ángel
  328. Corral Rivas/Ribas Daniel
  329. Corta/Cortas Tellechea José
  330. Cortabitarte Cartón Alberto
  331. Cortazar Macua Pascual
  332. Coso/Cosa Aguado/Agudo Julián
  333. Cota xxx Luis
  334. Crespo Martínez Inocencio
  335. Crespo Valles/Valle Roberto/Ruperto
  336. Cristóbal Arozamena Modesto
  337. Cristóbal Errandonea José
  338. Cristóbal Errandonea Manuel
  339. Cristóbal García Ignacio
  340. Cristóbal/San Cristóbal xxx/Pazos/Pazo Ventura
  341. Cuber/Cubert/Cuber/Cuvert/Culier Sánchez Francisco
  342. Cuellar/Collar Pérez Fernando
  343. Cuesta Barroso Luis
  344. Cuesta García Dionisio
  345. Cuesta García Genaro
  346. Cuesta García/Sanz Benito
  347. Cuesta Muñoz Julio
  348. Cuesta Rivas Leopoldo
  349. Cuesta Torre/Torres Cirilo
  350. Davadillo/Davalillos Azillona/Arcillona Telesforo
  351. De Juan Amutio Aurelio
  352. De la Cruz Ortiz Mateo
  353. De la Peña xxx Carlos/Angel?
  354. De la Torre Arteagabeitia Román
  355. De los Ríos García Jesús
  356. De Miguel Rejas Pablo
  357. De Nicolás/Nicolás Angoitia/Agoitia Remigio
  358. Del Campo San Juan Jesús
  359. Del Canto Hernáez Gregorio
  360. Del Castillo/Castillo Eguiguren Máximo/Maximino
  361. Del Molino Lafuente/De la fuente Jesús
  362. Del Pozo Marcos Jesús
  363. Del Río García Pelayo
  364. Del Val/Del Valle Abad Alberto
  365. Del Valle Valmori Santos
  366. Del Valle xxx Justo
  367. Delgado Rosario Amadeo
  368. Díaz Ibarlosa/Ibalosa/Ibariaga Alberto
  369. Díaz Vizconde Félix
  370. Díez Balerdi/Valerdi Francisco
  371. Díez Blanco José
  372. Díez Carreto/Carretero José
  373. Díez De la Torre Ángel
  374. Díez Gutierrez Arseli
  375. Díez Hidalgo Luciano
  376. Díez Incógnito/Incósnico David
  377. Díez Latorre Antonio
  378. Díez Menéndez/Mendez Antonio
  379. Díez Seoane Romualdo
  380. Dominguez Barreras Juan
  381. Domínguez Alcalde Alejandro
  382. Domínguez Muñoz Florentino/Florencio
  383. Domínguez Rubio Aquilino
  384. Duaso Ferrer Agustín
  385. Dueñas Gómez Isidro
  386. Durán Iglesias Emerenciano
  387. Durañona Bustillos/Bustillo José Manuel
  388. Durañona SanMiguel Francisco
  389. Ecenarro/Escenarro Aguinaga Eduardo
  390. Ecenarro/Escenarro Aguinaga Luis
  391. Echaniz Añorga Atanasio[Igual es Restituto]
  392. Echaniz Añorga[Comprobar si es Añorga y González el mismo] Restituto
  393. Echaniz González Restituto
  394. Echaniz Ruiz Agustín
  395. Echenagusia Urrutia José
  396. Echepare Marticorena Aniceto
  397. Echepare Marticorena Hipólito
  398. Echevarria Arambarri/Aramberria Joaquín
  399. Echevarria Bustinza/Gustinza/Vezanilla? Emilio
  400. Echevarria Bustunza/Bustinza/Gustinza Emilio
  401. Echevarria Ciego Melchor
  402. Echevarria Elsen/Elson? Tomás
  403. Echevarria Rara Calisto
  404. Echevarria/Echeverria Iturri/Iturbe/Yturri Laureano
  405. Echeverria Murua Esteban
  406. Echeverria Vezanilla/Bezanilla[Igual es Bustinza] Emilio
  407. Echeveste Laga Demetrio
  408. Echezar Garro Agustín
  409. Echezar Garro Bernardino
  410. Egaña Echaniz Casimiro
  411. Egaña Marticorena/Martocorena Luis
  412. Eguiluce Noriega Nicasio
  413. Eguizabal Reguera Juanito
  414. Eguizabal Reguera Ramón
  415. Eguizabal/Eguiazabal León Inocente/Inocencio
  416. Eizaguirre Urcola/Urgola/Arriola Joaquín
  417. Eizmendi Garro   Pedro José/José
  418. Ejido/Egido Pérez Francisco
  419. Elgueta Eibar Segundo
  420. Elorriaga Zarraga Policarpo
  421. Elorriaga/Lorriaga López Francisco
  422. Elorza Abecia/Avecia Celedonio
  423. Elorza Bilbao Agustín
  424. Elorza Urrutia Fernando
  425. Elorza/Elolce/Elola Ruiz Anastasio
  426. Elzo San Sebastián Manuel
  427. Emaldi Galíndez Manuel
  428. Emaldi Olano Juan
  429. Emaldi Olano Manuel
  430. Eneriz Macho Félix
  431. Ensunza/Esunza/Ensuanza  Batiz/Batis Andrés
  432. Errazquin Santiago Constantino
  433. Escandón Martín Pedro
  434. Escarrategui Gallastegui Juan
  435. Escauriaza/Escuriza Vildosola Pedro
  436. Escobal/Escobar Laslindez/Lalindez Emilio
  437. Escobar/Escobal Cinto Honorato/Manuel Honorato
  438. Escudero Herranz Isidoro
  439. Escudero/Escuedro Fonseca Francisco
  440. Espinosa Cabello/Cabado Valentín
  441. Espinosa Julián Ángel
  442. Espinosa xxx Isidro
  443. Esteban Garmendia Antonio
  444. Esteban González Baldomero
  445. Esteban Santisteban Antonio
  446. Esteban Torrijos Baldomero
  447. Esteban Torrijos Juan Manuel
  448. Esteban Vallejo Gregorio
  449. Esteban Vallejo [escrito Vilda] Lucio
  450. Esteban xxx Juan María
  451. Estébanez Bayona Bienvenido
  452. Estébanez Bayona Lorenzo/Lázaro
  453. Estébanez/Estévalez Fernández Abundio
  454. Estébanez/Estévalez Fernández Fulgencio
  455. Estella xxx José Ramón
  456. Extremo San José Feliciano
  457. Eza Hormaecheverria Asensio
  458. Falagan Brazo Manuel
  459. Feijoo/Freijoo Pérez Lucas
  460. Felipes Echevarria Manuel
  461. Fernández Álvarez/Fragua? Secundino
  462. Fernández Andrés Macario
  463. Fernández Baños Félix
  464. Fernández Beltrán Rafael
  465. Fernández Blanco Juan
  466. Fernández Campos/[Igual Campos y Baños son el mismo] Félix
  467. Fernández Carasa José Ramón
  468. Fernández Correira Manuel
  469. Fernández Dávila Rafael
  470. Fernández Fernández Miguel
  471. Fernández Fragua Secundino
  472. Fernández Fragua/Frangua Lorenzo/Romero
  473. Fernández Gil José
  474. Fernández Gil Ramón
  475. Fernández León Robustiano
  476. Fernández Menéndez Eleuterio
  477. Fernández Monguilo/Monguillo Jesús
  478. Fernández Montes Florencio
  479. Fernández Moraga Leoncio
  480. Fernández Osso Ángel
  481. Fernández Pérez Benigno
  482. Fernández Pérez Toribio
  483. Fernández Ponce Antonio
  484. Fernández Rodríguez Darío
  485. Fernández Rontella/Rotella Francisco
  486. Fernández Ruiz Andrés
  487. Fernández Sánchez Jesús
  488. Fernández Sarasola Baldomero
  489. Fernández Soto Francisco
  490. Fernández Suarez/XXX Eduardo
  491. Fernández Varona Antonio
  492. Fernández Vega Felipe
  493. Fernández Vilumbrales Dionisio
  494. Fernández XXX Andrés
  495. Fernández/Fernández Hernández/Hernández Robustiano
  496. Ferreiro Cano Luis
  497. Ferrera/Ferreda Fernández Manuel
  498. Fidalgo García Fernando
  499. Figueras Parco Enrique
  500. Figueruelo/Fifueruedo/Fifuerruedo Martín Pedro
  501. Flores Bacaicea/Bacaicua Valentín
  502. Fonbellida/Fonvellida/Fuenvellida López Alejandro
  503. Fragua Unanue Ignacio
  504. Fraijomil/Freijomil xxx Antonio
  505. Fraile Teresa Juan
  506. Franco/Frasco Vivar Antonio
  507. Frutos Núñez Vicente
  508. Frutos Pérez Máximo
  509. Fuentes Corcuera Salvador
  510. Fuentes Salazar José María
  511. Fuenteteja/Fuente Teja/XXX Florentino
  512. Gabilondo Echaniz Pedro
  513. Gainza Goicoechea Miguel/Manuel
  514. Gainza Lecue Eleuterio
  515. Gal/Cal Bermúdez Ricardo
  516. Galarraga Ipiña Sebastián
  517. Gallago/Gallego López Progreso
  518. Gallastegui Guenechea/Buenechea Sebastián
  519. Gallastegui Rota Pedro
  520. Gallego Fernández David
  521. Galvete Contreras Andrés
  522. Gamboa López Gerónimo/Jerónimo
  523. Gandarias Lezama Constantino/xxxx
  524. Garaiza/Garaizar Zabala Nicolás
  525. Garaizar Uribarri Francisco
  526. Garate Aguirreche Gerónimo
  527. Garate Chicuelo Serafín/Martín
  528. Garate Sandetu/Landeta José
  529. Garay Cerruela Pedro
  530. Garay Hormaechea Severiano
  531. Garay xxx Miguel
  532. Garay Zubillaga Alejandro
  533. Garayo Uranga/Ulanga Alejandro
  534. Garcés Ochoa José
  535. García Aguileche Daniel
  536. García Alonso Nicolás
  537. García Álvarez Leonardo
  538. García Álvarez Leoncio/León – [Igual es Leonardo]
  539. García Ayuso Pedro
  540. García Bada Máximo
  541. García Bardeci Luis
  542. García Blanco Teófilo
  543. García Cuesta Lucas
  544. García De la Torre Félix
  545. García Del Castillo Severino/Severiano
  546. García Esteban Daniel
  547. García García Florencio
  548. García García Lucio
  549. García García Vicente
  550. García Hernández Fernando
  551. García Hernández/Fernández Felipe
  552. García Hoyos Darío
  553. García Lafuente Salustiano
  554. García Lazurtegui Julio
  555. García López de Gauna/López de Gaunza Domingo
  556. García Mario Fidel
  557. García Martín Eulogio
  558. García Monje Felipe
  559. García Oceja Cipriano
  560. García Olmos/Del Olmo Antonio
  561. García Ortega Luis
  562. García Padín José
  563. García Peña Epifanio
  564. García Pérez Damián
  565. García Picó Juan
  566. García Raposo Faustino
  567. García SanJuan Fermín
  568. García Serrano Ignacio
  569. García Zuazo/Zuero Francisco
  570. Gardiazabal/Gardizabal Bilbao Joaquín
  571. Gardiel Soler Telesforo
  572. Gardoqui Goitia Santiago
  573. Garín Ontalvilla Juan José
  574. Garín Rementería José[Igual son Ontalvilla y Rementería el mismo]
  575. Garriga De la Vega Cecilio
  576. Garro Eizmendi Faustino/Francisco
  577. Garro Eizmendi Joaquín
  578. Garza Romo Manuel/Manolo
  579. Gastelumendi Elordi Ángel
  580. Germán/García García/Germán Manuel
  581. Gil Aguirre Francisco
  582. Gil Cancho/Gancho Francisco
  583. Gil Celemín Inocencio
  584. Gil Del Río Aurelio
  585. Gil Fernández Luis
  586. Gil García Francisco
  587. Gil García Juan
  588. Gil García Sabino/Gabino
  589. Gil Luengo Ildefonso
  590. Gil Medrano Saturnino
  591. Gil Pelayo/San Pelayo Santiago
  592. Gil Pérez Luis
  593. Giménez García Florentino
  594. Giménez López Fernando
  595. Giménez Rivas/Ribas Vicente
  596. Gin(Gil?) Gil Vicente
  597. Gobante/Gobantes Bustillos Emilio
  598. Godoy Echave Pedro
  599. Godoy González Primo
  600. Goicoechea Escala José
  601. Goicoechea Escala Ramón
  602. Goicolea López Ángel
  603. Goienechea Mateo Ignacio
  604. Gómez Alejo José
  605. Gómez Andrés Ceferino
  606. Gómez Carnicero Basilio
  607. Gómez Chillón Victoriano
  608. Gómez Fernández Eleuterio
  609. Gómez Flores Rufino
  610. Gómez García Francisco
  611. Gómez García Julián
  612. Gómez González Froilán
  613. Gómez Gutiérrez Luis
  614. Gómez Gutiérrez Manuel
  615. Gómez Helios(?) Antonio
  616. Gómez Laserna Rafael
  617. Gómez Lufigurri/Lucigurri/Zubiaurre/Lifigurri/Zufiaurre/Zubiaur Pedro
  618. Gómez Maruri Antonio
  619. Gómez Murguia Antonio [Igual es Maruri el mismo]
  620. Gómez Pérez Justo
  621. Gómez Vázquez José
  622. Gómez-Imaz Ibarreta Paulino
  623. González Molinuevo Saturnino
  624. González Álvarez Eduardo  [Igual es Cortés el mismo]
  625. González Armendariz Manuel
  626. González Arriola Rafael
  627. González Blanco Manuel
  628. González Castañeda Graciano
  629. González Cortés  Eduardo [Igual es Álvarez el mismo]
  630. González García Ciriaco
  631. González Gómez/Lopez,en2ªjunio José
  632. González Langarica Ricardo
  633. González Macías José
  634. González Macías Juan
  635. González Maroto Juan [Igual es Macías el mismo]
  636. González Martín Tomás
  637. González Medrano Víctor
  638. González Molinuevo Saturnino
  639. González Novales Vicente
  640. González Olivero Modesto
  641. González Ortiz Pedro
  642. González Pérez Pedro
  643. González Sesma Julián
  644. González Trucios Joaquín
  645. González Uribarri Francisco
  646. González xxx Martín
  647. Gonzalo/César   Lirio   César/Gonzalo
  648. Goñi Aguado Ildefonso
  649. Goñi Alcorta Felipe [Igual es Irujo]
  650. Goñi Echeveste Antonio
  651. Goñi Echeveste Felipe
  652. Goñi Irujo/Yrujo Felipe
  653. Goñi Irujo/Yrujo Gregorio
  654. Goroztiza Urquiola Juan
  655. Gosens Saurez Guillermo
  656. Gosens/Gossens Palacio/Palacios Agustín
  657. Goyaran Olazaguirre Luis
  658. Gozalo/Gonzalo Sacristán Emerenciano
  659. Gracia/García Hernández Jesús
  660. Guantes Vila/Villa Máximo
  661. Guezuriaga Uriarte Juan José
  662. Guijarro De Diego/Diego Gregorio
  663. Guijarro López Rafael
  664. Guillado/Gelado  Guilacha/Bilacha/Gilacha Fernando
  665. Guillerna López Antonio
  666. Guria Cano Teófilo
  667. Gurruchaga Echevarria Bernardo
  668. Gurruchaga Echevarria Vicente
  669. Gutierrez Balda Pedro
  670. Gutierrez Barquín Emilio
  671. Gutierrez Barquín Raimundo
  672. Gutierrez Huidobro Mariano
  673. Gutierrez Martínez José
  674. Gutierrez Ugidos Vicente
  675. Gutierrez Uribarri/González Francisco
  676. Gutierrez Villar Julián
  677. Harce(?) Helguera Daniel
  678. Hermangil/Ermangil  Yuleso/Yubero/Yuberos  Doroteo
  679. Hermida Arjibay Manuel
  680. Hernández Giménez Juan
  681. Hernández Hernández Robustiano
  682. Hernández López Teófilo
  683. Hernández/Fernández Pérez Aurelio
  684. Hernández/Herrero Heras Francisco
  685. Hernando Riaño/Riaños Félix
  686. Herrera Andrés Eufrasio
  687. Herrera Casas Saturnino/Saturio
  688. Herrera Fernández Manuel
  689. Herrero Arratibel Valero
  690. Herrero Heras Francisco
  691. Herrero Lázaro Eliseo
  692. Hidalgo Quesada Francisco
  693. Hormaechea/San Sebastián San Sebastián/Hormaeche/Ormaeche Julián
  694. Ibáñez Antolín Manuel
  695. Ibáñez De Garayo(Garayo) Jacinto
  696. Ibarlucea Cuervo Felipe
  697. Ibarra/Isaba Echeverria Bonifacio
  698. Ibeas Uribe-Echevarria/Uribechevarria Luis
  699. Idigoras Urizar Ildefonso
  700. Ibergallartu/Igarrartu/Ilagallartu Soto Higinio
  701. Igartiburu Iraeta Modesto
  702. Igartua Azcune Carlos
  703. Iglesias Castro Eulogio
  704. Iguiñiz  Larrosa/Lazard/Lazar/Iguiñiz  Gregorio/Pedro
  705. Imaz Ibarreta/Ybarreta Paulino
  706. Inchausti Orobiogoicoechea/Oribegoicoechea Ramón
  707. Inunciaga Iturbe Pedro
  708. Inunciaga Ojanguren Tomás
  709. Inunciaga Urdaigoitia Atanasio
  710. Iñigo García Andrés
  711. Ipiñazar Mendizabal Emiliano
  712. Irazabal Zarardota/Zarandona Basilio
  713. Iriondo Ellacuria Luis
  714. Isaba/Iasaba Echevarria Bonifacio
  715. Isarcelaya/Isacelaya Sagarduy José
  716. Isasi Garay Carlos
  717. Isasi Isamendi/Isasmendi Antonio
  718. Isturiz Falcón Julián
  719. Isusi Goicoechea Bonifacio
  720. Iturralde Bengoa Sebastián
  721. Iza Ormaechevarria Asensio
  722. Izaguirre/Eizaguirre Elicegui Rafael
  723. Izaguirre/Eizaguirre Epelde José María
  724. Izaguirre/Eizaguirre Lecuona José
  725. Eizmendi/Izmendi Garro Fernando
  726. Izquierdo Cavia/Cabia Jesús
  727. Jaca/Jaen Goyenechea Nicolás
  728. Jauregui/Miquelajauregui Querejeta Angel/Angel Miguel
  729. Jiménez / Giménez Aguirre Santiago
  730. Jiménez/Giménez Santos Antolín/Antonio [Puede ser Antolín Jimenez, Santos]
  731. Jiménez/Giménez Ribas/Rivas Vicente
  732. Juan Basalo/Basallo Dionisio
  733. Juan Sierra Tomás
  734. Juárez Marcos Ambrosio
  735. Juez Fernández José Luis
  736. Julián Herranz Ángel
  737. Julver/Juber/Julbez   Tocal/Torcal Marcelino
  738. Juverías/Juberías/Tuberías Checa Doroteo
  739. Labandivar(?) Ortega  Andrés
  740. Laburu Bilbao Fernando
  741. Laburu/Larburu/Larburu Beloqui/Belequi José
  742. Lachiondo Laucirica Santiago
  743. Lacosta Esnaola Jesús
  744. Lacunza Garro Venancio
  745. Lafraya/Lafrayas/Lafaya  Echevarria Pablo
  746. Lago Rodríguez Teodoro
  747. Lanceta Garayalde Juan
  748. Landa Ayestarán Pantaleón
  749. Landa/Langa Zubillaga/Zurillaga Pío
  750. Landart Ugarte/Huarte Ignacio
  751. Landecha Alonso/Macuso Modesto
  752. Lanuza/Ganuza/Gamusa/Ganusa Yarritu/Arritu Sabino
  753. Lanzagorta Lecuona/Sarasola Ignacio
  754. Lara Crino Antonio
  755. Larburu Echevarria José
  756. Larralde Lecue José
  757. Larrazabal Gutierrez Patricio
  758. Larriba xxx JuanMiguel
  759. Larrinaga Bretos Florencio
  760. Larrinaga Guisasola Juan
  761. Larriú/Larín/Larrín García Francisco
  762. Lasaba/Lasaga? Echeverria Bonifacio/Bonofacio
  763. Lasaga Uranga Ramón
  764. Lashayas/LasHayas Gallego Jesús/José
  765. Lashayas/LasHayas Gallego Pedro
  766. Lashayas/LasHayas Martínez Gabriel
  767. Lastra Barquín/Martín Jesús
  768. Lazagorta/Lanzagorta Sarasola Jesús
  769. Lázaro Alonso Guillermo
  770. Lázaro Barrios/Barrio Feliciano
  771. Lázaro Flores/Flórez José
  772. Lázaro[Igual es Zayas] De la Torre Zacarías
  773. Leanizbeascoechea Beitia Estanislao
  774. Lecuona Barquín Pedro
  775. Lecuona Fernández Miguel
  776. Lecuona Sarasola Juan
  777. Lecuona Ugarte José
  778. Ledesma Ruiz Justino
  779. Legarreta Sagasti Vicente
  780. Lejardi/Legardi Arizmendi Máximo
  781. Lena/Lema Goicoechea Manuel
  782. Lenin xxx Santiago
  783. León Puente/Fuente/Puentes Pablo
  784. León San Juan José
  785. Lezama Solaun/Solay/Sola/Solain José Luis
  786. Liaño/Riaño Urreta/Ureta Isidoro
  787. Líbano Basarte Florencio
  788. Linares Quintana Isidoro
  789. Lindosa Tato Emilio
  790. Liñán/Liñon Sebastián José
  791. Lirio Boada Gonzalo
  792. Lirio Murua Ángel
  793. Listraga/Iztiaga/Istiaga   Andrazua/Andrazna Manuel
  794. Lizundia Arana Gregorio
  795. Llaguno/Llagudo/Llaguino Llantada José
  796. Llanillo Pérez Lucio
  797. Llanos Sierra Carlos
  798. Llona Berreteaga Gregorio
  799. Llona González Miguel
  800. Llonín/Llorín Nogales Alfonso
  801. Llorente Sánchez Lucio
  802. Loizaga Urioste/Gorospe Máximo
  803. Lombide San Martín   José María
  804. López Abascal Luciano
  805. López Alonso[Igual es Arbulu el mismo] Guillermo
  806. López Aranguren Vicente
  807. López Arbulu[Igual es Alonso el mismo] Guillermo
  808. López Aristondo Luis
  809. López Bilbao José Luis
  810. López Bilbao Manuel
  811. López Carnicero Basilio
  812. López Cifrian/Ciprian Basilio
  813. López Fernández Paulino
  814. López Goicolea/Goicoelea Ángel
  815. López González Antonio
  816. López Gutiérrez Manuel
  817. López Heredia Marcelino
  818. López Herreros/Herrero Arturo
  819. López Larrañaga Ramón
  820. López López Eugenio
  821. López Martínez Manuel
  822. López Orue Luis
  823. López Reguera Miguel
  824. López Salas Benito
  825. López Salcedo Cesáreo
  826. López Serrano Martín
  827. López/Guijarro Guijarro/López Rafael
  828. Loredo/Laredo/Losada/Lavido Sarasola Martín
  829. Loyola Recarte/Rosario Juan
  830. Loza Castro Julián
  831. Loza Sevilla Julio
  832. Lozana/Lozano Solain José Luis
  833. Lozano Juárez Ildefonso
  834. Lucas San Juan Miguel
  835. Luis Quintana Virgilio
  836. Luque Moreno Ramón
  837. Madariaga Bilbao Víctor
  838. Madariaga Eguizabal Agustín
  839. Madero Carbajo Antonio
  840. Madrid* López Pablo
  841. Maeso Duñabeitia/Doñabeitia Juan
  842. Maeso Nieto Benito
  843. Maestro Olmedo Eduardo
  844. Magdalena/Magdaleno Tondón Ángel
  845. Magdaleno/Magdalena Tondón/Tonzón Policarpo
  846. Malo Ortiz Antonio
  847. Mansilla Melero Jesús
  848. Mansilla Melero/Melebo Gregorio
  849. Manso García Agustín
  850. Manso Nieto Benito
  851. Manurga Quintana Prudencio
  852. Mañas Santacruz Mariano
  853. Mañez Frades/Prades Federico
  854. Mardones Pereda Rufino
  855. Marful García Rafael
  856. Margareto/Morqueto Pérez Gilberto
  857. María Estéban Juan
  858. Marigorta Yarritu Lázaro
  859. Marín Fonollosa Rafael
  860. Mario López JuanJosé
  861. Marquina Oraindi/Oraindez Antonio
  862. Marquina/Markina Orraindi/Oraindi/Arraindi Bartolomé
  863. Marticorena Asís Ignacio
  864. Martín Aurre Agustín
  865. Martín Barroso[Igual es Martínez Barriuso el mismo] Juan
  866. Martín Gallego Victoriano
  867. Martín García Juan
  868. Martín Gutiérrez Tiburcio
  869. Martín Irusta Aurelio
  870. Martín Literas Paulino
  871. Martín Martín Luis
  872. Martín Robles/López(?) Pablo
  873. Martín Rodríguez Julián
  874. Martín/Martínez Aurre Agustín
  875. Martín/Martínez Martín Víctor
  876. Martínez Adarraga José
  877. Martínez Alcázar Raimundo/Reimendo
  878. Martínez Alcázar Teófilo
  879. Martínez Barriuso/Barrioso Juan[Igual es Martín Barroso, Juan]
  880. Martínez Bozal Luis
  881. Martínez Cavalera/Cavareda/Cabareda Antonio
  882. Martínez Fernández Miguel
  883. Martínez Fernández Valentín
  884. Martínez Giménez/Jiménez Francisco
  885. Martínez Gómez José/José Luis
  886. Martínez Gómez Tomás
  887. Martínez Gorbea Fernando
  888. Martínez Gorriaran Víctor
  889. Martínez Iradier/Iradi Antonio
  890. Martínez Lara Eusebio
  891. Martínez Larrea Antonio
  892. Martínez Lastra Cipriano
  893. Martínez López Isidro/Isidoro
  894. Martínez Mendieta Emilio
  895. Martínez Montejo Luis
  896. Martínez Nicolás Mariano
  897. Martínez Omar Juan José /José
  898. Martínez Saenz Abelard
  899. Martínez Serna Leandro
  900. Martínez Simón Ignacio
  901. Martínez/Martín Gorbea/Orbea Federico
  902. Martínez/Martín Torres Saturio/Saturnino
  903. Martos Guil/Guill/Gil Francisco
  904. Maruri Bernaola Federico
  905. Mata González Ángel
  906. Maza/Mazas/Moza Martínez/González Segundo
  907. Medallo Burgos Víctor
  908. Medel Bendito Aurelio
  909. Medina/Madina Reyes Marcelo
  910. Menchaca Legarreta Domingo
  911. Méndez López Emilio
  912. Mendía Pérez Manuel
  913. Mendiola Aranzasti José
  914. Mendiola Arratibel Gregorio
  915. Mendiola Lozano Jesús
  916. Mendiolagoitia Oraa José Luis
  917. Mendizabal Lizaso Victoriano / Ignacio
  918. Mendoza Millán/San Millán Manuel
  919. Mendoza Montenegro Ulpiano
  920. Menéndez/Meléndez Fernández Eleuterio
  921. Menevo Lazao Eliseo
  922. Merino Urueña/Dueña/Udueñas/Peña Bernardo
  923. Merodio Torres/Latorre Rogelio
  924. Merodio Torres/Latorre Ernesto
  925. Mesa Morales Manuel
  926. Mielgo Santamaría Marcelino
  927. Miguel Díez Máximo
  928. Miguel Larriba Juan
  929. Miguel Rubio Antonio
  930. Miguel Velasco Eutiquio/Eutiqui
  931. Millán Rojo Franciso
  932. Millán Sebastián José
  933. Milo García Salustiano
  934. Molero/Melero Arranz/Arauz Miguel
  935. Molinuevo Martín Gabino
  936. Monasterio González Víctor
  937. Moral Quintana Teodoro
  938. Moraleda Navarro Julián
  939. Morales Ipiña Guillermo
  940. Morcilla Pérez Felipe
  941. Moreno Peña Eugenio
  942. Morillo/Morrillo Castaño/Castaños Pascual
  943. Moro Delgado Gonzalo
  944. Moro Rueda Gervasio
  945. Morón Huerta Emilio
  946. Morondo/Morrondo Peña Francisco
  947. Morua/Murua Gascón Jesús
  948. Movilla/Novilla/Motilla   Del Campo   Emiliano
  949. Moyua Arruabarrena Ceferino
  950. Mozo Segundo Martín
  951. Muela Nieto Nicolás
  952. Muga Urdampilleta Ramón
  953. Muguruza Ibarruri José María
  954. Muñecas/Muñeca Sanz Pedro
  955. Muñoz Hospitaleche/Ospitaleche Domingo
  956. Muñoz Marcial Dionisio
  957. Muñoz/Núñez Plaza Andrés
  958. Murga Vicario Isaac
  959. Muro Andrés Félix
  960. Murua/Morua Alcorta Julián
  961. Naranjo Laza/Lasa/Daza Antonio
  962. Narro Torroba Manuel
  963. Natolin/Natoril Santamaría Antonio
  964. Nebreda Nebreda Joaquín
  965. Negrete González Lázaro
  966. Negro Negro Juan Manuel
  967. Nieto Calzada Vidal
  968. Nieto Tomás José
  969. Nieves/Nieve Sagasti Gregorio
  970. Nogués Meabe José
  971. Novo/Moro Rueda Gervasio
  972. Nozal Llama Isidro/Isidoro
  973. Núñez Escurza Julián
  974. Núñez Escurza/Escurra/Securza Pedro
  975. Núñez Plaza Andrés
  976. Núñez/Nunez Núñez/Nunez Jesús
  977. Ocariz/Oscariz/Ostariz? Campos Juan/Juan José
  978. Ocejo Galardi Florencio
  979. Ocejo Sierra Juan
  980. Ochoa Castellanos Alejandro
  981. Ochoa Chillida Celestino
  982. Ochoa Fernández/Martínez Alejandro
  983. Ochoa Gutierrez Esteban
  984. Odiaga Avio/Abio Anastasio
  985. Olavarria Mendicote Paulino
  986. Olavarria Mendicote Valeriano
  987. Oliván Félix Paulino
  988. Olmos Monje Victoriano
  989. Olmos/Olmo Iglesias José
  990. Olsen Sauren/Saurez Guillermo
  991. Omar/Oman/Romar Pau Pedro
  992. Onaindia Zabala Celestino
  993. Orbe Urrutia Pablo
  994. Orbea Panizo José
  995. Orga/Ortega/Oreja Portero Francisco
  996. Oribe Galdeano Ángel
  997. Orive/Oribe Angulo Julián/Julio
  998. Ormaechea Nieva Luis
  999. Ornes/Hornes Deusto Tomás
  1000. Orrantia Lafuente Lorenzo
  1001. Orrantia Torre Segundo
  1002. Ortega Araluce/De la Cruz/Avaluce Dionisio
  1003. Ortega García Luis
  1004. Ortega Olmedo Celestino
  1005. Ortiz Sáenz/Sáez/Sáinz/Seanz Hipólito
  1006. Osegui Linares Paulino
  1007. Ostolaza Hurtado Alejandro
  1008. Ostolaza Iraola José
  1009. Otaduy Revilla/Rebillas Pedro
  1010. Otazo/Otaso San Sebastián Felipe
  1011. Otazua Goiri José
  1012. Otazua Guerricaechevarria José
  1013. Otazua/Otaza Macazaga Félix
  1014. Otero Blanco Manuel
  1015. Otero Rodríguez Ricardo
  1016. Oyarbide Pica Nicolás
  1017. Oyarzabal Indo Pablo
  1018. Pablo Molero/Melero Félix
  1019. Palacio/Palacio Pereda Ángel
  1020. Palacio/Palacios Sáinz/Sáenz/Sáez Nazario
  1021. Palau Uribarri Francisco
  1022. Palenque Pozo/Pozas Antonio
  1023. Palomero Saiz Luis
  1024. Palomero Saiz Teodoro/Isidoro
  1025. Pando Barón Manuel
  1026. Pardillo Castro Constantino
  1027. Pardo Fernandez/Fernando/Hernández David
  1028. Paredes Berenjenal Lucio
  1029. Pastor Ocejo José
  1030. Pazos Ruiz Abilio
  1031. Pedraza Yagüe/Oyagüe Pedro
  1032. Pedrero Arroniz Antonio
  1033. Pedrero Martín José
  1034. Pedrosa López Enrique
  1035. Pedrosa Suñer Luis
  1036. Pedruelo/Pedrendo Mesa/Maso Manuel
  1037. Pelayo Doncel Bonifacio
  1038. Sellan/Pellán Trota/Treta Claudio
  1039. Pellón /Tellón Sáez Francisco
  1040. Pellón/Pellas Sáez/Sanz/Sáenz Fernando
  1041. Peña/Pena Abad Antonio
  1042. Peña/Pena Pérez Restituto
  1043. Perea/Pere Alesanco/Alexanco Benigno
  1044. Pérez Álvarez Fernando
  1045. Pérez Arana Agustín
  1046. Pérez Benito Aniceto
  1047. Pérez Cembreros/Cembranos/Cembrano/Cembarros Esteban
  1048. Pérez Conde Clemente
  1049. Pérez De Arrilucea Valentín
  1050. Pérez Fernández Valentín
  1051. Pérez Gallego Martín
  1052. Pérez Garín Juan Antonio/José Antonio
  1053. Pérez González Jesús
  1054. Pérez Lázaro Marino/Mariano
  1055. Pérez López Francisco
  1056. Pérez Marcos Balbino
  1057. Pérez Pérez Sixto
  1058. Pérez Pinedo Teófilo
  1059. Pérez Población Fileto
  1060. Pérez Poves Arseli
  1061. Pérez Poves Luis
  1062. Pérez Santamaría Miguel
  1063. Pérez Serrano Alberto
  1064. Pérez Serrano/[Puede ser Zabarreño?] Tomás
  1065. Pérez Tobar/Tovar Fabio
  1066. Pérez Urrejola Manuel
  1067. Pérez Vélez Indalecio
  1068. Pérez Zabarreño/Zamarreño Tomás
  1069. Pernia/Bernia Ochoa Guzmán
  1070. Pineda Axpe/Ares Martín
  1071. Pistol Abadie Luis
  1072. Polanco/Polancos Martínez Domingo
  1073. Polo Cocina Higinio
  1074. Polo Criado Saturnino
  1075. Ponce SantoTomás Rafael
  1076. Posado/Rosado Castro Arsenio
  1077. Poveda/Boveda González Juan
  1078. Pozas Mina Antonio
  1079. Pozas Rangil/Ranjil Francisco
  1080. Pozas Sinsegundo Daniel
  1081. Prada Echezarraga José
  1082. Prieto Porteagudo Mariano
  1083. Primo Alonso Luciano/Lucio
  1084. Príncipe Caballero Julio
  1085. Puertas Escudero Pedro
  1086. Puertas Expósito José
  1087. Puertas García Casimiro
  1088. Quindos González Ricardo
  1089. Quintana/Quintano Angulo/Ayuso Gregorio
  1090. Quintanilla Uriarte Santos
  1091. Quirós/Quiroa Martínez José
  1092. Rama Múgica Ignacio
  1093. Ramírez Alegría Pedro
  1094. Ramón Gil Pedro
  1095. Ramón Martínez Clodomiro
  1096. Ramos Gutiérrez Anastasio
  1097. Ramos Melchor Ricardo
  1098. Ramos Petigarza José
  1099. Randez Veguerías/Beguerias/Veguería Francisco
  1100. Ranero/Ramero/Romero Martín Narciso
  1101. Ranero/Romero Crespo Juan
  1102. Real Martínez Ramón
  1103. Rebollo Giménez/Jiménez Ángel
  1104. Rebollo Giménez/Jiménez Fernando
  1105. Reiris/Reyris Servia Manuel
  1106. Rementería  Amarica/América Plácido
  1107. Revuelta Guerricaechevarria José
  1108. Reyes Barrascal Pablo
  1109. Riaño/Riano Arana Eladio
  1110. Rivacoba García Fermín
  1111. Rico Mendive José Luis
  1112. Riesco Hernández Ramón
  1113. Rivas Garea(?) José
  1114. Rivas Lacuesta Justo
  1115. Rivero González Luis
  1116. Rivero/Rovero   Socabarrena/Somacarreda Elías
  1117. Rives Duañas Leoncio
  1118. Rizo/Rizos Varón/Garón/Barón José
  1119. Robledo López/Pérez(2ºnov) Alejandro
  1120. Robledo Medina/Madina José
  1121. Robles De la Fuente/Lafuente Felipe
  1122. Robles Ruiz José
  1123. Rodrigo Zúñiga Antolín
  1124. Rodríguez Frontela José
  1125. Rodríguez Aguirre José Antonio
  1126. Rodríguez Duro/Dugo Demetrio
  1127. Rodríguez Fernández Esteban
  1128. Rodríguez Fernández Lucio
  1129. Rodríguez Fidalgo/Hidalgo Faustino
  1130. Rodríguez Fusten/Fustel/Justen/Pustel Antonio
  1131. Rodríguez González Emiliano
  1132. Rodríguez Hernández/Fernández Emiliano
  1133. Rodríguez Iglesias José
  1134. Rodríguez Iglesias Sebastián
  1135. Rodríguez Iriarte José
  1136. Rodríguez Lafuente Pablo
  1137. Rodríguez Linares Agustín
  1138. Rodríguez López Manuel
  1139. Rodríguez Martínez José
  1140. Rodríguez Martínez Paulino
  1141. Rodríguez Palenque Lorenzo
  1142. Rodríguez Posada/Posado/Quesada Secundino
  1143. Rodríguez Rodríguez Plácido
  1144. Rodríguez Ruiz Alberto
  1145. Rodríguez Segovia Luis
  1146. Rodríguez Sordo Manuel
  1147. Rodríguez Ugena/Ujena Ramiro
  1148. Rodríguez Zorita Clariso
  1149. Rojas Tascón Joaquín/Agustín
  1150. Rojo DeLoma Aníbal
  1151. Roldán Sánchez Ignacio
  1152. Román Fernández Dámaso
  1153. Romandi/Romanoni/Rimandi/Romaneli   Cortazar Francisco
  1154. Romero Huesa/Huesca/Chuesa Enrique
  1155. Romero/Remero Mínguez Bernabé
  1156. Romo Zulaiza/Zulaica Juan
  1157. Roque Pérez Salvador
  1158. Roquete Lazo Timoteo
  1159. Rosa Montero Paulino
  1160. Rubio Carrión Millán
  1161. Rueda Garrizo Emilio
  1162. Rueda Pablo/De Pablo Eduardo
  1163. Rueda/Ruda De Pablo/Pablo/Calvo David
  1164. Ruiz Aguirre José María
  1165. Ruiz Galán Arturo
  1166. Ruiz Galán Pedro
  1167. Ruiz González Crescencio
  1168. Ruiz González Emiliano
  1169. Ruiz Lacalle José
  1170. Ruiz López José María
  1171. Ruiz López Teodoro
  1172. Ruiz Martínez Primitivo
  1173. Ruiz Miguel Pedro
  1174. Ruiz Odriozola Pedro
  1175. Ruiz Orive/Uribe/Oruve Teófilo/Tófilo
  1176. Ruiz Ostolaza Pedro
  1177. Ruiz Peña Eugenio/Eufemio
  1178. Ruiz Pérez Pedro
  1179. Ruiz Quintana Virgilio
  1180. Ruiz Rodríguez Ricardo
  1181. Ruiz Ruiz Jesús/José
  1182. Ruiz Sáenz/Sanez Manuel
  1183. Ruiz Santiago Valentín
  1184. Ruiz/Arana Arana/Ruiz Mariano
  1185. Ruiz-Olalla /Ruiz /Ruizolalla Aguirre /Olalla José María
  1186. Sacristán Urquijo Melchor
  1187. Sáenz del Burgo Pérez de Ariluce Ramón
  1188. Sáez Gregorio Tomás
  1189. Sáez Tolón Ricardo
  1190. Sáez/Sáenz Uriarte/Iriarte Juan José/José
  1191. Sáez/Sanz Real/Nogal Constantino
  1192. Sagasta Gastelumendi Ángel
  1193. Sagastune Iglesias Abelardo
  1194. Sagrado Azurmendia/Azurmendi Jesús
  1195. Sáinz Azpeitia Antonio
  1196. Sáinz Barbolla Emilio
  1197. Sáez /Sáinz Calvo Félix
  1198. Saiz/Sáinz/Sáez Carracedo/Carretero Timoteo
  1199. Saiz/Sáinz/Sáez Ichaso/Inchaso Julián
  1200. Salas Menéndez Antonio
  1201. Salas Trucios/Truetos/Trastos Juan
  1202. Salazar Rodríguez Julián
  1203. Salgado Banderas Enrique
  1204. Salgado Pérez Antonio
  1205. Salvador López Pedro
  1206. Samano Vallejo Rafael
  1207. Sampedro/San Pedro Viana Felipe
  1208. Samperio Fernández Ricardo
  1209. San Andrés Aguinaco Julián
  1210. San Cristóbal Pazos/Pozo/Pozos Ventura
  1211. San José Lentijo Teodoro
  1212. San José Marcos José
  1213. San Martín Barcía/García Eduardo/Eusebio
  1214. San Martín López Sebastián
  1215. San Martín xxx Eusebio
  1216. San Pedro Cavo/Caro José María
  1217. San Pedro Novoa Francisco
  1218. San Román Bacigalupe Severiano
  1219. Sancha/Sanchas López José
  1220. Sánchez Casillas Luis
  1221. Sánchez Gabriel José
  1222. Sánchez Granero Basilio
  1223. Sánchez Iriarte Manuel
  1224. Sánchez Molina Ramón
  1225. Sánchez Mora Martín
  1226. Sánchez Sánchez Inocencio
  1227. Sánchez Urrecha/Urrechea Marcos
  1228. Sánchez Villa Bernardo/Fernardo
  1229. Santamaría Aguirremota/Aguirre La Mota José Luis
  1230. Santamaría Alonso Antonio/Antibio
  1231. Santamaría Eguidazu José María
  1232. Santamaría Escudero Gregorio
  1233. Santamaría Fernández Francisco
  1234. Santamaría Gallo[Igual es Ruiz el mismo] Fernando
  1235. Santamaría González Bonifacio
  1236. Santamaría Ruiz Bonifacio
  1237. Santamaría Ruiz Fernando
  1238. Santamaría Santamaría Bonifacio
  1239. Santamaría Santamaría José
  1240. Santiago Braceras Máximo
  1241. Santiago Errazquin Constantino
  1242. Santos Aznar Juan
  1243. Santos xxx Martín
  1244. Santuntur/Santurtun Gorostiza Balbino
  1245. Santuntur/Santurtun/Santruntren Aguirrezabala Francisco
  1246. Sanz Balbas Félix
  1247. Sanz Garayalde Federico
  1248. Sanz Matute Isaac
  1249. Sanz Rodríguez Víctor
  1250. Sanz Ruiz Mauricio/Muricio
  1251. Sanz Urbinz Emiliano
  1252. Sarabia Torres Nemesio
  1253. Sarazibar Ugarte Domingo
  1254. Sarmentero Pérez Luis
  1255. Sarmentero/Sanemeterio Ruiz Ángel
  1256. Sarriegui Goenechea Lorenzo
  1257. Saure Tellechea José
  1258. Seco Aspillaga Esteban
  1259. Semper Artia Guillermo
  1260. Señor Rodríguez Luis
  1261. Sergio García[Igual es Mendoza] Emilio
  1262. Sergio Mendoza Emilio
  1263. Serrano Meso Pedro
  1264. Serrano Ocero/Ocaro Luis
  1265. Serrano/Sedano Redal/Edal Jesús
  1266. Sesumaga Urbieta/Urbie Santiago
  1267. Sesumaga Urbieta/Uribe Manuel
  1268. Sevilla Marco/Marcos Fidel
  1269. Silva/Silba Rodríguez Domingo
  1270. Silvosa Vázquez José
  1271. Sinde Ainse Ángel
  1272. Sola Larrañaga Gerardo
  1273. Solana Gutierrez Pantaleón
  1274. Solana Larrañaga Gerardo
  1275. Solinis/Solimis Entanza/Entensa José
  1276. Sopena/Sopeña/De Sopena Magunacelaya/Maquinacelaya Ángel
  1277. Soria Molina Ángel
  1278. Sorozabal Marizcurrena Antonio
  1279. Soto Requitiarrate/Requitiarte/Requitibato/Requitibate   Justo/Juan
  1280. Sotomayor Rodríguez Evaristo
  1281. Sotos Rodríguez Justo
  1282. Suarez Carruncho/Caruncho Juan
  1283. Suarez Marcos Ambrosio
  1284. Suarez Pozo Antolín
  1285. Subijana Zabala Santiago
  1286. Sueiro Serrano Tomás
  1287. Susperregui Tapia José
  1288. Tabuenca García Manuel
  1289. Tabuenca García Miguel/Manuel
  1290. Tejedor Gutiérrez Lucas
  1291. Telleria Estala/Espala/Espada Simón
  1292. Tellitu Garay Alberto
  1293. Telo/Tello García Mariano
  1294. Telo/Tello Hurtado Pedro
  1295. Temiño/Termiño Pérez Moisés
  1296. Terrazas / Tenazas Cenicero Ángel
  1297. Tobalina Bilbao Isidoro
  1298. Tocino Álvarez Macario
  1299. Tomás Sáez/Sanz Gregorio
  1300. Tomás Sanz/Saiz Higinio
  1301. Torices Serrano Antonio
  1302. Tornero/Ternero López Rufino
  1303. Torre Alonso Moisés
  1304. Torrero/Torrando Ubazo/Ubago José
  1305. Torrontegui Ibarzabal Anastasio
  1306. Trabanco Meano/Meana/Merino Arsenio
  1307. Trapaga Sarabia Fermín
  1308. Tueros Sáenz José
  1309. Tueros/Tuero Aldama/Altuna José
  1310. Ubierna Alonso Moisés
  1311. Ucha Sáenz Basilio
  1312. Ugarriza Elejondo/Elejalde Felipe
  1313. Ugarriza Uriondo Raimundo
  1314. Ugarte Gamboino Dámaso
  1315. Ugarte SanPedro José María
  1316. Ugartemendia Llamosas Miguel
  1317. Uranga xxx Juan
  1318. Uria Cano Teófilo
  1319. Uriarte Ayarza/Ayarz Hermenegildo
  1320. Uriarte Muro Benito
  1321. Uriarte Uriarte Baltasar
  1322. Uriarte Zugasti Luis
  1323. Uribarri Careaga Juan José/Juan
  1324. Urive/Uribe Galdeano Ángel
  1325. Urquiaga/Urtiaga Legorburu Hipólito
  1326. Urquijo Anduaga Jaime
  1327. Urquijo Beltrán Luis
  1328. Urquijo Vivanco Narciso
  1329. Urruchua Lecuona/Lecuna Asensio/Arsenio
  1330. Urruchua/Urruchi Zárate Gabriel
  1331. Urrutia Urrutia Francisco
  1332. Urtizberza Morral Rafael
  1333. Urtizberza Zabaleta Pedro
  1334. Usubiaga/Usabiaga Jauregui Marcelo
  1335. Utiel Ucar Andrés
  1336. Valdivieso De la Cruz Francisco
  1337. Valverde Arana /Orange Ángel
  1338. Valverde Mediavilla Basilio
  1339. Varona Ruiz Alejandro
  1340. Vázquez Gil Anastasio
  1341. Vázquez Gastañaga Juan
  1342. Vázquez Pérez Antonio
  1343. Vázquez Roche José
  1344. Vázquez San José/San Pedro Emilio
  1345. Vega Álvarez Emilio
  1346. Vega Sánchez Facundo
  1347. Vela Aragón Pablo
  1348. Vela/Vega Aragón Mariano
  1349. Velasco Sobradillo Joaquín
  1350. Velasco Sobradillo José
  1351. Vélez Ochoa Félix
  1352. Verano Cuervo Antonio
  1353. Vezanilla Echevarria Emilio
  1354. Vicente Iturriaga/Izurriaga/Iturralde Zacarías
  1355. Vidal Iglesias Diego
  1356. Viejo/Viechuelo Tabernero/xxx Manuel
  1357. Vigiola/Viciola/Vijiola   Arrizabalaga Fernando
  1358. Vila Aedo Antonio
  1359. Villada/Villaga Martínez Roque
  1360. Villaluenga Isasi Felipe
  1361. Villaluenga/Villalonga Isasi José
  1362. Villamor Fernández Rodrigo
  1363. Villán Casero/Cabero/Casals Julio/Julián/Juan
  1364. Villasol Pérez Pedro
  1365. Villegas Barón/Varón Gregorio
  1366. Virarto/Viralto Garderas Ángel
  1367. Viso/Vison Campos Feliciano
  1368. Vladislav/Vladislar/Vladislaf Bucha Barlovier
  1369. Yagüe Miguel/Mihuel Francisco
  1370. Yartu Virumbrales/Vilumbrales Antonio
  1371. Yarza / Inza Echeondo Eusebio
  1372. Yesa Narbaiza Sócrates
  1373. Yllera Luis Tomás
  1374. Zabala Peña Lucas
  1375. Zabalegui Aisa/Ainsa/Aixa Juan
  1376. Zalbide Zuazaga/Zuazola Dionisio
  1377. Zamacona Duñabeitia Francisco
  1378. Zamacona Duñabeitia Pedro
  1379. Zamanillo Bustamante Manuel
  1380. Zamorano Martín Felipe
  1381. Zanza Terán Arturo
  1382. Zapatero Antón Eusebio
  1383. Zárate Ormaechea Hilario
  1384. Zarra Oyaneder Ramón
  1385. Zarraga Azconaga/Azcurra/Azcorra /Azcorraga/Porra Luciano
  1386. Zayas/Zalla/Zayas DelaTorre Zacarías
  1387. Zenón González Emeterio
  1388. Zorita Lozano Blas
  1389. Zuazua/Zuragua/Zurazua Lejarreta Laureano
  1390. Zubeldia Martínez Juan
  1391. Zubiaurre Imaz Ramón
  1392. Zubieta Goitia Pedro
  1393. Zubirrementeria Arana/Aranda Luis
  1394. Zubizarreta Lazcano Tomás
  1395. Zubizarreta Urquijo Roberto
  1396. Zugaire Monasterio Felipe
  1397. Zuazola/Zugazola/Zugazaga   Zabala/Zaballa Juan
  1398. Zuluaga Aldain Félix
  1399. Zuluaga/Luluaga Zubiaurre Julián
  1400. Zuñiga Solaitia Tomás
  1401. Zuragua Legarreta Laureano

 

Para cualquier duda sobre este listado podéis escribir a : batallonrosaluxemburgo@outlook.com y os remitiré lo que tenga anotado sobre vuestro familiar.

<< Todos los contenidos del blog son fruto del trabajo del autor. Pueden ser utilizados por terceras personas siempre que no sea con fines lucrativos y se mencione el autor y la fuente : Amaya Ibergallartu, batallonrosaluxemburgo.wordpress.com>>

o o O o o

47- Últimas actualizaciones de entradas

Últimas incorporaciones en el blog.

  1. En “Los 108 de Ubidea (III)” presentamos nuestra hipótesis sobre lo ocurrido con los cadáveres de aquellos combatientes recogidos en Ubidea a través de un relato literario ( estilo género policíaco): un paseo por Ubidea con Mr. Ockam.
  2. En la entrada sobre Higinio Polo, hemos incorporado en notas añadidas los últimos datos encontrados tanto en las nóminas como en otras fuentes. En las nóminas, terminó como Capitán Jefe del Equipo de Municionamiento en la Sexta Brigada; después estuvo en el  Campo de concentración de prisioneros de Gurs, según el libro de Josu Chueca y comprobado en Badator. Incorporamos su ficha de Gurs.
  3. En la entrada “El rey del alambre” exponemos la historia de un caso incluido entre los ejemplos de depuraciones de funcionarios en Vizcaya tras la ocupación por las tropas franquistas – a través del estudio del sumario judicial a que hacía referencia la noticia-  con un final inesperado.
  4. En el artículo “El Rosa Luxemburgo en la ofensiva de Villarreal (I)”, exponemos en una nota añadida, nuestra hipótesis sobre la situación del Rosa el día 2 de diciembre de 1936 partiendo del documento sobre los prisioneros hechos por los nacionales ese día en la operación de recuperación del pinar de Txabolapea.
  5. En la última entrada publicada, Tres claveles rojos a un lado del camino, compartimos la experiencia de presenciar por primera vez la exhumación de un combatiente.

Echazles un vistazo si son temas de vuestro interés. Seguimos actualizando el listado de milicianos del Rosa Luxemburgo según las nóminas, que publicaremos este mes.

Continuamos investigando…

 

 

46 – Tres claveles rojos a un lado del camino. Exhumación en Lemoa. 24/03/2018

Una parte importante en el objetivo de la “Recuperación de la memoria histórica” son las exhumaciones. Es algo que aún no había tenido el honor de presenciar. Debo confesar que, aunque se me ofreció la oportunidad en tres ocasiones anteriormente, había estado aplazando este momento. La razón última era que temía no estar a la altura y no conseguir mantener el tipo mientras se procedía a la exhumación de los restos de un combatiente. Sin embargo, para mi sorpresa, y con todo mi respeto por la persona que han exhumado en las inmediaciones de Lemona, esto no ha sido lo que más me ha impresionado hoy; no ha sido la visión de los restos óseos de un combatiente semienterrados lo que me ha estremecido sino algo con lo que no contaba.

Leer el artículo en pdf: Tres claveles rojos a un lado del camino.pdf

Quisiera, para aquellos que no han podido acudir a una exhumación y quizá no puedan presenciar una nunca, intentar transmitirles cómo ha sido mi experiencia. Esta fase del trabajo de recuperación de los restos de un combatiente yo tampoco la he conocido hasta hoy. Y ha sido impactante.

Nunca me había puesto a pensar cómo se desarrollaba exactamente el momento en que se procede a la exhumación de los restos hallados, así que os voy a contar cómo lo he vivido yo, a ver si consigo transmitiros un poco “cómo es estar allí”.

Vistas de Lemona

[A medio camino, vistas de Lemoa]

Habíamos quedado a las 10:30 en el parking de Lemoa, pero llegamos con algo de retraso. Afortunadamente, aún estaban todos allí. Aintzane Ezenarro (Gogora) y Josu Erkoreka (Gobierno Vasco) estaban organizando grupos de visitantes para intentar subir hasta Elorriaga el mínimo de coches posible. En Elorriaga, dejamos los automóviles y comenzamos a subir hasta el punto donde se iba a realizar la exhumación, unos dos kilómetros más arriba. El paisaje precioso, pero las cuestitas se las traían en algunos tramos.  No era mucho, francamente; había que salvar un desnivel de unos 120 metros tan solo, pero costó un poquito, para qué vamos a negarlo.

No sé exactamente cuándo comenzó el expediente de la exhumación de hoy; creo que hace como un año, cuando un vecino de la zona se puso en contacto con la Sociedad de Ciencias Aranzadi para comunicarles algo que un vecino de Elorriaga se había encargado desde hacía ochenta años en transmitir a su familia y conocidos, para que no se perdiera la información. El relato de esto nos lo cuentan en las páginas de Facebook de Euskal Prospekzio Taldea y  de Crónicas a pie de fosa. Os dejo un enlace a ellas al final de este artículo. En resumen, un lugareño a finales de mayo de 1937 regresa a su caserío quince días después de haber tenido que abandonarlo por el avance de las tropas nacionales, se encuentra el cadáver de un combatiente y lo entierra como puede junto al camino forestal. Cada vez que pasaba por allí – nos cuentan en Euskal Prospekzioa- rezaba un Padre Nuestro por su alma. Durante el resto de su vida, lo contó a su familia y vecinos, de manera que esta información se ha conservado hasta hoy por transmisión oral y ha sido la razón por la que hoy se ha podido recuperar lo que queda de sus restos mortales.

bajotoldos

Por fin llegamos. Un par de carpas improvisadas con toldos atados a unos árboles cubrían la zona de exhumación y una pequeña zona de trabajo algo apartada de ella. Bajo los toldos, los visitantes observadores, personal del equipo de Aranzadi, la prensa y representantes del Gobierno Vasco y Gogora. Como llegamos tarde, los discursos ya estaban empezados, los fotógrafos sacaban fotos y los cámaras de televisión comenzaron a grabar entrevistas a algunos miembros de Aranzadi y Euskal Prospekzio Taldea. Mientras tanto, el resto del equipo de Aranzadi esperaba pacientemente a que todo este ritual terminara para dar comienzo a la última fase de su trabajo: la exhumación de los restos hallados.

Los visitantes observábamos todo esto desde la barrera, expectantes ante cómo se iban desarrollando los acontecimientos, protegiéndonos de la ligera lluvia que amenazaba por momentos con incrementarse.

Al cabo de un rato se dio por finalizado el tiempo para los discursos y entrevistas. Alguien tomó las riendas para comenzar el trabajo final.

Fue en ese momento cuando sentí un estremecimiento que no esperaba, y el pulso alterado desenfocaba las fotografías que intentaba tomar de aquel instante. Algunos miembros del equipo de Aranzadi se aproximaron a la zona delimitada donde ya habíamos podido observar los restos de un fémur semienterrado con unas monedas de cobre depositadas a su lado.

Lourdes Errasti, con su carpeta de notas, alza la voz y dice:

¡Bueno, vamos a entrar! ¡Entramos!

pasando el detector

Sentí un escalofrío. Ese fue el momento. Lourdes Errasti, arqueóloga forense, iba tomando nota de todo mientras dos miembros del equipo comenzaban a cavar en una zona próxima a los restos óseos, supongo que para descartar que hubiera más restos cerca. Al cabo de un rato, otros dos miembros de Aranzadi, junto a ellos, se disponían a sacar los huesos localizados ya antes de que llegáramos los visitantes y otro compañero, con un puntero detector de metales, buscaba en el otro extremo de la zona delimitada algún resto metálico que ya tenían apuntado que había enterrado. Finalmente encuentran también algún resto de metralla, algo de munición y los restos de una cartuchera, además de los dos fémures y las monedas que ya estaban a la vista cuando llegamos. El conjunto de los restos hallados se completaba con un cepillo de dientes.

El trabajo fue rápido pero muy coordinado. Impresionante. Cada uno sabía cuál era su función y la desempeñaba a la perfección. Mientras cavaban y retiraban tierra con varios tipos de instrumentos de metal o madera, iban depositando porciones de tierra u otros hallazgos en unos cubos negros, tirando las piedras fuera del área de excavación. Inmediatamente, alguien llevaba los cubos hasta la zona donde otros componentes de Aranzadi cribaban la tierra en unos cedazos, con rapidez, sabiendo discriminar perfectamente lo analizado, en una labor de equipo sincronizada y perfecta que te dejaba sin habla.

cribando tierra

Nosotros, los observadores, tan solo podíamos hacer eso, observar, e intentar no estorbarles demasiado.

Paco Etxeberria, al mando junto a Lourdes Errasti, decía ¡Venga, sacamos los huesos, los guardamos y nos vamos!

Aún estábamos mucha gente presenciando el espectáculo (porque realmente era espectacular impresionante verles trabajar de una manera tan coordinada y tan perfecta, tan profesional, sabiendo cada uno qué tenía que hacer y cuándo). Me dio la impresión de que realmente allí sobrábamos, aunque cada uno de nosotros intentaba como podía buscar huecos por donde ver más de cerca cómo trabajaban los expertos. Sin embargo, creo que todo el equipo de Aranzadi comprendía también que no queríamos perdernos nada y no se quejaron en ningún momento.

guardandohallazgos

Otro momentazo, como decía aquel, “IM-PRESIONANTE”, fue cuando, una vez terminado el trabajo de exhumación, cuando ya habían sacado todo lo que había por sacar, Paco Etxeberria toma las riendas y comienza, mientras todos dirigíamos nuestras miradas hacia él, a dar órdenes.

No sé cuántas personas habría en ese momento, quizá entre treinta y cuarenta, pero todos obedecíamos de inmediato al director de orquesta que, con una voz no muy potente pero firme y de manera concisa, despachó todo en diez minutos. Un crack.

  • ¡Herramientas! ¡Al coche! – y las herramientas desaparecieron al instante.
  • ¡El toldo! ¡Fuera! ¡Va! ¡Todo para atrás! – y había seis u ocho personas soltando cuerdas y recogiéndolo.
  • ¡Todo el mundo para atrás! ¡Fuera! – y el grupo de observadores a quienes iba dirigida la orden, se echaron a un lado como indicaba Etxeberria.

Entonces, procedió a sacar las fotografías finales de la zona de excavación, para sus archivos. Los demás, no podíamos hacer otra cosa que observar a este “guerrero Ninja” y al resto de su coordinado equipo con admiración, como pidiendo permiso para respirar, sabiendo que el hecho de estar allí presenciando todo aquello era un lujo que no tenía precio.

PacoNinjaForensea

Otro grupo más pequeño de observadores estábamos en ese momento en el otro lado de la zona de excavación, una zona un poco más elevada desde donde veíamos todo como en platea. Etxeberria indicó al grupo de abajo que subieran allí también, y cuando estábamos todos arriba comenzó a hacernos unas fotografías.

Y después de las fotos de grupo del día y depositar tres claveles rojos en el lugar del hallazgo:

¡Venga, todo el mundo abajo! ¡Vámonos! – ordenó-.

Y nos fuimos.

——————-

Lo presenciado hoy, es tan solo una pequeña parte precedida de un enorme trabajo previo realizado a espaldas de los medios de comunicación y los observadores: el contacto con los informadores, el ir hasta la zona donde posiblemente hay restos de un combatiente con el equipo necesario para hacer una primera inspección, el papeleo para conseguir permisos para realizar la exhumación de los restos, la organización y concreción de una fecha acordada entre todos- equipo y representantes políticos y de instituciones- los que van a asistir cuadrando sus agendas respectivas para que hoy, y a pesar de la amenaza de vientos fuertes y lluvia, se realizara oficialmente la exhumación de los restos mortales de un combatiente de la Guerra Civil.

Un par de horas antes de llegar nosotros, los observadores, el equipo ya estaba trabajando allí para ir adelantando el trabajo. Nosotros sólo vimos los últimos minutos del proceso realmente. Así debe ser, estoy de acuerdo, aunque me gustaría poder un día tener la oportunidad de presenciarlo todo, desde el momento cero, cosa que es muy difícil que suceda, pero no hay nada imposible.

equipoAranzadi

Después de este día, queda un extenso trabajo de laboratorio y de investigación en archivos: analizar los restos, tomar muestras de ADN si se puede, describir los hallazgos y fotografiarlos y redactar un informe de la exhumación, como suelen hacer en otros casos, etc. A partir de aquí, si hay algo que pueda indicar la identidad del combatiente, intentar averiguarla y, si llega el caso, localizar algún familiar.

La parte final, depositar los restos en el Columbario de la Memoria o entregarlos a la familia si se da la suerte de poder ser identificado el combatiente y haber podido localizar a algún familiar, cosa más complicada de conseguir.

 

¿Con qué me quedo?

Con el escalofrío que sentí cuando escuché a Lourdes Errasti anunciar “¡Vamos a entrar! ¡Entramos!”; con la impresionante organización del equipo de trabajo; con Paco Ninja- Etxeberria y sus órdenes precisas y rotundas; con aquel hombre que hace ochenta y un años tuvo el detalle de enterrar al combatiente y, además, contarlo para que se transmitiera de generación en generación para que alguien, algún día, pudiera recuperar sus restos y la dignidad de su memoria como lo han hecho hoy este gran equipo.

Y con la imagen, al echar la vista atrás en una última mirada a lo que había sido el escenario de un día inolvidable, de los tres claveles rojos, en la soledad de un pinar, a un lado del camino, en el bosque del Aramotz.

3clavelesenelcamino

o o O o o

Amaya Ibergallartu               Batallonrosaluxemburgo.wordpress.com             25/03/2018

 

NOTA: Crónicas de la exhumación del 24/03/2018

 

45 – Cómo saludar a una mujer

Quizá habría sido más oportuno publicar este artículo el día 8 de marzo, pero como más vale tarde que nunca, aquí va.

En versión pdf: Cómo saludar a una mujer.pdf

 

A principios de siglo Rosa Luxemburgo luchaba, con su ejemplo, por que se considerara a la mujer como “uno más entre iguales” hasta el punto de no ser muy partidaria de asociaciones exclusivas de mujeres, en las que no participaba por principio, integrándose directamente en los grupos de trabajo del partido en la que era “considerada como uno más”. Al final de su vida, sin embargo, mostró su pesar por no haber participado más activamente en ellas, ya que consideraba que la lucha de la mujer por la igualdad aún estaba necesitada de un gran trabajo, no sólo desde el punto de vista masculino (de reconocimiento) sino también desde el femenino (de concienciación y reivindicación); en los últimos años se arrepintió de no haberse implicado más en asociaciones de mujeres, de no haber dedicado más tiempo a trabajar en la lucha por el progreso de la concienciación de la mujer con respecto a sus derechos a través de ellas, además de haber contribuido con su ejemplo al reconocimiento de la mujer a través de su trabajo individual en su trayectoria política. Quizá esto, la visión de Rosa Luxemburgo acerca de la igualdad de mujeres y hombres en el campo de la política y en general, en el mundo profesional, como una lucha también individual, es el eslabón que puede enlazar este artículo con el blog que lleva su nombre en honor del batallón republicano objeto de mi estudio. Hay una frase muy conocida que dijo Rosa Luxemburgo: “Quien no se mueve, no siente sus cadenas”. Y esta frase, también se puede aplicar a la costumbre tan extendida con respecto al saludo cortés a una mujer, que es el tema de la entrada del blog de hoy.saludocortesia

Y es que hoy, en 2018, se sigue manteniendo la costumbre de saludar con dos besos a una mujer, tanto en el plano estrictamente profesional (en menor porcentaje, afortunadamente) como en las relaciones sociales en general. Tanto hombres como mujeres continúan perpetuando esta costumbre sin darse cuenta del trasfondo de su significado y lo poco que ayuda en la lucha por la igualdad entre el hombre y la mujer en todos los aspectos de la vida, pero sobre todo en el plano profesional. Y somos las mujeres quienes con más razón deberíamos percatarnos de estos no tan pequeños detalles discriminatorios en la manera de saludarnos tanto entre nosotras como con los hombres.

Me permito copiar literalmente de la Wikipedia lo referente al significado del beso en los saludos:

<< Los tipos de besos como saludo suelen ser:

  • Beso en la mejilla: Gesto social en el que se besa alguna mejilla de la persona del encuentro. Suele ser dirigido a personas del sexo femenino o alguna persona emocionalmente cercana de cualquier sexo, que expresa respeto y afecto. En el caso de estar dirigido a una persona poco cercana o recientemente identificada, sólo expresa cortesía. Esta práctica es común en diversos países de América Latina y Europa.
  • Beso en ambas mejillas: Gesto social en el que se besan o frotan ambas mejillas de la persona en el encuentro. Suele utilizarse entre personas de cualquier sexo emocionalmente cercanas, aunque también se usa como un saludo hacia personas recientemente identificadas. Puede expresar distintos sentimientos, pero habitualmente expresa cortesía. Esta práctica es común en Argentina, Brasil, Paraguay, España, Francia y Portugal.
  • Beso en la mano: Gesto social en el que se besa la mano de una persona para reflejar cortesía o galantería. Puede estar dirigido a diferentes representantes de la clase alta, personas del sexo femenino, miembros de la realeza, mandatarios, miembros de la sociedad eclesiástica, etc. Suele reflejar cortesía, galantería, coquetería, subordinación, lealtad, admiración o respeto.
  • Beso en la boca: En algunas sociedades, como por ejemplo en Rusia, es costumbre que los varones se saluden con un beso en la boca.>>

 

Como estamos en Europa, y concretamente en España, además de en el País Vasco, voy a comentar acerca de las otras modalidades de beso descartando el beso en la boca como saludo, ya que no es nuestra costumbre y por otro lado no soy varón, así que no me afecta en cualquier caso (además me parece algo tan íntimo que ni siquiera considero como opción deseable en el ámbito de saludos de cortesía).

Con respecto a los otros tipos de besos, creo que deberíamos replantearnos su significación asentada y su puesta en práctica, ya que considero que seguimos manteniendo algunas actitudes retrógradas -como se puede ver en estas definiciones- pero que las cosas están cambiando y muchas mujeres de hoy opinan lo que voy a exponer en este artículo como opinión personal.

El beso en la mano: me parece pasado de moda, aunque una mujer siempre se siente falsamente halagada quizá por la falta de costumbre de que un hombre manifieste así sus respetos hacia una mujer (que está fuera de tiempo y lugar) y le sorprende; y, desde luego, por el “momento princesa” que tanto gusta a la libido femenina y que nunca hay que desechar como causa de que aún se considere esto un detalle galante. Sin embargo, no entiendo que un gesto de galantería hacia la mujer esté al mismo tiempo aplicado con un significado de respeto o consideración profesional sin que esté marcado con un trato claramente discriminatorio, ya que sólo se besa la mano a las mujeres y a los obispos (que por otro lado tan poco tienen que ver entre sí). Sobre que “gusta a las mujeres” este gesto cuando en alguna ocasión extraordinaria se da, habría que puntualizarlo. Alguna vez me han besado en la mano, pero no creo que el besante tuviera otra cosa en mente sino alardear de su propia galantería, es decir, invertir la intención. Esto, tan evidente, lo que ha provocado es mi rechazo y no el efecto que supuestamente se buscaba, en sus orígenes, con este tipo de saludo: halagar a la dama.

Así que nos quedamos con las dos opciones que nos afectan y que tengo interés en comentar: el beso en la mejilla o en ambas mejillas como fórmula de saludo.

EL BESO EN LA MEJILLA O MEJILLAS COMO FÓRMULA DE SALUDO DE CORTESÍA:

El beso, cualquier tipo de beso, tiene un componente afectivo, en sus diversos grados (desde la amistad hasta el amor puro fraternal), al que se le ha dotado de distintos significados según la situación que lo provoca y la relación entre los “besantes”.

1- El beso como fórmula de saludo entre hombres: el beso en la mejilla o mejillas no es común, en absoluto, entre los hombres, y esto es importante destacarlo para comentar los dos siguientes apartados: “el beso como fórmula de saludo entre mujeres” y “el beso como fórmula de saludo entre un hombre y una mujer”.

Los hombres, aquí, en España y en el País Vasco, incluso entre hermanos, se dan la mano o como mucho un abrazo corto. Creo que se sienten incómodos cuando se dan entre ellos besos y supongo que esto se debe a una confusión entre las manifestaciones de afecto y las manifestaciones de afecto que implican un componente sexual, no estoy muy segura. Sea como fuere, el beso como saludo de cortesía entre un hombre y una mujer añade un matiz de discriminación* ya que no es común entre hombres.

2- El beso como fórmula de saludo entre las mujeres. En la actualidad, el beso se considera una fórmula casi obligada de saludo entre las mujeres, por lo general, tanto si se conocen como si no, (quizá como expresión de confraternidad sexual) excepto cuando se da entre ambas mujeres una relación estrictamente profesional diferenciada (sobre todo en el caso de subordinación o cuando una de ellas ocupa un cargo relevante de cualquier tipo) que obliga por protocolo a la otra parte, mujer también, a saludar estrechando la mano, por respeto, para mostrar su distanciamiento afectivo y el reconocimiento profesional o político etc. a la otra parte, aunque sea mujer.

Cuando además de esto, se añade a esta relación profesional un cierto grado de proximidad o de amistad, la mujer tiende a sustituir este apretón de manos por dos besos, modificación que los hombres, en la misma situación, sustituyen por un abrazo o una palmadita en el brazo después del apretón de manos, o en la espalda complementando el abrazo (creo que lo hacen porque se sienten por alguna razón obligados a manifestar que no es un abrazo de contenido amoroso sino de amistad exclusivamente, un abrazo fraternal, insisto).

3- El beso como fórmula de saludo entre un hombre y una mujer.

Lo lógico, cuando dos personas que no se conocen se saludan, debería ser estrecharse la mano, tanto sean las dos del mismo o de distinto sexo. Esto le da al saludo un significado estrictamente cortés y es una manifestación de respeto y cordialidad, básicos entre dos personas que toman contacto entre sí. Sin embargo, cuando al menos una de estas dos personas es del sexo femenino, por lo general se tiende a sustituir el apretón de manos por dos besos, cosa que no comprendo por qué se continúa haciendo.

Según mi parecer, es una fórmula pasada de moda puesto que sustituir un apretón de manos por dos besos conlleva, queramos o no reconocerlo, estas dos alternativas que en ambas resultan discriminatorias tanto para el hombre como para la mujer:

A – Se considera que la mujer es un “ser emotivo” al que es preciso manifestar obligatoriamente algún tipo de afecto añadido al saludo (aunque no sea sincero) o lo que es lo mismo, incrementar el saludo cortés que se da entre dos hombres con una muestra de afecto propiamente femenina como al parecer son los dos besos en las mejillas y que se da por sentado agrada a todas las mujeres. Esta suposición tan generalizada y fuera de contexto es, además, una hipocresía puesto que tanto el hombre como la mujer que se saludan así, y sobre todo si son dos desconocidos, no muestran afecto sincero en el beso sino el deseo de dar plasticidad a una supuesta relación más próxima que no existe en la mayoría de los casos.

B – Se considera a la mujer en un plano profesional diferente e inferior, en el que la consideración afectiva ha de manifestarse de manera añadida obligatoriamente al tratarse de una mujer – pese a enmarcarse este saludo en un plano profesional- lo cual implicaría que el beso añade una consideración de inferioridad o subordinación de la mujer con respecto al hombre sólo por el hecho de ser mujer, lo cual, por tanto, es discriminatorio.

RESUMIENDO

Mi opinión respecto a la costumbre extendida de los dos besos en la mejilla tanto entre mujeres como entre hombre-mujer, es que no sólo se trata de una costumbre que debería estar ya fuera de moda en todo tipo de protocolos (ya que la asocio con la cultura de una generación anterior, predominantemente machista en la que los besos en los saludos son propios de mujeres y “su universo”), sino que debería erradicarse de nuestras costumbres sociales reservando este saludo al ámbito de las relaciones sociales puramente afectivas tanto entre hombres como entre mujeres como entre ambos sexos indistintamente, no de manera exclusiva cuando en el saludo afectivo está implicada una mujer.

Es decir: apretón de manos siempre, que quizá sea lo mejor para no obligar a nadie a utilizar una fórmula de saludo diferente, tanto en las relaciones profesionales como de amistad, según se trate de un hombre o de una mujer. Así, no se produciría ningún tipo de discriminación en ninguna de sus variantes.

Mi preferencia y empeño en saludar con un apretón de manos (salvo en el caso de verdadera amistad o afecto sincero) me resulta bastante complicado llevarlo a la práctica porque el mero hecho de extender la mano a otra mujer, fuera de los ámbitos profesionales o institucionales, resulta chocante para esa otra mujer la mayoría de las veces, así que terminamos dándonos dos besos mientras intento estrechar su mano.

Con respecto a la otra variante, saludar a un hombre con un apretón de manos, la mujer ha de adelantarse precipitadamente y extender la suya para dejar claro su preferencia ya que aún persiste la tendencia a dar dos besos a la mujer y el hombre tiende a aproximarse dando por supuesto que es así como se debe saludar a una mujer, porque es la costumbre. Incluso en el caso de que la mujer manifieste su deseo de prescindir de los dos besos extendiendo su mano, hay hombres que, por algún extraño motivo, lo ignora y plantan igualmente los dos consabidos ósculos, sin que se pueda hacer nada ya al respecto en ese momento tan tenso como es un primer contacto, o contactos sucesivos, con el convencimiento de que es una muestra de cortesía que la mujer agradece siempre, en cualquier caso, incluso en el ámbito profesional. Pues no.

El beso solo sería adecuado como fórmula de saludo cuando este se realizara como manifestación exclusivamente de afecto -o para remarcar este en una relación de amistad sincera – siempre fuera del ámbito profesional o estrictamente social, en cuyo caso debería mantenerse el protocolo del apretón de manos-  tanto entre un hombre y una mujer como entre mujeres o entre hombres, que es a lo que pienso que debería limitarse para no dar lugar a interpretaciones erróneas.

Y del mismo modo que, como mujer, reclamo mi derecho a no ser besada como fórmula de cortesía y respeto, sólo por el hecho de ser mujer, deberían los hombres también reclamar el suyo a no hacerlo, puesto que estoy convencida de que muchos hombres, aún sin desearlo, se ven obligados a besar a las mujeres como fórmula de cortesía y respeto fingiendo un afecto* que no sienten.

Seguramente tanto hombres como mujeres discreparán de mi forma de verlo, pero es así como yo lo veo.  Si cuando quiero mostrar mi respeto a un hombre le estrecho la mano, de igual manera espero que cuando un hombre o mujer quiera expresarme lo mismo, lo haga de la misma manera, con un apretón de manos. No es necesario más. En absoluto.

En esas pequeñas cosas, como en la forma de saludarse, está también el reconocimiento de la igualdad entre ambos sexos.

Y son estas las razones por las que te saludo, hombre o mujer, con un apretón de manos.

saludocortesia

Amaya Ibergallartu.

Batallonrosaluxemburgo.wordpress.com

______________________________________________________________

* Afecto: cariño o simpatía hacia una persona, animal o cosa. Cada una de las pasiones del ánimo, como la ira, el amor, el odio, etc., y especialmente el amor o el cariño.

* Discriminación: Dar un trato diferente a personas que merecerían recibir el mismo trato que otras de su género y que supone beneficiar a unos y perjudicar a otros sin más motivos que la diferencia de raza, sexo, ideas políticas, religión, etc.

o o O o

<< Se recuerda que todos los contenidos del blog son fruto del trabajo del autor. Pueden ser utilizados por terceras personas siempre que no sea con fines lucrativos y se mencione el autor y la fuente : Amaya Ibergallartu, batallonrosaluxemburgo.wordpress.com>>

44 – “El rey del alambre”: Cherchez la femme.

juanaysushijos

En febrero de 1938 Juana Iñigo Peñalba tenía  ya ocho hijos. Su marido, Baldomero, trabajaba y ella cuidaba de los hijos, pero con tantas bocas que alimentar, todo lo que entrara en casa era poco. Baldomero siempre andaba metido en “cosas de política”, con reuniones aquí y allá, “cosas de hombres”. “Buena gana de meterte en líos”, le decía probablemente ella cuando regresaba a casa, siempre tarde y seguramente algo más alegre de la cuenta. Durante los últimos años, Baldomero repetía que “había que prepararse para lo que iba a venir”, que algunos andaban guardando armas y munición, por si acaso. Le llamaban el “Somaten” (“estamos atentos”). Y resultó que no iban mal encaminados porque la guerra que esperaban estalló a mediados de julio de 1936, aunque por entonces, durante la primera semana al menos, no pensaba nadie que fuera a ser cosa más que de unos días, cosas de militares, una situación que ya estaba controlada, como repetían por la radio.

No había pasado un año desde esto, cuando Juana se dirigía hacia Francia con sus ocho hijos junto a cientos de otros niños y adultos que intentaban ponerse a salvo antes de que las tropas nacionales entraran en Bilbao. La más pequeña de la familia, con ocho meses, moriría en el viaje, no regresaría con sus hermanos y su madre al terminar la guerra como hicieron la mayoría de los que marcharon. Y para colmo, al poco de volver, aquél lío a cuenta de la dichosa “carta a la maestra de María”.

Imagino así la escena, cuando las vecinas le comentaron a Juana, preocupadas, que la maestra iba hacia el cuartelillo de la Guardia Civil para poner una denuncia a Baldomero por lo de la carta:

  • ¡Quién te mandaría meterte en líos! ¿Para qué tenías que escribir nada a la maestra? ¡De sobra sabías que es falangista! ¿Y ahora qué hacemos? ¿Dónde están ahora tus amigos para sacarte del lío? ¿Eh? ¡Tanta reunión ni tanta gaita! ¡A ver ahora cómo nos las apañamos si vas a la cárcel! ¡O lo que es peor, si te fusilan! ¡Por menos que esto están fusilando a gente! ¿Es que no lo sabes?¡¿En dónde tenías puesta la cabeza?! – le espetaba Juana a su marido al tiempo que lloraba desconsolada.
  • Mujer, no pasará nada, ya verás… No pasará nada -repetía Baldomero intentando tranquilizarla-.

La maestra, Concepción Zalduondo, tras recibir aquella nota que la niña le entregó, se pilló un rebote de órdago y salió inmediatamente hacia el puesto de la Guardia Civil. La denuncia, remitida al Juez Instructor, Capitán Don Pedro Fernández Fernández, se resumía en lo siguiente, declarando la maestra que:

“La niña muestra su desagrado por la religión, va poco a clase y el autor de la carta es el padre de esta niña, que es un hombre con antecedentes pésimos, que perteneció al partido socialista y a la CNT y estuvo procesado por diversos robos, y que insultaba al Glorioso Ejército Nacional y personas de derechas, cuestiones sobre las cuales podían declarar todos los obreros municipales del Ayuntamiento de Basauri”.

Inmediatamente, le arrestaron. Acusado de “hablar mal del Glorioso Ejército Nacional y del Caudillo, de haber pertenecido al Somaten, a los anarquistas y a los socialistas y de hablar mal de gentes de derechas”.

LA CARTA QUE ESCRIBIÓ EL PADRE DE LA NIÑA, María, a su maestra, motivo de la denuncia del 17 de febrero de 1938, “Segundo Año Triunfal”, se incluye en el dossier del expediente de su causa y decía así:

notaalamaestra

 

Como consecuencia de esta denuncia, se instruye un

ATESTADO SOBRE REBELIÓN MILITAR

Se procede a realizar las averiguaciones pertinentes para esclarecer los hechos que se denuncian, y para ello fueron llamados a declarar el propio Baldomero, varios empleados del Ayuntamiento de Basauri y hasta el mismo Alcalde ante la Guardia Civil el 3 de marzo de 1938 y ante el Juez Militar el día 9 de marzo para ratificar lo declarado en la comisaría:

Baldomero, el acusado, declara el día 3 de marzo ante la Guardia Civil que “estuvo afiliado a la UGT y después, más tarde, a la CNT, que estuvo en la cárcel una vez porque le acusaron de un robo del que salió absuelto, que nunca insultó a las personas de derechas ni al Ejército salvador”; en cuanto a lo de la carta a la maestra, declara que “un día llegó la niña a casa llorando y al preguntarle qué tenía le contestó que se reían de ella las otras chicas y que no quería volver a la escuela; que escribió un papelito a la maestra con el fin de que corrigiera a la niña para que no se rieran de ella y que la dejasen salir al comedor”.

Las declaraciones de varios trabajadores del Ayuntamiento de Basauri sobre Baldomero ante la Guardia Civil y ratificadas ante el Juez Militar días después, son aproximadamente todas similares, repitiéndose que “era de rumor público” que el acusado era “persona de mala conducta” porque había “cometido varias raterías”, que “era muy hablador”, que “durante el dominio rojo figuraba en los partidos de izquierdas”, que “hablaba mal del “Ejército Salvador y de las “personas de derechas” y que era “desafecto al Movimiento Nacional” y todas terminan diciendo  que ellos, “personalmente, nunca le habían oído hablar mal del Ejército Salvador ni de personas de derechas”.

Dos de ellos sí declaran que le escucharon personalmente hablar mal del Nuevo Régimen: uno de ellos declara haberle oído decir personalmente que “le pegaría un tiro al Generalísimo Franco” y otro testigo dice que “le oyó decir alguna vez que los fascistas eran unos cabrones y otras frases por el estilo”.

El alcalde de Basauri será llamado a declarar el 17 de marzo y aporta datos más precisos: que el acusado, durante el dominio rojo trabajó en su oficio en el Ayuntamiento, que entre 1931-1934, militó en el Partido Socialista y luego en la CNT; que 1929, estando afiliado al Somatén, cometió un atraco con la pistola de reglamento, en 1933 fue procesado por robo de carbón y anteriormente había sido también detenido por robo de alambre de líneas de comunicaciones, motivo por el que se le apodaba “el rey del alambre”.

 

EL ATESTADO RESUME FINALMENTE QUE:

“El acusado está considerado por las personas que lo conocen de esta localidad como persona de malos antecedentes y conducta, exaltado en ideas izquierdistas, aficionado al robo o raterías y desafecto a la Nueva  España.” 18/02/1938

SellosInformeDiligenciasPrevias

 

ABIERTA LA CAUSA, PASAN A DECLARAR LOS TESTIGOS Y EL ACUSADO ANTE EL JUEZ MILITAR

 Declaración de Baldomero, 3 marzo de 1938: declara que lo que motivó a escribir la carta era que la niña era maltratada por la maestra y las otras niñas, que durante el dominio rojo-separatista estuvo colocado en la brigada de obreros del Ayuntamiento, servicio que siguió prestando tras la entrada de las Fuerzas Nacionales durante dos meses y que luego, en agosto (de 1937) fue despedido. Se ratifica en su declaración de no haber hecho nunca manifestaciones contra el Glorioso Ejército Nacional ni personas que lo representen.

La maestra que lo denunció, Concepción Zalduondo Moya, ante el Juez Militar, manifiesta que no conoce personalmente al padre de la niña que envió la carta, que, aparte de este incidente con la carta, no había tenido con él ninguna otra incidencia y que desconoce todo lo demás acerca de lo que el atestado de la Guardia Civil dice de él.

Gregorio Arce Ibarrondo, el 9 marzo de 1938, realiza la declaración a su favor más clara (motivo por el cual dejo aquí escrito su nombre completo) afirmando que al acusado se le puede considerar como un desgraciado sin peligrosidad alguna, que al principio del Movimiento avisó a su hermana para que cerrase el establecimiento y guardara la pólvora y demás cosas que tuviera porque podía ser asaltado, y que no tenía noticias de que hubiera molestado a personas de derechas.

 

 BALDOMERO. SOLICITUD DE PRISIÓN ATENUADA

El 21 de mayo de 1938, el acusado solicita al Juez Militar permanente la prisión atenuada para poder atender a las necesidades de su numerosa familia.

 JUANA. SOLICITUD DE LIBERTAD PARA SU MARIDO.

El 22 de mayo de 1938, Juana escribe una carta al Auditor Militar de la VI Región, Burgos, con una fotografía incluida, en la que suplica que le sea sobreseída la causa y sea puesto en libertad. La carta, escrita a mano y que incluye la fotografía de Juana con sus ocho hijos, dice así:

A la izquierda: España una, España Grande, Viva España. A la derecha: Viva España, Arriba España, Saludo a Franco.

I.L.T.M. S.R. Auditor Militar de la 6ª Región.

Muy señor mío y de mi mayor respeto

Señor Auditor Militar:

Perdone por el atrevimiento que me tomo y dispense por las molestias. Esta sirve para manifestarle a V.I. cómo soy una madre mártir con ocho hijos menores de edad y por consiguiente me dirijo a V.I. para ver si tiene la bondad, dignidad y benevolencia de hacerme el favor de dejarle sobreseída la causa a mi esposo y ponerlo en libertad pues se lo agradecería a V.I. muchísimo y al mismo tiempo una obra muy grande de caridad. Como V.I. puede ver en la fotografía, me encuentro con ocho hijos menores y sin dinero de nadie y no tengo qué darles de comer, ni tan siquiera puedo darles el pan que necesitan pues el único que sostenía la casa era el esposo que es un buen padre y un buen marido. Desde que lo llevaron detenido hemos caído toda la familia de tal manera que no comemos ni pan muchos días. Por lo tanto, me dirijo y le suplico a V.I. para que se digne de esta pobre madre y de esos ocho seres humanos indefensos de todo que pide con voz angustiosa el cariño y la libertad de su más querido padre. Y por consiguiente, como hombre de respeto y de buen corazón y de buenos sentimientos humanitarios espera la interesada y desea de todo corazón le sea concedida la dicha petición.

Gracia que no duda alcanzar de tan recto prócer. Dios guarde a Usted muchos años para bien de España. Bilbao, 22 de mayo de 1938.

I.L.T.M. S.R. Auditor Militar de la 6ª Región. Arriba España.

La interesada: Juana Iñigo  Peñalba 

Una semana después de haber recibido esta carta de Juana Iñigo, el Juez Militar, D. Pedro Fernández Fernández, dicta sentencia a su favor, cuatro meses después de haber sido denunciado Baldomero:

SENTENCIA DEL JUEZ MILITAR: LIBERTAD

1 de junio de 1938

El Auto del Juez Militar considera, tras la lectura del atestado y las declaraciones de los testigos, que el individuo “no es un elemento peligroso para la Causa Nacional por estar considerado como un charlatán desgraciado e inofensivo”. Se decreta su libertad. Lo firma Don Pedro Fernández Fernández, Juez Militar.

Seguidamente se le pone en libertad, según el siguiente documento firmado en la Prisión de Escolapios el 14 de junio de 1938.

SOLICITUD DE ARCHIVO DE LAS DILIGENCIAS PREVIAS

20 de octubre de 1938

EL Juez Militar que instruyó la causa, propone al Auditor de Guerra el archivo de las diligencias y hace constar que el acusado se encuentra ya en libertad en su casa.

22 de octubre de 1938

En un escrito de la Auditoría de Guerra de la VI Región Militar (Burgos), vistas las diligencias, procede la terminación de estas actuaciones y su archivo sin declaración de responsabilidad quedando el encartado en libertad definitiva, según se anexa en el documento el 4 de noviembre de 1938.

  • DURACIÓN DEL PROCESO HASTA QUE SE ARCHIVÓ LA CAUSA: 9 meses.
  • TIEMPO QUE PASÓ EN PRISIÓN BALDOMERO: 4 meses y medio.

—————

No sabía nada de esta historia hasta hace unos meses, casi un año ya. La tenía en mis manos sin saber qué hacer con ella. La carta de Juana, estremecedora, que se incluía en el dossier que me enviaron desde el Archivo Militar del Tribunal Territorial Cuarto, de La Coruña,  me quemaba en las manos, pero tenía que localizar a algún familiar antes de hacer nada. Hace un par de semanas volví a intentar encontrar a la familia, pero esta vez, alguien cogió el teléfono. Era su hermana Carmen, una de las hermanas de María, aquella niña que entregó la nota de su padre, Baldomero, a la maestra. Me invitó a acudir a su casa aquella misma tarde. Hablamos de la familia, de la guerra y de la posguerra, intercambiamos recuerdos y fotografías y me enseñó un recorte de periódico donde venía una fotografía de su madre y sus hermanos que hablaba del caso de su padre. Yo no sabía esa tarde que su caso se mencionaba en un libro sobre la represión franquista en los municipios de Vizcaya. María (que en realidad se llamaba Mª Magdalena) es la de la derecha, la mayor, me dijo.

Hasta ese momento yo no le había comentado aún nada sobre esto a Carmen, porque no sabía hasta dónde conocía la familia lo que había sucedido con su padre y si sabían de aquella carta que su madre escribió al Juez Militar. Pero estaban al tanto de todo, sabían que su padre estuvo en la cárcel y el motivo, así que abrí la mochila y le entregué las fotocopias encuadernadas del dossier de la causa instruida contra su padre, un dossier que incluía la carta de su madre, Juana, suplicando su puesta en libertad. Esta carta no la conocía Carmen, y quizá tampoco la conocieran sus hermanos. Se la leí. “Eso no lo escribió mi madre, no creo” – me dijo. Le expliqué que seguramente alguien le aconsejó cómo redactar la carta o le ayudarían a escribirla quizá, que si quería intentar salvar a su marido de la cárcel lo primero que tenía que escribir era todo aquello de “Viva España”, “Viva Franco” y despedirse como indicaba el protocolo, que no debía sorprenderse, que eso no quería decir que su madre fuera franquista. El inicio y final de la carta eran fórmulas que se usaban para dirigirse a las autoridades franquistas, que seguramente alguien le tuvo que dictar, por supuesto – ya que ella no tenía por qué conocerlas-, alguien que quiso ayudarle a conseguir que dejaran en libertad a su marido, quizá incluso, el mismo Juez Militar, D. Pedro Fernández Fernández, quién sabe, que se apiadó de ella.

 

No sé hasta qué punto la lectura de estos documentos que haga su familia o de quien lea este artículo coincidirá con la lectura que yo he hecho. A fin de cuentas, yo no conocí a Baldomero ni a Juana, así que poco puedo saber acerca de sus caracteres o sus virtudes, ni sé nada acerca del recuerdo que sus hijos han conservado de ellos como padres salvo por lo que ellos mismos me han comentado. Lo que sí repetía Carmen, su hija, es que todo el mundo decía de su padre que era “un buen hombre” y que en Basauri les querían mucho a ellos y  a su madre, que les ayudaron muchísimo mientras su padre estuvo en la cárcel durante cuatro meses y medio.

Yo, lo que sí puedo decir al respecto es que, tras leer aquellos documentos, especialmente la carta de Juana rogando clemencia para su marido, sentí la gran fortaleza de aquella mujer, una mujer que con ocho hijos y una vida que debía haber sido -hasta entonces al menos- terriblemente dura, sufriendo los avatares de la guerra, teniendo que huir en barco con ellos (todos menores de diez años) cuando Bilbao se perdía tras once meses de guerra para regresar después a su tierra donde la miseria más absoluta le esperaba; el coraje de aquella mujer -y de tantas otras que sacaron adelante a sus hijos como buenamente pudieron en aquellos tiempos difíciles, muchísimas de ellas viudas de guerra sin ningún tipo de ayuda- , una madre que, supongo, removió Roma con Santiago para intentar que no condenaran a su marido y se apiadaran de su situación; una mujer que no tuvo reparos en suplicar, apelar a la caridad cristiana del Juez Militar y el Auditor Militar y que habría escrito al mismísimo Papa, me temo, si hubiera sido preciso, con tal de conseguir que pusieran en libertad a su marido y padre de sus ocho hijos.

 

Baldomero no fue despedido del Ayuntamiento debido a la denuncia de la maestra, como se afirma en el artículo de El Correo del 3 de octubre de 2017, página 7, sobre la represión franquista en los empleados públicos de Vizcaya. La denuncia de la maestra, como se puede comprobar en las diligencias de su causa, fue puesta en febrero de 1938 a raíz de aquella carta, eso sí es cierto, pero no fue esta la causa por la que despidieron a Baldomero de su empleo en el Ayuntamiento de Basauri. Tanto el Alcalde de Basauri como el propio Baldomero, declaran que estuvo trabajando en el Ayuntamiento de Basari en su oficio durante “el dominio rojo” hasta agosto de 1937 fecha en la que fue despedido, dos meses después de la entrada de las tropas nacionales en Bilbao, al tiempo que lo harían con otros empleados del Ayuntamiento.

El despido de Baldomero, como el de tantos otros en las empresas privadas o públicas e instituciones, era el procedente para todo aquel que no perteneciera al “movimiento nacional” o que tuviera antecedentes de haber pertenecido a algún partido o sindicato de izquierdas, tanto si mediaba denuncia como si no. Simplemente con no poder demostrar “su afinidad conocida al régimen”, perdían su puesto de trabajo o no lo recuperaban, aunque fueran empleados municipales. Y si mediaba denuncia, ya no sólo era el puesto de trabajo lo que perdían: había prisión o fusilamiento de por medio si se consideraba que eran “individuos peligrosos para el Régimen”, cosa que no sucedió en su momento con Baldomero, afortunadamente. Cuando la maestra le denunció -con ocasión de aquella carta-, a mediados de febrero de 1938, Baldomero hacía ya seis meses que no trabajaba en el Ayuntamiento de Basauri (no tiene que ver este caso con el de la “depuración” de trabajadores del Ayuntamiento).

Afortunadamente, a Baldomero lo consideraron en la sentencia como inofensivo, a pesar de sus antecedentes políticos y de hablar mal del Glorioso Ejército. Quizá, de no haber mediado la ayuda solapada de algunos de sus compañeros de trabajo – y en especial de uno de ellos- y la increíble carta de su mujer al Juez Instructor, Baldomero habría sido fusilado o enviado a prisión unos cuantos años, como ocurrió con tantos otros republicanos, soldados o civiles.

 

Con respecto a los despidos del trabajo tras la entada de las tropas franquistas, los patronos de las empresas, como ocurrió en todas las zonas que iban siendo ocupadas por las tropas nacionales, tenían la obligación de despedir a todos los anteriores trabajadores y volver a hacer nuevos contratos con la nueva normativa para la contratación (en cuyos trámites intervenían inspectores de trabajo – o como se les denominase- franquistas), por la cual, muchos de ellos quedarían apartados del derecho al trabajo debido a sus antecedentes políticos. Y como el que hace la ley hace la trampa, después, por amistad, para intentar compensar esta injusta situación, muchos patronos, cuando podían, intentaban contratar a familiares de los despedidos o incluso a los propios despedidos, esquivando la legalidad. En los Ayuntamientos y los organismos públicos, sin embargo, estos despidos sirvieron para “colocar” a personas “adeptas” y aquí ya no había nada que hacer al respecto, con lo cual los despedidos perdían su plaza de funcionario para siempre, que era ocupado por otros que presentaran más afinidad al “Nuevo Régimen”.

Es lo que tienen las guerras, el ganador se lo lleva todo…

 

Baldomero tuvo una larga vida después de esto y casi otros tantos hijos con Juana como los que tenía en 1938, hijos que guardan muy buen recuerdo de ellos como padres.

Aparte de lo que pone en este sumario, no sé nada sobre cómo era Baldomero, así que poco más puedo añadir sobre él ya que no le conocí.

No sé si Baldomero sería  o no “el rey del alambre”, pero de Juana puedo asegurar, sin temor a equivocarme, que…

JUANA   ERA   “UNA   MUJER   DE   BANDERA”.

<<Se llamaba Juana Iñigo Peñalba; era esposa de Baldomero Ibergallartu Soto, uno de los nueve hermanos de mi abuelo Higinio Ibergallartu Soto.>>

Juana y Baldomero

o o O o o 

Anexos

 

cartabaldomeroamaestra

Transcripción de la carta de Baldomero a la maestra: “Señorita Maestra: En vista según informe de mi hija María Ibergallartu no volverá más a esa escuela por motivo de que no se le da buena [educación] y además que al parecer quiere mandar más usted en mis hijos que los propios padres de manera que ya me encargaré yo de ensañarla. [Firmado] B. Ibergallartu”

declaracionbaldomero

[Nota: para la publicación de este artículo he contado con el consentimiento del hijo de María -mejor dicho, María Magdalena Ibergallartu Iñigo-, quien me ha proporcionado también las fotos de sus abuelos maternos Juana y Baldomero, así como el de Raquel y Carmen, hermanas de María. Bilbao, 11 de marzo de 2018]

<<Recordamos que todos los contenidos publicados en este blog son fruto del trabajo del autor. Pueden utilizarse siempre que no sea con fines lucrativos y si se publican se haga con la mención expresa al autor, Amaya Ibergallartu, y  la fuente, blog batallónrosaluxemburgo.wordpress.com. Gracias.>>

43 – Los 108 de Ubidea(III). Paseando con Mr. Ockham.

(Hipótesis de lo que ocurrió con los 108 de Ubidea, expresado en forma de relato.).

Era domingo, 4 de marzo de 2018. La previsión del tiempo anunciaba una jornada un tanto inestable, con posibilidad de alguna lluvia ligera, más que nada por la tarde, con nubes y claros a lo largo de todo el día. Sin embargo, hizo un día estupendo, primaveral, casi veraniego.

No madrugamos mucho, y a eso de las once y media estábamos en Ubide, donde todo hacía presagiar un día nublado y frío. Aparcamos frente al chalet de Aretxaga y desde allí comenzamos el camino que conduce al monte Arralde. Nuestro objetivo no era hacer ninguna cumbre, tan sólo recorrer parte del camino que conduce hasta una de ellas.

chalet aretxaga

Hacía un par de semanas nos había llegado una información que debíamos investigar. Por lo visto, hace ochenta y dos años, un niño de corta edad había acompañado a su padre a llevar cadáveres de combatientes al monte Arralde, en las proximidades del Gorbea. Desde hacía un año teníamos conocimiento de la existencia de un documento en el cual, el alcalde de Ubidea, el señor Timoteo Ajuria y su secretario Victor Ibarguchi, en 1942, afirmaban que en el cementerio del pueblo hubo 108 cadáveres de combatientes entre el 30 de noviembre de 1936 y el 7 de abril de 1937 (es decir, en el plazo de poco más de tres meses desde que comenzó la ofensiva de Villarreal hasta que las tropas nacionales ocuparon el pueblo). Sobre este asunto, aparte del documento mencionado, no había conseguido más que información oral y no de primera mano ya que lamentablemente el testigo de estos hechos había fallecido hacía tiempo.

Antes de hacer otra cosa, era obligado ir a conocer el terreno, así que dispusimos lo necesario para una primera toma de contacto, recorrer el camino que supuestamente llevó aquel niño acompañando a su padre para cumplir con el triste encargo de dar sepultura en algún lugar del monte a las afueras de Ubide a combatientes de la guerra. Por alguna extraña razón, en lugar de enterrar todos aquellos cuerpos de combatientes en el propio cementerio, se había decidido llevarlos al monte. Esta historia, un tanto extraña, no dejaba de darme vueltas en la cabeza y tenía que intentar averiguar qué de cierto podía haber en ella.

Nada más llegar a Ubide, nos encontramos con Mr. Ockham, que ese domingo había decidido también dar un agradable paseo por los caminos del Parque Natural del Gorbea.

  • ¡Mr. Ockham! ¡Qué sorpresa!. ¿De nuevo vuelven a encontrarse nuestros caminos?
  • ¡Hombre! ¡Buenos días! Parece ser que así es. ¿Cómo por aquí?
  • Venimos a “reconocer el terreno”. Quiero recorrer un camino que alguien hizo hace ochenta y dos años desde Ubide hacia el monte Arralde. Necesito visualizar lo que estoy investigando.
  • ¿Y qué está investigando usted, si puede saberse?
  • Bueno, hay un documento que habla de 108 combatientes republicanos que fallecieron y estuvieron en el cementerio de Ubide, no sé si enterrados dentro o fuera. Un informante nos ha comentado que su suegro, cuando era niño, acompañó a su padre a llevar cadáveres de combatientes al Arralde. Me parece un poco extraño que se tomaran la molestia de llevarlos al monte cuando podían simplemente haberlos enterrado junto a la tapia del cementerio si no cabían dentro, no sé… Algo de todo esto no me cuadra, pero eso es lo que nos han contado. He pensado que quizá dando un paseo por el camino que supuestamente recorrió aquel hombre con su carro cargado de cadáveres, seguramente haciendo un montón de viajes, podría encontrar algún indicio de algo, alguna pista acerca de dónde pudieron haber sido llevados. En cualquier caso, conocer el terreno del que estamos hablando.
  • ¡Ohh, it’s a very interesting story! ¡Oh, I’m sorry! Quiero decir que me resulta muy interesante. ¿Podría acompañarle?
  • ¡Por supuesto!

Nos dirigimos a la Iglesia de San Juan Bautista y desde allí tomamos en camino que conduce hacia el Parque del Gorbea. Al dejar el pueblo, Mr. Ockham me preguntó por el cementerio.

  • ¿Es ese?
  • Si, no hay otro por aquí. Bueno, está la Ermita de la Magdalena, al sur del pueblo, pero no creo que tuviera cementerio anexo, aunque tengo que comprobar alguna cosa porque junto a ella hay un muro extraño que podría haber sido un pequeño cementerio quizá, no lo sé. En fin, es algo que tengo también pendiente de investigar. Pero otro día. Sí, ese es el cementerio de Ubide.
  • Tiene mucho terreno alrededor sin edificar, todo campa. Muy interesante. Sí, podrían haberlos enterrado ahí fácilmente, hay mucho terreno. Tampoco entiendo por qué no lo hicieron, estoy de acuerdo con usted.
  • Es que, francamente, qué ganas de complicarse la vida, creo yo. Llevarlos hasta Arralde cuando no había más que cavar una zanja junto al muro del cementerio y punto. No lo entiendo, pero eso es lo que nos dice nuestro informador.
  • En fin, todo puede ser. ¿Qué camino vamos a tomar?
  • Pues aquel, un poco más adelante, casi estamos, junto a las indicaciones de madera, en el cruce. Va siguiendo el cauce del río y bordea el monte Arralde, ya en la zona del parque natural.
  • Justamente es allí adonde me dirigía antes de encontrarnos. Me dirigía a Atxurri, donde comentan que se enterraron combatientes republicanos también, los que iban cayendo en Gorbea. ¡Qué casualidad! Creo que vamos a tener una preciosa mañana.
  • Eso espero, pero por si acaso, me he traído el paraguas en la mochila, que no quiero tener que volverme a Bilbao sin haber recorrido todo el camino que me he propuesto. Un momento, que voy a filmar desde aquí. Quiero repasarlo todo cuando regrese.
  • ¿Y qué piensa entonces usted que sucedió? ¿No cree que esa información sobre el traslado de los cadáveres es cierta? ¿Por qué le ofrece dudas?
  • Pues mire, Mr. Ockham. No es que dude del informante, supongo que quien se lo contó no tenía ninguna necesidad de inventarse nada, pero quizá también fue un “recuerdo creado”, un “falso recuerdo”  elaborado por el niño a partir de algo que le contó su padre, algo que sucedió así pero no exactamente como lo recordaba o creía recordarlo. No puedo posicionarme. No soy quien para valorar esa información realmente. Me han transmitido lo que le contaron a mi informante, y lo que le contaron fue eso, que los llevaron allí. No tengo nada, tanto para defender esa afirmación como para refutarla. De momento, acerca de ese documento, solo tengo eso, así que voy a seguir esa pista. La información es de de segunda mano, eso es cierto. Lo único que puedo hacer, ahora mismo, es ir a reconocer el terreno, imaginar que soy yo a quien se le encargó el trabajo e ir a inspeccionar los posibles lugares donde podrían haber sido enterrados.
  • ¿Y no ha pensado usted en hablar con la gente del pueblo? Quizá sería lo más fácil. Alguien se acordará de lo que sucedió o lo habrá contado a sus hijos, sus nietos. ¿No sería esto más acertado?
  • Desde luego. Y en ello estoy. Estoy esperando noticias. Pero es preciso que conozca antes los alrededores, para que cuando consiga alguna información – si la consigo- sepa de qué estamos hablando. No conozco Ubide más que de visita, una vista rápida que hice en septiembre, cuatro fotos y poco más. Volveré otro día. Quizá para entonces… Ya veremos. ¡Ojalá!
  • Sí, en ese caso, será mejor así, conocer un poco el terreno por el que vamos a caminar. Caminemos pues.

UBIDE 4 MARZO - 043

El paseo entre una cosa y otra, nos entretuvo unas seis horas, descanso para comer incluido. Dejamos atrás Ubide y al cabo de unos dos kilómetros -zona donde aproximadamente habíamos calculado que podría comenzarse a pensar en “posibles lugares” donde enterrar aquellos 108 cadáveres o los que fuera que llevaron aquel hombre y su hijo – hicimos una pequeña parada para observar a dos pobres jamelgos que no sé qué hacían allí, francamente. Como entiendo poco de cosas de campo y animales (los urbanitas sólo podemos aspirar a un pequeño huerto de ocio, si acaso), lo único que se me ocurrió pensar es que aquello era una especie de estercolero, un trozo de terreno donde dos pobres animales, viejos ya quizá para realizar ninguna labor en el campo, no tenían otra obligación sino la de comer y producir excrementos que serían utilizados como abono natural por sus dueños.  No quería desvelar mi ignorancia, así que nada dije a Mr.Ockham, que los observaba también con tristeza.

A continuación de esto, había una pequeña campa, un terreno llano en el que parecía que alguien hubiera cavado la azada indiscriminadamente, preso de algún tipo de locura, sin ningún orden ni concierto, buscando trufas o yo qué sé. Mr. Ockam, que entre otras virtudes tiene la de ser extremadamente discreto, debió darse cuenta de la expresión ignorante de mi rostro ante tales desperfectos del terreno y me aclaró: son marcas de jabalíes. Les gusta destrozar el terreno llano – rió -.

UBIDE 4 MARZO 069

  • ¿Ah, si? – y nos adentramos en la pequeña explanada-. ¡Aquí hay unos huesos! Son de animales, sí. Son claramente de animales. Mire, aquí hay una vértebra. Es enorme, podría ser de una vaca. ¡Dios mío! ¿Qué es aquello? Es .. un esqueleto de burro o algo así, con restos de carne aún. ¡Qué asco!. ¿Pero qué es este sitio?
  • Bueno – rió de nuevo-. Esta es una zona donde los jabalíes y quizá otros animales bajan a comer, está claro. Tiene mucho sentido que haya restos de cadáveres de animales. Seguramente los lugareños traen aquí el ganado muerto que no se puede aprovechar para comer, muertos por enfermedad seguramente, o restos de la matanza, cosas así. Podríamos llamarlo “un comedero de alimañas”. Piense usted que si encuentran comida aquí con normalidad, es posible que no la busquen en otro lado, por ejemplo en los caseríos, matando ovejas que están en los prados, atacando a vacas…
  • Ah, claro, puede ser. Es una forma de tener su despensa llena; así no roban lo que no deben. Muy práctico. Bien, muy interesante. Prosigamos río arriba si le parece.

Así, anduvimos unos cinco kilómetros por un camino precioso, pero sin encontrar ninguna zona que reuniera las condiciones mínimas necesarias para enterrar muchos cadáveres de combatientes. Quizá dos, cinco, diez incluso aquí o allá, pero poco más. Antes de llegar a las proximidades del monte Atxuri (“Atxurri”, nos había dicho nuestro informante) decidimos regresar ya hacia Ubide. Eran las cuatro de la tarde y tampoco queríamos que, entre una cosa y otra, se nos echara la noche encima de regreso a Bilbao.

Volvimos sobre nuestros pasos lentamente, observando de nuevo, casi palmo a palmo, cada lado del camino.

UBIDE 4 MARZO-061

  • Quizá aquí, mire, Mr. Ockham, entre aquellos árboles…
  • No sé, no creo que pudiera enterrar allí a más de diez como mucho. Y además, el río está cerca. Nadie con dos dedos de frente enterraría cadáveres de animales cerca de un río, y mucho menos cadáveres humanos, por respeto. Piense usted que los ríos tienen a veces crecidas que podrían desenterrarlos. ¡Imagínese el panorama! Además, bajarlos del carro, uno a uno, enterrarlos… ¿y un hombre solo?
  • Descartado. Además, si los muertos a que se refiere el documento fallecieron los primeros días de diciembre, que es cuando se produjeron la mayor parte de los muertos de la ofensiva, esta zona estaría más que inundada. El río venía muy crecido ya desde el día 29 de noviembre. Llevaba muchos días lloviendo, todo el valle estaba prácticamente encharcado, si no estaba completamente inundado. Creo que incluso el día 3 de diciembre comenzó a nevar, una gran nevada.
  • De todas formas, no termino de entender por qué y cómo alguien decidió que era necesario traer aquellos cadáveres hasta aquí. ¿Por qué? ¿Qué piensa usted?
  • Pues francamente, Mr. Ockham, si la información que se nos ha dado es correcta, yo creo que sucedió algo así:

Supongamos que empieza la ofensiva y comienzan, desde la misma tarde del 30 de noviembre, a llegar decenas de cadáveres a Ubide, que es donde estaba el hospitalillo de campaña y el puesto de mando avanzado (yo apostaría que el puesto de mando se alojó en el chalet de Aretxaga, la casa Roja, donde nos hemos encontrado). ¿Qué hacen con ellos? Pues… llevarlos al cementerio. El cementerio es pequeño y no hay que olvidar que es “Campo Santo”, es necesario realizar un funeral por los difuntos y párroco no había, supongo, por lo que fuera. Por otro lado, los cadáveres eran – en su mayoría-  de “rojos”, que ya sabe usted que se les tenía por ateos a todos. Sea como fuere, los cadáveres se van acumulando quizá fuera del cementerio, junto al muro. No saben ni tienen tiempo de hacer otra cosa más que eso con respecto a los cadáveres, ir dejándolos allí para que alguien, la persona encargada de ello, los registre, identifique y rellene las correspondientes fichas o informe para enviar al Estado Mayor o lo que fuera. Creo que era el capitán de cada compañía quien debía dar cuenta de sus bajas al comandante de su batallón y luego este al jefe del sector y así sucesivamente cada uno a sus superiores, algo así.  Pero es imposible, el caos es tal que esto no se llega a hacer, no al menos durante los primeros días de la ofensiva en el que muchos hombres no regresaban y no se sabía qué había sucedido, si habían sido hechos prisioneros, si habían muerto o si habían desertado. Los muertos que consiguen recoger es imposible identificarlos o nadie sabe quiénes son porque muchos, entre otras cosas, no llevan siquiera la chapa de identificación encima. Y la naturaleza sigue su curso. Los cadáveres comienzan a descomponerse. El día 3 comienza a nevar. Hace mucho frío, muchísimo. Los cadáveres quedan cubiertos por la nieve. Pero unos días después, la lluvia regresa y arrastra consigo la protección del manto gélido que los cubría. Entonces se dan cuenta del papelón que tienen encima. Aquello, con todo el respeto por los difuntos, emanaba un hedor insoportable. ¿Qué hacemos? Pues había dos opciones: enterrarlos junto al cementerio, fuera, por supuesto, aunque quizá también podrían haberlo hecho dentro, pero como verá- si quiere luego podemos visitarlo-, es un cementerio pequeño; también podían alejarlos del pueblo, que ya de por sí estaba lo suficientemente ocupado con los cientos de milicianos y gudaris que se alojaban de mala manera en sus casas cuando podían regresar de la primera línea del frente para recuperarse antes de volver al combate. Si nos referimos sólo a la “ofensiva de Villarreal”, estamos hablando de más de un mes en el que cada palmo del pueblo era imprescindible para ofrecer los servicios de la retaguardia inmediata: un lugar donde dormir, recuperar fuerzas o ser atendidos por los servicios sanitarios. Y, por lo que sea, decidieron sacarlos del pueblo. Esa fue la razón de llevarlos al monte. No lo entiendo, pero al parecer fue así. Eso es lo que nos han contado.

Mr. Ockham me observaba pensativo y asentía de vez en cuando, intentando comprender mi razonamiento.

  • Puede ser- concluyó no muy convencido-. Es extraño, pero no imposible.

Cuando regresamos a Ubide, eran casi las seis de la tarde y el sol estaba empezando esconderse tras el Gorbea robando poco a poco la luz que hacía sólo unas horas había comenzado a iluminar nuestro camino cuando desaparecieron las nubes. Nos paramos de nuevo junto al cementerio y decidimos entrar.

cementerioUbide

  • Efectivamente, es muy pequeño, ¿unas cien tumbas habrá como mucho?- preguntó Mr. Ockham-.
  • Podría ser. Allí atrás hay unos nichos, pero sólo 18 están ocupados, según me han informado en el Ayuntamiento, pero son de lugareños, no de combatientes.
  • Ok. Entonces… creo que está claro lo que sucedió.
  • ¿Qué cree usted? ¿Los fueron enterrando a lo largo del camino que lleva a Arralde en pequeños grupos, según las posibilidades del terreno, no?- pregunté-.
  • Siento contrariarle en esto, pero mis conclusiones son otras muy distintas. Lo que creo es que nunca se movieron de aquí. Si no fueron enterrados dentro del mismo cementerio, están detrás de sus muros.
  • ¿Aquí? ¿Pero por qué un niño iba a mentir? En los libros de difuntos del cementerio no consta ningún enterramiento de combatientes, lo he comprobado. Sólo hay cuatro o cinco requetés, muchachos de Ubide y Otxandiano, pero fallecidos después de abril de 37, cuando esto ya era “zona nacional”.
  • Por supuesto, no espere que estén registrados en el libro de difuntos si no han sido inhumados en él. Piense usted que en los libros de difuntos se anotan los fallecidos enterrados en el Campo Santo, los anota el párroco tras el funeral. Si los enterraron fuera del cementerio, ahí no los van a encontrar. En todo caso, en alguna anotación que pudiera haber en los libros del Ayuntamiento o algo así.
  • Ya he preguntado en el Ayuntamiento y me dicen que no hay nada allí. ¿Pero por qué no es posible que el niño dijera la verdad? ¿Por qué iba a contar algo que no sucedió?
  • Posiblemente, el niño sí dijera la verdad, su verdad. Quizá acompañó a llevar cadáveres al monte. No digo que no sea así como ocurrió. A veces, o la mayoría de las veces, la explicación más sencilla es la que más posibilidades tiene de ser la correcta. Y aquí tenemos dos opciones probables. No se movieron de aquí o están en un lugar que creo que no le va a agradar a usted, me temo.
  • ¿Entonces…?
  • Bien. Supongamos que, como usted ha dicho, había que hacer algo con aquellas decenas de cadáveres. Tenemos dos opciones. Si no podían enterrarlos dentro, enterrarlos fuera, junto al muro del cementerio o bien llevarlos al monte. Si los enterraron aquí y nadie los ha movido desde entonces, aquí seguirán, o lo que quede de ellos. Ochenta y dos años, son muchos años. Si los llevaron al monte, tal como dijo aquel niño y el camino que siguió aquel hombre es este, el que hemos recorrido, la única zona donde la lógica nos dice que podrían haber sido llevados es al “comedero de alimañas”, junto al estercolero o en la zona ocupada actualmente por este.
  • ¡No, por Dios! ¿Cómo van a enterrar allí seres humanos, junto a cadáveres de animales, en una zona donde sabían perfectamente que acudirían los jabalíes o los lobos a desenterrarlos y … ¡ no quiero ni pensarlo!
  • No se alarme. No creo que lo hicieran descuidadamente, si es que los trajeron al monte. O eso me gustaría suponer. Pero si lo hicieron, si los trajeron al monte… piénselo bien, ¿dónde dejar cadáveres en este monte, en este camino? Tiene que ser una zona más o menos llana, próxima al camino, por supuesto, no en una zona elevada, donde dejar cadáveres no suponga ningún problema sanitario porque ya lo venían haciendo desde hace generaciones con los animales del pueblo. A la vista no, desde luego, no cerca del camino, pero sí pegados a la ladera del monte. Es más, yo ni siquiera creo que aquel hombre los enterrara, o no los enterró él solo, si es que los trajo aquí, que quizá sólo se limitó a eso, a traerlos. No pudo hacer él solo todo el trabajo. Un carro. Tendría que hacer varios viajes. El camino no estaba asfaltado como lo está ahora. Barro. La carreta que se queda clavada en el suelo con tanto peso. Y está él solo para hacer que vuelva a rodar. Dices que le acompañaba su hijo, un niño. Haría frío, supongo. Quizá llovía. No era trabajo para un hombre solo, desde luego que no. De ser cierta aquella historia, el hombre quizá, como mucho, los trasladó hasta aquí en carro y los fue dejando en un lugar conocido por los que vendrían después a enterrarlos, quizá al día siguiente, quizá días después, y quizá también les acompañó. ¿Adónde los has llevado? A tal sitio (en este caso, “al comedero”). Ah, vale. Tuvieron que venir varios hombres para enterrar a tantos de una vez. A no ser que no llevaran a los 108 de una vez, sino repartidos a lo largo de tres meses, según fueron llegando los cadáveres al pueblo, pero claro, me dice usted que la mayoría de los muertos se produjeron en la primera semana de diciembre o las dos primeras. En cualquier caso, todo esto me parece extremadamente complejo para haberse producido así. No había ninguna necesidad de hacer todo este trabajo tan duro. No creo que lo hicieran. Y si lo hicieron, ya le digo, el comedero.

Escuché atentamente a Mr. Ockham y todo lo que me expuso tenía tanto sentido que no podía añadir o quitar ni una coma. ¿Pero por qué nadie ha mencionado nada sobre esto desde entonces? ¿Por qué nadie más parecía saber nada?

  • Sé lo que está usted pensando. Se pregunta el porqué del silencio. Pero también eso tiene un sentido o al menos una explicación. Piense usted que no es algo de lo que nadie pueda sentirse orgulloso. Ni los que los enterraron ni los que les sobrevivieron. Por eso nadie quiere hablar de ello cuando suceden cosas así. A fin de cuentas, tanto si fueron enterrados junto al cementerio como si fueron llevados al “comedero de alimañas” -algo que se vieron obligados a hacer por las circunstancias de la guerra-, no dejaba de ser algo irrespetuoso. Tenga usted en cuenta que en esta tarea pudieron colaborar no sólo aquel hombre sino otros del mismo pueblo e incluso compañeros combatientes de los fallecidos para los que no sería fácil confesar o contar, cuando tuvieron oportunidad, que habían ayudado a enterrar de manera no cristiana a sus propios compañeros y que habían ocultado este hecho durante años. ¿Cuándo es el momento de comunicar algo así? Eran otros tiempos. Primero, estaba el frente de batalla, no tenían tiempo para esas cosas. En la mayoría de los casos, no sabían ni a quién estaban enterrando, los cadáveres estarían irreconocibles. Hay tantas variables para comprender…
  • Desde luego. Pero ya ha pasado mucho tiempo. Ahora comprendemos, debemos comprender, necesitamos comprender. Pero también debemos hacer algo con esto. Ya no importa realmente cómo ni por qué se hizo de esa manera. Si están aquí, junto al cementerio, o en el camino de Arralde, eso es igual, debemos intentar encontrarlos o al menos… que algo recuerde que estuvieron aquí.
  • Por supuesto, estoy de acuerdo con usted. Bien, tengo que despedirme ya. Le deseo mucha suerte en su investigación. Espero que volvamos a encontrarnos pronto y que pueda contarme cómo termina todo esto.
  • Yo también lo espero, Mr. Ockham. Me ha ayudado usted mucho. Siempre es un placer poder contar con su ayuda y sus consejos. Nos veremos pronto, espero.
  • No lo dude.

 

– Bueno, entonces ¿qué? ¿Vamos a Legutio o por ahí a tomar algo antes de volver?

– No, no. Si eso… otro día. Ya veremos. Vámonos mejor, que se nos va a hacer de noche y comienza a hacer frío. Ha sido un día increíble. Tenemos que volver. Sí, volveremos.

searchingHiginio

o o O o o

Nota:

Información sobre el Señor Ockham en wikipedia: La Navaja de Ockham.

 

 

 

 

42 – ¡Aupa el Rosa!

Llevo dándole vueltas varios meses a esto y creo que, como responsable de los contenidos del blog, debiera aclarar por qué no respondo cuando me saludan con “Salud” o “Salud y República” en los comentarios del blog o en los distintos correos que me envían los lectores.

Uno de los motivos por los que no lo hago es por respeto a las distintas opciones políticas de los lectores -que no tienen que coincidir ni con la mía ni con la opción política a la que pertenecía su familiar fallecido o desaparecido en la guerra o del batallón en el que combatió  y eso lo tengo muy presente, así que -como responsable de contenidos del blog- considero que no debo hacerlo, aunque me parece bien que lo hagan los comentaristas y no tengo ningún problema en que cada uno salude como quiera (salvo que sea algo ofensivo o delictivo, claro).

Este blog es un trabajo más entre los que pretendemos colaborar para recuperar la “MEMORIA HISTÓRICA”, frase con la que ahora todos entendemos como investigar, recuperar y dar a conocer los hechos denigrantes que sucedieron durante la guerra y la posguerra de la Guerra Civil española en su sentido más amplio y de los que poco o nada se ha podido hablar públicamente durante los años de la dictadura en los que la libertad de opinión no existía y el miedo a las represalias hacía enmudecer la libertad de discrepar y denunciar públicamente los atropellos contra esta y otras libertades que recoge la declaración de derechos humanos. Y como sabéis, incluyo los que se produjeron por ambos bandos en en transcurso de la guerra.

Como licenciada en Historia (y ahora me atrevo a decir “como historiadora”, aunque no muy alto porque no es gran cosa tampoco, a partir de los trabajos que vengo publicando aquí desde hace casi un año y que tengo intención de seguir publicando) mi interés se centra en eso, en intentar documentarme, investigar y escribir sobre el batallón Rosa Luxemburgo, aunque como por el camino he encontrado documentos muy interesantes de la Guerra Civil en el País Vasco he decidido incluirlos también como parte de los contenidos del blog, para intentar averiguar y comprender qué sucedió realmente en el País Vasco durante la guerra e incluso para exponer mis propias reflexiones y conclusiones al respecto.

Con esto quiero decir que este no es un blog que defienda una ideología política determinada o esté a la sombra de ningún partido o agrupación política.

No doy por sentado que aquellos que buscan averiguar qué sucedió con su familiar fallecido o desaparecido durante la Guerra Civil comulguen con la misma ideología política de su antepasado, así que realmente no me importa (en el buen sentido y con todo mi respeto) cuál es la ideología política de los lectores del blog, de la misma manera que no creo que debiera tener ningún interés para el lector saber cuál es mi tendencia política (aunque por el contexto de lo que escribo y mis reflexiones quizá pueda deducirse algo, cosa que tampoco me importa, pero no es ese mi objetivo). Sin embargo, desearía matizar algunas cosas, para que nadie se sienta ofendido o llegue a conclusiones erróneas basadas en detalles descontextualizados.

Agradezco el entusiasmo de aquellos a los que les ha gustado algún artículo o trabajo realizado y publicado en este blog, pero me gustaría aclarar por qué no respondo a la expresión “¡Salud!” o “¡Salud y República!” que añaden algunos lectores en sus comentarios o en los emails que recibo. Como no quisiera que esto llevara a ninguna confusión, podría explicar en detalle por qué no lo hago, en general, pero tendría que empezar hablando del origen del saludo republicano “Salud y República”, seguir por el concepto del “escepticismo” y finalizar con la filosofía del “pensamiento crítico” y quizá la explicación se alargaría excesivamente. Para saber de qué estoy hablando cualquiera puede documentarse en internet sobre estos términos sin que yo incluya un artículo al respecto aquí que no viene al caso.

La respuesta corta es que no es un saludo que utilice en mi vida diaria con desconocidos y que, además, creo que sobra -por mi parte- añadir este matiz al blog.

Por otro lado, mi interés en los artículos que escribo o en los comentarios de texto sobre documentos que voy presentando es historiográfico (analizar y comentar el registro escrito de la historia).

Mi opinión política no debería tener ninguna importancia puesto que sólo es el blog de alguien que, además de tener interés por la historia, busca saber algo más sobre cómo y por qué falleció y desapareció su abuelo durante la Guerra Civil e intenta averiguar lo que realmente sucedió. Buscaría igualmente todo esto si mi abuelo hubiera combatido y desaparecido en un batallón de distinta ideología política o simplemente hubiera sido un civil no definido políticamente, quiero decir. Supongo que esto puede no comprenderse, pero es así. No tendría ningún problema en hacerlo, aunque sé que habría gente que deduciría, por el mismo motivo, que mi ideología política va en la misma línea, en cuyo caso estaríamos en igual situación y no entendería yo por qué debería aclarar nada, no sé si me explico.

Así, igualmente, no tengo por qué necesariamente identificarme con la ideología de cualquiera de las personas mencionadas o con las que he tenido contacto de una u otra manera para la documentación de los contenidos. Mi interés se centra únicamente en la documentación, en la información que puedan proporcionarme, independientemente de sus simpatías políticas u otros aspectos de su vida personal. Una cosa no tiene que ver con la otra.

Por todo esto, y resumiendo, no pretendo que aquellos a los que esta información que publico les pueda resultar útil coincidan en sus opiniones políticas con las mías ni doy por sentado que las mías coinciden con las suyas al 100%, del mismo modo. A veces, incluso, son totalmente incompatibles con las mías. Por esto, no quiero que los lectores del blog que no se sienten identificados con la ideología política que se pueda deducir de la utilización de esta fórmula de saludo se sientan de alguna manera excluidos si la aplico como responsable de los contenidos del blog (es decir, de quien marca la línea editorial del blog), así que ese es otro de los motivos por los que no respondo al “¡Salud y República!”.

Cada lector y comentarista del blog puede expresarse como lo desee en sus comentarios, siempre que no sean ofensivos, pero no por esto ha de deducirse que me identifico necesariamente con ellos al 100%, aunque tampoco veo la necesidad de aclarar mi tanto por ciento de acuerdo, que tampoco creo que sea del interés de nadie, insisto.

Ahora bien, como responsable de los contenidos del blog, decido la llamada “línea editorial” o “filosofía del blog”, de manera que si se producen comentarios en una línea que nada tiene que ver con la filosofía del blog o resulta tener una intencionalidad meramente ofensiva, o algún lector me envía contenidos para publicar que no corresponden en absoluto con esta línea marcada, no incluiré aquellos comentarios o contenidos que considere no adecuados, recomendando a quien los escriba que se dirijan a otros blogs más acordes con sus propósitos.

Me encantaría saber y publicar aquí todo acerca de cada uno de los milicianos del Rosa Luxemburgo, en concreto sobre este batallón porque era el batallón de mi abuelo Higinio, y por este motivo tengo un interés especial en estudiarlo y averiguar todo lo que pueda sobre él. Si un día doy por terminado o dejo aparcado el estudio de este batallón, seguramente continuaría con los demás batallones comunistas vascos porque están más próximos a mi interés historiográfico (en este momento) que otros, o  es posible que continúe con el estudio de otros completamente alejados de aquellos para contrastar o fundamentar hipótesis de trabajo que tengo en mi mesa de redacción.

De la misma manera, estaré encantada de publicar lo que los lectores me envíen sobre la historia de su familiar combatiente republicano en este blog (tanto sean milicianos como gudaris o militares republicanos) y siempre va a haber un espacio reservado para ello que me gustaría ir llenando de contenidos, como hemos hecho con las historias de Ambrosio Juárez o Gabriel Lashayas a cuyos familiares agradecemos enormemente su generosidad para compartirlas con nosotros.

Ahora bien, no voy a publicar en él historias que no sean reales, que yo no crea en ellas o que no me convenza su manera de presentarlas, ni voy a colaborar en disfrazar de “republicanos represaliados” a personas que realmente no lo eran,  o lo fueron sólo circunstancialmente, solamente por que ahora se lleve “ ser republicano” y algún descendiente de combatientes de la Guerra Civil quiera vanagloriarse de “haber tenido un familiar republicano” muerto en la Guerra Civil o represaliado por la dictadura franquista, haciéndolo parecer lo que no era realmente.

Este es un blog personal sin pretensiones pero con algo de un gran valor para mí, que es mi propia libertad para elegir qué publico y qué no estoy dispuesta a publicar en él, porque sólo obedezco a mi criterio. Y mi criterio, acertado o no, si tengo que reducirlo a la mínima expresión, está en la línea de publicar hechos reales.

Prefiero, llegado el caso, publicar una historia real de un combatiente del “otro bando” (por ejemplo, la de un requeté o un combatiente nacional que creía estar haciendo lo correcto al combatir en “el otro lado”, voluntariamente u obligado, aunque haya lectores del blog que tampoco comprenderían que lo hiciera) antes que ayudar a disfrazar la historia de un antepasado a un lector solo para presentarse hoy ante “nuestros iguales” con unas “buenas credenciales”.  Intento colaborar en el tema de la “memoria histórica”, pero no a costa de la mentira o la verdad disfrazada, así que no voy a maquillar algo para que parezca otra cosa.

No espero la aprobación ni el aplauso de nadie, no es ese mi objetivo, aunque los agradezco muchísimo y me animan a seguir con más entusiasmo si cabe. Sé que lo que publico gustará a veces a unos y a otros no y que en el siguiente artículo pueden cambiar las tornas, de manera que por una u otra razón siempre habrá alguien a quien no le guste algo que haya comentado o publicado – o todo en su conjunto-, y no pasa nada si es así, aunque en algunos casos me dolería que estas discrepancias afectaran a lo esencial que nos une o debería unirnos.

Pero seguiré manteniendo mi criterio porque como alguien dijo una vez…

“Si hago solo lo que guste a los demás… ¿qué vida estoy viviendo, la suya o la mía?

 

Muchas gracias por leer esta entrada y gracias también por todas las muestras de apoyo al trabajo realizado para este blog. Y ahora, continúo revisando el listado de milicianos del batallón Rosa Luxemburgo, para intentar completar al máximo posible toda la información que se pueda extraer de las nóminas y de la documentación que consiga encontrar sobre estos combatientes que fueron compañeros de mi abuelo en su objetivo de combatir el golpe de Estado de franco y otros militares contra la República.

¡AUPA EL ROSA!

alegoriadelarepublica

 

41- Los 108 de Ubidea (II)

Nos vamos acercando…

Para no enmarañar la entrada anterior con actualizaciones, voy a destinar esta entrada a recoger la información oral que nos va llegando acerca de la investigación de los 108 de Ubidea. Si surgiera algún documento relacionado con esto, también lo incluiríamos aquí, por supuesto. ¡Ojalá! Aunque no creo que suceda, de momento.

ANTECEDENTES:

Hace casi un año encontré en la página del Portal de Archivos Españoles (http://pares.mcu.es/) un documento de 1941 en el que el entonces Alcalde de Ubidea, Víctor Ibarguchi, dejaba por escrito que en el cementerio de esa localidad hubo 108 cadáveres de “rojo-separatistas”, fallecidos entre el 30 de noviembre de 1936 y el 7 de abril de 1937, todos por herida de fusil, en batalla, que no fue inscrita su defunción en el Registro Civil y que no se conocía su paradero actual. Los datos están en la entrada anterior.

los108deUbidea

He intentado durante este último año informarme acerca de este documento sin resultado hasta que, al ponerme en contacto con el Ayuntamiento de Ubide, Agurtzane Bengoa me comentó hace un par de semanas que el suegro del actual Alcalde, Joxan Pagola, le contó que cuando era niño “ayudó a su padre a llevar cadáveres de la guerra al Gorbea”. Dada la importancia que esta información podía tener en relación con el documento citado, quedamos en que intentaría recabar Agurtzane más información sobre esto, para ver qué más recordaba la familia ya que el entonces niño, Eugenio Ibarguchi, ya había fallecido. Asimismo, Agurtzane intentará también recabar más información entre familiares y amigos de Ubide y quizá  prepararemos una reunión en Ubide si conseguimos algún testimonio más, para que lo poco que que se haya podido conservar de la memoria de Ubide durante la Guerra Civil no se pierda.

INFORMACIÓN RECIBIDA HOY 22 de febrero de 2018

Pues bien, esta mañana, día 22 de febrero de 2018, hemos hablado por teléfono con el Alcalde de Ubide, Joxan Pagola, y tenemos la siguiente información para añadir a la investigación:

El suegro del Alcalde actual de Ubide se llamaba Eugenio Ibarguchi y tenía unos 6-7 años cuando ayudó a su padre a “llevar muertos de la guerra a Arralde”, pero no recuerda Joxan que mencionara cuántos ni saben exactamente a qué lugar los llevaron. Alguna vez fue con su suegro por esta zona de Arralde, pero el hombre no reconocía nada, no lo recordaba.

Joxan me dice que cuando su suegro Eugenio les contaba esta historia, le decían todos que “eso no podía ser”, que “eso está muy alto”, que “sería que les mandaron ir a enterrar a alguno que caería por allí”, pero Eugenio siempre contaba la misma versión, que “le mandaron a su padre llevar muertos de Ubide a Arralde” a enterrarlos y que él le acompañaba. Parece que no nos hemos equivocado mucho sobre la zona que barajábamos como posible en la anterior entrada.Arralde

Este entonces niño, Eugenio, también comentaba que en su caserío estuvieron alojados los del Perezagua y que desde allí se veían “los cañonazos que caían en Villarreal”.

Otras cosas que se comentan en el pueblo de Ubide es que en la zona de Atxuri (a la izquierda de Arralde, un poco más adelante siguiendo el sendero que viene  desde Ubide), “los mismos combatientes republicanos habían llevado también allí cadáveres a enterrar”.

También me ha contado Joxan que en el pueblo siempre se ha dicho que en “el blocao viejo” (en euskera creo que me ha dicho boraleku o algo así ) había también “enterrados de la guerra”. Con esto, creo que al menos se puede acotar un poco más la zona donde habría cadáveres de combatientes republicanos vascos, llevados bien por el padre de Eugenio Ibarguchi o por otros combatientes republicanos compañeros, según contaba Eugenio a su familia.

Yo supongo que sería algún barranco o similar situado junto al sendero que bordea estos montes y que forma un camino con forma de V en este mapa; es posible, como dice Joxan, que el niño no recordara bien y no los llevaran tan lejos, a pesar de haberle escuchado a su padre que los llevaban a Arralde. Pero dado que Eugenio insistía en ello, yo me inclinaría a pensar que así fue y que están en algún punto del  camino entre Ubidea y las inmediaciones de Arralde, y que habrá más cadáveres continuando el sendero hacia Atxuri. Este sería el tramo que se puede acotar aproximadamente. ¿Estaríamos hablando quizá de una zona del camino que estaría a entre unos 2-5 km  de Ubide salvando un desnivel de 150 metros en esos cinco kilómetros como mucho? Quizá un día se resuelva este misterio gracias a algún hallazgo casual.

Por cierto, aprovecho esta entrada para recordar que es muy importante cuando se encuentra algo que pueda ser de tipo arqueológico o restos humanos u objetos de combatientes no se puede ni se debe tocar ni revolver nada, y menos escarbar; es importante marcar la zona con algo que reconozcamos luego, sacar fotografías de la zona etc si podemos y avisar inmediatamente a Euskal Prospekzioa o a la Sociedad Aranzadi o Gogora para comunicar el hallazgo (si es en el País Vasco), y si se trata de munición, obuses etc a la Ertzaintza o la policía de tu comunidad, pero nada más, no se puede ni se debe hacer nada, más aún cuando podría haber algún material explosivo.

  • Gogora 944032846
  • Euskal Prospekzio Taldea: prospekzio@gmail.com

Continuamos. Hemos estado hablando un rato largo con Ubide y se ha ofrecido Joxan a preguntar a gente del pueblo sobre lo que recuerdan de la guerra, más bien “qué recuerdan de lo que sus padres les contaron” de lo que sucedió en Ubidea durante la guerra porque es una pena que toda esta información se vaya perdiendo. La próxima generación ya no recordará nada seguramente y lo habremos perdido para siempre.

Joxan no recuerda dónde recogían y atendían a los heridos que llegaban del frente, ni dónde estaban alojados los oficiales del puesto avanzado de mando de la Columna de Ubidea, y no sabe si alguien lo recordará, pero pienso que quizá el edificio que reunía las mejores condiciones para tal fin podría ser el llamado chalet de Arechaga. Lo va a preguntar también e intentará conseguir más testimonios para cuando concretemos una fecha en Ubidea.

Damos las gracias a Agurtzane y a Joxan por colaborar en esta investigación. Os mantendremos al tanto de todo, por supuesto.

o o O o o 

HastasiempreForges

40- LOS 108 DE UBIDEA (I)

12/02/2018 ¡Comenzamos a recibir información sobre los 108 de Ubidea! 

[Última actualización: 18/02/2018]

<<Según nos informan, ESTOS CADÁVERES DE COMBATIENTES FUERON TRASLADADOS UNO O VARIOS PUNTOS DEL GORBEA O SUS INMEDIACIONES, NO PERMANECIERON EN EL CEMENTERIO DE UBIDE. El testimonio fue transmitido por un niño de Ubidea, según nos cuenta Agurtzane, que ayudó a su padre a llevarlos.>>

En la entrada del anterior,  “Ubidea, 30 de noviembre de 1936” recogimos hace unos días un artículo publicado en el diario “El liberal” a mediados de diciembre del 36, que ha sido la forma de introducir y animar a la población de Ubidea a colaborar en esta investigación. Nos pusimos también en contacto con el Ayuntamiento de Ubidea vía email y hoy hemos recibido el adelanto de una información valiosísima que ha conseguido Agurtzane Bengoa, del Ayuntamiento de Ubidea, de algunos de sus habitantes. Esperamos con entusiasmo que esta colaboración siga incrementándose y podamos, entre todos, recuperar la información perdida acerca de estos combatientes que, casi con total seguridad, constan en su mayoría como “desaparecidos” en los listado porque nunca se encontraron sus cadáveres.

Publicaremos toda la información que consigamos y nos sentiremos satisfechos de que al menos quede recogido el testimonio oral hasta la fecha de hoy, febrero de 2018, sobre aquellos enterramientos (más bien “recogida de cadáveres”) en Ubidea y la esperanza de que quizá, un día, esta colaboración sirva para identificar a algún otro combatiente.

<<Hipótesis de trabajo: Todo parece apuntar a que se trataría de fallecidos durante los primeros días de la ofensiva de Villarreal, fechas precisamente en las que se registran más número de fallecidos y “desaparecidos” durante la ofensiva.>>

ADELANTO DE LA INFORMACIÓN RECIBIDA HOY SOBRE LOS 108 DE UBIDEA

Hoy, 12 de febrero de 2018, acabamos de recibir información del Ayuntamiento de Ubidea acerca del documento mencionado varias veces en este blog sobre 108 combatientes republicanos vascos que, según este documento, estuvieron enterrados (o fueron recogidos) en el cementerio de Ubidea.

Agurtzane Bengoa, del Ayuntamiento de Ubide, se  ha tomado la molestia de indagar sobre este documento en los archivos y preguntar a los pobladores de Ubide, y ha conseguido una información muy interesante que voy a ir recogiendo en esta entrada progresivamente según Agurtzane me vaya aportando más datos. También se irán recogiendo los datos que otras personas quieran aportar, que son de un valor incalculable, ya que al parecer sólo podremos completar esta investigación a través de la información oral que se ha transmitido de padres a hijos en el pueblo.

<<SEGÚN NOS INFORMAN, ESTOS CADÁVERES DE COMBATIENTES FUERON TRASLADADOS UNO O VARIOS PUNTOS DEL GORBEA O SUS INMEDIACIONES, NO PERMANECIERON EN EL CEMENTERIO DE UBIDEA.
El testimonio fue transmitido por un niño de Ubidea, según nos cuenta Agurtzane, que ayudó a su padre a llevarlos.>>

Esta información nos la remitirán del Ayuntamiento de Ubide próximamente por escrito y entonces actualizaremos esta entrada con los datos que de momento sólo nos han trasladado por teléfono y añadiremos más detalles que Agurtzane va a tratar de rescatar del olvido:

PARA ESTA INVESTIGACIÓN

 << SE SOLICITA COLABORACIÓN PARA AVERIGUAR QUÉ SUCEDIÓ CON 108 MILICIANOS enterrados/recogidos EN EL CEMENTERIO DE UBIDEA DURANTE LA GUERRA CIVIL QUE MENCIONA EL DOCUMENTO>>

Será de un gran valor cualquier información relativa a estos enterramientos  en Ubidea durante la Guerra Civil. Mejor dicho, creo que vamos a tener que sustituir “enterramiento”  por “recogida de cadáveres”  ya que es posible que ni siquiera llegaran a ser enterrados allí, en Ubide, según parece, sino que fueron llevados a algún /algunos puntos del Gorbea, como ya hemos informado. Cualquier detalle que se recuerde será de gran valor en esta investigación.

Tras intentar desde hace unos meses averiguar en distintas instituciones algo sobre la información que aportaba un documento encontrado en la “página de pares” , en el Archivo Histórico Nacional/Causa General/Vizaya/Ubidea, y no haber obtenido ninguna respuesta hasta el momento, nos propusimos a investigarlo directamente. Y hoy, por fin, hemos tenido una conversación muy interesante con Agurtzane Bengoa que nos ha abierto un camino a seguir para averiguar qué sucedió con estos 108 combatientes republicanos vascos fallecidos.

Sería de gran valor que los propios habitantes de Ubidea, que son los que con mayor seguridad pueden tener alguna memoria directa de los hechos que ocurrieron en esta localidad durante la Guerra Civil, o bien el recuerdo de la memoria de lo sucedido transmitido de padres a hijos, intentaran recabar información de sus familiares por si alguien recordara algún dato sobre enterramientos o recogida de cadáveres de combatientes en el cementerio o en cualquier otro punto del pueblo durante la Guerra Civil para poder incorporar esta información que se pueda conseguir al registro llamado “Mapa de fosas” dentro del programa de recuperación de restos de combatientes y de la memoria histórica.

**Cualquier información, por insignificante que parezca, puede ser de gran ayuda. Muchas gracias por su colaboración. Pueden ponerse en contacto con nosotros o con Agurtzane, en el Ayuntamiento de Ubidea.**

<<EL DOCUMENTO DE LOS 108 DE UBIDEA ES EL SIGUIENTE>>

los108deUbidea

Archivo Histórico Nacional, FC CAUSA GENERAL 1332, Expediente 58 – 4 ( son 14 imágenes)

Según consta en un documento conservado en el Archivo Histórico Nacional, en Ubidea, entre el 2 de noviembre de 1936 y el 7 de abril de 1937 - según declaró su Alcalde, Timoteo Ajuria, el 6 de febrero de 1941- fueron enterrados en el cementerio de Ubidea “108 cadáveres de milicianos rojo-separatistas”. La clase de heridas que presentaban eran “de fusil”. Fueron muertos “en batalla”. Su defunción no fue inscrita en el Registro Civil. Estos son los datos que se anotan en el documento, firmado por el Alcalde y el Secretario del Ayuntamiento de Ubidea en 1941, Timoteo Ajuria y Víctor Ibargutxi.

SE PRETENDE AVERIGUAR:

  1. Dónde estuvieron enterrados/recogidos exactamente estos combatientes que se mencionan en el documento.
  2. Si posteriormente se realizó alguna exhumación, y en ese caso adónde se transportaron los restos, si al mismo cementerio en nichos numerados (no se tiene constancia de esto, según la información recibida hasta el momento) u otro destino (al Gorbea, nos comenta Agurtzane, que piensa que quizá no llegaran a inhumarse, sino que quizá sólo llegaron al cementerio y de allí los llevaron, según la información recogida, a algún punto o puntos del monte Gorbea próximos a Ubidea).
  3. Si tal como nos informan, los cadáveres de los combatientes fueron llevados al Gorbea y no llegaron a inhumarse en el cementerio debido a  su reducido tamaño, qué zona, próxima a Ubidea, podría haber sido (si solo fue un lugar, o cuáles si fueron varios sitios a los que se fueron llevando). En principio, no sería una zona demasiado alejada de Ubidea, quizá alguna especie de sima o barranco próximo a Ubidea, fuera de la zona donde se estaba combatiendo, lógicamente. Esperamos recibir información más precisa de ello o alguna pista que nos haga reducir esta zona de búsqueda.

Si esta información sobre el traslado de cadáveres de combatientes de la Guerra Civil a las faldas del Gorbea es tal como nos la han contado, la zona donde podrían haber sido trasladados supongo que podría ser aproximadamente esta zona amplia marcada en azul, no más al sur de este cuadrante ni hacia el este, porque eran zonas donde se estaba combatiendo, y tampoco creo que los llevaran muy lejos del pueblo ni subieran demasiado hacia la cumbre del monte Gorbea, así que quizá estén más cerca de Ubidea de lo que en principio pudiera parecer, cerca del camino marcado en verde o en otro de los muchos que hay.

¿PODRÍA TRATARSE DE ESTA ZONA donde fueron trasladados y haberse seguido este camino marcado en verde? Es posible que pronto sepamos algo más. Lo que se averigüe, lo publicaremos en esta misma entrada.

zonaabuscar

EN EL “MAPA DE FOSAS” (que de todas formas no está actualizado desde 2005, creo), Ubidea no aparece señalado como posible lugar de enterramiento de milicianos en fosa común, ni hay anotación ninguna sobre sobre la sospecha de que pudiera existir o haya existido una fosa común, que en este caso sería de enterramientos por parte de las propias tropas republicanas- de fallecidos en la ofensiva de Villarreal la mayoría seguramente-, y no de fusilamientos de las tropas nacionales, en principio. Los colores de las banderolas del mapa de fosas indican las distintas situaciones: no intervenida, desaparecida, trasladada al Valle de los caídos, exhumada total o parcial, o varias fosas en la misma localidad. Pero en Ubidea no hay ninguna de estas banderolas. Sin embargo, este documento demuestra que sí hubo enterramientos de combatientes republicanos entre el 2 de noviembre de 1936 y el 7 de abril de 1937 (es decir, hasta el comienzo de la ofensiva de Vizcaya por Mola, en concreto el 7 de abril, fecha en que Ubidea fue ocupada por las “tropas nacionales”). Si esta afirmación no respondía a la realidad, esa es ya otra cuestión, pero habrá que averiguar qué de cierto había en ella, que de momento, podría estar relacionado con lo que nos cuentan del traslado de cadáveres durante la Guerra  Civil a distintos puntos del Gorbea desde Ubidea. Cuando tengamos una información más detallada la incorporaremos a esta entrada.

LOS ENTERRAMIENTOS NO REGISTRADOS DE COMBATIENTES REPUBLICANOS

El motivo de que estos milicianos fueran enterrados en fosa común por las propias tropas republicanas fue seguramente el gran número de bajas que hubo en momentos puntuales (como sucedió en los primeros días de la ofensiva de Villarreal, por ejemplo) y la falta de medios para gestionar el traslado de cadáveres de manera adecuada.

Este hecho, unido posiblemente a la realidad política del intento de ocultación del número real de bajas que estaba habiendo  (para no desmoralizar a los combatientes y a la población, a la que se estaba enviando mensajes en prensa de que todo iba bien, que se obtenía una victoria tras otra y se ocultaba el número real de bajas)  es posible que fuera la causa de que muchos de estos milicianos ni siquiera pudieran ser identificados o enterrados convenientemente en su momento, como así lo declaran muchos combatientes después de décadas.

Así, en no pocas ocasiones, por necesidad, los combatientes enterraban a sus propios compañeros, por órdenes de sus superiores o por decisión propia, en el mismo campo de batalla, en trincheras o en fosas próximas a los pueblos cercanos, sin que se redactara ningún documento oficial sobre ello, pesando esto durante años sobre la conciencia de aquellos que habían participado en la inhumación que consideraban “poco cristiana” e indigna quizá, pero que no tuvieron más remedio que realizar dadas las circunstancias. Sólo al cabo de muchos años, décadas, algunos combatientes han confirmado, con pesar, que esto sucedía con bastante frecuencia.

Hoy, todo eso ya no importa, podemos comprenderlo, nadie les va a reprochar nada ni les van a juzgar, por supuesto; lo que intentamos es recuperar lo que en su momento no se hizo o no se pudo hacer bien, simplemente. Bastante tenemos ya con las fosas de fusilados por el “bando nacional”, donde se están encontrando muchos “desaparecidos”, pero es evidente que también existe este tipo de enterramientos precipitados, sin registrar, de los combatientes propios, como creo que pudo ser el caso de “los 108 de Ubidea”, que en principio <<todo indica que se trataría de fallecidos durante la ofensiva de Villarreal, posiblemente durante los primeros días>>.

Si es posible, sería de un gran valor la colaboración de los paisanos de Ubidea, que pueden guardar algún recuerdo de esto y que conocen la zona mejor que nadie, y especialmente también la del párroco de la Iglesia de Ubidea, que es la persona que seguramente tiene un mayor conocimiento sobre los documentos que la parroquia pudo redactar durante la Guerra Civil, bien sobre inhumaciones en el Campo Santo del cementerio de Ubidea o fuera de él, sacramentos impartidos a milicianos en sus últimos momentos de vida, etc. cualquier dato que haya quedado registrado y que nos pueda ayudar en esta investigación.

LLAMAMIENTO A LOS NATURALES DE UBIDEA

Si alguna persona tiene algún recuerdo o información sobre estos hechos, aunque sea oral, narrada por sus familiares, cualquier detalle por pequeño que sea, puede dirigirse bien a nuestra dirección de correo  batallonrosaluxemburgo@outlook.com para poder publicarlo inmediatamente, o bien a cualquiera de estas instituciones mencionadas, Gogora -del Gobierno Vasco- o la Sociedad de Ciencias Aranzadi (o a todas las instituciones o asociaciones que considere oportuno, cuantos más tengan conocimiento de ello, mejor) para que tengan en cuenta su testimonio y quede constancia de él, de cara a reunir alguna información sobre estas inhumaciones en Ubidea durante la Guerra Civil acerca de las cuales, al parecer, no hay ninguna información más excepto el documento citado (que es de una gran validez puesto que está firmado por el Alcalde y el Secretario del Ayuntamiento de Ubidea en 1941).

<< También pueden aportar su información directamente, si lo desean en el Ayuntamiento de Ubidea, a Agurtzane Abengoa, que amablemente se ha dispuesto a colaborar con esta investigación, lo que le agradezco y agradecemos infinitamente. >>

Muchísimas gracias a los que están colaborando ya y a los que se sumen a este proyecto para averiguar qué  sucedio  con los “108 de Ubidea” o cualquier información que tengan, en general, sobre enterramientos de combatientes de la Guerra Civil en Ubidea.

batallonrosaluxemburgo@outlook.com

 o o O o o 

NOTA AÑADIDA EL 13/02/2018

<< EL LIBRO DE DIFUNTOS DEL CEMENTERIO DE UBIDEA 1989-1958 >>

Tras visitar hoy el Archivo Histórico Eclesiástico de Vizcaya y consultar el libro de difuntos de la parroquia de San Juan Bautista de Ubidea, he comprobado que no consta ninguna mención a combatientes republicanos en el cementerio de Ubidea.

Por si alguien tiene curiosidad, comparto con vosotros algunas notas que he tomado:

Entre 1936 y  julio de 1937 se producen muy pocas inhumaciones en el cementerio de Ubidea; lógico si tenemos en cuenta que era una población situada en el frente y por ello había sido dada la orden de evacuación, con lo cual muchos de sus pobladores habrían abandonado el pueblo, aunque es evidente que no todos, ya que se produjeron algunas inhumaciones, como por ejemplo en las fechas de la ofensiva de Villarreal sólo hubo cuatro inhumaciones de personas mayores y fueron por causas naturales, por motivo de enfermedad:

  • 30/10/1936, una mujer fallecida a causa del cáncer.
  • 22/11/1936 una mujer fallecida por insuficiencia cardíaca.
  • 01/12/1936 un hombre por angina de pecho.
  • 5/01/1937 una mujer de 82 años por bronconeumonía, a la que le fueron suministrados los sacramentos por el capellán del Batallón Aristimuño, Pedro María Narbaiza. No se le hizo oficio [ es decir, no se hizo funeral] por hallarse ambas Iglesias militarmente ocupadas con motivo de la Guerra Civil.

A partir de verano de 1937 hay más inscripciones de defunción, tanto de adultos como de niños, con lo cual vemos que el pueblo vuelve a estar ocupado. Por  cierto, hay uno que me resultó muy curiosa la causa de la muerte anotada: falleció “por falta de vitalidad”.

Entre los difuntos anotados entre 1936-1938 hay varios requetés (como, efectivamente, me comentó A. Bengoa), jóvenes naturales de Ubidea, del Tercio Nuestra Señora de Begoña y del Tercio de Nuestra Señora de la Blanca, que han fallecido en:

  • Un joven de 25 años, natural de Ochandiano, fallecido en el Alto de Santo Domingo, Artxanda, Bilbao el 18 de junio de 1937.
  • Un joven de 28 años, natural de Ubidea, en el frente de Mercadillo, en Sopuerta el 5 de julio de 1937.
  • Dos jóvenes de 17 y 18 años naturales de Ubidea, fallecidos en el frente de Teruel en mayo y junio de 1938.

o o O o o

NOTA AÑADIDA EL 14/02/2018 

<<UN ALEMÁN ENTERRADO EN UBIDEA: FRIEDRICH KLAUSING VOLKER>>

Un tal Friedrich Klausing Volker, es enterrado en el cementerio de Ubidea el 26/01/1949. Era hijo de Karl y Rosa. Tenía 32 años y era natural de Trier, Rhenania (Alemania). Estaba casado con Ria Klausing, domiciliada en Munchen, provincia de Bavira (Alemania). Falleció a las 23:00 del 26/01/1949 “por accidente de trabajo” y “no se le suministraron sacramentos porque no dio tiempo a ello”.

He buscado un poco en internet pero no encontraba nada, así que le he preguntado a Agurtzane Bengoa, del Ayuntamiento de Ubide, y me dice sobre esto lo siguiente:

“Por esas fechas estaban haciendo las obras de la canalización que une los pantanos de Ullibarri-Ganboa y Undurraga. Hay una tubería por debajo de tierra que une estos dos pantanos y lleva agua para Bizkaia. Fallecería en las obras y seguramente sería un ingeniero, había bastantes por Ubide en aquellos años. Algunos se casaron y quedaron en Euskal Herria, otros se casaron y se fueron con sus mujeres a Alemania de vuelta.”

o o O o o

NOTA AÑADIDA EL 18/02/2018

<<El testimonio del traslado de cadáveres al Gorbea durante la guerra, fue transmitido por un niño de Ubide, según nos cuenta Agurtzane, que ayudó a su padre a llevarlos. Ampliaremos esta información con más detalles durante esta semana en Los 108 de Ubidea (II)>>

o o O o o

39- Ubidea, 30 de noviembre de 1936

Ubidea

FRENTE Y RETAGUARDIA

*Transcripción del artículo publicado en Euzkadi Roja el 13 de diciembre de 1936.*

<< Visiones del Frente

DESFILE DE SOMBRAS

Como recuerdo personal y testimonio de agradecimiento a quien me proporcionó la ocasión de colaborar en el éxito de la primera gran batalla del Ejército popular de Euzkadi.

Los llanos campos alaveses fueron inquietados en la noche por el limpio y vibrante sonar de la corneta militar. Entre la humildad de las casas del pueblo, saturadas de frío y humedad, miles de hombres comenzaron a surgir silenciosamente de las tinieblas, confundiéndose con otras sombras: con carros de asalto, con camiones, con cañones, con bestias de carga… Bajo el débil reflejo de la luna invernal envuelta en brumas, en el conjunto gris de todas las cosas, los cascos de acero y las armas brillaban sombriamente.

Lentamente púsose en marcha la columna de sombras, confundiéndose en la noche: el barro de la carretera semi-inundada acallaba, alejándolo, el pesado andar de las mismas… Los vítores, los aplausos, las calles preñadas de multitudes enardecidas, de color y de luz, habían quedado en la retaguardia lejana llena de egoísmo y de incomprensión. Las sombras, los hombres, los camaradas, marchaban hacia la línea de fuego; con el alba, el último grupo de un esperanzado desfile que había durado horas.

Por los redondos ventanales de la pequeña capilla convertida en Depósito Militar de Intendencia penetraban ya las primeras claridades del día. La rebajada luz de un candil de  carburo permitía distinguir en la penumbra, sobre la embarrada tarima, un deforme amontonamiento de hombres y cosas. Adosados a las blancas paredes de la capilla, bajo las breves alas del crucero, los sencillos altares de madera tallada eran también siluetas sombrías, destacándose en ellos las imágenes como  cosas, como unas sombras más. Bajo la luz del candil de carburo, el sueño, el cansancio, eran más fuertes que el frío, que la espera del nuevo día…

Terminó la angustiosa espera: transcurrida la tarde, improvisadas centralitas telefónicas fueron avisando a todo Euzkadi el triste envío que hacía el frente aquel día a la civilización y al sentimiento humano. Sobre los campos, algunos cientos de hombres regresaban tendidos sobre grises camillas de aluminio y lona; su xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx [ cinco líneas censuradas ] el precio de diez kilómetros de terreno reconquistado, el valor de cuatro o cinco pueblos arrancados a la intolerancia, al egoísmo y a la barbarie.

La noche ocultó piadosamente la trágica y ensangrentada caravana. Tras ella fueron llegando pequeños grupos de hombres, mezclados con carros de asalto, con cañones, con bestias de carga… El barro acallaba su cansino andar; la noche lluviosa y fría hacía de ellos menos que sombras. La victoria, los vítores, los aplausos xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx [ una línea censurada ].

He tenido unas horas de permiso; llegué cuando mi hijo, desposeído de todo, agradecido a todo, se acogía al sueño. Las últimas claridades iban llenando de tinieblas la habitación desnuda totalmente de muebles y adornos. Su pequeña cabeza escondíase en la albura de la almohada, arrebujado en una manta que apenas podía prestarle calor alguno. Ningún ruido se atrevía a turbar su sueño de sosiego y paz. En pie, junto a la prestada cama, mi vista se perdió en la obscuridad hecha, y en ella continuó viendo el callado desfilar de miles de sombras grises que se perdían en el llano escenario de los campos alaveses, haciendo brillar opacamente sus cascos y sus armas, bajo el débil reflejo de la luna llena, de invierno, envuelta en brumas…

Ubidea, 30 noviembre 1936 >>

##########################################################

Recorte del artículo en el Euzkadi Roja del 13 de diciembre de 1936

desfiledesombras

ocaso

En memoria de los fallecidos durante la ofensiva de Villarreal, muchos de los  cuales siguen aún pendientes de ser hallados bajo el pantano, inhumados en trincheras, en fosas comunes o cementerios de la zona de la ofensiva. batallonrosaluxemburgo.wordpress.com

o o O o o 

NOTA AÑADIDA el 02/02/2018:

En Ubidea, el 30 de noviembre de 1936, antes de amanecer, estaban concentrados, listos para salir al frente, esperando órdenes superiores, más de seis mil hombres de batallones de las J.S.U, P.C.E, P.N.V y U.G.T.

Allí estuvo el puesto de mando y un hospitalillo de campaña (ubicado en alguna de sus casas) durante la ofensiva de Villarreal, donde llegaban los heridos y fallecidos que habían podido recogerse de la zona de la ofensiva durante un mes y, tal como aseguraba su entonces Alcalde, Timoteo Ajuria, fueron enterrados en el cementerio 108 combatientes del Ejército Republicano del País Vasco/ Eusko Guadarostea, desde noviembre del 36 al 7 de abril de 1937 en que Ubidea fue tomada por las tropas de Mola.

cabecera108deubideaLos mayores del lugar seguramente recordarán algo de todo esto y lo habrán transmitido a sus descendientes (la famosas “batallitas de la guerra” que nadie escuchábamos nunca y de lo que ahora tanto nos lamentamos). Si algún natural de  Ubidea deseara aportar  información sobre lo ocurrido en Ubidea durante la guerra – y en especial sobre estos enterramientos-, su colaboración sería de un gran valor y quedaría recogida en este blog si así lo desea, para poder compartirlo con quien tenga interés en la actualidad y en el futuro. Pueden comentar en “Escribir un comentario” o enviando un email a batallonrosaluxemburgo@outlook.com

Muchas gracias por compartir.

o o O o o

 

 

 

38- Ricardo Otero Rodríguez, miliciano del Rosa Luxemburgo.

FRENTE Y RETAGUARDIA

Ricardo Otero Rodriguez

En el periódico “Euzkadi Roja” del 11 de diciembre de 1936, he encontrado una nota acerca de un miliciano que aparece en las nóminas del Rosa Luxemburgo y que sin embargo se indica en esta publicación como perteneciente al Perezagua, lo cual supongo que se trata de un error, a no ser que aparezca también en las nóminas del Perezagua la segunda quincena de noviembre o primera de diciembre, cosa que aún no he comprobado. Aunque no era muy común, si he visto anotaciones en nóminas de algún miliciano que se ha pasado a otro batallón.

Echaré un vistazo a esas nóminas y si está en ellas también lo anotaré en esta entrada. O si alguien lo ve en la nómina del Perezagua de la segunda quincena de noviembre o pri mera de diciembre, lo puede compartir enviándonos un email o en comentarios del blog, en esta misma entrada, indicando la quincena y el número de miniatura a ser posible. Gracias. También sería interesante si algún familiar de Ricardo Otero nos pudiera confirmar o corregir estos datos, tanto de las nóminas como de la noticia aparecida en el Euzkadi Roja.

En cualquier caso, los datos que tengo sobre Ricardo Otero Rodriguez son:

  • En las nóminas del Cuartel de Capuchinos está en la 1ª quincena de octubre del 36 en “Personal del cuartel” con el número de chapa 22.077.
  • En nóminas del RL, sale la primera quincena de noviembre de 1936, de “diferencias de soldada”, en la segunda compañía como Cabo.
  • En los listados del G.V pone “muerto en el frente” sin especificar lugar, el 4 diciembre del 36 en Zornotza (Amorebieta)- supongo que en el hospital al que fue llevado,  porque el Rosa estaba en la zona de la ofensiva de Villarreal en esa fecha, no en Amorebieta.
  • En prensa, Euskadi Roja del 11 de diciembre de 1936 dice que ha muerto estando en el batallón Perezagua, en el sector de Ubidea-Ochandiano. Dice que era de la marina mercante, que estando en Cardiff se enteró de la guerra y vino a  Bilbao para enrolarse en las milicias.

Ricardo Otero Rodriguez-capuchinos octubre36-min62

239

Transcripción de la noticia en Euskadi Roja del 11 de diciembre de 1936: 

<<¡Ricardo Otero ha muerto!

¡Ricardo Otero! He aquí a otro heroico y abnegado camarada de nuestro Partido Comunista, que ha caído luchando en el frente de Ubidea, como miliciano del heroico batallón “Perezagua”.

Al perder a este camarada pierde nuestro Partido a uno de sus mejores militantes y los marinos mercantes a uno de sus mejores organizadores, que, como comunista, sabía ponerse en todo momento a la cabeza de las luchas que contra la patronal fue preciso librar.

Desde muy joven, tuvo que lanzarse al mar para ganar la vida. Contaba  solo 16 años, y a pesar de su juventud comprendió pronto dónde estaba su organización, ingresando a esa edad en al Internacional de Marinos y Obreros Portuarios, de la que desde el 1924 era uno de los mejores organizadores, lo que le costó ser cuatro veces despedido.

Este querido e inolvidable camarada, tan apreciado por sus compañeros de barco, había mostrado cuando la huelga de marinos última, que sorprendió a su barco-el “Armuru”- en Cardiff, el Comité de barco que él supo organizar fue nombrado por el Comité Central de Alianza Marítima dirigente y organizador de la huelga en toda Inglaterra.

A este camarada, forjado en nuestro Partido, como a sus compañeros de trabajo, les sorprendió el movimiento en Cardiff de donde, salvando todos los obstáculos, se trasladaron a España. Una vez en Bilbao, se presentó a nuestro Partido, exigiendo un puesto en la lucha. A tal efecto ingresó en el batallón “Perezagua”, en donde, luchando con heroísmo y decisión en las brillantes operaciones que éste tuvo en el sector de Ubidea-Ochandiano, encontró la muerte. ¡Así son nuestros militantes!.

¡Camaradas marinos que conocíais a Ricardo Otero! Que su ejemplo sea imitado por vosotros; que el hueco que él deja en nuestro Partido sea llenado por decenas de nuevos militantes. He ahí el mejor homenaje a los caídos en la lucha contra la bestia fascista.>>

RICARDO OTERO-EUSKADIROJA11DIC36

Seguiremos incluyendo noticias sobre milicianos del Rosa  Luxemburgo encontradas en la prensa de la época.

o o O o o 

37 – Decíamos ayer… sobre el cambio de hora decretado por Franco.

FRENTE Y RETAGUARDIA

Hablábamos ayer en una reunión, entre otras cosas, sobre el tema del cambio de hora establecido por Franco para adecuarse al horario alemán.

Sobre el cambio de hora hemos escuchado repetidas veces que es algo que hizo Franco para tener el mismo horario que Alemania. Esta explicación es correcta, y también se hizo en otros países europeos, pero se queda algo corta porque, para hablar con propiedad, lo del cambio de hora no fue sólo cosa del dictador, como bien explica Almudena Nogués en El Diario del Sur en el artículo “Diez curiosidades sobre el cambio de hora que te sorprenderán” publicado el  26/03/2017 en el diario digital Diario Sur acerca de la historia del cambio de hora, en el mundo en general y en España en concreto.

Comenta Almudena que el primero en proponer – aunque sin éxito- el cambio de hora como método para ahorrar energía (motivo por el que se adoptó en España desde 1974) fue Benjamín Franklin (que no fue presidente de Estados Unidos pero sí considerado uno de los “padres fundadores de los Estados Unidos”) o que en España antes de la Guerra Civil ya hubo cambios de hora estacionales, desde 1918, pero llevados a cabo de manera irregular y discontinua. El artículo de Almudena Nogués es muy interesante.

Se menciona en el artículo con respeto a España, entre otras cosas, algo muy curioso que yo al menos no sabía, y es que hasta el siglo XX España se regía por el horario del sol tan literalmente que más o menos cada provincia tenía un horario diferente.

*** EL CAMBIO DE HORA EN ESPAÑA Y EN EUSKADI DURANTE LA GUERRA CIVIL***

Lo que no menciona este artículo es algo que leí hace unos meses en el periódico El Liberal, del 23 de mayo de 1937, estando en el ecuador de la “ofensiva de Vizcaya” llevada a cabo por el General Mola. La Generalitat de Cataluña estaba en conversaciones por aquellas fechas con el Gobierno Republicano sobre la conveniencia de acordar un cambio de hora, el mismo para todos, en todo el territorio español, pero antes de que se llegara a ningún acuerdo común, el Lehendakari Aguirre actuó por su cuenta y estableció el cambio de hora en el País Vasco en esa fecha adelantándose por tanto casi un año al resto del territorio español republicano.

En cualquier caso, este adelanto sólo tendría efectos poco más de un mes porque Bilbao caería ante las tropas nacionales a mediados de junio tras una “retirada táctica hacia Santander” del Ejército Vasco, como así decidió llamarlo el Estado Mayor del Ejército de Euskadi reunido en el Hotel Carlton de Bilbao.

El despropósito fue mayor si tenemos en cuenta que para ello, como mínimo, debería haberse coordinado esta decisión con el resto de los territorios republicanos del norte,  cuyos ejércitos, asturiano, santanderino y vasco – que conformaban el Ejército Republicano del Norte- supuestamente debían actuar de manera coordinada y en ese momento lo que menos necesitaban era el añadido de esta diferencia de horarios que pudiera dar lugar a confusiones en las órdenes de combate o comunicaciones militares que seguramente se produjeron debido a esta decisión unilateral.

La noticia se anunciaba de esta manera el El Liberal del 23 de mayo de 1937 y dejaba entrever el descontento entre los combatientes de las milicias republicanas vascas  y sectores de opinión afines a estas (sobre todo a partir del desastre de la ofensiva de Villarreal) – y censurada en prensa, por supuesto, por el Gobierno Vasco- acerca de las decisiones tomadas por el Consejero de defensa y Lehendakari, José Antonio Aguirre, o el Gobierno Vasco, en general, discrepancias que sólo a través de metáforas o irónicos comentarios teñidos de un cinismo solapado podían deslizarse en las editoriales de los periódicos vascos burlando de esta manera la censura.

Lo transcribo aquí:

EL ADELANTO DE LA HORA. El Liberal. 23/05/1937.

<< La Generalitat de Cataluña ha consultado con el Gobierno de Valencia acerca de la conveniencia del adelanto de la hora en el reloj oficial. El País Vasco fue más expeditivo: sin consultar con nadie la estableció. Sin embargo, debió ponerse de acuerdo con Santander y Gijón, provincias con la que Euzkadi forma un islote dentro del mapa español y con las que debe ir “sintonizado” para los efectos oficiales y cuestiones de guerra. Un viajero de Santander tarda una hora más que antes en llegar a Bilbao, por mucho que apriete el acelerador, si hace el viaje en automóvil. Pero no es este sólo el inconveniente. Sino que, además, si su intención era llegar a esta villa “alrededor” de la hora de comer, se encuentra con que ya le han comido todos los manjares por culpa de esa hora intrusa, hora polizón. Pero, al cabo, estos son inconvenientes de poca monta. Puede producir otros en lo que afecta a las comunicaciones oficiales, documentos judiciales y en otros aspectos de la vida de las tres provincias. Cuando menos, puede dar lugar a confusiones y enredos. Por lo demás, el adelanto de la hora tiene sus ventajas, no siendo la menos importante la economía de luz artificial que nos ofrece. Su mayor inconveniente es que nos hace interminable el día. Ya por la estación del año es de por sí bastante holgado; por la estación y por las circunstancias, que el deseo de que pasen pronto los días malos los hace más largos. Es condición humana y también castigo de los mortales desear constantemente que pase el tiempo, sin darse cuenta de que con este deseo pedimos vejez y muerte, que es adonde conducen las prisas; pero la ilusión de que el futuro ha de ser mejor que el presente, vana ilusión que la realidad se encarga de desvanecer, nos hace anhelar que corran, que vuelen las horas, aunque sabemos de cierto que en su marcha nos arrastra a la sepultura. Pensando en esto debemos estar agradecidos a esta hora intrusa, ficticia, esta hora que hemos arrebatado a la noche para colarla en el día porque ella, mal que nos pese, nos hace vivir más despacio, nos alarga la vida, esta vida que ahora tiene tan pocos encantos. W.>>

ADELANTO DE LA HORA EN EUSKADI- 23 MAYO 1937

o o O o o

36- Ambrosio Juárez Marcos. Suboficial del Batallón Rosa Luxemburgo.

En memoria de Ambrosio Juárez Marcos, suboficial del batallón Rosa Luxemburgo.

AmbrosioJuarezMarcos

CUERPO DE CARABINEROS DE LA REPÚBLICA. BERMEO. 
SUBOFICIAL DEL BATALLÓN ROSA LUXEMBURGO.

EN MEMORIA DE  AMBROSIO JUÁREZ MARCOS, fusilado el 28/05/1938 en Santander.

Redactado en colaboración con Mirene Juárez, nieta de Ambrosio Juárez Marcos, el 17/01/2018.

Suboficial Ambrosio Juarez Marcos.pdf

Mi abuelo Ambrosio Juárez Marcos

nació el 8 de diciembre de 1899 en Aldeacentenera (Cáceres). Estaba casado con Florentina y tuvo dos hijos: José (mi padre, que falleció a los 47 años cuando yo tenía 11) y Mari Carmen (mi tía, que falleció este pasado mes de agosto de 2017).

Era campesino, pero al fallecer toda su familia a consecuencia de la gripe española, se enroló en el ejército.

Luchó en la guerra de África, del Rif, en el frente de Melilla, de donde vino con un sentimiento anti monárquico al ver las injusticias y la brutalidad de aquella guerra.  Allí, en 1922 obtuvo una “ Medalla militar de Marruecos”. Posteriormente pasa a la reserva y optó a carabinero.

medallamilitarAmbrosio

Le destinaron a Lesaka (Navarra), donde nacieron sus 2 hijos, José y María Carmen.  En Lesaka vivieron 7 años y estando en el puesto de Etxalar (Navarra) eligió como destino Bermeo porque supo que allí había instituto público y su obsesión era que sus hijos pudieran estudiar. Allí, en Bermeo, se instaló con la idea de que fuera un destino definitivo. Había ascendido a cabo de carabineros y era ordenanza del teniente, trabajando en el control de entrada y salida de mercancías del puerto de Bermeo, trabajo que se realizaba en aquel entonces a caballo. De ideología republicana, un gran convencido, creía en las libertades y en la democracia, con ideología de izquierdas, pues debía frecuentar la sede de Izquierda Republicana. Estaba convencido de que el futuro de la sociedad estaba en la educación y apostaba por la enseñanza pública. Estos datos los he rescatado yo, su única nieta, al encontrar estas notas en minúsculos trozos de papel que mi abuelo Ambrosio pasaba desde la cárcel para su mujer Florentina, mi abuela, que durante toda la vida conservó estos recuerdos de su marido guardados junto a su corazón en una bolsita de tela que llevaba atada al sujetador.

Mi abuelo siempre pensó, hasta el último momento, que la República vencería o triunfaría. 

juramentocarabineros

EN EL BATALLÓN ROSA LUXEMBURGO

Durante la Guerra Civil Española, luchó en las filas del batallón Rosa de Luxemburgo en el Ejército Republicano del País Vasco, desde el frente de Markina, el monte Oiz, Peña Lemona etc. hasta la caída de Santander. Durante la contienda fue Suboficial de la Compañía de Ametralladoras, Plana Mayor.

En Santander, tras la rendición del Ejército Vasco, se presentó a las autoridades junto al resto de milicianos que quedaron allí. En la clasificación de prisioneros pudo haber tenido mejor suerte, pero se incorporó a su caso la denuncia de otro carabinero posiblemente por rencor al haber sido mi abuelo ascendido en su momento, antes de la guerra, a un puesto del que le desplazaron a él. El caso es que le llegaron a hacer Consejo de Guerra y la sentencia fue pena de muerte, siendo fusilado el 28 de mayo de 1938.

Al caer Santander, le recomendaron sus amigos y otros carabineros afines al Gobierno de la República que saliera a Francia y podía haberlo hecho. Le ponían los medios para salir del país en barco, pero estaba demasiado confiado en el triunfo de la República y convencido que no había hecho mal a nadie se quedó en Santander. Creyó que debía permanecer aquí y se equivocó. 

Mi abuela Florentina, a la que mi abuelo llamaba Flor, pidió clemencia para que le ayudaran mediante un informe favorable de cara al juicio (consejo de guerra) al alcalde de Bermeo, falangista, mediante el teniente-alcalde, señor Hilario Ibarlucea y éste se lo denegó. Mi abuela le rogó, de rodillas, se lo pidió llorando… y no le redactó la carta positiva, sino que hizo todo lo contrario. Sin embargo, el cura, Don Ginés, le dio una carta de buena conducta, lo que mi abuela agradeció en cuerpo y alma. Dicen que la carta del alcalde hubiera sido suficiente para evitar la pena de muerte. Mi abuela murió con un odio terrible hacia esa persona, viviendo en el mismo pueblo, porque no le ayudó a salvar a su marido. Fue condenado a pena de muerte en “Consejo de guerra sumarísimo de urgencia contra José Sanchez Izuel y veinte más” celebrado en Santander, por el delito de “Rebelión Militar de los art. 237 y 238 del Código de Justicia Militar con las agravantes de trascendencia”, el 30 de diciembre de 1937. De los veinte acusados de ese Consejo Sumarísimo, cinco fueron condenados a muerte. Tras varios meses en prisión esperando su fusilamiento, le fusilaron en la cárcel Provincial de Santander el 28 de mayo de 1938 junto con Enrique Expósito Vega, Felipe Angulo Contreras, Pablo Montes Montes, Juan Guillen Goya, Leocadio Cianca Arroyo y Matilde Zapata Borrego.

Las últimas palabras de Ambrosio fueron “ ¡Viva la República!” varias veces. Lo fusilaron y le metieron la bayoneta por la boca una vez muerto, rematándolo. Durante un largo invierno y primavera él sabe que lo van a matar. La madrugada anterior al fusilamiento les hacen entrar en capilla, pero mi abuelo se niega. Está identificado en el cementerio de Ciriego (Santander), en una fosa común en la que hay 827 cuerpos y se cree que hay muchos más, aunque es prácticamente imposible identificarlos por el ADN.

Mi abuela y sus dos hijos, de 10 y de 7 años, se encontraron en plena guerra sin nada, en la calle. Les habían requisado todos los enseres de la casa al salir evacuados y a su regreso se encontraron con la casa totalmente desvalijada, quedando sin techo. Un día, vieron en los almacenes del pueblo sus muebles puestos a la venta, pero no pudieron recuperar absolutamente nada, excepto una máquina de coser SINGER, que la conservo aún, pues mi padre con 10 años se sabía el número de serie de memoria.

joseymaricarmen-juarez

FOTOGRAFÍAS DE AMBROSIO JUÁREZ

Estas son algunas fotografías que conservo de mi abuelo Ambrosio Juárez.

Ambrosioyamigo-Bermeo

Con un amigo en Bermeo. Mi abuelo Ambrosio es el que lleva la chaqueta quitada al hombro.

En la siguiente fotografía, está con mi abuela en Lesaka en su primer destino. El bebé es mi padre, José, y la otra chica es la sobrina de mi abuelo, Elena, a la que acogieron en su casa tras quedar de niña sin familia a consecuencia de la gripe española. Mi abuelo, Ambrosio, también quedó sin padres, antes de los 18 años por el mismo motivo y la madre de mi abuela también falleció por la gripe. A Elena, que aparece en la foto, la llevaron a vivir con ellos a Lesaka.

AmbrosioFLorentinaElenayJose

AmbrosioJuarezMarcos

Mi abuelo  con el uniforme de Carabinero de la República. En la siguiente fotografía, con el uniforme de las milicias, el buzo, en Bermeo.

ambrosiobuzobermeo

CARTAS Y DOCUMENTOS

Sobre mi abuelo Ambrosio durante la guerra no tengo muchas fotografías, pero sí algunos documentos que he conseguido sobre la causa que se instruyó contra él, el Consejo de Guerra y los datos de su fusilamiento que nos enviaron del Gobierno Vasco el año 2016, así como el Auto de Terminación que se instruyó contra él en 1962, un documento muy curioso que da por finalizado definitivamente el sumario veinticinco años después de haber sido fusilado. También tengo aquellas notas que pasaba mi abuelo a mi abuela estando preso en Santander en minúsculos trozos de papel.

Estas son algunas notas que se intercambiaron mi abuelo Ambrosio y mi abuela Flor. Voy a empezar por la última que recibió mi abuela, porque además tiene la fecha escrita. Después de esta carta, mi abuela no supo más de él hasta que le comunicaron “que había fallecido” como veremos más adelante:

ÚLTIMA NOTA DE AMBROSIO A SU ESPOSA. 08/04/1938

Flor, hoy te voy a poner al corriente de las causas de la denuncia. Fue puesta por el cabo Francisco Rodríguez Sánchez, y el Brigada de Mundaca informó mal de mí y el guardia civil Moreno el de Lesaca también mal y Hilarión también informó mal, que soy comunista, y la denuncia es que soy un gran defensor del Gobierno Republicano marxista, así que esas denuncias a mí me honran, porque más vale morir con honra que vivir sin ella. Yo estoy muy conforme con lo que he hecho y así se lo manifesté al juez cuando me tomó declaración. Esto te lo participo para que lo sepas.

Y guarda este papel y si yo tengo la desgracia de caer lo presentas después del Triunfo pues yo creo que no está muy lejano. Yo te ruego que no te avergüences nunca de haber sido mi esposa, ni los niños tienen que avergonzarse, aunque a mí me fusilen, que hoy ocurre que son malos los hombres honrados y todos los rateros están libres, creo que ya me entenderás así que ánimo y nada más y ahora di conmigo, Viva la República y sus mártires. Cárcel Provincial. Celda nº 1 de militares.        8-4-38             Juárez

1

2

NOTAS ANTERIORES DE AMBROSIO DESDE LA CÁRCEL

 NOTA DE AMBROSIO A SU ESPOSA.

Querida esposa: recibí tu carta y leo que estás preparada para marcharte, pero por mí no paséis pena ninguna. El guardia civil es José Moreno, el que estaba en Lesaca y el marido de la novia del difunto Vellariz. O sea que uno se llama Víctor Cardinosa y el otro José Moreno, pero esto tú no tienes que hacer nada, pues tú como si nada supieras. A Juana la decís que Juan ya tiene la pena conmutada. Yo no sé nada, pero tengo una esperanza muy grande que el triunfo es de la República. Tú no hagas más gestiones por verme. Yo estoy bien y lo que hayas de gastar en los viajes, gástalo en pan para los niños.

Tu ahora no tienes que hacer nada más que ser muy prudente, porque de lo contrario tú tendrías que ver com…de los hijos abandonados. Tú como si nada supieras. Me dices que estás animada, pues eso me agrada mucho. Yo valor ya sabes que me sobra, así que tú mucha prudencia y a ver si esto termina y podemos disfrutar de algún placer, pues ya sabes que hay en una vida muchas vidas y el que ríe después ríe dos veces.

¿Darás muchos afectos a Bernarda y todos los demás, con besos para los niños y tu …reir? Con un abrazo de este que mucho te quiere, Juárez.

3

4

NOTA DE AMBROSIO A SU ESPOSA.

Querida esposa: Hoy recibí tu carta y leo que te hallas en esta y que estáis bien, de lo que me alegro mucho. Yo bien por la presente. Flor, también otro compañero me trajo otra nota en la que me dices que habías venido y ha sido tan amable que se ha ofrecido para que te mande esta nota por mediación suya, lo que hago con sumo placer. Flora, tú no te apures por nada, tú estate tranquila que dicen que los que no tienen delitos de sangre están conmutadas las penas, así que yo estaré ya conmutado y si así no fuera, tampoco te debes apurar, porque el triunfo es de la República y esta te amparará. Tú si a mí me ejecutan te presentas cuando esto haya terminado a las autoridades y haces presente tu situación y las causas que lo motivan. Así que ánimo para poder resistir lo que venga y a los niños les haces saber solo que, si tuvieran tan mala suerte que su padre fue fusilado solamente por cumplir con su deber, que yo no he matado ni robado, que es por todo lo dispuesto nada más y solo te pido des muchos afectos para todos y tú recibes un fuerte abrazo de este que mucho te quiso.  Juárez.  Viva la República.

5

6

NOTA DE AMBROSIO A SU ESPOSA

De lo que me dices que si yo he firmado la pena, pues yo no he firmado nada. Tú si puedes verte con Mariano Santiago Diaz, a ver si pueden que mi espera/ pena? Y sin nada más, prudencia. Tú, te repito guardes mucha discreción, Tú no digas nada ca…to Tú haz con humildad. Mira………. que lo han conmutado pues a mí ya tiene que estar resuelto lo que sea. Tú no te apenes. Yo estoy muy tranquilo y ahora una vez que te pongo al corriente más que nunca. Tú no pases necesidad de nada, manda pedir al pueblo lo que te haga falta y mi gusto no es que vayas a la fábrica ni el niño tampoco porque ahora es cuando más aprende, exígele que estudie que si yo salgo ya trabajaré lo que sea necesario si hace falta. Me dices que no son pe…ver pues paciencia, pero desearía saber el día que te dijo a ver si la lavandera me manda la muda que aquí no llegó pues yo estoy arreglado, pero son las dos bermudas, una camiseta y unos calzoncillos y una toalla. Ahora tú no te apures ni me mandes nada, pero a ver qué ha hecho de ellas. Afectos para todos. Hasta que nos veamos. ¿Sí será pronto? Juárez.

7

8

CARTA DEL 30 DE MARZO DE 1938 PARA AMBROSIO, DE SU ESPOSA FLOR Y SU HIJO JOSÉ.

 “Querido esposo: He recibido tu tarjeta a la cual damos contestación nosotros también por la presente gracias a Dios.

Juárez, de lo que me dices que has tenido carta de tu hermana, pues me alegro mucho que tengas noticias, ya que no nos puedes ver, confórmate con tener noticias nuestras. Me supongo que habrás recibido con el certificado del pueblo que no me dices que lo has recibido. Pues de lo que me dices de [que] los niños sean buenos y que vayan al colegio, pues van todos los días sin perder uno y son muy buenos. Pepe ya sabes que es muy dócil y la niña es más revoltosa, pero ya llegará el día que reconozca lo mala que es ahora que aún no sabe ni la A. No tiene más vicio ni más que jugar a las tabas. El Eme todas las semanas escribe y siempre deseando de saber algo de vosotros pues tiene muchos deseos de ver en qué queda. Cuando me escribas me dirás si tienes visita pues tengo muchas ganas de verte, pues teniendo visita podría ir, pero no sabiendo que no te voy a ver no quiero ir a llevarme mal rato porque es muy triste de estar a la puerta de una cárcel y sabiendo que está dentro lo que más aprecio en este mundo. Pero, en fin, qué le vamos a hacer. Ya llegará el tiempo que nos podamos abrazar, pues por nosotros no te apures, nosotros estamos muy bien. Yo lo que quiero es que tú estés bien pues ahora que llega el buen tiempo, pues aquí empieza la anchoa e iré a la fábrica, y habiendo trabajo no hay que apurarse.

Juárez, de parte de Juana, dice que si ves a Isaac (¿) porque el otro día ha habido tarjeta de él y decía que te había visto. Pues también te digo que los compañeros Portabales (¿) y Moreno están en las Oblatas de Santander después de estar haciendo servicio, así que para todos hay algo.

Se despide tu esposa que mucho te quiere y no te olvida. Florentina Vivas. Con besos de nuestros queridos hijos. Con recuerdos de casa Juana Bernarda y de la paisana. Adiós.

[Ahora escribe su hijo José]

Papá, en la carta de la mamá te escribo cuatro letras para que veas que somos buenos para la mamá. Todos los días vamos a clase y ya lo que sabía antes se me ha olvidado pues ahora ya voy aprendiendo todo lo que se me había olvidado pero la María Carmen aún no conoce ni la A, solo sabe jugar a las tabas, pero yo también, cuando salgo de la escuela, me voy a jugar a chapas y después al comedor. Papá, pues por aquí hace ahora buen tiempo y viene mucha anchoa, y si viene abundancia le pediré permiso al señor maestro para unos días ir a ganar algo para comprarme unas alpargatas, que rompemos mucho y la ganancia es muy poca.”

carta30marzo-1

carta30marzo-2

DOCUMENTOS DE LA CAUSA CONTRA AMBROSIO JUÁREZ

Hemos intentado encontrar más datos sobre mi abuelo y estos son algunos documentos que hemos conseguido. Tras leer toda la documentación, hemos conocido que, tal como aseguraba mi abuelo en las notas que escribía a su esposa, había sido denunciado por otro compañero del cuerpo de carabineros, adicto al régimen.

Mi abuelo intentó salvar su vida declarando que se incorporó a las milicias “obedeciendo órdenes superiores”, pero cuando recabaron información sobre él su declaración no se sostuvo porque los informadores declararon que era un comunista convencido y que animaba a otros compañeros del cuerpo para alistarse en las milicias.

A finales de septiembre y primeros de octubre de 1937 se envían varios informes sobre mi abuelo para su clasificación como prisionero tras la caída de Santander. Tras la rendición de los batallones vascos, mi abuelo se había presentado a las autoridades a finales de agosto, cuando entraron las tropas franquistas, como hicieron todos lo que allí quedaron sin salida ni escapatoria posible.

En estos informes, uno de un compañero carabinero de Bermeo, otro informe de Lesaka, Navarra, otro de la Alcaldía de Bermeo, de Hilario Ibarlucea (Hilarión, en sus notas) teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Bermeo a quien mi abuela rogó sin resultado su ayuda, se tachaba a mi abuelo Ambrosio de todo tipo de fechorías, como era lo habitual en estos informes encaminados a buscar la condena de antemano, que parecían estar hechos por una misma mano: agitador de masas y propagandista de la causa marxista entre sus compañeros, haber convencido a muchos de ellos para que se alistaran a las milicias rojo-separatistas, ser indisciplinado con sus mandos, hablar mal de sus superiores, mal compañero, lector y propagandista de los periódicos “Heraldo de Madrid” y “Euskadi Roja”  e incluso seductor de esposas ajenas, acusación absurda que finalmente ni siquiera se menciona en la sentencia.

De nada sirvió el informe de “conducta moral intachable” que hizo de mi abuelo el párroco de la Iglesia de Santa María de Bermeo, Don Ginés, hombre de ideas conservadoras según se decía, pero muy buena persona a la que mi abuela Florentina tenía en gran estima.  Finalmente, debido a estas declaraciones en su contra, mi abuelo Ambrosio fue fusilado unos meses después tras un Juicio Sumarísimo de Urgencia junto a otras cuatro personas.

LA DECLARACIÓN DE MI ABUELO AMBROSIO JUÁREZ

En su declaración, el 8 de septiembre de 1937, en Santander, mi abuelo intenta salvar su vida afirmando que se incorporó obedeciendo órdenes superiores y que no obtuvo ningún ascenso durante la guerra, al tiempo que no delata en su declaración a ninguna otra persona desafecta al “Régimen”.

Estas son las 10 preguntas a las que debían responder por escrito los combatientes republicanos prisioneros, oficiales y tropa, para su clasificación y posterior enjuiciamiento, que Ambrosio Juárez cumplimentó dos semanas después de la rendición de batallones vascos en Santander sin denunciar a ningún compañero. Sólo se extiende en la 4 y en la 6:

4 – SERVICIOS PRESTADOS A LOS ROJOS, expresando su naturaleza (de armas o burocráticos o de cualquier otra especie) concretando en qué consistieron y citando exactamente, a ser posible, las fechas de duración:

“Por orden superior, salí el 7 de octubre de 1936 para Bilbao, ordenando el Jefe de la Comandancia entregara el armamento, correaje y munición  y en una camioneta fui  conducido al Cuartel de Basurto donde fui enrolado en la 3ª compañía, Cultura y Deporte, dándole el nombre de Brigada intendente, continuando en dicho cargo hasta el día 17 de junio de 1937 que por una orden del ( …..toria?) de (Hacienda?) del Gobierno de Valencia decía que se optara por el cargo que se desempeñaba o regresarían al ………… de Intendencia. En vista de la mencionada orden se presentó en la Comandancia y prestando el servicio de orden público en Castro Poveña (‘) y del Cuerpo en el  (Coberoso¿).”

6 – MOTIVOS Y MEDIO DE ENCONTRARSE EN LAS FILAS NACIONALES

“Por rendición de esta plaza a las Fuerzas Nacionales el 24 de agosto de 1937.”

declaraciondeAmbrosio

declaracion1

declaracion2

COPIA DE LA CARTA QUE MI ABUELA FLOR ENVIÓ PARA INTENTAR SABER ALGO SOBRE SU MARIDO cuando dejó de recibir noticias suyas en la prisión de Santander a finales de mayo. Está fechada el 6 de junio de 1938. Mi abuela no sabía si estaba aún vivo o muerto, pero había sido fusilado nueve días antes.

carta de florentina 6junio38

Arriba España           Bermeo, a 6-VI-38 Año triunfal

Señor Don Director. Muy señor mío, me dirijo a usted pidiéndole un favor. Creo no le será de molestia en comunicarme referente a mi marido. Como he tenido una carta de vuelta y dice que no está, así le pido por favor me diga dónde está para yo poderle escribir. Las señas de él eran Ambrosio Juárez Marcos, Celda nº6 de militares. No dudo de usted que me haga el favor. Se despide de usted su segura servidora que estrecha Su M (su mano). Florentina Vivas

Al margen: señal de la cruz (fallecimiento)=28- (podría ser un 5)-938 . Al margen derecho: Contestada el 13-6-937

RESPUESTA QUE RECIBIÓ MI ABUELA del director de la Prisión Provincial de Santander en relación a su anterior carta intentando averiguar el paradero de mi abuelo:

respuestaPrisionSantander13junio38

En 2016, tras solicitarlo, nos enviaron el certificado de defunción de mi abuelo Ambrosio y algunos otros documentos sobre el proceso sumarísimo en el que fue condenado a muerte.

certificadodefuncionAmbrosioJuarez

COPIA DE LA ORDEN DE FUSILAMIENTO para mi abuelo y otras seis personas, que se llevaría a cabo el 28 de mayo de 1938 en la Prisión Provincial de Santander, sentencia que se cumplió el mismo día a las siete de la mañana, según consta en otro documento.

Matilde Zapata, que figura entre los condenados junto a mi abuelo, era andaluza pero residente en Santander desde niña, donde fue propietaria y directora del periódico La Región. Militante del partido comunista, bajo su dirección las páginas de La Región se radicalizaron,  y su actitud, sobre todo tras el asesinato de su marido debido a las ideas expresadas en el periódico, adoptó posturas muy reivindicativas, daba mítines en las calles etc. Estando en Asturias, Matilde intenta huir en barco, pero lo interceptan y es llevada al penal donde la fusilan el mismo día que a mi abuelo. Cada 14 de abril se celebra en su honor un homenaje en el cementerio de Ciriego.

ordendefusilamiento

[ Transcripción:

Condenados: Enrique Expósito Vega, Felipe Angulo Contreras, Pablo Montes Montes, Ambrosio Juárez Marcos, Juan Guillén Coya, Leocadio Cianca Arroyo, Matilde Zapata Borrego. Debiendo tener lugar el día 28 a las 6 horas de la mañana el fusilamiento de los reos anotados al margen, en virtud de la sentencia recaída en causa contra los mismos, se servirá usted tomar las medidas oportunas para la entrada de los reos en capilla con la anticipación necesaria y hacer entrega de los mismos al Jefe del piquete que se personará en ese Centro.- Dios guarde a Usted muchos años.- Santander, 27 de mayo de 1.938.- El Gobernador Militar, Cándido Ichaso. – Rubricado.- Es copia.  Señor Director de la Prisión Provincial.]

ENTERRADO EN CIRIEGO (Santander)

Aunque la familia supo oficialmente que mi abuelo “había fallecido” (en el comunicado no especificaba que había sido fusilado, por supuesto), nunca supieron dónde había sido enterrado, a pesar de que, tanto de su procesamiento como de su fusilamiento y defunción hubo muchos documentos oficiales que se redactaron en su momento (como las diligencias sobre el fusilamiento y enterramiento en el cementerio de Ciriego -“fosa común, al Este”, consta- o el Certificado de defunción del Registro Civil, por ejemplo) y de los que recibimos copia hace un par de años, en 2016.  El día en que iban a ser fusilados,  se llevaba a los reos “a capilla” una hora antes, por si querían confesarse o rezar con el cura, pero mi abuelo se negó a “entrar en capilla”, según consta en estos documentos.

diligenciafusilimientoyenterramiento

enterradounahoraantes

AYUDA ECONÓMICA

Cuatro años después de su fusilamiento, en 1942, mi abuela Flor recibió de la ASOCIACIÓN HUMANITARIA DE LA GUARDIA CIVIL, 38º TERCIO DE COSTAS, una ayuda económica de 1.578 pts. por el fallecimiento de mi abuelo, que “murió en activo” como carabinero, según se indica en el documento de concesión de la ayuda. El cuerpo de Carabineros de la República, como tal, desapareció en 1940 integrándose en la Guardia Civil (tras una exhaustiva “depuración de elementos desafectos al Régimen”).

AyudadelTercioDeCostas

firmaflorentinaAyuda

1963 – AUTO DE TERMINACIÓN DE AMBROSIO JUÁREZ

Entre los documentos que nos envió la Asociación Aranzadi, figura este documento, que es un AUTO DE TERMINACIÓN sobre el sumario de mi abuelo, instruido en 1962. En este sumario, trataron de averiguar los antecedentes y el paradero de mi abuelo, pero tras el informe de la Dirección General de Seguridad, que dice que “han sido infructuosas las gestiones para localizarlo”, se propone el  “sobreseimiento provisional sin prejuicio de su continuación si en lo sucesivo hubiera méritos para ello”.

sumarioen1962

1962-indagacionessobreAmbrosio

Documento que forma parte del Auto de Terminación del Sumario instruido para averiguar el paradero de Ambrosio Juárez. En él se indican los datos que había en su ficha del “Ejército Rojo del Norte”: Batallón Rosa Luxemburgo, Identidad (número de chapa) 28.322, Compañía Ametralladoras, Plana Mayor, Grado Suboficial. Filiación política Comunista.

LA FOSA COMÚN DEL CEMENTERIO DE CIRIEGO

En el cementerio civil de Ciriego, Santander, donde fusilaron y enterraron en una enorme fosa común a más de 850 personas a partir de agosto de 1937, enterraron el cuerpo de mi abuelo tras ser fusilado. El 14 de abril del año 2001, tras la investigación de Antonio Ontañón que sacó a la luz esta larga lista de nombres de fusilados, y gracias a una colecta popular de la “Asociación Héroes de la República”, se colocaron nueve monolitos en el cementerio de Ciriego con los nombres de los más de ochocientos fusilados de que se tenía registro.

Nosotros tuvimos noticias de que el nombre de mi abuelo estaba tallado en uno de esos monolitos en abril del 2016. Mi tía Mari Carmen, hija de Ambrosio Juárez Marcos – que acaba de fallecer este pasado mes de agosto de 2017-, al menos pudo descansar entonces al conocer el lugar donde fue enterrado su padre el 28 de mayo de 1938.

mitiaMariCarmenenCiriego

Recibimos también una comunicación por escrito el 26 de mayo de 2016, en la que la Sociedad Aranzadi nos informaba que, tras la documentación aportada por la familia, iban a incluir a mi abuelo en el listado de personas fallecidas/desaparecidas durante la Guerra Civil que la Dirección de Víctimas y Derechos Humanos del Gobierno Vasco tiene en su página web.

aranzadi26mayo2016

Documentación enviada el 15/05/2016 por el investigador Antonio Ontañón, de la Asociación “Héroes de la República y la Libertad”, de Santander, a la Sociedad de Ciencias Aranzadi, del País Vasco.

informesdeOntañon

CARNET DE IDENTIDAD DEL CUERPO DE CARABINEROS que guardaba mi abuela.

cartilladeAmbrosio-1

SUBOFICIAL EN EL BATALLÓN ROSA LUXEMBURGO

En las nóminas del Batallón Rosa Luxemburgo, está desde la segunda quincena de noviembre de 1936 con el número de chapa 28.322 y aparece con el cargo de Suboficial, por ejemplo, en esta nómina de mayo de 1937 en la Compañía de ametralladoras, Plana Mayor.

nominamayo37

FOTOS DE FAMILIA DE AMBROSIO JUAREZ

Para terminar, quisiera también incluir en este pequeño homenaje a mi abuelo aquello que formó parte de sus recuerdos y forma parte también de los míos, unas fotografías antiguas de nuestra familia que quedarán para nuestros descendientes.

Para que no se olvide todo lo que una guerra lleva consigo.

Para empezar, esta impresionante fotografía que me envió Aitor Miñambres Amezaga tras dar una conferencia en Bermeo sobre la Guerra Civil. Según me dijo, estos combatientes son milicianos del Batallón Rosa Luxemburgo en Peña Lemona, batalla en la que también participó, en primera línea, mi abuelo Ambrosio Juárez.

rosaenpeñalemona

Milicianos del Rosa Luxemburgo en Peña Lemona.

AmbrosioJuarez-CuerpoCarabineros

AmbrosioFLorentinaElenayJose

AmbrosioFloryJose

joseymaricarmen-juarez-txikis

FlorentinayMaricarmenjoseyElena

bodadeElenaJuarez

boda1

FamiliaDeFlorentinayAmbrosio

MariCarmenJuarez-nena

JoseJuarez-Elena y una niña

maricarmenjuarez-colegio1941

joseymaricarmen-juarez

joseymaricarmenconflor

Aquí, ya de mayores, mi padre y mi tía con su madre, mi abuela Florentina.

AGRADECIMIENTOS

Los documentos incluidos en esta memoria a mi abuelo, Ambrosio Juárez Marcos, (además de los que conservaba la familia) son parte de los muchos documentos que hemos recibido gracias a la  colaboración de varias instituciones, asociaciones y particulares que trabajan para la recuperación de la memoria histórica, como el Gobierno Vasco – Proyecto de investigación y localización de fosas de las personas desaparecidas durante la Guerra Civil-,  la Sociedad de Ciencias Aranzadi y la Asociación Héroes de la República y la Libertad, de Santander (partiendo de la investigación de Antonio Ontañón sobre el cementerio de Ciriego), así como de la ARMH Asociación para la recuperación de la memoria histórica, de Ponferrada, León.

CementerioCiriego

En memoria de Ambrosio Juárez Marcos, natural de Aldeacentenera, Cáceres, cabo del  Cuerpo de Carabineros destinado en Bermeo cuando estalló la Guerra Civil, Suboficial en el Batallón Rosa Luxemburgo, condenado a muerte en Juicio Sumarísimo en diciembre de 1937, fusilado el 28 de mayo de 1938 en Santander y enterrado en una fosa común en el cementerio de Ciriego sin que su familia haya sabido dónde descansaron sus restos hasta el año 2016.
De su nieta Mirene Juárez.

 

o o O o o

Gracias a ti también, Mirene, por compartir la historia de tu abuelo. Ha sido un verdadero placer trabajar contigo para la redacción de este pequeño homenaje a la memoria de tu abuelo Ambrosio Juárez Marcos, suboficial del batallón Rosa Luxemburgo.

Amaya Ibergallartu.    Batallonrosaluxemburgo.wordpress.com      17/01/2018

35- El fuerte Banderas, en la batalla de Artxanda y “El Árbol de Guernica” de Steer.

montebanderasÚltima actualización: el 09/01/2018 (ver abajo)

FRENTE Y RETAGUARDIA

He vuelto a leer en un artículo sobre la Guerra Civil una referencia sobre el “fuerte Banderas” mencionado en los combates en las inmediaciones de Artxanda- Bilbao- habidos en junio de 1937 cuando estaba a punto de caer la villa, situando el texto a este fuerte en el monte Serantes (Santurce).  Sigo pensando que la situación de este fuerte (tanto en este artículo como en otros) se debe a un “error arrastrado” pero me gustaría poder confirmarlo con algún documento que de momento no tengo.

La primera vez que leí esta localización fue en el libro Gudaris (editorial La esfera de los libros) y, como en este caso, se menciona el fuerte al hablar sobre la “batalla de Artxanda” situando el fuerte en el monte Serantes, que ni está cerca de Bilbao ni tiene nada que ver con Artxanda ni con la llamada “batalla de Artxanda”.

errorsituacionfuertebanderas

 

Intuyo que se trata de un error, el mismo error arrastrado de un texto a otro (y si es así, no sé cual sería el texto original de donde se ha arrastrado el error), porque el monte Serantes está bastante lejos del monte Artxanda y al otro lado de la ría, cerca ya de la costa, en Santurce, muy lejos de donde se estaban desarrollando los combates de Artxanda. Allí, en el Serantes, lo que hay es otro fuerte, del que se conservan sus ruinas, pero al parecer son de la época de la Guerra de Sucesion (1701-1713).

En el monte Banderas, que frente a la ría de Bilbao conduce a Artxanda, existía en 1936, por lo visto, un pequeño fortín de la época de las Guerras Carlistas, bastante deteriorado ya, donde resistieron como pudieron algunos combatientes de la famosa “batalla de Artxanda”, pero este monte no está en Santurce sino  en Enekuri, subiendo a Artxanda desde Deusto-San Ignacio. Supongo que el fortín del Banderas se encontraba (y quizá aún existan sus ruinas, no lo he comprobado * Información actualizada: sí, existen aún) donde actualmente hay una emisora de radio. He intentado solicitar información sobre este fortín y si, como intuyo, la localización del “Fuerte Banderas” en el Serantes se debe a un error, sería interesante encontrar el primer texto donde se cometió el error de localización y se fue arrastrando hasta hoy día. Y en su caso, corregirlo, por supuesto. Si alguien puede aportar alguna información sobre este fortín, será bienvenida.

 

****  Día 9/01/2018  Incorporación de la información hallada sobre el Fuerte Banderas. ***

2864_ig2wfcj1a4ztn0dp

Pues sí, parece ser que aún queda algún resto del antiguo Fuerte Banderas.

1 –  El fragmento que recordaba haber leído está en el libro de G.L. Steer “El árbol de Guernica. Un ensayo sobre la guerra moderna” y se menciona el fuerte en las páginas 403, 436,438, 440 y 458. Ejemplo de la página 440: 

steer-pag440

2 – Información encontrada en la página 

ftp://ftp.geo.euskadi.eus/cartografia/Documentacion/Geocuriosidades/Castellano/48-09%20El%20fuerte%20de%20Banderas.pdf  Aquí nos podemos descargar un informe de 2 páginas en pdf sobre el fuerte banderas bastante completo de donde he copiado las imágenes siguientes:

fuertebanderasortofotoelfuertebanderas-interpretacion

3 –En el blog http://mikelatz.blogspot.com.es/2014/12/inventario-patrimonial-fuertes.html tenemos información también sobre el fuerte banderas y otros fuertes que rodean Bilbao como ilustra esta imagen que incluye en el blog:

fuertes_exteriores_bilbao

Copio textualmente la información de la página de este blog de mikelatz:

“Fuerte de Banderas

Localización (Coordenadas UTM, ETRS89): 503797 4792027. Zona fortificada ya en la I Guerra Carlista donde jugo un notable papel durante la Batalla de Luchana (1836). En 1875 se define como un “polígono irregular de once lados, con foso en el frente y gola, dos caponeras y varios muros aspillerados: Se habilita para alojamientos la casa que ocupa el alto”. Su dotación sería de 180 infantes, 5 piezas de artillería y 32 servidores de las mismas. Reutilizado durante la Guerra Civil de 1936, el recinto ha permanecido sin grandes cambios, exceptuando la construcción de un edificio que alberga un centro emisor. “

En el blog  de mikelatz se incluye un grabado de 1837 donde aparece el fuerte Banderas (concretamente pone “Las Banderas”) , en lo alto del monte Banderas y a su lado el monte Cabras, sobre los actuales barrios bilbainos de Elorrieta y San Ignacio (que estarían detrás).

10

4 – Y finalmente lo que queda del antiguo fuerte, podemos verlo en la página de https://www.mendikat.net/com/mount/2864#  en varias fotografías de Alberto de las Heras. Dejo una imagen de muestra y las demás las podéis ver en ese enlace.

2864_ig2wfcj1a4ztn0dp

Restos del Fuerte Banderas. Año 2008. Fotografía realizada por Alberto de las Heras. https://www.mendikat.net/com/mount/2864#

 

Resumiendo:

El Fuerte Banderas, no está en el monte Serantes, Santurce, sino en el monte Banderas, en las estribaciones de Artxanda, Bilbao.

o o O o o

Más curiosidades:

A ver si más adelante encontramos información sobre otra edificación que parece un pequeño fortín o algo similar,  que está en el parque de Akarlanda (Leioa, Vizcaya). Aún no he conseguido averiguar qué es, cuándo se construyó y si se utilizó o no durante la Guerra Civil. Os dejo una foto. En el centro tiene una estructura circular, como una pequeña torre, que coincide con lo que parecen ser los restos de una zona de cocina.

Es precioso, pero es una lástima que por dentro esté lleno de basura (y quizá hasta puede haber jeringuillas usadas). Si entráis a verlo, cuidado dónde pisáis y con el tejado, que está parcialmente derrumbado. No sé si será lo que en algún texto mencionan como la “casa del Inca” o “del indiano” o algo así. Cuando tenga algo lo incorporaré en otra entrada.

fortin akarlanda

 

34- ¡Feliz Año! Vano engaño…

FRENTE Y RETAGUARDIA

Dedico esta entrada a mi padre, que cada uno de enero tenía por costumbre recitar esta rima que, como tantas otras, aprendió durante su infancia en la escuela de los años treinta. No tengo ni idea de quién es el autor.

grupoEscuelasTivoli

Grupo escolar. Escuelas de Tívoli (Bilbao-Año 1936 posiblemente).

“¡Feliz Año!

Pocas hojas van quedando

en el viejo calendario 

y van los días pasando

como cuentas de rosario.

Su jamás interrumpida obra

el tiempo seguirá

 y un día de nuestra vida

con cada hoja se va.

¡Feliz Año! Vano engaño

creer que nuestros dolores

cesarán y el nuevo año

nos traerá días mejores.

Año Nuevo, tú traerás 

al dichoso días buenos, 

más para todos serás 

en la vida un año menos,

en el tiempo, un año más.”

 

33 – Citas y hallazgos para despedir 2017.

FRENTE Y RETAGUARDIA

Última actualización: el 20/02/2018

Termina este año 2017, año en que decidimos abrir un espacio en Internet para recopilar, estudiar y compartir toda la información relacionada con el batallón Rosa Luxemburgo, con una cita que nos llena de satisfacción y un hallazgo que nos ha emocionado en cierta manera.

LA CITA: el batallón Rosa Luxemburgo en la Revista Saibigain, de la Asociación Sancho de Beurko.

La Asociación Sancho de Beurko, en su Revista Saibigain Nº 4, cita nuestro blog en el artículo dedicado al batallón Itxarkundia, en un trabajo realizado por el investigador y especialista en la historia de la ofensiva de Villarreal Josu Mirena Aguirregabiria Parras, autor cuyas obras, junto a las de Guillermo Tabernilla, nos han sido de gran ayuda para despejar el camino seguido por el batallón Rosa Luxemburgo en la ofensiva de Villarreal. Tras varios interesantes y enriquecedores intercambios de impresiones con el autor acerca de la evidencia documentada del día 2 de diciembre de 1936, en que al menos 15 milicianos del Rosa Luxemburgo fueron hechos prisioneros por las tropas de Alonso Vega en las operaciones llevadas a cabo por las tropas rebeldes para la recuperación del pinar de Txabolapea – información que incluía Aguirregabiría en su obra “La batalla de de Villarreal de Álava” y recordábamos en nuestros dos artículos sobre  “El Rosa Luxemburgo en la ofensiva de Villarreal”- concluye Josu Mirena en su artículo sobre el batallón Itxarkundia, exponiéndolo como hipótesis de trabajo, que el Rosa Luxemburgo fue uno de los batallones que prestó apoyo al Itxarkundia el 2 de diciembre de 1936 en su intento de atacar desde el sector sur del pueblo de Villarreal. Hasta que no se pueda apoyar con algún documento esto, es sólo una hipótesis de trabajo, desde luego, pero al menos es algo, un camino a investigar. Es una pena no disponer de más documentación – de momento – que la lista de prisioneros de ese día para poder hacer un estudio más detallado e informado sobre los movimientos de nuestro batallón durante esos primeros días de diciembre de 1936 pero, al menos, ver de alguna forma reconocida expresamente la participación del Rosa Luxemburgo en la ofensiva de Villarreal antes del día 5 de diciembre en las operaciones militares de defensa de la posición del pinar de Txabolapea nos produce una satisfacción delegada que agradecemos. Los milicianos del Rosa Luxemburgo que murieron en esa fracasada operación lo merecían. Porque debido a que en algunos textos se repite que hasta el día 5 de diciembre no se activó “la columna de reserva” a la que pertenecía el Rosa, algunos respetados autores seguían afirmando que el Rosa no participó hasta ese día en la ofensiva, lo cual es evidente que no fue así, a la luz del documento citado.  Ojalá, con el tiempo, estos pequeños avances en la investigación acerca de los movimientos del Rosa Luxemburgo en la ofensiva de Villarreal se sigan produciendo y podamos ir completando la información de lo que ocurrió con el batallón durante  esos 18 días en que participó en la ofensiva de Villarreal durante los cuales muchos de sus componentes, cuyo número aún desconocemos exactamente, fallecieron inútilmente -entre ellos mi abuelo Higinio- pasando a integrar las listas de muertos y desaparecidos en la Guerra Civil Española en el territorio del País Vasco.

Felicitamos a J.M. Aguirregabiria Parras por su excelente artículo, así como a la Asociación Sancho de Beurko en general, cuyos artículos, estudios y trabajos seguimos detenidamente con un gran interés. http://www.sanchodebeurko.org/

NOTA DEL 20/02/2018:

[ Pablo Beldarrain, que fue “comandante de gudaris”, en “Historia crítica de la guerra en Euskadi (1936-1937)”, página 72, cree que en la cota 643 (creo que se refiere a la 634, porque en el pinar están las cotas 631,634 y 639), en la cumbre del pinar, cayeron prisioneros los defensores de Txabolapea, de madrugada (se refiere a los de la lista de los 24 prisioneros hechos por los nacionales en la operación de recuperación del pinar del día 2 de diciembre de 1936) y menciona a los batallones Rosa Luxemburgo y Larrañaga en las operaciones de toma y defensa del pinar del día anterior. Esto me cuadra más a la hipótesis de que el Rosa estuviera abajo, al sur de Villarreal “apoyando al Itxarkundia”, como indica J.M. Aguirregabiria. Aunque es posible también que alguna compañía del Rosa estuviera en el pinar (me inclino por pensar que serían la 2ª y la 5ª) y otra u otras compañías del Rosa “apoyando al Itxarkundia” al sur de Villarreal, como dice J.M. Aguirregabiria. Es posible, quién sabe. De momento sólo son hipótesis de trabajo, no afirmaciones, sólo especulaciones. Habría que encontrar documentos que las apoyen, por supuesto.

Precisamente en la zona próxima a la cota 639 se han realizado dos exhumaciones recientemente, la última en marzo del año pasado 2017 (cerca de esas trincheras cuya fotografías ya he incluido en otros artículos, como en “Villarreal 2 de septiembre de 2017”) cuyo informe aún no se ha hecho público pero esperamos con impaciencia.

Si finalmente el último miliciano exhumado en Txabolapea en marzo de 2017 resulta ser del Rosa Luxemburgo, apostaría algo a que era de la segunda compañía si falleció “los primeros días de diciembre de 1936”, porque al menos lo eran en esa quincena la mayoría de milicianos del Rosa que fueron hechos prisioneros el día 2 de diciembre de 1936.

Ver actualización del 25/02/2018 en el artículo “El Rosa Luxemburgo en la ofensiva de  Villarreal (I)”.

Continuamos investigando… ]

o o O o o

EL HALLAZGO:
Y ahora, un hallazgo reciente: los restos del muro del convento de Capuchinos de Basurto.

Por cuestiones del azar, el convento de Capuchinos de Basurto me ha tenido ocupada estos últimos días. Hace unos meses incluí una fotografía (la única que encontré entonces, que recorté de un pdf del Ayuntamiento de Bilbao), del antiguo Convento de Capuchinos de Basurto, donde estuvo el Cuartel de Milicias Comunistas de donde surgieron los distintos batallones comunistas de las milicias vascas, entre ellos el del Rosa Luxemburgo. Sobre la historia de este convento y su destino, no había conseguido mucha información y esta en ocasiones era confusa. No dejaba de darle vueltas a la fotografía que encontré, en la que se podía ver un edificio de la Escuela de Ingenieros y lo que parecía ser el campo de fútbol de San Mamés en construcción. La posición de los edificios en la fotografía me resultaba confusa, algo no cuadraba, hasta pensé que quizá la fotografía podría estar girada en espejo. [Nota: en la siguiente fotografía, vemos lo que parece otro campo de futbol en este lugar; como no soy futbolera, no sé si será el anterior a San Mamés, que estaba más abajo u otro].

CuartelCapuchinos

Como se puede ver, en el extremo inferior está lo que creía ser el antiguo campo de San Mamés en construcción (lo pone en el documento sobre Basurto, pero quizá sea otro campo que aparece en otra fotografía) y el terreno del convento de Capuchinos está a continuación de los terrenos del Hospital de Basurto (entrada posterior del hospital) y un edificio de la Escuela de Ingenieros.

Pues bien, actualmente, en la entrada trasera del Hospital hay parte de un muro antiguo que se sitúa paralelamente al Pabellón Revilla y cuya puerta de hierro es la entrada al recinto hospitalario.  En una parte del muro el trazo es curvo hacia el exterior, no siguiendo la planta del Hospital, lo cual me parecía extraño. Hoy me he dado cuenta de que en el mismo tríptico donde encontré esta fotografía hay otra donde se ve más claramente su ubicación exacta y se aprecia la fachada principal del convento, en 1965. Aquí se puede ver que en esta fecha aún existía el Convento de Capuchinos de Basurto y se puede apreciar que está rodeado de un muro que en su fachada principal parece ser curvo también (con lo cual quizá las cuatro esquinas podrían ser curvas a su vez).

http://www.bilbao.eus/bld/bitstream/handle/123456789/21533/PANELES%20EXPOSICION%201-7.pdf?sequence=150

Veamos unas ampliaciones de la fotografía: Lo que hay encima del edificio de Ingenieros parece ser otro campo de futbol, no el de San Mamés anterior a la reciente ampliación que se ve abajo en esya otra fotografía, con su famoso arco (si alguien sabe qué campo es el otro más pequeño le agradecería la información).

capuchinos-sanmames-ingenieros

capuchinosysanmames-detalle

capuchinosfachadaprincipal

feriamuestras-capuchinos

Fotografía anterior a 1976: San Mamés, Feria de muestras de Bilbao, Convento de Capuchinos y Hospital de Basurto.

cabecerahallazgosLa historia del Convento de Capuchinos de Basurto, se detalla en el artículo de Javier del Vigo que hemos copiado de la página https://www.bilbao.eus, que también menciono en el artículo  “Historia del Batallón Rosa Luxemburgo a través de sus nóminas”, aunque no menciona en él que el convento fue el cuartel de las Milicias Comunistas durante la Guerra Civil.

Alejo Novia de Salcedo

[…] Alejo Novia de Salcedo, diputado carlista y neocatólico, se comprometió durante su exilio en Baiona, antes de su muerte, con el capuchino Marcos de Montevite, a ceder terrenos suficientes para levantar convento, iglesia y huertas en sus propiedades.

Carmen, su hermana, hizo realidad aquel deseo póstumo, donando los terrenos en Basurto, junto a la mansión de los Novia Salcedo, entre la Escuela de Ingenieros y el Hospital de Basurto: la actual Hacienda Vasca.

En 1884, reinando Alfonso XII, bajo la presidencia de Cánovas del Castillo, el ministro de Gracia y Justicia, Francisco Silvela, transmitió la real concesión para edificar el nuevo convento de Basurto al Obispo de Vitoria. Se puso la primera piedra en 1886. La inauguración tuvo lugar en 1889. En 1976 celebraron la última misa, para dar paso a la piqueta, ante las nuevas necesidades urbanísticas de Bilbao. Los objetos de culto pasaron a sus conventos de Santoña y Madrid. Casi un siglo de actividad conventual de los capuchinos en Basurto. Seminario y Noviciado un tiempo, cine parroquial para jóvenes, centro social… El capuchino Dámaso de Gradefes fundó y dirigió la Juventud Franciscana de Basurto desde 1918, con grato recuerdo entre aquellas juventudes anteriores y posteriores a la Guerra Civil. En la República el convento se usó de comedor, bar y salón de baile, incluso. En el franquismo fue lugar de encuentro importante en Basurto: comuniones, bodas, bautizos, reuniones…[..] Javier del Vigo.

@@@@@@@@@@@@@

10/01/2018 incluyo otras tres fotografías del Convento de Capuchinos copiadas del “Panel Exposición” sobre Basurto que están incluidas en el pdf (también  está disponible en La biblioteca pdf ): 

CapuchinosBasurtoFachadaPrincipal

Aquí se puede ver con claridad el muro en la fachada principal del Convento, también curvado como el los restos del muro que se conserva en el aparcamiento del Hospital de Basurto y que se encontraba en el extremo posterior  a esta fachada, al otro lado del edificio. Por estar puertas entraron y salieron los milicianos que se alistaron en el Cuartel de Milicias Comunistas de Capuchinos, Basurto, muchos de los cuales formaron parte del Batallón Rosa Luxemburgo.

CapuchinosBasurtoIglesia

CapuchinosBasurto-comuniones

@@@@@@@@@@@@@

EN CONCLUSIÓN, 
el viejo muro que rodea parte del Hospital de Basurto en su entrada trasera no puede ser otra cosa, a mi juicio, que los restos del muro que rodeaba al Convento de Capuchinos. Es todo lo que queda del antiguo convento, demolido en 1976, que estaría situado por tanto entre este muro y el terreno de lo que hoy ocupa el edificio de las oficinas de la Hacienda Foral de Bizkaia y de la EITB. La parte trasera del convento y sus huertas y paseo arbolado son hoy un aparcamiento para el personal laboral sanitario del Hospital.

entradacapuchinos

Seguiré, en cuanto me sea posible, buscando información sobre el convento de Capuchinos de Basurto y su historia, que me parece muy interesante. Intentaré encontrar planos del edificio o fotografías antiguas, para poder confirmar lo del muro.

Si algún lector del blog tuviera fotografías de este convento, tanto en su exterior como en su interior o sus inmediaciones, le agradeceríamos mucho que nos las enviara y las incorporaríamos al estudio citando su valiosa aportación.

PROPÓSITOS PARA EL NUEVO AÑO

Y hasta aquí esta entrada sobre citas y hallazgos. En los primeros meses del nuevo año, esperamos poder publicar la revisión y actualización del listado de milicianos del Rosa Luxemburgo según las nóminas del batallón. Están asimismo en proyecto algunas colaboraciones de los seguidores del blog y un pequeño homenaje a Ambrosio Juárez Márquez, miliciano del Rosa Luxemburgo, cuya nieta, Mirene, nos está aportando una información muy valiosa con la que intentaremos redactar algo en su memoria.

Os deseo a todos los lectores y seguidores del blog salud, prosperidad y una porción de felicidad para cada estación del próximo año 2018.

 

32- Fotografías de milicianos del Rosa Luxemburgo

FRENTE Y RETAGUARDIA

Fotografías incorporadas: 11.

Última fotografía añadida: 10/1/2018

Abrimos otro espacio  en ARTÍCULOS DEL BLOG para intentar ir reuniendo todas las fotografías que consigamos del Batallón Rosa Luxemburgo, tanto de pequeños grupos como fotografías individuales de milicianos del batallón.

Si tenéis alguna fotografía de milicianos del Rosa, podéis enviarla a batallonrosaluxemburgo@outlook.com y la publicaremos en cuanto nos sea posible.

El objetivo es localizar todas las fotografías que podamos y hacer lo posible por poner nombre a los milicianos que aparecen en ellas. Si identificáis a algún familiar entre estas fotografías, veis algún error en los datos o podéis completarlos, nos lo comunicáis para que podamos conocer a todos los compañeros de nuestros familiares combatientes y saber algo más sobre cada fotografía (lugar donde fue sacada, fotógrafo, fecha, etc.). Iremos incorporando fotografías y sus datos aquí, según dispongamos de ellos. Muchas gracias por compartir.

Fotografías de milicianos del Rosa Luxemburgo . VER TODAS.

Milicanos del Rosa-Lemona-numerada

 

31 – “Notandesaparecidos” que aparecen, a pesar de todo.

FRENTE Y RETAGUARDIA

“LA LISTA DE LARRINOA”.

Nos hacemos eco de una noticia aparecida en el diario El Correo los días 3 y 5 de diciembre del presente año 2017.

Muchas gracias a José Antonio Larrinoa y al historiador Fernando Obregón por anotar todos estos datos y compartirlos. Incluyo los nombres de “la lista de Larrinoa” en esta entrada.

El señor José Antonio Larrinoa, cansado de esperar sin resultado noticias acerca de su tío, supongo, fallecido en la Guerra Civil, se propuso buscarlo por su cuenta. Así, tras dos meses de intensa búsqueda, dio con su nombre en un listado de inhumaciones del cementerio de Limpias, Cantabria. En este libro de inhumaciones, aparecieron más nombres de otros soldados y civiles enterrados en dicho cementerio durante la contienda fratricida que el diario El Correo ha incluido hace un par de días, con la intención de darlos a conocer y hacer un llamamiento a los familiares de las personas que aparecen en este listado, para intentar recomponer los datos que faltan. En total son 84 las personas (milicianos y civiles) incluidos en la lista.

<< EL CORREO anima a los familiares de los combatientes vascos republicanos enterrados en una fosa de Limpias y cuyas identidades han salido a la luz este pasado fin de semana a que se dirijan a la dirección de correo electrónico ciudadanos@elcorreo.com para relatar la historia de sus deudos, víctimas de la contienda fratricida cuando se desmoronaba el frente del norte. >>

Ha sido una gran noticia. Pero es indignante que este señor haya tenido que buscar por su cuenta a su tío. Es incomprensible que esto, que es tan sencillo como anotar lo que pone en un libro de difuntos, aún no esté resuelto, que no esté ya hecho; cómo puede haber fallecidos que no están en trincheras perdidas por los montes sino en cementerios de pueblos y ciudades enterrados y registrados en un libro de inhumaciones o del registro civil que corresponda y que sin embargo estos datos no estén registrados y cruzados con los datos de fallecidos en campaña que existe oficialmente para que todo persona que lo desee pueda consultarlo.

No entiendo cómo todos estos nombres están aún enterrados en libros de inhumaciones de cementerios próximos al lugar de su fallecimiento y que sus familiares directos, ochenta años después, no sepan nada de ello y hayan vivido todos estos años con la creencia de que el cuerpo de su marido, hermano o hijo ha estado desde entonces por algún monte, en alguna trinchera o en algún barranco sin recibir sepultura o que incluso hayan vivido con la duda de si falleció en combate, fue hecho prisionero o fusilado, porque -oficialmente- no se registró en su momento de ninguna forma o no se le comunicó y después de la dictadura no se ha realizado este trabajo habiendo ya pasado ochenta años de aquello.

¿Sería tan complicado solicitar al obispado o al alcalde del municipio correspondiente que gestione lo necesario para que se elabore un listado de las distintas parroquias con los nombres de los fallecidos inhumados en sus cementerios entre 1936 1939 y que faciliten estos datos a las autoridades civiles? Tampoco habrá tantos en cada parroquia, pero sumados seguro que forman un largo listado de fallecidos/desaparecidos. Al menos algunos de los familiares de desaparecidos/fallecidos durante la guerra civil encontrarían a su familiar, por fin. El resto, sólo podemos esperar que, con muchísima suerte, sus restos sean identificados en alguna exhumación de las que se realizan de manera esporádica, pero estos 84 que están en los libros de Limpias y otros que estarán en otros libros de inhumaciones de otros pueblos… ¡Están enterrados en cementerios y registrados en libros, por favor! ¡Están ahí! Al menos esos se pueden saber dónde están, dónde fueron enterrados. Aprovecho la ocasión para felicitar otra vez al equipo de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y a “Crónicas a pie de fosa”, por la última reciente exhumación de 5 combatientes del Ejército Republicano Vasco en una trinchera en el monte Altun, cercano al puerto de Barazar en Zeanuri (Bizkaia). https://cronicasapiedefosa.wordpress.com/2017/11/22/hallan-los-restos-de-un-miliciano-y-acabamos-exhumando-a-cinco/

Otra cosa no sé, pero lo que sí está comprobado es que la iglesia, desde el siglo XVI en que fue obligatorio llevar libros de registros parroquiales de nacimientos, matrimonios y fallecimientos  (antes se hacía pero no era obligatorio), llevan todo esto muy bien anotado.

Los libros de inhumaciones de los cementerios contienen muchísima información que no se está teniendo en cuenta, al igual que los libros de inhumaciones de los cementerios civiles, en los que están registrados también -por increible que parezca- las inhumaciones de “milicianos desconocidos, con indicación de su número de chapa” como ocurre en este listado (con lo cual ya se podrían identificar al miliciano entonces desconocido), y que comento en el artículo de Cadáveres sin identificar del rollo 427 del A.H.P.V , u otro tipo de documentos donde se deja constancia de la inhumación de milicianos  durante la guerra, como es el caso del documento que yo llamo “los 108 de Ubidea”, del que aún no tenemos noticias sobre qué sucedió con ellos ni sabemos si a alguien -aparte de a los propios familiares de los combatientes- le importa realmente qué  sucedió ni dónde están ahora aquellos 108, si siguen dentro del cementerio de Ubidea o fueron a parar al  Valle de los caídos. Estoy segura de que hay algún otro documento más que aclararía este tema, que alguien encontrará por casualidad buscando a su familiar quizá, y lo compartirá de manera desinteresada como ha hecho José Antonio Larrinoa.

Todas estas personas, combatientes o civiles, que están en los libros de registro de inhumaciones de cementerios, no estarían desaparecidas a día de hoy – lo que están es enterradas en libros de registros- , se merecen algo más que constar en una lista de desaparecidos a perpetuidad (muchas de ellas ni siquiera constarían en estas listas a no ser por el testimonio de las familias, ya que no estaban en ningún listado oficial de desaparecidos en su día).

El monte es infinito, es como buscar una aguja en un pajar. Pero los libros de inhumaciones están ahí, se puede mirar y comunicar estos registros. ¿Vamos a tener que ir buscando los familiares personalmente en las parroquias de los pueblos de la zona donde nos dijeron que falleció nuestro familiar como ha tenido que hacer José Antonio Larrinoa o esperar sin esperanza de que sea encontrado casualmente en algún monte?

 

Me pregunto si esto, tan obvio, que reduciría bastante la lista de desaparecidos, como es buscar los datos que existe en los registros de los cementerios civiles y de parroquias no se hace porque no interesa realmente encontrar estos datos (salvo a los propios familiares, por supuesto) o sólo es por falta de voluntad de destinar las subvenciones a esto en lugar de a las exposiciones y conmemoraciones que son más rentables políticamente.

Yo, al menos, agradecería que parte del presupuesto destinado a la “recuperación de la memoria histórica” se destinara al trabajo de investigación en archivos, que es lo único que sí podemos encontrar con total seguridad, los datos que se registraron en su momento, que es donde están muchos de los desaparecidos -que todos deseamos encontrar- que a exposiciones donde parece que lo que importa es sacar unas fotos de los representantes políticos de turno junto a algún excombatiente, familiar de este o niño de la guerra para dejar claro que este tema importa a los políticos, que son, en última instancia, los que deciden qué dinero invertir en este tema y a qué destinarlo y cuándo. ¿Quién decide qué es lo prioritario y cuándo sacarlo a la luz?

No sé si me explico con claridad.

 He mirado unos cuantos nombres de la lista de Larrinoa en los listados oficiales de fallecidos y en su mayoría no aparecen sus nombres, ni como fallecidos ni como fusilados ni como desaparecidos. De estos dos que anoto aquí, que sí están, como ejemplo, los datos oficiales tenían otras fechas de fallecimiento, supongo que las que aportarían sus familiares como única referencia, quizá por lo que les contó algún compañero del fallecido sin mucha precisión. Y así, todo, supongo. Habrá que actualizar los listados oficiales, al menos de estos 84, digo yo.

Nº 24. Arrate Merino, José. De Urrechua (Gipuzkoa). Murió el 13 de julio. 

  • En la página de Euskalmemoria pone que era natural de Urretxu y que  falleció el 1/08/1937.
  • En la del Gobierno Vasco, pone también que falleció el 1/08/1937 en Santander, en el frente.

Nº 42. Goyarán Beloqui, Avelino. Batallón vasco de ANV. Muerto por heridas el 6 de julio.

  • En la página del Gobierno Vasco pone Muerto en  Limpias el 10 de julio de 1937.

 

Desde Batallonrosaluxemburgo, queremos colaborar en este proyecto incluyendo el listado de Larrinoa, por si algún lector del blog tuviera relación con alguno de los nombres de este listado y  por difundir sus nombres y contribuir a que su memoria sea recuperada. Muchas gracias al señor José Antonio Larrinoa  y al historiador Fernando Obregón por difundir esta lista.

********  LA LISTA DE LARRINOA  ********

(Indican que los nombres en negrita son de combatientes del Ejército Republicano Vasco. Algunos incluyen números de chapa.)

Nº 1. González Fernández, Luis. Batallón 265, 3ª compañía. Falleció por heridas el 19 de julio a las 16 horas.

Nº 2. Vento Silda, Juan. Batallón asturiano nº 236 ‘Vorochiloff’, 1ª compañía. Muerto el 11 de julio. «Estaba casado».

Nº 3. Álvarez, Constantino. Del 2º batallón vasco de las Juventudes Socialistas Unificadas ‘2º Meabe’. Murió a causa de las heridas.

Nº 4. Fernández Varela, Manuel. Batallón vasco nº 21 ‘Bakunin’ de la CNT, 1ª compañía. Muerto el 14 de julio.

Nº 5. Álvarez López, Nicolás. Batallón asturiano nº 242 ‘José Guerra Pando’, 3ª compañía. Muerto a consecuencia de heridas el 13 de julio.

Nº 6. Gutiérrez Felices, Joaquín. Batallón montañés nº 122, 1ª compañía. Muerto 17 de julio.

Nº 7. Boada ¿Baracierto?, Manuel. «De transportes».

Nº 8. Rodríguez Valero, Arcadio. Batallón asturiano nº 242 ‘José Guerra Pando’. Muerto el 1 de julio.

Nº 9. Lezcano Fernández, Manuel. De Carranza (Bizkaia). Batallón nº 60 de Ingenieros, 3ª compañía. Murió el 24 de julio por «una enteritis aguda».

Nº 10. Oleaga Elorza, Félix. De Bedia (Bizkaia). Batallón vasco nº 48 de la UGT ‘Jean Jaures’, sección ametralladoras. Muerto el 27 de julio de 1937.

Nº 11. Marcelo Álvarez, Inocencio. 6ª Brigada, batallón primero. Muerto el 28 de julio.

Nº 12. Portilla Fernández, Félix. Ayudante de comisario poítico de la 5ª Brigada (¿de Euzkadi?). Muerto por «accidente casual» el 29 de julio.

Nº 13. Luzuriaga Ruiz, Ángel. Teniente de batallón vasco nº 23 de ANV ‘Euzko Indarra’. Muerto el 29 de julio por «apendicitis».

Nº 14. Boix Paya, Vicente. Del batallón vasco de la CNT nº 21 o ‘Bakunin’. Muerto por heridas.

Nº 15. Soldado chapa de control 197.835. Muerto el 31 de julio.

Nº 16. Quevedo Achutegui, Manuel. Batallón montañés nº 124, 1ª compañía. Muerto el 30 de julio.

Nº 17. Urteaga Elguezábal, Carlos. Batallón nº 13 de Ingenieros, 4ª compalía. Falleció el 6 de agosto.

Nº 18. Nonato Gracia, Manuel. Batallón 1º, 4ª Brigada de transmisiones. Fallecido por heridas el 1 de agosto.

Nº 19. Vivanco Martínez, Hilario. Camilleros de Sanidad Militar. Muerto el 6 de agosto.

Nº 20. Guerricabeitia Vicandi, Ramón. De Gernika (Bizkaia). Batallón nº 1 de la 161 Brigada Mixta del Ejército de la República. Muerto el 9 de agosto.

Nº 21. Hernández Arnedo, Ángel. De Bilbao. Murió el 6 de agosto por «infección tetánica» a los 20 años.

Nº 22. Guezuraga, Basteguieta, Jesús. De Eibar (Gipuzkoa). Muerto por «accidente casual» el 9 de julio.

Nº 23. Goyarrola Fernández, Luis. Sargento de 22 años. Muerto por «fiebre tifoidea» el 13 de agosto.

Nº 24. Arrate Merino, José. De Urrechua (Gipuzkoa). Murió el 13 de julio.

Nº 25. Ahedo Tafalla, Nicolás. Murió a los 34 años como consecuencia del «tétanos» el 14 de julio.

Nº 26. Sinovas Fuentes, Clemente. Soltero, de 37 años. Muerto el 10 de julio.

Nº 27. Puertas Sánchez, Antonio. Batallón asturiano nº 236 ‘Vorochiloff’. Muerto el 10 de julio por heridas.

Nº 28. Arambarri Cayuso, Félix. Teniente batallón de montaña Garellano (Bilbao). Muerto a consecuencia de heridas el 9 de julio.

Nº 29. Hevia García, Amalio. Batallón asturiano 236 ‘Vorochiloff’, sección de ametralladoras. Murió el 9 de julio.

Nº 30. Mejida García, Adolfo. Batallón asturiano nº 265. Muerto el 9 de julio por heridas.

Nº 31. Larreategui Ugarteburu, Marcelo. De Eibar (Gipuzkoa). Muerto el 8 de julio a los 48 años.

Nº 32. Guezarazu Latorre, Santos. De Las Arenas (Getxo). 21 años. Fallecido por «endocarditis séptica» el 8 de julio.

Nº 33. Tellachea, José Ramón. Batallón de Ingenieros 14, 2ª compañía. Fallecido el 8 de julio.

Nº 34. Olivares Migens, Vicente. Batallón montañés nº 102, 2ª compañía. Muerto el 8 de julio de 1937 por heridas.

Nº 35. Arteche. «Sujeto apodado Arteche, que se cree que miente».

Nº 36. Diéguez Álvarez, José. Batallón asturiano nº 222 (Izquierda Republicana de Asturias), 1ª compañía. Muerto por heridas el 8 de julio.

Nº 37. Rodríguez Cantaneli, Valentín. Batallón asturiano nº 224 ‘Ladreda’. Muerto el 7 de julio por heridas.

Nº 38. González González, José ‘Pepe’. De Quijas (Cantabria). Batallón montañés 102, 4ª compañía. Muerto el 8 de julio.

Nº 39. Bravo González, Saturnino. Batallón vasco nº 21 (¿de la CNT?). Muerto el 7 de julio.

Nº 40. Rodríguez, Manuel. Soldado. Muerto el 6 de julio por heridas.

Nº 41. Soldado sin documentación. Muerto el 7 de julio.

Nº 42. Goyarán Beloqui, Avelino. Batallón vasco de ANV. Muerto por heridas el 6 de julio.

Nº 43. Soldado nº 260, 3.512 del Cuerpo de Ejército de Santander. Muerto por heridas el 6 de julio.

Nº 44. Soldado sin identificar. Muerto el 5 de julio a las nueve y media.

Nº 45. Soldado sin identificar. Muerto el 5 de julio a las cinco y 25.

Nº 46. Soldado sin identificar. Muerto el 5 de julio a las cuatro».

Nº 47. Soldado sin identificar. Muerto el 5 de julio a las tres.

Nº 48. López, Martínez, Fermín. Batallón vasco nº 25 de la UGT ‘González Peña’. Muerto el 5 de julio.

Nº 49. Herrera González, Ángel. De La Veguilla (Cantabria). Muerto a los 28 años.

Nº 50. Acebal Muñiz, Luis. De Sanidad Militar de Asturias. Fallecido el 5 de julio.

Nº 51. San Román, Severiano. Batallón vasco nº 24 de la UGT ‘Indalecio Prieto’. Muerto el 5 de julio por heridas.

Nº 52. Soldado con chapa 81.015. De Barambio (Araba), «se llamaba José María». Muerto el 5 de julio por heridas.

Nº 53. Argüeso Ceballos, Pascual. Gudari del batallón de ANV, murió el 4 de julio.

Nº 54. Berrueco (o Bermeco) Lasa, Lázaro. Gudari de ANV. Muerto el 4 de julio.

Nº 55. Loza Bravo, Braulia. Muerto el 3 de julio por «heridas en el bombardeo de Ampuero del día dos».

Nº 56. Larrinoa Arza, Juan. Batallón 4º de UGT ‘Carlos Marx’. Muerto el 12 de julio por «heridas recibidas en el bombardeo de Ampuero».

Nº 57. Bizcargüenaga Uriarte, Pablo. Vecino de Dima (Bizkaia), «de la población civil». Murió el 2 de julio.

Nº 58. Rico Ortiz, María. Miravalles (Bizkaia). Posible refugiada vasca. Muerta el 2 de julio.

Nº 59. Elorrieta Zabala, José Agustín. De Lejona (Bizkaia). Batallón vasco de Ingenieros ‘Gogorki’. Muerto el 3 de julio.

Nº 60. Pardo, Francisco. De Arredondo (Cantabria).

Nº 61. Villafruela (o Villazuela) Álvarez, Ladislao. Residente en Dos Caminos (Basauri). Batallón de ANV. Muerto el 3 de julio.

Nº 62. Soldado 4.378 del Cuerpo del Ejército de Santander.

Nº 63. Zabala Celaya, Justo. Batallón vasco nº 35 de Juventudes Socialistas Unificadas ‘Amuategui’. Muerto el 2 de julio.

Nº 64. Soldado sin identificar. Muerto el 12 de julio a las «23 horas 45 minutos».

Nº 65. Miliciano sin identificar. El 3 de julio «falleció en Rucoba por metralla» (en la plaza de la parroquia de Limpias).

Nº 66. Arrizabalaga, Francisco. Murió el 2 de julio.

Nº 67. Rodríguez Díez, Juan. Batallón vasco nº 64 ‘Disciplinario’. Muerto el 1 de julio.

Nº 68. Suárez Suárez, Ángel. Del Batallón 58. Murió en «el bombardeo de Trucíos» el 1 de julio.

Nº 69. Chocolonea Azkunza, José. Batallón vasco «Disciplinario». Muerto en «el bombardeo de los Trucíos» (Bizkaia) el 1 de julio.

Nº 70. Corral Puente, Elías. Miembro de Sanidad Militar «del batallón Carranza» (Bizkaia). Murió el 1 de julio.

Nº 71. Mendieta Ibarrola, Ignacio. Muerto «en el bombardeo de Trucíos».

Nº 72. Soldado sin identificar. Muerto el 1 de julio a las 20 horas.

Nº 73. Vicente Flores, Mariano. Muerto en «el bombardeo de Carranza» el 1 de julio. Probablemente de Ciérvana (Bizkaia).

Nº 74. Ibarra, Francisco. Batallón vasco nº 19 ‘Amayur’ del PNV, 5ª compañía. Muerto el 1 de julio.

 

Añadidos por el historiador Fernando Obregón

Nº 75. Nacido en Villayerno (Burgos) y vecino de Lasarte (Gipuzkoa). Muere por «tétanos» a los 34 años.

Nº 76. Fernández ¿Echaguren?, José María. V vecino de Las Arenas (Getxo). Muerto el 7 de julio por heridas de guerra. Podría ser la misma persona que Fernández Echaburu, de Durango, o Fernández Echeverría.

Nº 77. Garaya, Aurelio. Batallón de ANV. Muerto el 8 de julio.

Nº 78. Herrera Terán, Esteban. De Suances. Muerto el 7 de julio.

Nº 79. Ibarreta, Francisco. Batallón ANV. Muerto el 25 de junio. Probablemente, la misma personas que F. Ibarra.

Nº 80. Ibarrola Martínez, Domingo. De Villa de Mena (Burgos). Muerto el 20 de agosto de 1937 «por herida de bala en región lumbar».

Nº 81. Martín Aguirre, Carlos. De Sopuerta (Bizkaia). Muerto el 15 de julio por heridas en el frente con 25 años.

Nº 82. Pereireo Fernández, González. Posible vecino de Ondarroa (Bizkaia). Muerto el 5 de julio por heridas en el frente.

Nº 83. Pérez Heras, Julián. De Erandio (Bizkaia). Batallón vasco de Ingenieros nº 7 ‘Gogorki’. Muerto el 3 de julio.

Nº 84. Portilla Puente, Heraclio. De Ribamontán del Mar. Batallón montañés nº 102., 2ª compañía. Muerto el 1 de julio por «heridas sufridas en el bombardeo de Carranza».

o o O o o

30 – “Yo recuerdo…”. Nuevo espacio en el Blog

Inauguramos un nuevo espacio en el blog batallonrosaluxemburgo. Lo hemos titulado "Yo recuerdo...".

“Yo recuerdo…” será un espacio donde los lectores del blog van a poder aportar los recuerdos que quieran compartir con todos nosotros y con las generaciones futuras.

Aunque el blog está centrado en el batallón Rosa  Luxemburgo, cualquier persona que lo desee tiene un espacio aquí para dejar su testimonio sobre los recuerdos de la época de la guerra civil y la posguerra en el País Vasco, tanto si los vivió en primera persona como si son recuerdos de lo que le contaron sus padres o abuelos. No hace falta que sean grandes cosas, todo es importante, desde una pequeña biografía de un familiar que participó en la guerra, acontecimientos, recuerdos de la vida escolar de los años 30, 40 y 50, comercios, lugares o fiestas populares, precios de artículos de uso común, hasta las canciones o los juegos infantiles de aquella época. Todo forma parte de la información que entre todos tenemos, como si fueran pequeñas piezas de un puzzle que se va completando al compartirla.

Algunos testimonios ya nos han llegado al email y serán los primeros que se publiquen.

Cómo participar en esta sección:

Para participar en esta sección del blog, enviad al email batallonrosaluxemburgo@outlook.com lo que queráis que sea publicado y nos indicáis si queréis publicarlo con vuestro nombre completo o con las iniciales de nombre y apellidos.

Muchas gracias por compartir vuestros recuerdos.