81 – Gerardo Barón Nuño, miliciano del batallón Rosa Luxemburgo.

Dioni-TruciosINTRODUCCIÓN EDITORIAL.

Esta es la historia familiar de uno de los combatientes de las milicias populares del País Vasco durante la Guerra Civil Española, el miliciano del batallón Rosa Luxemburgo, Gerardo Barón Nuño.

Su hijo Dionisio Barón Aguirreburualde, lleva años intentando reconstruir y comprender la historia de su familia hasta donde pueda, antes de la guerra, durante la guerra y la posguerra, pero también la historia personal de cada uno de sus miembros, incluyendo en este relato la historia de un hermano de su padre, Gregorio, y Manuel Pando Barón, su primo, que también combatieron en el Rosa Luxemburgo, los tres en la misma compañía, la tercera.

Está recuperando datos de sus vidas buscando en los archivos y preguntando a sus familiares porque, además de la Guerra Civil, vivieron las consecuencias de una trágica historia familiar en la generación de su abuelo Dionisio: una familia de once miembros -los padres y nueve hermanos (entre ellos Gerardo y Gregorio Barón Nuño)- en el plazo de poco más de dos años se quedan sin la madre a consecuencia de “la gripe española” y sin dos de los hermanos. Dos años después de morir la madre, fallecería el más pequeño de los hijos del matrimonio en un desgraciado accidente doméstico.

Todos estos desgraciados acontecimientos afectaron a la vida del abuelo de Dionisio Barón Aguirreburualde -llamado también Dionisio- , a la de su padre Gerardo y a la de sus tíos: Gregorio, Manuel, Pepe, Flora, Carmen, Alicia, Isabel y Mercedes.

Hoy, Dionisio Barón Aguirreburualde, quiere compartir su historia  familiar a través de esta entrada del blog batallonrosaluxemburgo.wordpress.com; compartir con todos los lectores sus recuerdos y documentos, muchos de los cuales tendrán similitud con los de otras familias que presenciaron los principios del siglo XX, sufrieron la Guerra Civil y la dictadura de Franco y transmitieron a sus descendientes la memoria de lo vivido.

Su deseo de compartir todo esto lleva también el sello de la esperanza, para que aquellos que no lo hayan vivido o sus familias no lo sufrieron de la misma manera, puedan acercarse un poco, a través de su relato, a comprender cómo fue la vida de nuestros padres y nuestros abuelos en una época muy diferente a la que a nosotros nos ha tocado vivir y que quizá debiéramos recordar más a menudo, recordar que todo aquello sucedió, y que fue una gran tragedia para todos los que lo vivieron, para comprender no solo cómo se vivía en otros tiempos sino también tener muy presente cuál es el resultado de las guerras… y no olvidarlo.

Amaya Ibergallartu Sanz.  10/02/2019

Entrada nº 81 del blog: Gerardo Barón Nuño-Miliciano del Rosa Luxemburgo.pdf

Dioni-Trucios

GERARDO BARÓN NUÑO. Miliciano del batallón Rosa Luxemburgo.

 Colaboración de su hijo Dionisio Barón Aguirreburualde, desde Trucios (Vizcaya) para el blog dedicado al batallón:  batallonrosaluxemburgo.wordpress.com. 

Me llamo Dioni y soy de Trucios, Vizcaya. He nacido y vivo en el caserío de Las Canteras, el mismo donde han vivido varias generaciones de mi familia.

Os voy a narrar una pequeña parte de la historia de mi familia paterna ya que mi padre, GERARDO BARÓN NUÑO, fue MILICIANO DEL BATALLÓN ROSA LUXEMBURGO. Estuvieron con él, en la misma compañía, su hermano Gregorio y su primo Manuel.

caserio

LA HISTORIA COMIENZA CON MIS ABUELOS, DIONISIO Y AURORA…

El abuelo Dionisio Barón y la abuela Aurora Nuño se casaron el día 11 de enero de 1904. Tuvieron nueve hijos: Gregorio (n.  25-1-1905), Gerardo – mi padre – (n. 4-6-1906), Carmen (n. 27-3-1908), Isabel (n. 7-12-1910), Alicia (n. 13-8-1911), Flora (n. 7-7-1913), Mercedes (n. 14-1-1915), Pepe (n. 9-8-1916) y Manuel (n. 17-4-1918). Estos datos los he sacado de un pequeño diario que dejo escrito la abuela antes de morir; la abuela falleció el año de 1918 a los 36 años. El año 1918 fue conocido como “el año de la gripe española”, en la que fallecieron en España cientos de miles de personas.

Este mismo año también fallecieron a consecuencia de esta gripe, las dos hijas mayores, mis tías Carmen (el 8 de noviembre, con 10 años) e Isabel (el 20 de mayo de 2018 con 9 años).

Poco tiempo después, moriría otro de sus hijos, Manuel, con tan solo 2 años y 6 meses, el 25 de enero de 1921, a consecuencia de las quemaduras que sufrió al caerse al fuego bajo que había en la cocina. Yo he conocido esta chimenea; estaba en el suelo sin ninguna protección, como solía haber en todos los caseríos, y tenía una gran campana para recoger los humos. La cocina está en el primer piso, el suelo es macizo y está cubierto de grandes losas de piedra para evitar incendios. Así y todo, en el año 35 se rompió la chimenea a la altura del tejado y se quemó una parte del tejado del caserío. En este fuego se cocinaba la comida, el talo. Todavía conservo la trébede donde se ponía el puchero, la plancha y la paleta para cocinar el talo.

Documento: Atestado de los Miñones sobre el incendio del caserío.

Transcripción:

[Sello de Miñones de Vizcaya-Trucios]

Sobre las tres horas de la madrugada de hoy se ha declarado un incendio en la casa habitada por su propietario don Dionisio Barón (…….), de 67 años, residente en el barrio de Las Canteras de esta localidad; desde el primer momento acudió la fuerza del puesto y la mayor parte del vecindario que provistos de cubos trabajan con gran denuedo consiguieron dominarlo a las dos horas de haber comenzado, quemándose la parte trasera de la misma compuesta de cocina y desván donde tenían almacenada gran cantidad de hierba;…

Atestado incendio caserio Canteras. Año 35

DIONISIO, VIUDO CON NUEVE HIJOS…

A partir de la muerte de mi abuela – además de morir en poco más de dos años otros tres hijos- la vida de toda la familia se vio trastocada. Mi abuelo Dionisio se vio, de la noche a la mañana, viudo y con nueve hijos, el mayor con catorce años y el pequeño un niño de meses. Una hermana de ella se hizo cargo de las niñas más pequeñas, Flora y Mercedes. Mercedes ha sido la última que ha fallecido de todos los hermanos de mi padre. En una ocasión, Mercedes, mi tía, me contó con mucha pena que en casa de su tía lo pasó muy mal, que se vieron de pronto, tan pequeñas, 3 y 5 años, sin el cariño de unos padres, sobre todo la figura de una madre, viviendo en un hogar que no era el suyo sin comprender por qué, creciendo con el sentimiento de no ser queridas.

En aquellos tiempos, la vida de los niños no era como la de ahora. Mi padre nos contaba que cuando su hermano Gregorio y él tenían entre 10 y 12 años tenían que ir al monte Armañón, donde tenían un rebaño de ovejas, a dormir acompañados de un criado en una pequeña cabaña hecha con piedras, para protegerlas de los ataques de los lobos, que en aquella época había bastantes por la zona.

Refugio donde dormian Gregorio y Gerardo

Ismael-nieto mayor de Gerardo

Y LLEGÓ EL AÑO 1936…

En el año 36, cuando estalló la guerra, mi familia la formaban el abuelo Dionisio y seis de sus nueve hijos -tres chicos y tres chicas- los seis solteros entre 20 y 31 años, aunque en el caserío estaban con el abuelo solo cinco, ya que mi tía Flora estaba para entonces trabajando ya en Bilbao (sirviendo) y después de la guerra continuó en Bilbao también.

En plena guerra se alistaron al batallón Rosa Luxemburgo mi padre Gerardo, el tío Gregorio y el primo Manuel.  Están los tres en las nóminas del batallón desde la primera quincena de junio a la segunda de julio de 1937, sin número de chapa. Las últimas trincheras que se defendieron en Vizcaya fueron en su propio pueblo, Trucios, y el monte Betaio. En estos montes, el frente estuvo estancado durante casi dos meses.

TRUCIOS CAYÓ EN MANOS DE LOS SUBLEVADOS.

Durante años, durante la dictadura, se celebró en el pueblo el día 23 de agosto como el “día de la victoria”, celebrando la ocupación de Trucios por las tropas nacionales. [Nota : En los textos de Historia, la pérdida de la posición del pueblo de Trucios se produce el día 1 de julio de 1937. Añado nota extendida al final del artículo y enlace al libro de La Guerra Civil en las Encartaciones, para quien quiera ampliar su información.]

Tras ir replegándose hacia la costa santanderina los batallones vascos, a finales de agosto de 1937 mi padre fue hecho prisionero y lo encerraron en la plaza de toros de Santander como a tantos otros. Me contaba mi padre que allí estuvieron tres días sin comer y que en la plaza había 15 vecinos de Trucios y un familiar de estos llevó un pan de unos 2 kilos y se lo repartieron entre todos. Después pasó por la cárcel de Santoña y más tarde por la cárcel de la Universidad de Deusto.

Conservamos el documento de la COMISIÓN CLASIFICADORA DE PRISIONEROS Y PRESENTADOS, donde el 12 de septiembre de 1936 se le conmina a presentarse al puesto de la Guardia Civil de Santoña y en la parte de atrás del mismo documento, la COMISIÓN CLASIFICADORA DE DEUSTO, con fecha de 12 de noviembre de 1937, autoriza a mi padre, Gerardo Barón Nuño, a salir de la prisión de la Universidad de Deusto puesto que no existían cargos contra él.

Junta Clasificadora de prisioneros- Libertad sin cargos

GREGORIO BARÓN NUÑO, mi tío, pasó por la cárcel de Santoña y Deusto y después lo llevaron detenido a un “batallón de trabajadores.

Estuvo recogiendo materiales de guerra desde Reinosa hasta Teruel. El batallón se llamaba “Zapadores Minadores número 6, 3º compañía. Servicio de Recuperación de Material de Ingenieros”. También tenemos alguna carta enviada a su familia.

Carta del 14-1-1939 de Gregorio a su padre

GREGORIO BARON en plaza de toros

MI TÍO PEPE BARÓN NUÑO, nada más entrar en Trucios el ejército franquista se lo llevó a Burgos a cumplir el Servicio Militar.

En octubre del 37 fue destinado a Miranda de Ebro con el ejército italiano en la retaguardia, en intendencia.

No llego a estar nunca en el frente; su trabajo principal fue el manejo de mulos y en octubre del 39 fue licenciado.

Falleció en 1946 a los 30 años a consecuencia de un accidente, mientras manipulaban maderas en el monte: un tronco rodó y lo aplasto. Cuando ocurrió esto estaba con mi padre (Gerardo) y un vecino (Aquilino) que había estado con él y otros dos más del pueblo en la mili (Juan y Garín) con los italianos. Eran de la quinta del 37.

Aquilino me contó con todo detalle cómo ocurrió el accidente: lo bajaron directamente al cementerio del pueblo para hacer la autopsia. En el cementerio hay una enorme mesa de piedra donde se realizaba esta operación. Fue algo terrible, así que en casa no se hablaba de esto.

Me conto mi tía Alicia que mi padre lo paso muy mal por la muerte de su hermano pequeño, porque lo habían criado entre todos desde que quedó huérfano a los 2 años y medio al morir la madre por la gripe española, como he contado antes.

Carta de Pepe 5-10-1938

EL RÉGIMEN FRANQUISTA….

Mi padre Gerardo y sus hermanos siempre pusieron “una cierta resistencia al nuevo régimen” del nacional catolicismo con riesgo de sufrir sanciones y represalias. En una ocasión nos contó que vino el alguacil por orden del alcalde y le dijo:

“Gerardo coge una manta y esta noche a dormir a la ermita del Cristo.”

ermitadelsantocristo-Trucios

En aquella época, la ermita del Cristo – en el centro de Trucios – se utilizaba como cárcel. Este castigo se lo pusieron “por trabajar los festivos y ser reincidente”.

Se fue a pasar la noche a la ermita-cárcel, como le mandó el alguacil, pero los carceleros, que eran dos vecinos, le dijeron al llegar:

“Gerardo, vete a casa y vienes mañana de madrugada como que has pasado aquí la noche.”

Pero mi padre les dijo que había venido a pasar la noche y que no se iba.

De esta sanción nunca he visto ningún documento, no sé si era una ley franquista o fue un capricho del alcalde para que la gente fuera a misa los domingos.

Mi padre jamás fue a misa, ni siquiera el día de mi primera comunión, pero era muy amigo del cura Don Ramón, que casualmente era del mismo pueblo que mi madre, la Villa de Lanestosa (Bizkaia). Según los informes políticos que he visto sobre esta persona, era simpatizante del Partido Nacionalista Vasco por lo que sufrió algún tipo de represalia.

El cura Don Ramon era de aquellos que llevaban sotana y cuando los niños nos tropezábamos con él había que besarle la mano. Yo, cuando me lo encontraba de frente trataba de esquivarle y me cambiaba de acera, pero era en vano porque era imposible escapar; te llamaba y había que pasar por el aro. ¡Qué rabia me daba! No se me olvida.

LA INSTRUCCIÓN MILITAR DE LOS DOMINGOS Y LOS AÑOS DEL HAMBRE…

También en los primeros años terminada la guerra SE HACÍA INSTRUCCIÓN MILITAR LOS DOMINGOS, los mayores y los niños de la escuela. Supongo que sería voluntario, mi padre nunca hizo.

A los primeros años de la posguerra, mi padre siempre se refería a ellos, como “los años del hambre”, creo que fueron varios años, la gente lo pasó mal, hubo vecinos que comían los nabos que se sembraban para el ganado. En el caserío de Las Canteras no les falto talo, leche, queso. El informe realizado por el ayuntamiento sobre los bienes del abuelo, dice que era dueño de dos casas, ganados y tierras.

Documentos nº 6 (2)

caserio (2)

LAS CONTRIBUCIONES “VOLUNTARIAS” …

Durante los primeros años de la dictadura el “nuevo régimen” recaudaba dinero a base de las llamadas “prestaciones” o “contribuciones” para diversas causas. El abuelo Dionisio, como todos los ciudadanos, se vio obligado a colaborar pagando una serie de impuestos que en teoría eran “voluntarios”, como fueron: “El Plato único” y “El día sin Postre”, el impuesto “para la reconstrucción Nacional”, “La Ficha. Azul” – este era recaudado por la falange y lo estuvo pagando hasta los años 50- , “El dinero al Culto”, etc. Si no los pagabas o te retrasabas en algún pago, te lo “recordaban” sutilmente o no tan sutilmente.

Documento 3-1

Documento 3- 2

Documento 3-2 (3)

Documento 3-2 (4)

Documento 3-2 (2)

Documento 3-2 (5)

COMPRAR EMBLEMAS DE LA FALANGE…

En julio del 39 estando mi tío Gregorio detenido, fueron multados por el alcalde, mi padre y las tías Alicia y Mercedes por insultar y negarse a comprar un emblema que le ofrecieron al abuelo Dionisio al ser denunciados por dos señoritas de Trucios que eran recaudadoras del “auxilio social”.

En principio la multa era de 50 pesetas a cada uno; pero informado el Gobernador Civil de este asunto, remitió un oficio al Ayuntamiento en el cual vemos que finalmente se ordenó que se doblara la cantidad a 100 pesetas de multa a cada uno, es decir, 300 pts. en total, que era un dineral entonces.

Documentos nº4

ENTREGAR EL ORO Y LA PLATA QUE SE TUVIERA…

Recién instaurado el nuevo régimen era obligatorio entregar todo el dinero que hubiera en oro y plata.

Pero el caserío de Las canteras no entregó nada. Todavía están guardadas un puñado de monedas de plata en una caja metálica, desde hace más de 80 años. Quizá también por eso en varias ocasiones vino la Guardia Civil acompañados de algún vecino a registrar la casa. Decía mi padre que buscaban debajo de los colchones de las camas. No sé si buscaban la plata, armas o ambas cosas para inculparles algún delito. Nunca encontraron nada. Mi padre durante la dictadura le tuvo poca simpatía a este cuerpo policial.

En Trucios desde 1900 hasta la entrada de los franquistas (23-8-37) hubo Cuartel de Miñones; estaba compuesto por un sargento que hacía de comandante y tres números, controlaban Trucios y Arcentales, este cuerpo de policía dependía de la Diputación Foral. Fue disuelto tras la caída de Bilbao en manos de los franquistas y en su lugar el nuevo régimen puso a la guardia civil.

COLGAR LA BANDERA EN EL BALCÓN…

Los días festivos o señalados por “El Nuevo Régimen” era obligatorio adornar los balcones con la bandera del pájaro.

En nuestro caserío, colocaban la bandera en la parte posterior a la fachada principal, supongo que por si pasaba alguna autoridad a comprobar si estaba puesta. Nunca oí que tuvieran sanciones por esto.

ENEMISTAD ENTRE VECINOS Y FAMILIARES TRAS LA GUERRA…

Otra consecuencia de la guerra y del régimen franquista fue la enemistad entre vecinos e incluso familiares. Recuerdo que desde que tengo uso de razón mi padre no se hablaba con algunos vecinos, aunque con los hijos de estos, años después, sí se llevaba bien.

Yo de joven pensaba que mi padre estaba enfadado con medio pueblo y no sabía por qué. Con el paso del tiempo y sobre todo a raíz de investigar en los archivos para conocer la historia de mi familia, vi que muchas de estas personas con las que estaba “enemistado” tuvieron algún cargo público o fueron miembros de falange o se cobijaron bajo el paraguas del franquismo y, claro, mi padre no era de su conformidad ni ellos de la suya. Una de estas personas era precisamente un tío suyo, Manuel Barón, al que se conocía en el pueblo como “Barón”, que tenía una posición acomodada y unas ideas políticas contrarias a las de mi padre. Esto es lo que tiene vivir en un pueblo pequeño, todo el mundo se conoce.

PRESENTARSE SEMANALMENTE ANTE LA GUARDIA CIVIL TRAS SER LIBERADO DE PRISIÓN…

El tío Gregorio cuando quedó en libertad y vino a casa, tenía que presentare cada cierto tiempo a un vecino para que le diera el visto bueno, como si estuviera en libertad provisional. Esta persona era de derechas y nunca tuvo cargo público, pero supongo que era miembro de la “Junta de Falange”.

Documento nº4-1 Citación Bilbao

CONSEGUIR INFORMAS FAVORABLES Y DE BUENA CONDUCTA…

Durante el año 38 el tío Gregorio mantiene una fluida correspondencia por correo sobre todo con su hermana Mercedes. En varias ocasiones les pide que le manden un “certificado de buena conducta” firmado por el ayuntamiento, dos de la falange y el cura párroco, para ayudar a que le concedieran la libertad. Yo creo que mis tíos nunca pidieron estos informes por dignidad y por no rebajarse a estos fascistas. El único certificado que he visto fue remitido por el ayuntamiento a petición del responsable del batallón de Teruel a finales de 39.

Documentos nº5

LAS LISTAS SOBRE LAS INCLINACIONES POLÍTICAS DE LOS CIUDADANOS…

En un informe acerca de las inclinaciones políticas de los habitantes de Trucios, encontré este listado realizado por el Ayuntamiento.

Sobre el abuelo Dionisio se dice que era “adicto ha [sic] los rojos antes y después del Glorioso Alzamiento Nacional”. De otros vecinos dice que “antes eran rojos y después moderados”, “simpatizante nacionalista antes, después reservada”, y cosas por el estilo.

Estos informes se realizaron en el año 39, por miembros del Ayuntamiento y de la “Junta de Falange” del pueblo de Trucios.

Documento nº9 Vecinos de Trucios investigados por la Comision de incautacion de bienes

CONTRIBUCIONES A TRAVÉS DEL TRABAJO PERSONAL “VOLUNTARIO” …

NO SOLO HABÍA QUE “CONTRIBUIR” CON DINERO, TAMBIÉN CON EL TRABAJO PERSONAL, como vemos en este “ruego” de la Junta de Falange de Trucios a mi abuelo para que fuera un día concreto al monte con su carro a recoger leña al monte para la “Hermandad de Auxilio de Invierno”.

Documentos nº 6

En el año 49 aún se continuaba colaborando con la “Reconstrucción Nacional” por trimestres.

LAS INCAUTACIONES DE BIENES…

El abuelo Dionisio también tuvo los bienes incautados en aplicación de la “Ley de responsabilidades políticas”, pero en agosto de 1941 quedó sobreseída la causa, ya que se dice en el informe dice que los actos denunciados no constituían materia de “responsabilidad política”. No he podido averiguar quién lo denuncio, aunque quizá se hacía esto con todos los vecinos “sospechosos de no adhesión al Régimen”.

Documento nº7

LAS CÉDULAS PERSONALES DE IDENTIFICACIÓN…

Estos papeles eran las “Cédulas personales” (como un DNI de la época) que las emitía la Diputación de Vizcaya (y en cada provincia española). Se renovaban cada año y clasificaban a los ciudadanos en tres tarifas, según su economía y su ocupación. Ya existían desde antes de la guerra.

escanear0401

escanear0400

escanear0402

escanear0403

escanear0404

escanear0405

escanear0406

escanear0407

escanear0408

escanear0409

escanear0410

 

GERARDO BARÓN NUÑO. Miliciano del batallón Rosa Luxemburgo.

Gerardo Barón Nuño

FIRMA DE GERARDO BARÓN NUÑO

MI PADRE, GERARDO BARÓN NUÑO, fue el último de los hermanos en casarse, se quedó en el caserío y lo atendía su hermana Mercedes.

Un día se dio cuenta que los años se le echaban encima y decidió coger la bicicleta y se fue en busca de mi madre a Lanestosa. Durante el noviazgo iba a verla en bicicleta. Tenía que cruzar todo el valle de Carranza, subir dos puertos… Era una buena pechada, pero la causa merecía el esfuerzo. Esta bicicleta la conocí; estaba en el camarote averiada, tenía el manillar curvado como la de los ciclistas, supongo que sería de la época de la guerra o anterior.

Se casó con mi madre, Ángeles Aguirreburualde Ruiz, el 5-2-1955 y tuvieron dos hijos mi hermana Tomasa y yo que nací el año 1957. Gerardo Barón Nuño falleció en el hospital de Basurto en 1988 a los 81 años.

Mi madre aún vive, tiene 96 años, es la única que queda con vida de diez hermanos que fueron.

caserio (3)

Este era el caserío de Las Canteras, hogar de mi familia durante varias generaciones, el hogar de mis abuelos Dionisio y Aurora, mi padre Gerardo Barón Nuño y mis tíos.

 

Unos años antes de casarse, en 1944, mi padre, Gerardo Barón, construyó este otro pequeño caserío para guardar las ovejas, y donde actualmente guardo los potokas (caballos). En la parte trasera, hizo una ventana muy original con una rueda de molino.  Aquí se alojó en los años setenta un grupo de espeleólogos que vino a realizar un estudio del valle de Trucios.

nuevo nº8 (2)

nuevo nº8

documento nuevo 8

Lateral, parte trasera y fachada del caserío-refugio-cabaña construido por mi padre Gerardo en 1944.

 

GERARDO BARÓN NUÑO, “EL ÚLTIMO PASTOR DE TRUCIOS” Y EL GRUPO ESPELEOLÓGICO VIZCAÍNO

En 1974 aparecieron por el pueblo un grupo de jóvenes que pertenecían al “Grupo Espeleológico Vizcaíno”.

Enseguida contactaron con mi padre y estuvieron durante cinco años haciendo un estudio sobre las simas y cuevas del monte Armañon y Los Jorrios.

Venían todos los fines de semana, vacaciones e incluso algunas navidades. Su campamento base lo tenían en la casita o “cabaña” que hizo mi padre en el 44. Ahí dormían y guardaban todo el material que utilizaban en su trabajo.

Mi padre dormía muchas veces con ellos aquí y les enseñó todas las simas y torcas que conocía en estos montes. La cabaña tiene planta baja para guardar el ganado y piso con chimenea de fuego bajo.

REVISTA KOBIE 10-I -ARTICULO SOBRE TRUCIOS

En 1980 se publicó en la revista KOBIE, Revista de Ciencias de la Diputación Foral del Señorío de Vizcaya (Nº 10- tomo I, páginas 13-33) en su XXV Aniversario, un artículo sobre todo el trabajo realizado en Trucios por este grupo espeleológico vizcaíno, “Macizo kárstico de Jorrios (Trucios, Vizcaya)” y le dedicaron en la misma unas líneas de agradecimiento a mi padre.  En al misma revista, hay también otro artículo muy interesante titulado “Estudio etnográfico del valle de Trucios”, por José María Salbidegoitia.

dedicado a Gerardo-Artículo del boletín Kobie

Gerardo colaborando con el Grupo Espeleologico Vizcaino

Gerardo en el portal del caserio

También publicaron un artículo sobre él en el diario “El Correo”, en el año 1982, que titularon

“GERARDO, el último pastor de los Jorrios (Trucíos).”

Gerardo - El Correo 1982

Gerardo Baron Nuño en su balcón

Gerardo, Alicia y Justo

Mi padre, Gerardo, con su hermana Alicia y el marido de su hermana Mercedes en alguna boda.

Gerardo Baron y su amigo NicomedesAquí está con su amigo Nicomedes también en alguna celebración.

 

GREGORIO BARÓN NUÑO. Miliciano del batallón Rosa Luxemburgo.

Gregorio Barón Nuño

Mi tío GREGORIO BARÓN NUÑO, los últimos años vivió con su hermana Alicia. Falleció en Guriezo (Cantabria) el año 1993 a los 88 años. Esta semana he hablado con mi prima Aurori (hija de Alicia) para que me informara sobre el tío y me dice que contó poca cosa de la guerra, que estuvo preso en Santoña y que cuando les detuvieron estuvieron concentrados en las marismas, al aire libre. Años después, tras morir Franco, cuando solicitaron la indemnización que daba el gobierno para los presos del franquismo, no pudo cobrar nada porque no figuraba como preso en ningún sitio. Le he comentado que he encontrado documentos que acreditan que estuvo preso más de dos años, pero ya… es tarde.

Los dos hermanos -Gerardo y Gregorio- y su primo Manuel estuvieron en la misma compañía del batallón Rosa Luxemburgo.

MANUEL PANDO BARÓN. Miliciano del batallón Rosa Luxemburgo.

Manuel Pando Barón

El primo MANUEL PANDO BARÓN, (Nolo), nació en Trucios el 23 de mayo de 1906 era labrador y pastor de cabras, soltero, vivía con dos hermanas y un sobrino. Recuerdo que tenía algún defecto al andar, posiblemente debido a alguna herida de guerra ya que en las nóminas del batallón del mes de julio figura en la lista de heridos y enfermos. Falleció aproximadamente sobre el año 1973 a los 67 años. No vio morir al dictador.
Su padre Ángel Pando, fue investigado por la Comisión Provincial de Incautación de bienes de Vizcaya, no he visto el informe sobre este tema.
En otro informe sobre su padre, Ángel Pando, dice que “antes era rojo y después moderado”.

GERARDO GREGORIO Y MANUEL 2ª junio37 3ª cia

LOS RESTOS DE LA GUERRA EN TRUCIOS…

Y para finalizar con mi colaboración en el blog batallonrosaluxemburgo.wordpress.com, envío también algunas fotografías de “restos de la guerra” encontrados en esta zona.

Mi familia ha ido recogiendo restos de la guerra, que hay muchísimos por la zona de Trucios.

Estas son algunos de los que hemos ido reuniendo, recogidos de la zona de las trincheras donde se desarrollaron los combates del monte Betaio y algunos en el mismo pueblo de Trucios.

RECIPIENTE PARA GUARDAR EL EQUIPO ANTI-GAS

Recipiente porta mascara antigas

SILLA HECHA POR REFUGIADOS EN EL CASERÍO DE LAS CANTERAS

silla hecha por refugiados caserio canteras-trucios

En Trucios, en el año 36 había sobre 700 habitantes. A consecuencia de la guerra, llegó a haber hasta 7.000 refugiados que iban dirección Santander. No nos podemos imaginar la logística que tuvo que haber para atender a toda esta gente para darles cama y comida en un pueblo de estas características.

CASCO DEL EJÉRCITO REPUBLICANO

Casco del ejercito republicano

CAMILLA PARA RECOGER LOS HERIDOS, HECHA CON TUBOS DE LA BABCOK & WILCOX

Camilla de tubo-babcok sestao

Camilla con su tela

CANTIMPLORA ITALIANA DE 2 LITROS DE CAPACIDAD

cantimplora ejercito italiano 2 litros

ESTACAS METÁLICAS PARA ALAMBRADAS

estacas metalicas para alambradas

CARCASA DE BOMBA

carcasa de bomba de julio de 1937 Trucios

Esto es un trozo de la carcasa de una bomba de unos 5 Kg de peso explotó a unos 30 metros del caserío de Las Canteras.

 Otra de las bombas que cayeron ahí mismo no explotó y quedó enterrada a 1 metro de profundidad. Actualmente no sé si sigue allí o si fue retirada.

Recientemente he contactado con unos colaboradores de Aranzadi para cuando tengan un rato libre, que comprueben si sigue allí enterrada (por el peligro que esto podría suponer).

Estas bombas cayeron EL 29 DE JULIO DE 1937 EN EL BOMBARDEO MÁS MORTÍFERO PARA LA POBLACIÓN CIVIL DE TRUCIOS, mientras nuestros milicianos se dejaban la piel en las alambradas del Kolitza.

En mi casa siempre oí que murieron 24 personas del pueblo, pero en los registros del ayuntamiento y del cementerio no aparecen más de 18. Entre los muertos figura el matrimonio formado por Lisandro Llano Elizondo y Gregoria Salvarrey Tellitu.

Dos hijos de este matrimonio estaban combatiendo en las trincheras de Betaio y después del bombardeo bajaron para ver qué había pasado y se encontraron con sus padres muertos.

Este es el resultado de las guerras…

Dionisio Barón Aguirreburualde

Colaboración de Dionisio Barón Aguirreburualde, hijo del combatiente de las milicias populares Gerardo Barón Nuño, miliciano del batallón Rosa Luxemburgo. 10/02/2019

o o O o o 

DOCUMENTOS EN FORMATO PDF:

  1. Macizo kárstico de Jorrios (Trucios)-Revista KOBIE.pdf
  2. Estudio etnográfico del valle de Trucios-Revista KOBIE.pdf

 

 

* [Nota extendida sobre “la celebración del día de la victoria en Trucios”, en atención a Dionisio, para no dar lugar a confusión en esto de las fechas sobre la “toma de Trucios por los nacionales” y no romper el relato de Dionisio con una explicación extensa, que no pretendía hacer en la publicación dedicada a su familia:

El 26 de junio de 1937 se reorganiza el Cuerpo de Ejército Vasco, tras la retirada de Bilbao y la pérdida de prácticamente toda Vizcaya. 

Se establece una nueva “línea de frente” en el que queda incluido Trucios,  donde se había establecido el Cuartel General del Ejército Vasco tras el abandono de Bilbao, pero el Cuartel General del Ejército Vasco, deja el 30 de junio Trucios trasladándose a Santoña (página 53 y 54 del pdf que os he dejado sobre la Guerra Civil en Las Encartaciones. 

En toda esta zona del nuevo frente que se ha establecido, fronterizo entre Vizcaya y Cantabria, como sucede siempre ocurre, hay posiciones que son tomadas y recuperadas por ambos bandos sucesivamente, aunque Trucios estará en la zona republicana hasta finales de agosto, no hasta el 1 de julio como suele venir en algunos textos en que se fija esa fecha como la fecha en que “se completa de toma de Vizcaya por los nacionales con la toma de Trucios” (en realidad no llegan a tomarla porque se paraliza el avance de la ofensiva del General Dávila sobre el norte debido a la ofensiva republicana al oeste de Madrid, la batalla de Brunete, retomándose aquella a finales de julio).

El 20 de agosto,  se dará la orden general de retirada definitiva de esta zona a los batallones vascos  para que se dirijan hacia la costa, quedando algunas compañías o lo que quedaba de algunos de los mermados batallones vascos y santanderinos protegiendo esta retirada (el famoso “campo quemado” como táctica de retirada).

Como también podemos leer en el artículo de Aitor Miñambres incluido en el libro comentado, en Trucios, prácticamente solo estaban  ya para esas fechas realmente las cocinas de los distintos batallones que aguantaron combatiendo por la posesión de las posiciones de Alen, Kolitza, etc. durante las últimas semanas desde que se reactivó la ofensiva sobre el norte a mediados de julio de 1937.

También en el “Diario de Gabriel” vemos como sucede esto durante el mes de julio y agosto, que el batallón Rosa Luxemburgo tiene distintas bases en lugares más próximos a la costa desde finales de junio, pero se desplazan a esta línea de frente según sean dadas las órdenes, regresando después a su punto de concentración correspondiente a descansar las compañías asignadas en el desarrollo de los combates).

<< De esta manera, el 24 de agosto, tras realizarse la voladura de puentes etc. en los días previos a esa fecha y hasta el último momento para proteger la retirada hacia la costa, las tropas nacionales entran en Trucios definitivamente y oficialmente, como afirmaba Dionisio -y no tuve tiempo de comprobar la fecha exacta – y de lo cual me informa en su email hoy mejor, dándome más detalles de ello, pudiendo contrastarlo yo ahora también, con más tiempo, en varios documentos oficiales de la época incluidos en distintos trabajos realizados por otros historiadores.>>

Agradecemos a Dionisio la gran cantidad de material que nos ha aportado en esta entrada del blog dedicada a su padre principalmente, pero que incluye un montón de información y documentos interesantes.

*** Para más detalles sobre el desarrollo de la guerra en las Encartaciones, podéis ampliar la información en el pdf descargable publicado por el Museo de las Encartaciones que os he dejado, además de otros libros dedicados a este tema, por supuesto. Amaya.]

 

<< El contenido publicado en este blog puede ser copiado y utilizado, siempre que no sea con fines comerciales y se mencione la procedencia y el autor. >>

Anuncios

70 – Emerenciano Gozalo Sacristán. Miliciano del batallón Rosa Luxemburgo. “Cayo Maleta”.

Este relato está redactado a partir de una entrevista realizada a Mª del Pilar Gozalo Sanz, la hija menor de Emerenciano Gozalo Sacristán, en Bilbao, el 5 de junio de 2018.

cabeceraGozaloSacristan

 

En memoria de Emerenciano Gozalo Sacristán, combatiente de las Milicias Populares de la República en Vizcaya, País Vasco, miliciano del batallón Rosa Luxemburgo, a través de los recuerdos compartidos por su hija Mª del Pilar Gozalo Sanz y sus nietos Roberto y Javier Marañón Gozalo que le tenían un cariño inmenso. Amaya Ibergallartu.

Ver/descargar en pdf el artículo sobre Emerenciano Gozalo Sacristán.

 

EMERENCIANO GOZALO SACRISTÁN

Emerenciano GozaloNació en Cogeces del Monte, Valladolid. Su padre era chófer de coche de caballos de una marquesa de Valladolid.

Cuando Emerenciano tenía 16 años murió su madre. Al poco tiempo, como no le gustaba la vida en el pueblo, se vino a Vizcaya a buscar trabajo, nos cuenta su hija Mª del Pilar Gozalo Sanz.

En Bilbao, conoció a la que sería su mujer, Mª del Pilar Sanz y sería padre de tres niñas: Carmen, Rosario y Mª del Pilar. La Guerra Civil le sorprendió viviendo y trabajando en Sestao, alistándose en las Milicias Populares y formando parte así del Ejército de la República en el País Vasco.

Mª del Pilar Sanz, una mujer extraordinaria, vivía en la calle Ledesma de Bilbao. Aquí se casó la pareja, en la Iglesia de San Vicente y festejaron la boda en Artxanda. Viven los primeros años de su matrimonio en Bilbao, en el Casco Viejo, en la calle Santa María, y bautizan a sus tres hijas en las iglesias de Santiago y San Vicente.

Al cabo de un tiempo Emerenciano comenzó a trabajar en Sestao, en la famosa acería de  “la Vizcaya”.  Allí se desplazó con su mujer y su hija pequeña quedando al cuidado de las otras dos – que ya iban al colegio- la abuela materna de las niñas en Bilbao, que también se llamaba Mª Pilar.

En la época de la gran huelga de octubre de 1934 despidieron a Emerenciano de “La Vizcaya” por alborotador, junto a su amigo Abundio. Entonces, para “salir adelante” ambos alquilaron una lonja y se establecieron creando un negocio de reparación de objetos de metal.

Por los datos que Mª Pilar y sus hijos nos han proporcionado, creemos que su amigo Abundio podría ser Abundio Hervas Ortega, que está en la lista de fallecidos en la Guerra  Civil, del Gobierno Vasco, fusilado el 17/10/1938 estando preso en Deusto, pero no podemos asegurarlo.

Un matrimonio muy comprometido en política.

Emerenciano y Mª del Pilar formaban una pareja muy especial. Ella era compañera de partido de Dolores Ibarruri, “la pasionaria”, dirigente del Partido Comunista, y “daba mítines” también, hablando antes de hacerlo Dolores (era “telonera” de la Pasionaria, podríamos decir).

Muchas veces Dolores  Ibarruri iba a comer o a cenar a su casa porque, además, era amiga también de la hermana de Mª del Pilar -la madre- desde antes de la guerra.

Visita_al_Frente_de_Teruel_de_Indalecio_Prieto_Vicente_Rojo_y_Dolores_Ibárruri_h_Material_gráfico__15

[Fotografía: Biblioteca Digital Hispánica. Dolores Ibarruri, con el Ministro de Agricultura en Teruel.] El ministro de Agricultura, Vicente Uribe Galdeano era hermano de uno de los milicianos del Rosa Luxemburgo, según nos informaron Juanjo y Ángel, de Gogoan Sestao.

Por otro lado, Emerenciano y su amigo Abundio tenían un equipo de sonido que alquilaban para bailes, así que cuando Dolores Ibarruri daba algún mitin ponían a su disposición el equipo completo.

La amistad de este matrimonio con Dolores Ibarruri era tan estrecha que después de la guerra unos sobrinos de Dolores Ibarruri estuvieron acogidos durante algún tiempo en casa de la tía de Mª del Pilar, nuestra relatora, en la calle Dos de mayo. Eran chica y chico, nos dice, y él se llamaba Santi.

La familia se separa en junio de 1937

Carmen, Rosario y Mª del Pilar, que es quien nos relata esta historia, sufrieron – cada una desde lo que les tocó vivir- las penalidades de la guerra. En 1937 las niñas tenían aproximadamente 10, 7 y 5 años. Dos de ellas, las mayores, pudieron ser evacuadas antes de la caída de Bilbao asegurando así su salvación, aunque sufriendo la separación de sus padres y hermana, a los que creyeron muertos por la guerra o, lo que para ellas entonces era quizá más traumático aún, pensando que habían sido olvidadas y abandonadas porque nadie las reclamó cuando terminó la guerra.

Bilbao_Vizcaya_._Niños_vascos_evacuados_y_repatriados_a_Inglaterra_y_Francia_Material_gráfico__1

[Fotografía: Biblioteca Digital Hispánica. Bilbao. Niños vascos evacuados a Francia e Inglaterra]

La hermana pequeña, Mª del Pilar, se queda con la madre que no quiere abandonar a su suerte a Emerenciano y huye con las tropas vascas a Cantabria, pasando miedo, frío y todo el hambre que uno se pueda imaginar y más, ya que la niña estuvo a punto de fallecer de inanición.

Porque madre e hija siguieron a las tropas republicanas que iban hacia Santander cuando cayó Bilbao, como hicieron muchas familias de combatientes republicanos, pasando grandes penalidades durante los siguientes años. Muchos combatientes y civiles que les siguieron en su huida fallecieron de hambre, enfermedades o inadecuada o inexistente atención médica. En ese momento de la guerra, la familia queda fraccionada y no se volverían a encontrar hasta más de veinte años después, tiempo durante el cual no supieron nada los unos de los otros. Nada.

Emerenciano llegó a Cantabria herido. Durante la guerra, fue herido en los combates de Peña Lemona, a finales de mayo o primeros de junio de 1937, por la metralla de una bomba de mano, y lo ingresaron en Basurto, nos cuenta Mª del Pilar, desde donde posiblemente fue trasladado a Cantabria en los días previos al 19 de junio de 1936, fecha en la que Bilbao fue ocupada por las tropas del General Dávila quien dirigió la ofensiva de Vizcaya a partir del 3 de junio de 1937 al fallecer el General Mola en un accidente de aviación.

Efectivamente, en las nóminas del Rosa Luxemburgo está en la relación de heridos de la segunda quincena de mayo. Había estado combatiendo, alistado en en Cuartel General de Milicias Comunistas de Capuchinos, Basurto-Bilbao, desde finales de septiembre de 1936, donde encontramos su nombre entre los milicianos destinados al frente de Barinaga esa quincena, que cobran 20 días, gran parte de los cuales serán compañeros de batallón después en el Rosa Luxemburgo.

78-elprimerodearriba

En las nóminas del batallón Rosa Luxemburgo, podemos ver su nombre desde la segunda quincena de octubre de 1936 hasta la segunda quincena de julio de 1937, última nómina que tenemos del batallón, donde consta con el número de identificación (chapa) 21.748. 

Emerenciano, cuando años después recordaba la guerra justo antes de comenzar la ofensiva final sobre Vizcaya, hablaba de Urberuaga y del Kalamua, donde estuvo con el batallón entre finales de diciembre y finales de marzo abril (hay este error en el pdf que corregiré mañana) de 1937 donde vio pasar los aviones que iban a bombardear Gernika y Durango.

 Mª del Pilar nos traslada el recuerdo de lo que contaba su padre y nos dice – seguramente con frases que utilizaba Emerenciano, piensan Roberto y Javier-  lo siguiente:

  • “Los pobres eran unos infelices”
  • “Qué guerra ni qué narices, si no tenían armas ni tenían nada”
  • “Bebían agua de los charcos y las alcantarillas”.
  • “Desde un principio sabían que aquello iba a ser una causa perdida, porque no les daban ni ropa adecuada ni armamento suficiente, nada.”
  • “Se sintieron defraudados viendo que los nacionalistas se rendían ( los del batallón Gordexola, de Sestao, aclara su hijo) mientras los demás tenían órdenes de resistir y tuvieron que continuar hacia Santander”.
  • “Fueron utilizados”.

FIRMA Emerenciano-segunda diciembre1936

EN EL CAMPO DE CONCENTRACIÓN DE PRISIONEROS DE CORBÁN, CANTABRIA. (Seminario de Monte Corbán, Cantabria)

A Emerenciano, en su camino hacia Santander tras la ocupación de Bilbao por los sublevados, le acompañaron su mujer y su hija pequeña pero también su suegra y una cuñada que estaba embarazada.

Estuvieron un tiempo en Renedo, donde nació la prima de Mª del Pilar Gozalo.

En Santander, a finales de agosto de 1937 es hecho prisionero tras la rendición de gran parte de los combatientes de batallones vascos y santanderinos, fue hecho prisionero y trasladado al Campo de concentración de prisioneros de Corbán, situado en el Seminario.

seminario Corban-santander

[Vista aérea del Seminario de Corbán, Cantabria, que fue campo de concentración de prisioneros tras la ocupación de Santander por el ejército golpista.]

Corban agosto 1938-1

Corban agosto 1938-2

Corban agosto 1938-3

[Fotografías del Campo de Corbán, descargadas del Archivo Digital de la Biblioteca Nacional Hispana: www.bne.es . Escenas de enseñanza y adoctrinamiento a los prisioneros del campo de Corbán.]

Las visitas a la prisión de Corbán de Mª del Pilar y su madre.

El campo de prisioneros de Corbán era un seminario utilizado como campo de concentración de prisioneros tras la ocupación de los sublevados, situado al sur del cementerio de Ciriego, en  Cantabria.

Emerenciano estuvo en la cárcel de Corbán algo más de un año, cree recordar su hija.

Hasta allí iban a visitarle su mujer y su hija pequeña, que permanecieron en Santander hasta que obtuvo la libertad. Mientras tanto, ellas estuvieron viviendo durante ese tiempo en el Puerto Chico de Santander.

Antes, en su huida a Cantabria, una familia de Santander les acogió en su casa y gracias a esa mujer salvó la niña su vida, porque estaba muy débil, y la mujer, que era de profesión morcillera, le daba el caldo donde se cocían las morcillas, que tenía mucha grasa. De esa familia guarda muy buen recuerdo y nos cuenta que le llamaban “la perejila” porque era muy animosa y cantarina.

 

La firma del cura

Un mal recuerdo de Mª del Pilar de aquella época es relativo a un cura al que fue su madre a pedir – con ella de la mano y una sobrina de meses en brazos- que les firmara el papel para poder solicitar la asistencia social – comida o servicios de comedor- por carecer de recursos. La madre le rogó que le firmara el papel, porque no tenían nada que comer ni forma de obtener ingresos, y tenían niños pequeños. El cura se mostró dispuesto a firmar el papel (recomendación por ser buenos cristianos o algo similar sería) pero añadió que tenía que pagar tantas pesetas (no recuerda Mª del Pilar la cantidad) por la firma.

La madre, que no tenía nada, le dijo: ¿Por favor, no le da pena de estas criaturas? Y el cura respondió que “Del Cielo para abajo, todo el mundo vive de su trabajo”.

Esa respuesta a las súplicas de la madre se quedó grabada en Mª del Pilar, que aún hoy, cerca ya de los 90 años, recuerda vivamente la escena.

 

Las gallinas de “la señorita”.

Durante su estancia en Cantabria, estuvieron trabajando también en la casa de una familia de Santander, trabajando tanto su madre como ella, que tendría unos cinco años, y no guarda muy buen recuerdo de esta etapa, porque se sintieron tratadas con desprecio. Nos cuenta que la hija, una joven de mal carácter, le ordenó un día que echara comida a las gallinas, y ella, que jamás había hecho tal cosa, les puso la comida en el suelo fuera de la jaula y no dentro, con lo cual se ganó una monumental bronca e insultos.

 

El queso rancio

Un día, Emerenciano, estando en la cárcel, consiguió unas camisetas, no sabe cómo, y se las dio a su mujer, pero como tenían tanta hambre las vendió y con lo que sacaron compraron un queso que estaba tan seco y rancio que era incomestible, como una piedra.

 

¡ O levantas la mano o te pego un tiro ¡

A Santander también había ido la abuela de Mª del Pilar Gozalo, suegra de Emerenciano, que se llamaba igual que ella y que su madre, a quien quizá le salvó la vida en cierta ocasión-tras la ocupación de Santander por “los nacionales”-  en la que había en la calle un desfile falangista y les pilló a las dos en medio de la aglomeración de gente.

Sucedió que uno de los falangistas, al ver que Mª del Pilar (madre) no levantaba la mano al uso del saludo franquista, se le acercó, pistola en mano, exigiéndole que lo hiciera. Como no obedecía, le amenazó con la pistola diciendo  “O levantas la mano o te pego un tiro”. Y entonces, ella, ingeniosa, le espetó al falangista “¿Pero no se da cuenta usted de que es tonta, que no sabe lo que le está diciendo?”  Y el oficial bajó el arma.

 

Así salvó su vida Mª del Pilar Sanz, activista política, conferenciante comunista junto a Dolores Ibarruri, abuela materna de Roberto y Javier Marañón Gozalo.

_Desfile_en_Santander_Material_gráfico__9

[Fotografía: Biblioteca Digital Hispánica. Santander, septiembre 1937. Desfile. Público saludando al himno nacional.]

El fusilamiento del amigo de Emerenciano, Abundio.

Cuando por fin Emerenciano salió del campo de prisioneros de  Corbán, regresaron a Sestao. Emerenciano quería saber si su casa seguía en pie y se dirigió allí. Al momento de llegar, un conocido le dijo que se marchara rápidamente porque habían cogido a su amigo Abundio, lo habían fusilado y estaría seguramente detrás de él también.

 

El amigo indiano y los años en Celis, Cantabria.

 Emerenciano, por esos días, conoció a un indiano que había regresado de América, y juntos se fueron hacia las montañas de Cantabria donde estuvieron viviendo varios años en el pueblo de Celis.

Celis está debajo de Puentenansa, nos cuenta Mª del Pilar, a unos 5 km. Allí era donde iba Franco a pescar salmones”, nos recuerda divertida. También recuerda que cerca de allí había estaban haciendo una presa donde trabajaban muchos prisioneros, que vivían en barracones y que había muchos de Bilbao.

entrada a Celis

En Celis, no muy lejos de la Sierra de El Escudo, donde murieron tantos combatientes, Emerenciano se ganaba la vida como tratante de pieles y lanas (pellejero). Iba al monte y vendía las pieles de los animales que cazaba, así que se conocía toda la comarca. Debido a esto, conoció a los llamados “los últimos maquis”, Juanito y Bedoya, a los que muchas veces facilitaba comida u otras cosas que precisaran.

Celis01

“Cayo Maleta”

En Celis vivieron muy tranquilos porque se integraron completamente en el pueblo teniendo una muy buena relación con todos los habitantes. Recuerda Mª del Pilar especialmente que su padre jugaba la partida de cartas con el Guardia  Civil y el cura del pueblo. Pero allí no era conocido como Emerenciano Gozalo sino como “Cayo Maleta”.

Este cambio de nombre fue una estrategia de supervivencia. Emerenciano tenía un cuñado llamado José María Maleta Azcue y ambos acordaron repartirse sus apellidos para que no localizaran a Emerenciano. Así, Emerenciano se quedó con el apellido Maleta y el cuñado con el Azcue, viviendo con estos nombres falsos durante varios años.  José María Maleta Azcue, durante la guerra “estaba en algo de policía”, porque “era de los que iban con la moto avisando por los pueblos para que saliesen cuando avanzaban los sublevados”.

ertzantza-1936

[Fotografía de la Bilbioteca Nacional. www.bne.es. ¿Es posible que el cuñado de Emerenciano formara parte del Cuerpo de policía – Ertzaintza creado por el Gobierno Vasco en octubre de 1936] Etimología de Ertzaintza: “que cuida las esquinas, límites”.

Después, su tío José María  Maleta Azcue estuvo preso en Pontejos (campo de aviación de Santander) porque era mecánico, y trabajaba allí arreglando los aviones de los alemanes. Al finalizar la guerra fue puesto en libertad y pudo volver a trabajar en “Trincal y Compañía”, en la Calle Lersundi (Bilbao) donde trabajó antes de la guerra.

  

Se busca a un tal “Cayo Maleta”

Un día, varios años después de finalizar la guerra, la hermana del cura de Celis, que recibía la prensa de Vizcaya por correo, vio una noticia donde se buscaba a un tal “Cayo Maleta” y comunicó a las autoridades que Cayo Maleta estaba viviendo en Celis desde hacía años.

Fue así como Emerenciano volvió a entrar en prisión, a Larrinaga, en Bilbao, donde intentó aclarar que ese no era su nombre real, cuando, cansado ya, les confesó todo. Al cabo de un tiempo le dejaron libre, pero estaba muy vigilado. Seguramente en su liberación tuvieron algo o mucho que ver los buenos informes que dieron de él tanto el cura como el Guardia Civil de Celis, a los que agradeció enormemente su ayuda así como el apoyo de la gente de Celis, donde era muy querido y es aún recordado.

 

Inspecciones de madrugada…

Mª del Pilar nos cuenta que, por aquellos años, al regresar a Bilbao, cuando vivieron en la calle Dos de mayo en casa de su tía, muchas veces llamaba a la puerta a las dos de la madrugada la Guardia Civil. El brigadilla les hacía levantar las tablas de madera del suelo y meter la mano para comprobar que no guardaban armas bajo la tarima.

Un día, ella -que tendría unos 13 o 15 años, calcula- debió escuchar un ruido y no se atrevía a meter la mano bajo la tarima, por si había un ratón y uno de los guardias le dio tal bofetón que la tiró al suelo. “Una cosa es contarlo y otra es pasarlo”, se lamenta.

A mi tío José, nos dice, “en el cuartelillo le dieron tales palizas que salió sin dientes”.

 

Emerenciano recupera su verdadero nombre y apellidos veinte años después.

Emerenciano no pudo recuperar su nombre hasta principios de los años 60. Hasta entonces no podía tener nada a su nombre, ni cuenta en el banco siquiera, así que todo lo que compraban -como fue, por ejemplo, la casa que compraron en Rekalde, Bilbao – estaba a nombre de su mujer o su hija. En ese tiempo, volvieron a tener noticias de sus hijas que habían sido evacuadas a Francia en 1937. La familia que le acogió, de origen español, con quienes continuaron viviendo las niñas durante todos esos años, se puso en contacto con la embajada española y por fin consiguieron contactar con los padres.

 

La familia vuelve a reunirse a principios de los años 60.

Roberto, el nieto de Emerenciano, recuerda que quien consiguió ponerles en contacto se llamaba Pedro, “el señor Pedro”, que fue quien recogió a Carmen, una de las hermanas de Pilar, cuando fueron evacuadas a Francia. Las niñas, cuando consiguieron recuperar a su familia ya eran mujeres jóvenes, se habían casado y una de ellas tenía un hijo, el primer nieto de Emerenciano y Mª del Pilar. Vinieron a Bilbao a reunirse con sus padres y hermana pequeña y visitaron también el pueblo de Celis, pero ya tenían hechas sus vidas en Francia y no regresaron a Bilbao, donde residían los padres, salvo una vez al año, durante las vacaciones.

Emerenciano fue en 1963 por primera vez a Francia, a ver a sus hijas. Cada año, más o menos, volvieron a reunirse aquí y Emerenciano y su mujer también fueron a verlas a Francia alguna vez.

“La familia de Cayo”, en Celis.

 Mª del Pilar guarda muy buenos recuerdos del pueblo y la gente de Celis, donde, nos dice, la gente les quería y apreciaban muchísimo a su padre Emerenciano, tanto que “cuando murió hicieron una misa en su memoria”, recuerda agradecida.

Siempre que regresan a Celis, la referencia es “somos familia de Cayo”. Emerenciano, allí, era el pellejero que todo el mundo recuerda con cariño en el valle.

 Mª del Pilar recuerda aquel tiempo que pasó en Celis con un gran cariño también y nos repitió varias veces que allí fue muy feliz, quizá también por el horror vivido durante los tres años anteriores que, para ella, representaban casi la mitad de su corta existencia, donde se asentaron sus primeros recuerdos de la vida, tan importantes para la adecuada formación de la personalidad y el carácter de los niños que un día serán adultos.

 

Las consecuencias de la guerra vivida.

Cualquier hecho traumático – como fue en este caso la Guerra Civil- deja una huella imborrable a cualquier edad, pero especialmente en los niños, y sus consecuencias se dejan ver a lo largo de toda su vida: miedo, silencio, olvido terapéutico, sometimiento y otras consecuencias que definen y explican algunas características de la personalidad de la persona afectada por el terror de la guerra, la represión y en definitiva, la falta de libertad en todos los sentidos.

Afortunadamente, para Mª del Pilar, la estancia en Celis fue un bálsamo reparador que compensó su sufrimiento pasado, un lugar de descanso mientras ignoraba lo que vendría después, durante los casi cuarenta años de la dictadura de Franco. Pero el paréntesis duró poco tiempo e incluso hoy día, cuando recuerda todo lo vivido, aún sufre al revivir aquellos años. Por eso, debemos agradecerle – como agradecemos a todos aquellos que comparten con nosotros sus recuerdos de la guerra- el terrible dolor que supone para ella recordar para que nosotros no olvidemos.

Las hermanas de Mª del Pilar, Carmen y Rosario, y los nietos de Emerenciano, herederos del sufrimiento de sus padres y de sus abuelos, también han sufrido su padecimiento a través de la transmisión de su memoria de lo vivido.

Este dolor es un legado que todos los descendientes de aquellos que padecieron la Guerra Civil hemos heredado y no queremos ni debemos olvidar, porque olvidando estamos ignorando que todo aquello ocurrió, estamos ignorando y borrando de la Historia cómo la vivieron los verdaderos afectados por la guerra: los combatientes, los niños, el pueblo… en ambos “bandos”. Estamos olvidando lo que realmente ocurrió, lo que vivió el pueblo.

 

Decepción, sentimiento de abandono, desconfianza y abulia.

Emerenciano murió en 1985 a los 79 años, “muy decepcionado con la forma en que se desarrolló la guerra”, nos dice su familia.

Independientemente del hecho de que se perdiera la guerra debido principalmente a que los golpistas contaran con el apoyo alemán e italiano contra quienes no tenía ninguna posibilidad el Ejército Republicano Español – y menos aún el Cuerpo de Ejército del País Vasco – el sentimiento de los combatientes republicanos de las Milicias Populares del Ejército vasco, fue – en palabras de Emerenciano- que “se sintieron desatendidos, utilizados y abandonados por los suyos”.

Entre esto y todo lo que pasaron durante la guerra y después de ella, durante la dictadura de Franco, tanto él como su familia, Emerenciano terminó asqueado de la política, no creía en nada, desconfiaba de todo aquello que un día le llevó a ofrecer su vida por la defensa de sus ideales y no quiso saber ni involucrarse en nada relacionado con la política durante el resto de su vida.

“Se dio cuenta de que todo había sido un engaño, que les utilizaron y luego les dejaron tirados”, insiste su familia porque lo escucharon decir a Emerenciano repetidas veces durante toda su vida.

“Todo fue un engaño”. “Mi padre terminó asqueado de la política”.

Gobierno Vasco-octubre 1936

 

<< Este es el testimonio de lo vivido por Emerenciano Gozalo Sacristán – combatiente de las Milicias Populares, miliciano del batallón Rosa Luxemburgo – transmitido por su hija Mª del Pilar Gozalo Sanz y sus nietos Javier y Roberto Marañón Gozalo para que nosotros recordemos y transmitamos a las siguientes generaciones la memoria de lo que padecieron durante la guerra aquellos que la sufrieron. >>

o o O o o

<< El contenido del presente trabajo se puede copiar, siempre que no sea para fines comerciales y se mencione las referencias de la fuente y el autor:
Blog batallonrosaluxemburgo.wordpress.com . Amaya Ibergallartu >>
Bilbao, a 22/10/2018. 

64 – El Rosa Luxemburgo se va a Sestao…

RL- 4 octubre 2018 SestaoVamos a darnos una vuelta por Sestao, empezando por echar un vistazo a los vecinos de Sestao que aparecen en el listado de víctimas de la Guerra Civil de la página web del Gobierno Vasco, que son 282 personas (la primera localidad indica la vecindad y la segunda el lugar donde consta el fallecimiento; los datos son los que venían en la web).

Iremos confeccionando un listado con los milicianos del Rosa Luxemburgo vecinos o naturales de Sestao a quienes recordaremos en la

<< próxima charla sobre el Batallón Rosa Luxemburgo el día 4 de octubre a las 19:00 en el Salón de Actos de la Biblioteca Municipal de Sestao (Plaza del Kasko 3 - soportales).>>

Biblioteca Sestao-Metro Kasko

Buscando... MILICIANOS DEL ROSA LUXEMBURGO VECINOS O NATURALES DE SESTAO

Vecinos, naturales o trabajadores de Altos Hornos de Sestao que estuvieron en el batallón Rosa Luxemburgo.

¿Son pocos o muchos? ¿Cuántos más de Sestao puede haber en el Rosa? ¿Están todos los fallecidos de Sestao en estas listas oficiales de fallecidos?

Hablaremos sobre esto en la conferencia mientras repasamos la información que vamos rescatando del batallón Rosa Luxemburgo.

Hasta entonces, incorporaremos a este listado de 26 los nombres iniciales los que vayamos encontrando, sean naturales o vecinos de Sestao o relacionados con el municipio por otras causas, siempre y cuando estén en las nóminas del Batallón Rosa Luxemburgo.

  1. Alcedo Renovales, Luis
  2. Alonso Seco, Orencio
  3. Ansorena Eguia, Jose
  4. Badas Lopez, Julian
  5. Barrio González, Exuperio
  6. Barrio González, Secundino
  7. Bastida Martinez, Faustino
  8. Castro Pardillo, Constantino
  9. Cota, Luis
  10. Cuvert Sánchez, Francisco
  11. De la Cruz Ortiz, Mateo
  12. Gelado Guilacha, Fernando
  13. Gozalo Sacristán, Emerenciano
  14. Guillerma López, Antonio
  15. Julbez Torcal, Marcelino
  16. Pérez Garín, J.Antonio
  17. Ruiz Galán, Pedro
  18. Ruiz Oribe, Teófilo
  19. Ruiz Rodriguez, Ricardo
  20. Sopeña Magunacelaya, Angel
  21. Uribe/Uribarri Galdeano, Ángel
  22. Valverde Arana, Ángel
  23. Vela Aragón, Mariano
  24. Vela Aragón, Pablo.
  25. Zapatero Antón, Eusebio
  26. Zubeldia Martinez, Juan

** La Asociación Gogoan Sestao nos ha pasado una lista con 69 nombres de milicianos del Rosa Luxemburgo naturales o vecinos de Sestao, que han conseguido  completar tras consultar minuciosamente en varias fuentes de diversos Archivos. Podeís consultar todos los datos aportados en en siguiente enlace a la entrada 67 del blog:   ¡ 69 sestaotarras en el Rosa Luxemburgo! Gogoan Sestao.

VECINOS DE SESTAO EN LA LISTA DE VÍCTIMAS DE LA GUERRA CIVIL . Página web del Gobierno Vasco. www.euskadi.eus

Estos son los fallecidos en la Guerra Civil que vienen señalados como vecinos de Sestao en el listado de la página web del Gobierno Vasco.

Los marcados en negrita (de momento 8 personas) están en las nóminas del Rosa Luxemburgo. El resto, serían de otros batallones o civiles muertos en bombardeos, según se indica.

La primera localidad anotada es la vecindad, y la segunda el lugar de fallecimiento.

  1. Abejon Ruiz, Manuel Sestao    Baranbio    10/12/1936   Muerto Frente
  2. Aira Amiama, Agustin Sestao    Barazar 07/04/1937      Muerto Frente
  3. Albinarrate Gonzalez, Vicente Sestao    Otxandio    22/07/1936  Muerto Frente
  4. Albizu Lopez, Alfredo Sestao    Eibar   08/10/1936  Muerto Frente
  5. Alcalde Gonzalez, Julian Sestao    Hartheim  24/09/1941  Muerto Prision
  6. Alonso Cabezon, Ignacio Sestao Euba   09/05/1937  Muerto Frente
  7. Alonso Garcia, Nicasio Sestao    Ixerango  20/05/1937  Muerto Frente
  8. Alonso Oliveros, Eusebio Sestao Sestao    23/05/1937  Bombardeo
  9. Alonso Seco, Orencio Sestao    Etxano  16/05/1937 Muerto Frente
  10. Alonso Uriarte, Esteban Sestao    Oviedo   23/02/1937   Muerto Frente
  11. Alvarez Alvarez, Manuel Sestao Bilbo      15/09/1937   Fusilado
  12. Alzanz Urquijo, Juan Sestao    San Cristobal   22/05/1938 Fusilado
  13. Amiliano Yabar, Daniel Sestao    Izuskitza   08/10/1936 Muerto Frente
  14. Anguiano Araquistain, Rafael Pio Sestao    Urkiola  06/04/1937 Muerto Frente
  15. Angulo Legarza, Antonio Sestao Murua   03/12/1936 Muerto Frente
  16. Ansorena Eguia, Jose Sestao    Asturias 23/10/1936  Muerto Frente
  17. Arana Saracho, Modesto Sestao    Alto De Morga    20/05/1937  Muerto Frente
  18. Araujo Martinez, Feliciano Sestao    Sestao    23/05/1937   Bombardeo
  19. Arcocha Anunciaga, Luciano Sestao    Orduña  26/05/1937 Muerto Frente
  20. Arcocha Zuloaga, Francisco Sestao    Bilbo      28/09/1936  Muerto Frente
  21. Arias Oñatibia, Sebastian Sestao Abadiano   16/04/1937    Muerto Frente
  22. Arnaiz Camarero, Felipe Sestao    Otxandio  31/03/1937  Muerto Frente
  23. Arrillaga Sorrondegui, Pascual Sestao   Asturias 13/03/1937 Muerto Frente
  24. Artabe Acha, Eugenio Sestao    Legutio  02/12/1936  Muerto Frente
  25. Asenjo Cavia, Emilio Sestao    Portugalete  12/05/1937  Bombardeo
  26. Aspiazu Mendizabal, Antonio Sestao    Asturias 21/11/1936 Muerto Frente
  27. Astica Candina, Antonio Sestao    Bilbo      13/12/1937 Fusilado
  28. Azcarate Unzueta, Daniel Sestao Otxandio  04/04/1937   Muerto Frente
  29. Badas Lopez, Julian Sestao    Lemoa  03/01937   Muerto Frente
  30. Barriocanal Martinez, Jose Sestao    Berriz     27/04/1937   Muerto Frente
  31. Barriocanal Martinez, Luis Sestao    Sollube  10/05/1937   Muerto Frente
  32. Bastida Martinez, Faustino Sestao    Cantabrico 05/03/1937  Muerto Frente
  33. Bayon Arroyo, Juan Sestao    Dima      10/05/1937   Muerto Frente
  34. Benito Campillo, Francisco Sestao    Sollube  08/05/1937  Muerto Frente
  35. Bicandi Ortuza, Argimiro Sestao    Mungia  09/05/1937   Muerto Frente
  36. Bilbao Guerediaga, Demetrio Sestao    Nafarrate  08/12/1936 Muerto Frente
  37. Bilbao Ruiz, Victor Sestao    Bilbo      13/12/1937  Fusilado
  38. Blanco Perez, Abelardo Sestao    Asturias 22/02/1937  Muerto Frente
  39. Blanco Quintana, Lamberto Sestao    Gernika 02/05/1937  Muerto Frente
  40. Bugallo Fernandez, Ramona Sestao    Sestao    10/10/1936  Bombardeo
  41. Caceres Izquierdo, Alejandro Sestao    Legutio  02/12/1936   Muerto Frente
  42. Cadiñano Fernandez, Emiliano Sestao    Gernika 02/05/1937 Muerto Frente
  43. Calavera Vidarte, Luis Sestao    Ubidea   01/12/1936 Muerto Frente
  44. Calderon Camara, Marciano Segundo Sestao    Zornotza 27/04/1937  Muerto Frente
  45. Calderon Lopez, Antonio Sestao  Orduña  23/01/1937   Muerto Frente
  46. Calvo Sanchez, Manuel Sestao    Asturias 23/02/1937  Muerto Frente
  47. Camino Ruiz De Zarate, Jose Sestao    Billaro    04/10/1936  Muerto Frente
  48. Carazo Peña, Juan Sestao    Ubidea   18/12/1936  Muerto Frente
  49. Carrascal Arranz, Celestino Sestao    Bilbo      22/04/1937  Muerto Frente
  50. Carreras Rodriguez, Angel Sestao    Gernika 02/05/1937  Muerto Frente
  51. Carrillo Hernandez, Eladio Sestao    Asturias 21/10/1936  Muerto Frente
  52. Casanova Gonzalez, Encarnacion Sestao    Sestao    26/05/1937 Bombardeo
  53. Castro Arguiñano, Dionisio Sestao    Hospital Basurto 19/04/1937  Muerto Frente
  54. Chapela Rial, Cesar Sestao    Bilbo      24/11/1938   Fusilado
  55. Cinecias Condado, Luis Sestao    Derio      09/01/1938  Fusilado
  56. Clarin Eguiluz, Marcelino Sestao Asturias 21/02/1937  Muerto Frente
  57. Cordoba Fernandez, Manuel Sestao    Nafarrate 18/12/1936   Muerto Frente
  58. Corral Carbajo, Pedro Sestao    Nafarrete  18/12/1936    Muerto Frente
  59. Cota Cota, Ramon Sestao    Sestao    18/06/1937 Bombardeo
  60. Cruz Ortiz, Tomas Sestao    Asturias 21/02/1937   Muerto Frente
  61. Cuadra Lavin, Patricio Sestao    Sestao    19/08/1937 Bombardeo
  62. Cuesta Rojo, Vicente Sestao    Asturias 21/02/1937  Muerto Frente
  63. De La Mata Belauzategui, Jorge Sestao    Iurreta   28/04/1937 Muerto Frente
  64. De Mesa Diaz, Santiago Sestao    Barcelona             29/03/1939  Fusilado
  65. Del Rey Sebastian, Bernardino Sestao    Bilbo      24/10/1938 Fusilado
  66. Delgado Mangado, Andres Sestao    Elorrio    20/04/1937   Muerto Frente
  67. Diaz Fernandez, Eduardo Sestao Irun        28/08/1936  Muerto Frente
  68. Diaz Fernandez, Manuel Sestao    Ajuria    30/04/1937  Muerto Frente
  69. Diez Cemas, Santos Sestao    Bermeo 08/05/1937 Muerto Frente
  70. Domingo Busto, Juan Jose Sestao    Dima      05/04/1937 Muerto Frente
  71. Echevarria Epelde, Benito Sestao Muerto Frente
  72. Echevarria Epelde, Carlos Sestao Asturias 28/02/1937  Muerto Frente
  73. Elices Gonzalez, Norberto Sestao    Legutio  02/12/1936  Muerto Frente
  74. Elices Rivas, Norberto Sestao    Legutio  02/12/1936  Muerto Frente
  75. Elizondo Estrada, Jesus Sestao    Mungia  19/05/1937 Muerto Frente
  76. Elorza, Marcos Sestao    Hospital Barakaldo   14/05/1937  Muerto Frente
  77. Fernandez Alvarez, Julio Sestao    Los Tornos  02/12/1936  Muerto Frente
  78. Fernandez Fernandez, Guillermo Sestao    Legutio  05/12/1936  Muerto Frente
  79. Fernandez Fernandez, Lorenzo Sestao    Legutio  02/12/1936  Muerto Frente
  80. Fernandez Frentes, Jose Maria Sestao    Ubidea   02/12/1936  Muerto Frente
  81. Fernandez Otaola, Juan Sestao    Aramaio 05/04/1937    Muerto Frente
  82. Fernandez Rua, Balbino Sestao    Ubidea   03/12/1936  Muerto Frente
  83. Fernandez, Jose Maria Sestao    Ubidea   02/12/1936  Muerto Frente
  84. Fernandez-Barrena Zuazola, Francisco Sestao    Hospital Civil  08/12/1936          Muerto Frente
  85. Ferrer San Martin, Bernardo Sestao    Hospital Civil  14/11/1936   Muerto Frente
  86. Fincias Condado, Luis Sestao    Bilbo      08/01/1938   Fusilado
  87. Flores Echevarria, Ricardo Sestao    Asturias 22/02/1937  Muerto Frente
  88. Fuldain Marcaida, Pedro Sestao    Dima      06/04/1937    Muerto Frente
  89. Gabuyo Lopez, Antonio Sestao                   Desaparecido
  90. Gago Gonzalez, Felipe Sestao    Asturias 21/10/1936      Muerto Frente
  91. Gallo Ruiz, Ezequiel Sestao    Asturias 22/02/1937   Muerto Frente
  92. Garabaya Martinez, Francisco Sestao    Sollube  17/05/1937     Muerto Frente
  93. Garal Landaluce, Tomas Sestao    Hospital Basurto 23/05/1937    Muerto Frente
  94. Garate Martinez, Jose Maria Sestao    Asturias 02/02/1937   Muerto Frente
  95. Garcia Fernandez, Alejandro Sestao    Lemoa   03/06/1937 Muerto Frente
  96. Garcia Garcia, Aurelio Sestao    Galdames             16/06/1937 Muerto Frente
  97. Garcia Gil, Domingo Sestao    Barazar 05/04/1937   Muerto Frente
  98. Garcia Gonzalez, Jose Sestao    Euba      09/05/1937  Muerto Frente
  99. Garcia Gordo, Jose Sestao    Barazar 05/04/1937   Muerto Frente
  100. Garcia Lopez, Jose Maria Sestao Elgeta 20/04/1937   Muerto Frente
  101. Garcia Mier, Milagros Sestao Sestao    23/05/1937    Bombardeo
  102. Garcia Pablo, Luis Sestao Nafarrate    04/11/1936  Muerto Frente
  103. Garcia Palacios, Marcos Sestao Oviedo   26/10/1936  Muerto Frente
  104. Garcia Perea, Jose Sestao Ubidea   05/04/1937     Muerto Frente
  105. Garcia Pinedo, Francisco Sestao Baranbio   07/12/1936    Muerto Frente
  106. Garcia Sebastian, Bernardo Sestao Durango 26/04/1937  Muerto Frente
  107. Garcia Sebastian, Jesus Sestao Durango 27/04/1937    Muerto Frente
  108. Garcia Valle, Julio Sestao Ubidea   21/12/1936   Muerto Frente
  109. Garcia, Francisco Sestao Sestao    06/04/1937  Bombardeo
  110. Gil Abadia, Pedro Sestao Astrain   13/08/1936  Fusilado
  111. Gil Gamuto, Luis Sestao Bilbo      07/09/1937   Fusilado
  112. Goicoechea Trueba, Hipolito Sestao HMPG Gernika   02/09/1938  Muerto Prision
  113. Gomez Fonseca, Jose Maria Sestao Otxandio               04/04/1937   Muerto Frente
  114. Gomez Garcia, Marcelino Sestao Hospital Zornotza 03/01/1937    Muerto Frente
  115. Gomez Rodriguez, Felipe Sestao Barazar 05/04/1937  Muerto Frente
  116. Gomez Rodriguez, Luis Sestao Barazar 05/04/1937     Muerto Frente
  117. Gonzalez De La Torre, Jose Sestao Asturias 19/10/1936     Muerto Frente
  118. Gonzalez Diego, Arturo Sestao Otxandio       02/12/1936   Muerto Frente
  119. Gonzalez Hernando, Angel Sestao Txabalopea    02/12/1936      Muerto Frente
  120. Gonzalez Macia, Joaquin Sestao 18/01/1938 Fusilado
  121. Gonzalez Mijangos, Hipolito Sestao Derio      14/12/1937  Fusilado
  122. Gonzalez Perez, Jose Antonio Sestao Burgos   02/12/1936  Muerto Frente
  123. Gonzalez Totorica, Pedro Sestao Bilbo 16/12/1937     Fusilado
  124. Gutierrez Diego, Antonio Sestao Asturias 02/03/1937 Muerto Frente
  125. Gutierrez Gutierrez, Raimundo Sestao Asturias 21/02/1937     Muerto Frente
  126. Hernaez Mendizabal, Valentin Sestao Karrantza     21/06/1937     Muerto Frente
  127. Hernan Palacios, Fermin Sestao Legutio  12/12/1936     Muerto Frente
  128. Herrero Antruejo, Manuel Sestao Bilbo 14/12/1937     Fusilado
  129. Huarte Mendizabal, Jesus Sestao Zornotza 03/12/1936   Muerto Frente
  130. Huguer, Berta Sestao Bilbo                Fusilado
  131. Husillos Abad, Alfredo Sestao Ubidea   04/12/1936          Muerto Frente
  132. Ibañez Ernaiz, Pedro Sestao Cantabrico   05/03/1937      Muerto Frente
  133. Ibarra Barañano, Federico Sestao San Cristobal 20/05/1941    Muerto Prision
  134. Iglesias Diaz, Juan Sestao Asturias 19/03/1937   Muerto Frente
  135. Isasi Garaizar, Luis Sestao Otxandio     20/01/1937    Muerto Frente
  136. Jimenez Fraile, Gregorio Sestao Zornotza     05/04/1937   Muerto Frente
  137. Jimenez Fraile, Juan Sestao Dima       Muerto Frente
  138. Julbez Torcal, Marcelino Sestao Ubidea   12/10/1936   Muerto Frente
  139. Julver Zorzal, Marcelino Sestao Ubidea   12/12/1936   Muerto Frente
  140. Julvez Campos, Marcelino Sestao Ubidea   12/12/1936    Muerto Frente
  141. Labrada Rodriguez, Donaciano Sestao Asturias 21/02/1937    Muerto Frente
  142. Larraz Pedrosa, Venancio Sestao Bilbo 07/09/1937     Fusilado
  143. Larrazabal San Martin, Pedro Sestao Lemoa   24/05/1937    Muerto Frente
  144. Larrea Garcia, Andres Sestao Burgos   14/02/1939   Fusilado
  145. Larrea Lafuente, Modesto Sestao Eibar 19/04/1937    Muerto Frente
  146. Larroza Mansilla, Gregorio Sestao Sestao    13/04/1937    Bombardeo
  147. Latorre Atance, Tomas Sestao Ubidea   02/12/1936   Muerto Frente
  148. Laza Sarachaga, Glorialdo Sestao Gusen    06/07/1941    Muerto Prision
  149. Lazaro Peña, Jose Maria Sestao Jata        15/05/1937   Muerto Frente
  150. Lazaro Ugalde, Nicolas Sestao Legutio  02/12/1936   Muerto Frente
  151. Lerma Fernandez, Miguel Sestao Ubidea 05/04/1937     Muerto Frente
  152. Llorente Setien, Guillermo Sestao Elgeta    01/02/1937    Muerto Frente
  153. Lopategui Echeverria, Miguel Sestao Sestao    25/05/1937  Bombardeo
  154. Lopategui Vila, Jesus Sestao Bilbo      08/07/1937    Fusilado
  155. Lopez Clemente, Restituto Sestao Legutio  02/12/1936 Muerto Frente
  156. Lopez Llamosas, Jacinto Sestao Bilbo      18/06/1937    Muerto Frente
  157. Losada Olea, Enrique Sestao Legutio  01/12/1936   Muerto Frente
  158. Luque Oses, Luis Sestao Ubidea   18/12/1936   Muerto Frente
  159. Maestre Azofra, Teodorico Sestao Otxandio   04/04/1937  Muerto Frente
  160. Magunacelaya Inza, Venancio Sestao Sestao    27/01/1937  Bombardeo
  161. Manzano Martinez, Raimundo Sestao Elorrio   22/04/1937   Muerto Frente
  162. Manzano Peña, Victoriano Sestao Nafarrate    18/12/1936    Muerto Frente
  163. Martin Azcueta, Juan Sestao Nafarrete    18/12/1936    Muerto Frente
  164. Martin Garcia, Antolin Sestao Sollube  07/05/1937  Muerto Frente
  165. Martin Soto, Victorino Sestao Bilbo      06/09/1937  Fusilado
  166. Martinez Angulo, Amador Sestao Legutio  02/12/1936   Muerto Frente
  167. Martinez Ballesteros, Juan Sestao Nafarrate  18/12/1936    Muerto Frente
  168. Martinez Gomez, Ismael Sestao Otxandio  04/04/1937     Muerto Frente
  169. Martinez Iriarte, Alberto Sestao Sollube  14/05/1937 Muerto Frente
  170. Martinez Lopez, Leonardo Sestao Ubidea   03/12/1936    Muerto Frente
  171. Martinez Mason, Antonio Sestao Arrasate 28/09/1936 Muerto Frente
  172. Martinez Musitu, Eugenio Sestao Zalla 22/06/1937 Muerto Frente
  173. Martinez Ruiz, Pedro Sestao Sestao    10/02/1937    Otras Circunstancias
  174. Martinez Terroba, Jesus Sestao Desaparecido
  175. Martitegui Azaola, Jose Sestao Otxandio     01/12/1936   Muerto Frente
  176. Mateo Fernandez, Domingo Sestao Galdakao    16/06/1937  Muerto Frente
  177. Mateo Ferrer, Joaquin Sestao Nafarrate  18/12/1936    Muerto Frente
  178. Mateos Ferrer, Joaquin Sestao Nafarrate  18/12/1936   Muerto Frente
  179. Mayora Goitia, Francisco Sestao Dima 16/04/1937  Muerto Frente
  180. Maza Esquiza, Jose Sestao Hospital Amorebieta  09/05/1937     Muerto Frente
  181. Medina Lopez, Bernardo Sestao Gorbea-Murua    30/11/1936   Muerto Frente
  182. Melendez Saeta, Aquilino Sestao Desconocido 28/04/1937   Muerto Frente
  183. Mendez Oroquieta, Andres Sestao Zigoitia  12/12/1936    Muerto Frente
  184. Mendiola Aurrecoechea, Tomas Sestao Legutio  20/01/1937    Muerto Frente
  185. Mesones Canduela, Daniel Sestao Otxandio   31/03/1937     Muerto Frente
  186. Miralles Socorro, Juan Sestao Otxandio   04/04/1937     Muerto Frente
  187. Miranda Castañares, Rogelio Sestao Hospital Orereta  28/07/1936 Muerto Frente
  188. Miranda Urbina, Blas Sestao Ubidea   18/12/1936   Muerto Frente
  189. Moral Garatea, Joaquin Sestao Itziar      23/09/1936  Muerto Frente
  190. Moran Gonzalez, Felix Sestao Bilbo      15/06/1937  Muerto Frente
  191. Moreno Fuentenebro, Esteban Sestao Izuskiza 08/10/1936  Muerto Frente
  192. Muñecas Gil, Bernardo Sestao Artxanda              17/06/1937    Muerto Frente
  193. Naranjo Marin, Ana Sestao Bilbo      13/12/1937    Fusilado
  194. Negrete Gracia, Celestino Sestao Barazar 08/04/1937 Muerto Frente
  195. Nocedal Garmendia, Jose Maria Sestao Yurre      30/05/1937   Muerto Frente
  196. Novales Villasante, Manuel Sestao Ubidea   30/11/1936   Muerto Frente
  197. Nuñez Iturralde, Herminio Sestao Sestao    15/05/1937  Bombardeo
  198. Olalde Odriozola, Jose Maria Sestao Sestao    23/05/1937 Bombardeo
  199. Orbe Lamiquiz, Francisco Sestao Muxika 01/05/1937 Fusilado
  200. Orbea Elcoro, Cecilio Sestao Otxandio   20/01/1937   Muerto Frente
  201. Orive Castillo, Federico Sestao Otxandio   04/04/1937 Muerto Frente
  202. Orubeondo Anguita, Federico Sestao Bilbo      08/01/1938    Fusilado
  203. Palacios Izquierdo, Florentino Sestao Lemoatx   03/06/1937   Muerto Frente
  204. Palacios Izquierdo, Lucio Sestao Legutio 02/12/1936   Muerto Frente
  205. Pañeda Llaguno, Rufino Sestao San Salvador Del Valle      23/06/1937   Muerto Frente
  206. Pardo Camarero, Luis Sestao Asturias 28/02/1937  Muerto Frente
  207. Pascual Arauzo, Antonio Sestao Nafarrate   18/12/1936     Muerto Frente
  208. Peña Parras, Berta Sestao Bilbo      12/03/1938     Fusilado
  209. Peña Peña, Eleuterio Sestao Gernika 02/05/1937  Muerto Frente
  210. Perez Diego, Pedro Sestao Santurtzi      23/05/1937   Bombardeo
  211. Perez Garcia, Mariano Sestao Otxandio   22/07/1936   Muerto Frente
  212. Perez Naranjo, Cipriano Sestao Alto De Morga    20/05/1937          Muerto Frente
  213. Perez Ruiz, Francisco Sestao Lemoa   04/06/1937  Muerto Frente
  214. Perez Ruiz, Gregorio Sestao Legutio  03/12/1936    Muerto Frente
  215. Perez Ruiz, Manuel Sestao Otxandio  04/04/1937   Muerto Frente
  216. Perez Sarnago, Mateo Sestao Asturias 23/10/1936   Muerto Frente
  217. Petreñas Llorente, Gregorio Sestao Legutio  02/12/1936 Muerto Frente
  218. Quijano Olavegoya, Maria Luisa Sestao Sestao    23/05/1937 Bombardeo
  219. Quijano Olavegoya, Victoria Sestao Sestao    23/05/1937    Bombardeo
  220. Quintana Renovales, Jose Sestao Murua 05/12/1936  Muerto Frente
  221. Rabadan Moro, Julian Sestao Hospital Basurto 28/05/1937 Muerto Frente
  222. Ramos Arana, Pedro Sestao Durango 28/04/1937   Muerto Frente
  223. Redondo Carrera, Benigno Sestao Legutio  07/12/1936    Muerto Frente
  224. Rego Mariño, Ventura Sestao Jata        18/05/1937  Muerto Frente
  225. Rey Sebastian, Bernardino Sestao Fusilado
  226. Rincon Rodriguez, Jose Sestao Sestao    21/06/1937  Otras Circunstancias
  227. Riñones Ochoa, Santiago Sestao Dima 22/05/1937          Muerto Frente
  228. Robledo Muñoz, Jose Sestao Hospital Civil       07/04/1937  Muerto Frente
  229. Rodriguez Garcia, Timoteo Sestao Lekeitio 20/10/1936  Muerto Frente
  230. Rodriguez Gonzalez, Juan Sestao Elosu 06/12/1936  Muerto Frente
  231. Rodriguez Ruiz, Timoteo Sestao Lekeitio 20/10/1936 Muerto Frente
  232. Rojo Peciña, Raimundo Sestao Hospital Valdecillas   23/06/1937  Muerto Frente
  233. Ruano Morquecho, Andres Sestao Ubidea   18/12/1936  Muerto Frente
  234. Ruano Rodriguez, Zoilo Sestao Bilbo      26/08/1938     Fusilado
  235. Ruiz Oribe, Juan Sestao Asturias 23/02/1937 Muerto Frente
  236. Ruiz Rodriguez, Timoteo Sestao Lekeitio 19/10/1936 Muerto Frente
  237. Ruiz Tapia, Antonio Sestao Euba      09/05/1937   Muerto Frente
  238. Ruiz Tapia, Sebastian Sestao Muerto Frente
  239. Sacristan Ayuso, Santiago Sestao Ubidea 14/12/1936    Muerto Frente
  240. Saez Rocandio, Teodoro Sestao Arrate    14/02/1937     Muerto Frente
  241. Saez Villasante, Santiago Sestao Asturias 21/02/1937 Muerto Frente
  242. Sagarna Azcona, Esteban Sestao Lekeitio 08/04/1937 Muerto Frente
  243. Saiz Aguirre, Domingo Sestao Bilbo   11/09/1937          Fusilado
  244. Salazar Perez, Pedro Sestao Bernagoitia   23/05/1937  Muerto Frente
  245. San Jose Pedrosa, German Sestao Nafarrate  18/12/1936   Muerto Frente
  246. Sanchez Mellido, Raimundo Sestao Aramaio 01/04/1937   Muerto Frente
  247. Sasiain Aberasturi, Jose Romulo Sestao Asturias 20/08/1936   Muerto Frente
  248. Sebastian Floria, Vicente Sestao Bizkargi 21/05/1937     Muerto Frente
  249. Sedano Perez, Jose Sestao Elorrio    23/04/1937   Muerto Frente
  250. Serapio Zabalza, Jose Sestao Asturias 13/03/1937  Muerto Frente
  251. Setien Masorriaga, Cecilio Sestao Asturias 26/10/1936  Muerto Frente
  252. Solueta Landeta, Angel Sestao Ubidea   08/12/1936  Muerto Frente
  253. Sopeña Magunacelaya, Angel Sestao Otxandio   02/12/1936  Muerto Frente
  254. Sota Ruiz, Lazaro Sestao Udala     03/03/1937    Muerto Frente
  255. Suarez Iglesias, Luis Sestao Markina 23/09/1936  Muerto Frente
  256. Talavera Vidarte, Luis Sestao Ubidea   01/12/1936   Muerto Frente
  257. Tamayo Landa, Lucas Sestao Legutio  02/12/1936    Muerto Frente
  258. Tejedor Millan, Pedro Sestao Chavalopea         02/12/1936  Muerto Frente
  259. Tudanca Diaz, Valentin Felix Sestao Legutio  02/12/1936  Muerto Frente
  260. Unzaga Ariño, Jesus Sestao Bilbo      19/06/1937   Muerto Frente
  261. Urcelay Fernandez, Vicente Sestao Asturias 18/10/1936    Muerto Frente
  262. Urgel Del Cerro, Felix Sestao Bilbo      13/12/1937   Fusilado
  263. Uribe Galdeano, Juan Sestao Nafarrate     04/12/1936  Muerto Frente
  264. Uribeondo Anguita, Federico Sestao Derio 09/01/1938     Fusilado
  265. Urieta Rodriguez, Elias Sestao Donostia   22/07/1936   Muerto Frente
  266. Urieta, Esteban Sestao Asturias 23/03/1937 Muerto Frente
  267. Urieta, Isidro Sestao Hospital Barakaldo      13/06/1937  Muerto Frente
  268. Urquijo Diaz, Anastasio Sestao Bilbo      17/03/1939          Fusilado
  269. Valentin Dudanca, Felix Sestao Legutio  02/12/1936          Muerto Frente
  270. Vallejo Vallo, Santos Sestao Bizkargi 02/05/1937    Muerto Frente
  271. Vazquez Muñecas, Angel Sestao Hospital Bilbo  12/04/1937   Muerto Frente
  272. Vazquez Muñecas, Jose Sestao Sestao    24/05/1937  Bombardeo
  273. Velasco Sanz, Hilario Sestao Ubidea   16/12/1936   Muerto Frente
  274. Vidarte Grande, Pedro Sestao Sestao    23/05/1937     Bombardeo
  275. Villasante Villasante, Juan Jose Sestao Asturias 21/02/1937   Muerto Frente
  276. Yebdes Quiroga, Candido Sestao Otxandio 01/04/1937   Muerto Frente
  277. Zabalzu Orbe, Guillermo Sestao Cantabrico       13/06/1937  Otras Circunstancias
  278. Zorrilla Gomez, Raimundo Sestao Badostain    23/02/1937      Fusilado
  279. Zuazo Muñoz, Jesus Sestao Asturias 13/03/1937     Muerto Frente
  280. Zubeldia Martinez, Juan Sestao Otxandio  04/03/1937     Muerto Frente
  281. Zubeldia Martinez, Mauricio Sestao Otxandio    04/03/1937  Muerto Frente
  282. Zuluaga Lorenzo, Pedro Sestao Lemoa   23/05/1937    Muerto Frente

o o O o o 

PASATIEMPOS:

Para compensar de alguna manera el aplazamiento de fecha de la charla sobre el Rosa Luxemburgo en Sestao que estaba prevista para el día 19 de septiembre y que hemos tenido que dejar para más adelante

el 4 de octubre  a las 19.00 en el Salón de Actos de la Biblioteca Municipal de Sestao (Plaza del Kasko 3, soportales) primer piso. Hay ascensor.

dejo esta hoja de El Liberal del 16 de agosto de 1936 para que los interesados afectados se entretengan mientras tanto con este listado de cientos de nombres de trabajadores de Sestao, de la Vizcaya  y La Iberia y de la Babcock Wilcox, que contribuyeron con parte de su salario este día para el mantenimiento de las milicias. Entre ellos, hay alguno que se incorporará al batallón Rosa Luxemburgo más adelante.

Os lo dejo también en pdf: Sestaotarras El liberal 16 agosto 1936.pdf 

sestaotarras el 16 agosto 1936

<< Nos vemos el día 4 de octubre en Sestao >>

 

Biblioteca Sestao-Plaza Kasko

62 – Matemáticas en la Guerra Civil española, País Vasco.

De siempre es sabido que los niños aprenden mejor las matemáticas con ejemplos de la vida cotidiana.

Así, en los tiempos actuales, por ejemplo, podríamos poner a un niño de unos 12 años un problema matemático de este tipo que seguramente resolvería sin ninguna dificultad:

PROBLEMA: Si un trabajador cobra 1.300 € al mes, ¿cuántos meses tardaría en comprarse un coche de gama alta que cuesta 65.000 euros?

Aunque el niño repelente de la clase seguramente respondería que no se puede resolver ese problema porque no sabemos cuánto dinero le sobra al trabajador después de pagar el alquiler, las facturas de luz, agua, etc. y cuánto gasta en comida, por ejemplo, así que es imposible saber cuánto puede ahorrar al mes ese trabajador para comprar el coche, ya que seguramente tendría que comprarlo a toca-teja ya que ningún banco le concedería un préstamo tan grande con ese salario, y menos para comprarse un cochazo.

 

Durante al Guerra Civil Española, en el País Vasco, por ejemplo, habrían podido utilizar otros ejemplos. El maestro escribiría con tiza en la pizarra algunos datos extraídos de las facturas que a continuación veréis y después dictaría las siguientes preguntas a los niños:

PROBLEMAS: Consulta los datos escritos en la pizarra y responde:

  1. Si un kilo de garbanzos de racionamiento cuesta 1,40 pts, ¿cuántos kilos de garbanzos se podrían comprar con lo que cuesta “una vajilla de 12 cubiertos de Copenhague” y “un servicio de Té para 12 personas Wedgwood”?
  2. Si cada kilo de garbanzos da para servir 10 cuencos de metal de los que usan los milicianos para comer en el frente, ¿A cuántos milicianos podríamos dar de comer con lo que cuestan “6 platos llanos de porcelana con dibujos para niños”?
  3. Si un miliciano cobra 10 ptas al día, calcula cuantos días tiene que combatir en el frente para poder comprarse “un servicio de Cocktel plateado inglés”.
  4. Si un maestro de la Escuela de Artes y oficios gana 1500 ptas al año, prorratea a doce meses el salario y calcula cuántos “abreostras” podría comprar en un mes. ¿cuánto le sobraría? ¿Cuántos kilos de patatas de racionamiento podríamos comprar con lo que le sobra?

Y cosas así, ejemplos que los hijos de los obreros estuvieran acostumbrados a utilizar en su vida diaria, vamos, que vieran todos los días por su casa, no sé… en vez de “arrobas de cebada” o  “quintales de trigo”. Porque, vamos a ver, ¿qué familia obrera de Vizcaya no tenía un abreostras en su casa o un servicio de Té Wedgwood?.

Pero… ahora que lo pienso, no sé si podría el maestro utilizar estas facturas como ejemplo, ya que dudo mucho que la población civil estuviera al corriente de este tipo de gastos en las viviendas particulares y en los distintos departamentos de las Consejerías del Gobierno Vasco recién estrenado tras instalarse en el Hotel Carlton, el hotel más lujoso de Bilbao (que debía tener algunas carencias de mobiliario según parece, a la luz de todo lo que “se vieron en la necesidad de adquirir” para las distintas consejerías instaladas en él, tal como vemos en las distintas facturas del paquete de  documentos consultado en dokuklik cuya referencia también incluyo).

Pero bueno, aquí dejo las facturas de compras para la vivienda particular del señor Consejero de Sanidad del Gobierno Vasco y para el Departamento de Sanidad del mismo (con cargo a los gastos del Gobierno Vasco) –  ahora que sí conocemos estos datos gracias a las posibilidades de difusión de documentos públicos que nos proporciona internet, el Estado democrático y el derecho de acceso a la documentación pública –  porque así podemos ver lo que costaban las cosas entre diciembre y marzo de 1936, mientras nuestros antepasados se jugaban la vida en el frente o en la retaguardia y “pasaban más hambre que Carpanta”, como todos seguramente les habremos escuchado contar.

viviendaconsejero1

viviendaconsejero8-1

viviendaconsejero8-2

 

viviendaconsejero2

viviendaconsejero3

37 ptas 2 floreros: a razón de 10 ptas/día, un miliciano tendría que "trabajar" casi dos días para comprar un florero, que a precio actual de salario medio habitual podrían ser unos... ¿¿100 euros por un florero??

viviendaconsejero4

viviendaconsejero5

viviendaconsejero6

viviendaconsejero7

racionamiento30diciembre36

Recordamos que no todos los días se recibían artículos de racionamiento para comprar y que cuando se terminaban... se terminaban, hasta la siguiente remesa.

elsueldodeunmaestro25julio1936

Oposiciones a una plaza de maestro auxiliar (salario, 1500 ptas al año). Agosto de 1936.

16 agosto 1936- comer en el frente

Fotografía: El Liberal, 16 de agosto de 1936, página 3.

eldiario.es-primergobiernovasco

Fotografía: https://www.eldiario.es/norte/euskadi/obreros-formaron-primer-Gobierno-vasco_0_735977064.html

Fuente de los demás documentos incorporados en esta entrada:

dokuklik-irregularidades gastos 1

o o O o o 

61 – Justo Rodríguez Rivas, un combatiente olvidado.

[Entrada actualizada el 09/08/2019 con información de la familia al final del artículo]

Justo Rodríguez Rivas, teniente de la Guardia de Asalto de Bilbao, fallecido en los primeros días de la Guerra Civil defendiendo San Sebastián, en la lucha por los cuarteles de Loyola. Falleció por herida de bala disparada desde un avión faccioso, fue enterrado en Bilbao el 28 de julio de 1936  con grandes honores.

La noticia de su fallecimiento y funeral fue portada en El liberal el día 29 de julio y  volvió a salir en prensa durante varios días más, por los miles de personas que acudieron a su entierro, incluyendo altas personalidades civiles, políticas y militares,  como el Gobernador Civil de Vizcaya, el Alcalde de Bilbao, etc. Se estableció la capilla ardiente en la Diputación de Vizcaya.

funeralJustoRosdriguez

Su nombre no está en la lista de fallecidos del Gobierno Vasco, como sí están los de otros que fallecieron desde los primeros días de julio de 1936.

31 julio El liberal Justo Rodriguez

[ http://www.euskadi.eus/personas-desaparecidas/web01-s1lehbak/es/  , ahora mismo están actualizando la página, aunque hasta el día de hoy, 22 de julio de 2018, su nombre no estaba incluido, cuando sí aparecen en el listado combatientes y civiles fallecidos antes de la formación del Gobierno Vasco Provisional, cosa que bien se podría corregir, dada la documentación que nos aporta la prensa escrita de la época, creo que suficiente para documentar su fallecimiento.]

 

“Millares y millares de personas”- nos cuenta El Liberal–  rinden homenaje al teniente de Asalto don Justo Rodríguez, caído en la lucha contra los facciosos en las calles de San Sebastián el 26 de julio de 1936. Junto a él estaba en el momento de su muerte Fermín Alberdi, dinamitero de Gallarta, que narró cómo sucedió su fallecimiento- en un bombardeo faccioso- el cabo de Asalto Ángel Martínez y su ayudante el Sr. Gisbert, quien le oyó decir que moría “contento de haber muerto en la vanguardia de la República”, según nos cuenta El Liberal, entre otras cosas, días después, el 28, 29, 30 y 31 de julio, incluso en primera plana.

Justo Rodriguez en primera plana 29 julio

Sin embargo, su nombre no aparece en los listados de “Fallecidos en campaña” que hoy podemos consultar en la página web del Gobierno Vasco como tampoco aparecen los nombres de tantos otros que ni siquiera tuvieron al menos un entierro digno, y a veces, muchas veces, demasiadas veces, ni siquiera fueron registrados como fallecidos en combate, formando parte de la larga lista de “desaparecidos” que tenemos en la actualidad que se incrementa cada día gracias a las aportaciones de los familiares para que, al menos, algo recuerde sus nombres.

Transcribo y resumo parte del texto en los distintos artículos sobre el funeral del teniente Justo Rodríguez Rivas que aparecieron en prensa durante varios días (solo recojo recortes de  El Liberal, aunque estoy segura de que también se podrán encontrar en las demás publicaciones periódicas de la época).

<< El Liberal. Miércoles 29 de julio de 1936.

Una imponente manifestación de duelo.

Durante toda la noche del lunes al martes y durante toda la mañana de ayer, miles de personas desfilaron por la capilla ardiente improvisada en el Palacio Provincial, donde se halla depositado el cadáver del heroico teniente de Asalto Don Justo Rodríguez. Dieron guardia al cadáver fuerzas de Asalto y de Miñones y grupos de milicias ciudadanas.

Debido a la aglomeración de gente que tomó parte en el desfile por la capilla ardiente, la celebración del entierro, que estaba señalada para las once de la mañana, hubo de retrasarse media hora. […] Para dicha hora ya se habían situado en las proximidades del Palacio Provincial nutridísimas representaciones de las organizaciones políticas y sindicales que portaban sus respectivas banderas, entre las que recordamos las siguientes: Sindicato Obrero y Partido Comunista de Gallarta, Partido Socialista de Bilbao, Unión Republicana, Izquierda Republicana, Círculo Femenino, Partido Comunista, Confederación Nacional del Trabajo,  Unión General de Trabajadores y otras organizaciones obreras de Bilbao, Euzko Etxea de Burceña,  Acción Nacionalista Vasca, Partido Nacionalista Vasco, etc. […] >>

A la comitiva y entierro, además de miles de personas, acudieron todas las personalidades civiles y militares relevantes, como por ejemplo, entre muchos otros,  el Gobernador Civil Echeverria Novoa, el Alcalde de Bilbao  y el entonces todavía solo diputado a Cortes José Antonio Aguirre, que un par de meses después (7 de octubre de 1936) sería elegido Lehendakari del Gobierno Provisional del País Vasco tras la concesión del Estatuto de Autonomía por las Cortes de la República. La comitiva recorrió todo Bilbao, desde Atxuri, San Francisco, Plaza Zabalburu, Autonomía, Hospital Civil, Gran Vía… Ayuntamiento de Bilbao acompañado en todo su recorrido por miles de personas, según se narra en el artículo del día 29 de julio y podemos ver en parte en esta fotografía.

Justo Rodriguez-otra El liberal 30 julio 1936

Todos los partidos políticos y agrupaciones sindicales, etc., enviaron sus ramos de flores y coronas según vemos también en las fotografías de los artículos que seguirán recordando su fallecimiento y el gran funeral con que el pueblo y sus representantes le homenajearon, en una comitiva que recorrió todo Bilbao, incluyendo la Gran Vía y llegó hasta el Ayuntamiento, donde además sonaron en su memoria bandas de música que acompañaron el desfile fúnebre durante todo el recorrido.

Justo Rodriguez Rivas-El liberal 30 julio 1936

Y su nombre… tampoco está.

o o O o o 

[NOTA AÑADIDA EL 09/08/2019]

La sobrina-biznieta del teniente Justo Rodríguez Rivas ha tenido la generosidad de compartir con nosotros una fotografía del álbum familiar y nos está proporcionando una información muy interesante sobre el teniente Justo Rodríguez, que incorporamos al material de nuestra investigación.

El teniente era natural de Verín, Ourense, y llevaba varios años destinado en el Cuartel de Garellano, Bilbao. Doce años antes de que comenzara la Guerra  Civil, en 1924,  era Cabo de la Guardia de Asalto y había sido condecorado por sus servicios en “la Guerra de África” (héroe de Tizi-Azza) recibiendo un concurrido homenaje en su pueblo natal el día 22 de febrero.

Cuatro años después de esto, destinado ya en Bilbao – y siendo suboficial tal como se señala el el artículo de prensa que nos envía su sobrina biznieta- fue saludado y felicitado personalmente por el Rey Alfonso XIII en su visita a los cuarteles de Garellano el 14 de agosto de 1928 (que estaban en obras) en una visita que realizó la familia Real a Vizcaya (que por cierto, se alojó al completo en el Hotel Carlton, edificio donde se instalará la futura sede del Gobierno Vasco provisional entre octubre de 1936-junio de 1937).

Así mismo, compartimos con los lectores del blog que hoy hemos podido comprobar que el nombre del teniente Justo Rodriguez Rivas – que como recordamos en esta entrada del blog murió combatiendo en los primeros días de la Guerra Civil junto como otros combatientes militares y civiles que habían acudido desde Bilbao en defensa de la República a la zona de Donosti (San Sebastián)

<<  ha sido incluido recientemente en el “Listado actualizado de víctimas de la Guerra Civil Española en el País Vasco”  realizado por Gogora, del Gobierno Vasco. >>

 

Su familia conservaba su recuerdo, por supuesto, pero hoy, además, en los listados de víctimas de la Guerra Civil Española en el País Vasco…

el teniente Justo Rodríguez Rivas…

ya no es un combatiente olvidado.

batallonrosaluxemburgo.wordpress.com                      09/08/2019

Teniente Justo Rodriguez Rivas-2

o o O o o 

 

 

60 – F.A.Q. Preguntas frecuentes.

Con ocasión de la consulta reciente de uno de los lectores del blog, Jon, en lugar de responderle de manera particular hemos decidido redactar esta entrada para resolver algunas de las dudas o preguntas más frecuentes que quizá algunas personas, como Jon, se plantean cuando comienzan a buscar información sobre un familiar combatiente en la Guerra Civil.

Creo que hemos sugerido algunas respuestas a varias preguntas comunes a través de diferentes entradas o artículos en nuestro blog con algunas indicaciones (dónde buscar documentos, errores que se pueden encontrar en las nóminas etc.) pero en cualquier caso, vamos a exponer aquí las preguntas concretas que se hace Jon y que quizá otras personas también se plantean, y daremos algunas respuestas, que no tienen por qué ser las únicas que hay, desde luego.

Siento no disponer de tiempo para responder individualmente acerca de milicianos de otros batallones - sobre los que desconozco todo en absoluto - que no sean el Rosa Luxemburgo y además este no era uno de mis propósitos en el blog ni dispongo del tiempo necesario para ello, pero intentaré hacer algo por si puede ser de ayuda a familiares tanto de combatientes del batallón Rosa Luxemburgo como de otros batallones.

En el caso de los combatientes del Rosa Luxemburgo, puedo facilitar a la familia los datos que tengo recogidos que vengan en las nóminas u otros documentos públicos, pero nada más.

Sobre aspectos que atañen a la vida personal de cada combatiente, como es lógico, no puedo añadir nada; como mucho, aportar mi opinión, que puede ser igual de válida que la de cualquier otra persona.

Averiguar todos los datos que puedan plantearse sobre un combatiente en concreto – y mucho más si ni siquiera se sabe el batallón en el que estaba- llevaría muchas horas, días o incluso meses de búsqueda, leyendo cientos de hojas de nóminas y otros documentos y quizá ni aun así se llegaría a dar respuesta a todas las preguntas planteadas.

Estas son algunas de las preguntas que se hace Jon y espero que las respuestas puedan ayudar a otras personas que se encuentren en su situación:

1 - En la página del Gobierno Vasco pone “Muerto en el frente”. Si estaban en el Frente, del otro lado habría también militares, ¿Cómo sé a cuál de las partes del Frente pertenecía?

En principio, “Muerto en el frente” quiere decir “muerto en combate”, nada más. Pero si está su nombre el la página del Gobierno Vasco de fallecidos/desparecidos en la Guerra Civil, es de suponer que falleció combatiendo en alguno de los batallones del Cuerpo de Ejército del País Vasco (porque los datos han sido recogidos de los listados oficiales de “fallecidos en campaña” ) o bien era un civil fallecido en un bombardeo, que también se recoge en este listado.

Saber en qué batallón estaba un combatiente, sin más datos, es imposible, salvo que su nombre esté recogido en alguno de los listados de combatientes de los distintos batallones que puedes encontrar tanto en libros como en internet, aunque no estén completos estos listados.

En el blog errepublikaplaza.wordrpress.com, por ejemplo, tienen listados de combatientes de los distintos batallones vascos que se actualizan constantemente y te recomiendo consultar, empezando por aquellos batallones que puedan ser más afines a la ideología de tu familiar, pero sin descartar la búsqueda en cualquier otro si no lo encuentras allí donde esperabas.

En nuestro caso, el batallón Rosa Luxemburgo, he conseguido completar un listado de algo más de 1400 nombres a partir de las nóminas de los combatientes, pero quizá pudiera haber alguno más porque es posible que falte alguna hoja  de nóminas etc.

2 - ¿Cómo de común era en aquella época alistarse en un regimiento que no fuera de tu zona de residencia?

Si te refieres a que vivía en un provincia y se alistó en un batallón de otra, puede haber muchas razones, empezando porque estuviera ocasionalmente en ese lugar cuando comenzó la guerra y se vio obligado a quedarse allí, o bien porque así lo decidió por el motivo que fuera, que se nos escapa, aunque también hay otras opciones, como que pudiera haber pasado de una zona “del frente” a la otra zona o “bando” que a él le parecía más seguro o acorde con su ideología y allí se alistó en uno de los batallones (se les denomina “evadidos” si eran civiles o combatientes obligados a combatir en el otro bando o directamente “desertores” si estaban en un bando y se pasaban al otro).

En el caso de los desertores, por lo general, o bien se les hacía prisioneros o bien terminaban fusilados o en un batallón llamado “disciplinario”, que los había en los dos bandos. Otras veces, también en los dos bandos, les acogían en cualquiera de los batallones y misteriosamente morían en combate antes de que cantara un gallo, que se dice. Cosa de las guerras.

 3 - Mi abuelo murió combatiendo en Otxandiano en diciembre, aunque en otro documento pone Ubidea. ¿Podría ser uno de "Los 108 de Ubidea"?. 

Es imposible adivinar dónde pudo ser enterrado tu abuelo salvo que tengas algún testimonio transmitido en la familia (como hay algún caso en el que un compañero le comunicó a la familia dónde lo habían enterrado exactamente y recuperaron sus restos décadas después) pero si falleció a primeros de diciembre de 1936 como dices, quizá podría haber alguna posibilidad de que fuera uno de aquellos 108. Muy poca, pero la hay. De todas formas, como expuse en la última entrada sobre este tema, supongo que jamás se podrá saber la identidad de aquellos 108 (salvo que encontráramos algún documento donde vinieran sus nombres, que no creo) y además, ni siquiera en este caso deberías tener la esperanza de que sus restos continuaran estando allí, dado lo que ocurrió en los años posteriores hasta la fecha de hoy. No creo, lamentablemente, que esto que hemos venido llamando “el caso de los 108 de Ubidea” vaya a tener alguna respuesta oficial. Sólo podemos especular sobre qué pudo pasar con ellos en base a los testimonios de lo que recuerdan los habitantes de Ubidea, intentar que se haga algo al respecto en esta investigación de manera institucional, pero nada más.

Si no entregaron el cadáver a la familiar en su día, puede ser uno de los 108 de Ubidea, o puede ser de los muchos que se enterraron sin ningún tipo de identificación ni registro en otros cementerios o lugares próximos a los pueblos de la zona donde se desarrolló la ofensiva, o en alguna trinchera, enterrado por sus propios compañeros quizá porque nadie recogía sus cadáveres, como sucedió en muchas ocasiones tanto en el País Vasco como en el resto de España cuando no se hicieron las cosas bien (por falta de previsión o por desinterés en que se supiera en la retaguardia el desaguisado que estaba sucediendo- en el caso de la ofensiva de Villarreal – o porque simplemente, en otros casos, no se pudo hacer otra cosa por las circunstancias en que ocurrió el fallecimiento, la orografía del terreno, desconocimiento sobre el lugar donde había caído, la ocupación de la zona donde había caído por el otro bando, etc.

 4 - ¿Por qué pone en unos documentos pone fallecido en Otxandiano y en otros Ubidea?

Como he indicado en alguna entrada en el blog, opino que tampoco debes tomarlo con mucha exactitud lo del lugar de fallecimiento que ponga, solo tómalo como referencia de la zona en general, ya que dependía de quién  y dónde se hubiera hecho el registro de su fallecimiento o el traslado de estos datos a otro documento; unos ponían lo mismo Ochandiano que Frente de Ochandiano, Frente de Ubidea, Ubidea, etc.

En cualquier caso, según los datos que has consultado, murió luchando en un batallón republicano en esa zona, durante la ofensiva de Villarreal por las fechas (si averiguas en qué batallón estaba, puedes más o menos saber la zona donde murió porque hay algunos documentos donde se dice la ubicación de los distintos batallones cada día  – los que se hayan conservado- , pero poco más.

5 - ¿Hacían algo parecido a "fichas de inscripción" en los batallones?

Que yo sepa, los batallones lo que debían tener, supongo – como mucho- era una especie de “libro de matrícula” donde inscribirían a los milicianos, aunque lamentablemente, o no se han conservado, se destruyeron o en cualquier caso no tenemos conocimiento de su existencia. De ser así, nos habríamos ahorrado muchas horas de trabajo los que intentamos confeccionar listados completos de todos los milicianos de cada batallón. Ojalá se hubiera conservado todo esto, bien en fichas o en libros de registro, porque entonces hoy quizá dispondríamos ya de esa base de datos de milicianos que tanto echamos de menos en la investigación histórica.

6 - Mi abuelo era del Perezagua. ¿Existen fotos de miembros de ese batallón? 

Sí, desde luego, no tienes más que buscar en internet  o en la prensa de la época y estoy segura de que encontrarás alguna, que también encontrarás en distintos libros o artículos que se han escrito sobre la Guerra Civil.

7 - ¿Se puede saber si la inclusión de una persona en un batallón fue voluntaria o forzada? 

Como podrás suponer, en general no. Quizá los primeros voluntarios -estamos hablando de los primeros días o meses – elegían el batallón en el que querían inscribirse, pero en general podríamos decir que cuando el alistamiento fue “obligado” (es decir, se hacía un llamamiento a alistarse por “quintas” – por fecha en la que habían hecho el servicio militar- y debían presentarse obligatoriamente los convocados para dar sus datos en el Ayuntamiento, por lo general, donde les hacían un examen médico etc. para declararlos aptos o no como combatiente etc. Supongo que si había opción, como mucho podrían elegir Cuartel General de Milicias (por su afinidad política) y allí ya les inscribirían en “su batallón favorito” si era posible o en cualquier otro del cuartel. Más o menos esto es lo que parece ser que sucedía a grandes rasgos, pero lo deducimos por información de las distintas fuentes, como por ejemplo los anuncios en prensa que aparecen constantemente durante el transcurso  de la guerra.

8 - ¿Se puede saber si estaba afiliado al partido al que pertenecía el batallón?

Sí, si estaba afiliado,  claro, buscando en los distintos archivos (en el Archivo Histórico de Euskadi, por ejemplo donde las tienen microfilmadas) en las  fichas de afiliados que tenía cada partido, sindicato o agrupación política  y cruzando los dedos para que se haya conservado esta ficha, que no siempre es así. ¡Ah! y teniendo mucho tiempo y paciencia, porque también es un trabajo un poco tedioso, realmente, mirar cientos y  cientos de fichas para muchas veces no encontrar lo que buscas.

9 - ¿Hay en algún lugar enseres personales (cuadernos con anotaciones o similares) con personas de aquella época?

Tienes museos de la memoria o de la Guerra Civil (o nombres similares)  o exposiciones temporales, por ejemplo, o permanentes donde exponen objetos personales de combatientes que han sido hallados en exhumaciones, trabajos de arqueología o donaciones de particulares o instituciones. Seguramente en tu Comunidad Autónoma habrá alguno.

10 - ¿Había límite de edad para reclutarse o ser reclutado?

En principio, los menores de 16 años no podían alistarse, salvo que obtuvieran el permiso firmado de sus padres, que muchos adolescentes también falsificaban. Los mayores de 45 tampoco estaban obligados a alistarse, en principio, digo. La única obligación para alistarse, tras las primeras semanas en que el alistamiento era básicamente voluntario, dependía de si su quinta había sido llamada a filas o no y la edad.

11 - ¿Cómo puede aparecer en listados del Gobierno Vasco su apellido con B, si en las propias nóminas del batallón aparece con V?.

Pues por varios motivos, todos sin mucha importancia porque se entiende perfectamente el apellido, en este caso, pero básicamente porque el que lo escribió decidió escribirlo como venía en la nómina del combatiente o con B.

12 - En una de las nóminas aparece la firma de su hermano. ¿Cómo iba el sistema de firmas? ¿Por qué firmaría su hermano en lugar de su pareja? 

Por los documentos que he consultado, el combatiente escribía en un papel -de manera bastante rudimentaria, por cierto, en un trozo de papel y a lápiz muchas veces- el nombre de la persona a la que autorizaba a cobrar su nómina en el caso de no poder hacerlo él personalmente en alguna ocasión. En este caso, pese a tener pareja, decidió, por el motivo que fuera que el autorizado iba a ser su hermano (eso ya es algo personal que decidirían por comodidad o lo que fuera entre los tres, supongo, aunque quizá tuvo algo que ver que no estuvieran casados ni siquiera por lo civil, pero no sé realmente si este fue el motivo).

13 - ¿Por qué si en la nómina aparece una nota donde pone "Muerto en tal fecha” y en la página del Gobierno Vasco aparece con otra anterior? ¿A qué puede deberse ese desfase?

Como supondrás, tampoco es posible saber el motivo, pero se puede deducir que las fuentes de donde han sido tomadas eran distinta: en la nómina, el que está haciendo las nóminas ha escrito esa nota a mano para saber que en la próxima quincena no tiene que incluir su nombre porque ha fallecido, pero tampoco le importaría demasiado quizá la fecha exacta, preguntó a un compañero y anotó eso sin averiguar si era un día antes o diez después; la otra anotación, en el listado del Gobierno Vasco, quizá procede del parte de defunción que emitió el equipo sanitario (médico que le atendió en el hospital, por ejemplo, cuando falleció) o del parte que envió el comandante de su batallón, y ese es el dato que se recogió en el Departamento de Sanidad o Estadística del Gobierno Vasco de entonces, acertada o no, que es de donde se han recogido los datos que ahora ves en el listado. Son dos opciones para explicar esa diferencia, como podría ser la de un error actual al escribir ese dato en la web, por decirte algo.

 

PARA CONCLUIR, espero que alguna de estas respuestas le sean de utilidad a alguien, al menos a Jon, a quien recomiendo, como a cualquiera que tenga un familiar combatiente del País Vasco cuyos restos mortales no fueron entregados a la familia o bien fue dado por desaparecido o no se supo qué sucedió con él, que se ponga en contacto con GOGORA, del Gobierno Vasco, donde además de dar los datos de vuestro familiar desaparecido podéis proporcionar una muestra de ADN.

Allí os informarán seguramente mucho mejor de todo personalmente y seguramente resolverán mejor vuestras dudas, incluso puede que tengan recogidos ya los datos de vuestro familiar que intentáis averiguar.

Yo, insisto, sólo puedo proporcionar los datos a familiares de los milicianos del Rosa Luxemburgo cuyos datos he anotado estudiando las nóminas o a través de otros documentos de distintos archivos, pero sólo de milicianos del Rosa Luxemburgo, batallón en el que estoy centrada por el momento.

A todos los demás, os deseo suerte en vuestra búsqueda. Si tenéis paciencia y constancia, quizá podáis encontrar las respuestas por vosotros mismos si no os la proporcionan en las instituciones, buscando en archivos, libros, artículos o entradas de blog de mucha gente que intenta echar una mano, como nosotros, en su tiempo libre, dentro de sus posibilidades.

o o O o o 

 

 

 

42 – ¡Aupa el Rosa!

Llevo dándole vueltas varios meses a esto y creo que, como responsable de los contenidos del blog, debiera aclarar por qué no respondo cuando me saludan con “Salud” o “Salud y República” en los comentarios del blog o en los distintos correos que me envían los lectores.

Uno de los motivos por los que no lo hago es por respeto a las distintas opciones políticas de los lectores -que no tienen que coincidir ni con la mía ni con la opción política a la que pertenecía su familiar fallecido o desaparecido en la guerra o del batallón en el que combatió  y eso lo tengo muy presente, así que -como responsable de contenidos del blog- considero que no debo hacerlo, aunque me parece bien que lo hagan los comentaristas y no tengo ningún problema en que cada uno salude como quiera (salvo que sea algo ofensivo o delictivo, claro).

Este blog es un trabajo más entre los que pretendemos colaborar para recuperar la “MEMORIA HISTÓRICA”, frase con la que ahora todos entendemos como investigar, recuperar y dar a conocer los hechos denigrantes que sucedieron durante la guerra y la posguerra de la Guerra Civil española en su sentido más amplio y de los que poco o nada se ha podido hablar públicamente durante los años de la dictadura en los que la libertad de opinión no existía y el miedo a las represalias hacía enmudecer la libertad de discrepar y denunciar públicamente los atropellos contra esta y otras libertades que recoge la declaración de derechos humanos. Y como sabéis, incluyo los que se produjeron por ambos bandos en en transcurso de la guerra.

Como licenciada en Historia (y ahora me atrevo a decir “como historiadora”, aunque no muy alto porque no es gran cosa tampoco, a partir de los trabajos que vengo publicando aquí desde hace casi un año y que tengo intención de seguir publicando) mi interés se centra en eso, en intentar documentarme, investigar y escribir sobre el batallón Rosa Luxemburgo, aunque como por el camino he encontrado documentos muy interesantes de la Guerra Civil en el País Vasco he decidido incluirlos también como parte de los contenidos del blog, para intentar averiguar y comprender qué sucedió realmente en el País Vasco durante la guerra e incluso para exponer mis propias reflexiones y conclusiones al respecto.

Con esto quiero decir que este no es un blog que defienda una ideología política determinada o esté a la sombra de ningún partido o agrupación política.

No doy por sentado que aquellos que buscan averiguar qué sucedió con su familiar fallecido o desaparecido durante la Guerra Civil comulguen con la misma ideología política de su antepasado, así que realmente no me importa (en el buen sentido y con todo mi respeto) cuál es la ideología política de los lectores del blog, de la misma manera que no creo que debiera tener ningún interés para el lector saber cuál es mi tendencia política (aunque por el contexto de lo que escribo y mis reflexiones quizá pueda deducirse algo, cosa que tampoco me importa, pero no es ese mi objetivo). Sin embargo, desearía matizar algunas cosas, para que nadie se sienta ofendido o llegue a conclusiones erróneas basadas en detalles descontextualizados.

Agradezco el entusiasmo de aquellos a los que les ha gustado algún artículo o trabajo realizado y publicado en este blog, pero me gustaría aclarar por qué no respondo a la expresión “¡Salud!” o “¡Salud y República!” que añaden algunos lectores en sus comentarios o en los emails que recibo. Como no quisiera que esto llevara a ninguna confusión, podría explicar en detalle por qué no lo hago, en general, pero tendría que empezar hablando del origen del saludo republicano “Salud y República”, seguir por el concepto del “escepticismo” y finalizar con la filosofía del “pensamiento crítico” y quizá la explicación se alargaría excesivamente. Para saber de qué estoy hablando cualquiera puede documentarse en internet sobre estos términos sin que yo incluya un artículo al respecto aquí que no viene al caso.

La respuesta corta es que no es un saludo que utilice en mi vida diaria con desconocidos y que, además, creo que sobra -por mi parte- añadir este matiz al blog.

Por otro lado, mi interés en los artículos que escribo o en los comentarios de texto sobre documentos que voy presentando es historiográfico (analizar y comentar el registro escrito de la historia).

Mi opinión política no debería tener ninguna importancia puesto que sólo es el blog de alguien que, además de tener interés por la historia, busca saber algo más sobre cómo y por qué falleció y desapareció su abuelo durante la Guerra Civil e intenta averiguar lo que realmente sucedió. Buscaría igualmente todo esto si mi abuelo hubiera combatido y desaparecido en un batallón de distinta ideología política o simplemente hubiera sido un civil no definido políticamente, quiero decir. Supongo que esto puede no comprenderse, pero es así. No tendría ningún problema en hacerlo, aunque sé que habría gente que deduciría, por el mismo motivo, que mi ideología política va en la misma línea, en cuyo caso estaríamos en igual situación y no entendería yo por qué debería aclarar nada, no sé si me explico.

Así, igualmente, no tengo por qué necesariamente identificarme con la ideología de cualquiera de las personas mencionadas o con las que he tenido contacto de una u otra manera para la documentación de los contenidos. Mi interés se centra únicamente en la documentación, en la información que puedan proporcionarme, independientemente de sus simpatías políticas u otros aspectos de su vida personal. Una cosa no tiene que ver con la otra.

Por todo esto, y resumiendo, no pretendo que aquellos a los que esta información que publico les pueda resultar útil coincidan en sus opiniones políticas con las mías ni doy por sentado que las mías coinciden con las suyas al 100%, del mismo modo. A veces, incluso, son totalmente incompatibles con las mías. Por esto, no quiero que los lectores del blog que no se sienten identificados con la ideología política que se pueda deducir de la utilización de esta fórmula de saludo se sientan de alguna manera excluidos si la aplico como responsable de los contenidos del blog (es decir, de quien marca la línea editorial del blog), así que ese es otro de los motivos por los que no respondo al “¡Salud y República!”.

Cada lector y comentarista del blog puede expresarse como lo desee en sus comentarios, siempre que no sean ofensivos, pero no por esto ha de deducirse que me identifico necesariamente con ellos al 100%, aunque tampoco veo la necesidad de aclarar mi tanto por ciento de acuerdo, que tampoco creo que sea del interés de nadie, insisto.

Ahora bien, como responsable de los contenidos del blog, decido la llamada “línea editorial” o “filosofía del blog”, de manera que si se producen comentarios en una línea que nada tiene que ver con la filosofía del blog o resulta tener una intencionalidad meramente ofensiva, o algún lector me envía contenidos para publicar que no corresponden en absoluto con esta línea marcada, no incluiré aquellos comentarios o contenidos que considere no adecuados, recomendando a quien los escriba que se dirijan a otros blogs más acordes con sus propósitos.

Me encantaría saber y publicar aquí todo acerca de cada uno de los milicianos del Rosa Luxemburgo, en concreto sobre este batallón porque era el batallón de mi abuelo Higinio, y por este motivo tengo un interés especial en estudiarlo y averiguar todo lo que pueda sobre él. Si un día doy por terminado o dejo aparcado el estudio de este batallón, seguramente continuaría con los demás batallones comunistas vascos porque están más próximos a mi interés historiográfico (en este momento) que otros, o  es posible que continúe con el estudio de otros completamente alejados de aquellos para contrastar o fundamentar hipótesis de trabajo que tengo en mi mesa de redacción.

De la misma manera, estaré encantada de publicar lo que los lectores me envíen sobre la historia de su familiar combatiente republicano en este blog (tanto sean milicianos como gudaris o militares republicanos) y siempre va a haber un espacio reservado para ello que me gustaría ir llenando de contenidos, como hemos hecho con las historias de Ambrosio Juárez o Gabriel Lashayas a cuyos familiares agradecemos enormemente su generosidad para compartirlas con nosotros.

Ahora bien, no voy a publicar en él historias que no sean reales, que yo no crea en ellas o que no me convenza su manera de presentarlas, ni voy a colaborar en disfrazar de “republicanos represaliados” a personas que realmente no lo eran,  o lo fueron sólo circunstancialmente, solamente por que ahora se lleve “ ser republicano” y algún descendiente de combatientes de la Guerra Civil quiera vanagloriarse de “haber tenido un familiar republicano” muerto en la Guerra Civil o represaliado por la dictadura franquista, haciéndolo parecer lo que no era realmente.

Este es un blog personal sin pretensiones pero con algo de un gran valor para mí, que es mi propia libertad para elegir qué publico y qué no estoy dispuesta a publicar en él, porque sólo obedezco a mi criterio. Y mi criterio, acertado o no, si tengo que reducirlo a la mínima expresión, está en la línea de publicar hechos reales.

Prefiero, llegado el caso, publicar una historia real de un combatiente del “otro bando” (por ejemplo, la de un requeté o un combatiente nacional que creía estar haciendo lo correcto al combatir en “el otro lado”, voluntariamente u obligado, aunque haya lectores del blog que tampoco comprenderían que lo hiciera) antes que ayudar a disfrazar la historia de un antepasado a un lector solo para presentarse hoy ante “nuestros iguales” con unas “buenas credenciales”.  Intento colaborar en el tema de la “memoria histórica”, pero no a costa de la mentira o la verdad disfrazada, así que no voy a maquillar algo para que parezca otra cosa.

No espero la aprobación ni el aplauso de nadie, no es ese mi objetivo, aunque los agradezco muchísimo y me animan a seguir con más entusiasmo si cabe. Sé que lo que publico gustará a veces a unos y a otros no y que en el siguiente artículo pueden cambiar las tornas, de manera que por una u otra razón siempre habrá alguien a quien no le guste algo que haya comentado o publicado – o todo en su conjunto-, y no pasa nada si es así, aunque en algunos casos me dolería que estas discrepancias afectaran a lo esencial que nos une o debería unirnos.

Pero seguiré manteniendo mi criterio porque como alguien dijo una vez…

“Si hago solo lo que guste a los demás… ¿qué vida estoy viviendo, la suya o la mía?

 

Muchas gracias por leer esta entrada y gracias también por todas las muestras de apoyo al trabajo realizado para este blog. Y ahora, continúo revisando el listado de milicianos del batallón Rosa Luxemburgo, para intentar completar al máximo posible toda la información que se pueda extraer de las nóminas y de la documentación que consiga encontrar sobre estos combatientes que fueron compañeros de mi abuelo en su objetivo de combatir el golpe de Estado de franco y otros militares contra la República.

¡AUPA EL ROSA!

alegoriadelarepublica

 

40- LOS 108 DE UBIDEA (I)

12/02/2018 ¡Comenzamos a recibir información sobre los 108 de Ubidea! 

[Última actualización: 18/02/2018]

<<Según nos informan, ESTOS CADÁVERES DE COMBATIENTES FUERON TRASLADADOS UNO O VARIOS PUNTOS DEL GORBEA O SUS INMEDIACIONES, NO PERMANECIERON EN EL CEMENTERIO DE UBIDE. El testimonio fue transmitido por un niño de Ubidea, según nos cuenta Agurtzane, que ayudó a su padre a llevarlos.>>

En la entrada del anterior,  “Ubidea, 30 de noviembre de 1936” recogimos hace unos días un artículo publicado en el diario “El liberal” a mediados de diciembre del 36, que ha sido la forma de introducir y animar a la población de Ubidea a colaborar en esta investigación. Nos pusimos también en contacto con el Ayuntamiento de Ubidea vía email y hoy hemos recibido el adelanto de una información valiosísima que ha conseguido Agurtzane Bengoa, del Ayuntamiento de Ubidea, de algunos de sus habitantes. Esperamos con entusiasmo que esta colaboración siga incrementándose y podamos, entre todos, recuperar la información perdida acerca de estos combatientes que, casi con total seguridad, constan en su mayoría como “desaparecidos” en los listado porque nunca se encontraron sus cadáveres.

Publicaremos toda la información que consigamos y nos sentiremos satisfechos de que al menos quede recogido el testimonio oral hasta la fecha de hoy, febrero de 2018, sobre aquellos enterramientos (más bien “recogida de cadáveres”) en Ubidea y la esperanza de que quizá, un día, esta colaboración sirva para identificar a algún otro combatiente.

<<Hipótesis de trabajo: Todo parece apuntar a que se trataría de fallecidos durante los primeros días de la ofensiva de Villarreal, fechas precisamente en las que se registran más número de fallecidos y “desaparecidos” durante la ofensiva.>>

ADELANTO DE LA INFORMACIÓN RECIBIDA HOY SOBRE LOS 108 DE UBIDEA

Hoy, 12 de febrero de 2018, acabamos de recibir información del Ayuntamiento de Ubidea acerca del documento mencionado varias veces en este blog sobre 108 combatientes republicanos vascos que, según este documento, estuvieron enterrados (o fueron recogidos) en el cementerio de Ubidea.

Agurtzane Bengoa, del Ayuntamiento de Ubide, se  ha tomado la molestia de indagar sobre este documento en los archivos y preguntar a los pobladores de Ubide, y ha conseguido una información muy interesante que voy a ir recogiendo en esta entrada progresivamente según Agurtzane me vaya aportando más datos. También se irán recogiendo los datos que otras personas quieran aportar, que son de un valor incalculable, ya que al parecer sólo podremos completar esta investigación a través de la información oral que se ha transmitido de padres a hijos en el pueblo.

<<SEGÚN NOS INFORMAN, ESTOS CADÁVERES DE COMBATIENTES FUERON TRASLADADOS UNO O VARIOS PUNTOS DEL GORBEA O SUS INMEDIACIONES, NO PERMANECIERON EN EL CEMENTERIO DE UBIDEA.
El testimonio fue transmitido por un niño de Ubidea, según nos cuenta Agurtzane, que ayudó a su padre a llevarlos.>>

Esta información nos la remitirán del Ayuntamiento de Ubide próximamente por escrito y entonces actualizaremos esta entrada con los datos que de momento sólo nos han trasladado por teléfono y añadiremos más detalles que Agurtzane va a tratar de rescatar del olvido:

PARA ESTA INVESTIGACIÓN

 << SE SOLICITA COLABORACIÓN PARA AVERIGUAR QUÉ SUCEDIÓ CON 108 MILICIANOS enterrados/recogidos EN EL CEMENTERIO DE UBIDEA DURANTE LA GUERRA CIVIL QUE MENCIONA EL DOCUMENTO>>

Será de un gran valor cualquier información relativa a estos enterramientos  en Ubidea durante la Guerra Civil. Mejor dicho, creo que vamos a tener que sustituir “enterramiento”  por “recogida de cadáveres”  ya que es posible que ni siquiera llegaran a ser enterrados allí, en Ubide, según parece, sino que fueron llevados a algún /algunos puntos del Gorbea, como ya hemos informado. Cualquier detalle que se recuerde será de gran valor en esta investigación.

Tras intentar desde hace unos meses averiguar en distintas instituciones algo sobre la información que aportaba un documento encontrado en la “página de pares”, en el Archivo Histórico Nacional/Causa General/Vizaya/Ubidea, y no haber obtenido ninguna respuesta hasta el momento, nos propusimos a investigarlo directamente. Y hoy, por fin, hemos tenido una conversación muy interesante con Agurtzane Bengoa que nos ha abierto un camino a seguir para averiguar qué sucedió con estos 108 combatientes republicanos vascos fallecidos.

Sería de gran valor que los propios habitantes de Ubidea, que son los que con mayor seguridad pueden tener alguna memoria directa de los hechos que ocurrieron en esta localidad durante la Guerra Civil, o bien el recuerdo de la memoria de lo sucedido transmitido de padres a hijos, intentaran recabar información de sus familiares por si alguien recordara algún dato sobre enterramientos o recogida de cadáveres de combatientes en el cementerio o en cualquier otro punto del pueblo durante la Guerra Civil para poder incorporar esta información que se pueda conseguir al registro llamado “Mapa de fosas” dentro del programa de recuperación de restos de combatientes y de la memoria histórica.

**Cualquier información, por insignificante que parezca, puede ser de gran ayuda. Muchas gracias por su colaboración. Pueden ponerse en contacto con nosotros o con Agurtzane, en el Ayuntamiento de Ubidea.**

los108deUbidea

Archivo Histórico Nacional, FC CAUSA GENERAL 1332, Expediente 58 – 4 ( son 14 imágenes)
Según consta en un documento conservado en el Archivo Histórico Nacional, en Ubidea, entre el 2 de noviembre de 1936 y el 7 de abril de 1937 - según declaró su Alcalde, Timoteo Ajuria, el 6 de febrero de 1941- fueron enterrados en el cementerio de Ubidea “108 cadáveres de milicianos rojo-separatistas”. La clase de heridas que presentaban eran “de fusil”. Fueron muertos “en batalla”. Su defunción no fue inscrita en el Registro Civil. Estos son los datos que se anotan en el documento, firmado por el Alcalde y el Secretario del Ayuntamiento de Ubidea en 1941, Timoteo Ajuria y Víctor Ibargutxi.

SE PRETENDE AVERIGUAR:

  1. Dónde estuvieron enterrados/recogidos exactamente estos combatientes que se mencionan en el documento.
  2. Si posteriormente se realizó alguna exhumación, y en ese caso adónde se transportaron los restos, si al mismo cementerio en nichos numerados (no se tiene constancia de esto, según la información recibida hasta el momento) u otro destino (al Gorbea, nos comenta Agurtzane, que piensa que quizá no llegaran a inhumarse, sino que quizá sólo llegaron al cementerio y de allí los llevaron, según la información recogida, a algún punto o puntos del monte Gorbea próximos a Ubidea).
  3. Si tal como nos informan, los cadáveres de los combatientes fueron llevados al Gorbea y no llegaron a inhumarse en el cementerio debido a  su reducido tamaño, qué zona, próxima a Ubidea, podría haber sido (si solo fue un lugar, o cuáles si fueron varios sitios a los que se fueron llevando). En principio, no sería una zona demasiado alejada de Ubidea, quizá alguna especie de sima o barranco próximo a Ubidea, fuera de la zona donde se estaba combatiendo, lógicamente. Esperamos recibir información más precisa de ello o alguna pista que nos haga reducir esta zona de búsqueda.

Si esta información sobre el traslado de cadáveres de combatientes de la Guerra Civil a las faldas del Gorbea es tal como nos la han contado, la zona donde podrían haber sido trasladados supongo que podría ser aproximadamente esta zona amplia marcada en azul, no más al sur de este cuadrante ni hacia el este, porque eran zonas donde se estaba combatiendo, y tampoco creo que los llevaran muy lejos del pueblo ni subieran demasiado hacia la cumbre del monte Gorbea, así que quizá estén más cerca de Ubidea de lo que en principio pudiera parecer, cerca del camino marcado en verde o en otro de los muchos que hay.

¿PODRÍA TRATARSE DE ESTA ZONA donde fueron trasladados y haberse seguido este camino marcado en verde? Es posible que pronto sepamos algo más. Lo que se averigüe, lo publicaremos en esta misma entrada.

zonaabuscar

EN EL “MAPA DE FOSAS” (que de todas formas no está actualizado desde 2005, creo), Ubidea no aparece señalado como posible lugar de enterramiento de milicianos en fosa común, ni hay anotación ninguna sobre sobre la sospecha de que pudiera existir o haya existido una fosa común, que en este caso sería de enterramientos por parte de las propias tropas republicanas- de fallecidos en la ofensiva de Villarreal la mayoría seguramente-, y no de fusilamientos de las tropas nacionales, en principio. Los colores de las banderolas del mapa de fosas indican las distintas situaciones: no intervenida, desaparecida, trasladada al Valle de los caídos, exhumada total o parcial, o varias fosas en la misma localidad. Pero en Ubidea no hay ninguna de estas banderolas. Sin embargo, este documento demuestra que sí hubo enterramientos de combatientes republicanos entre el 2 de noviembre de 1936 y el 7 de abril de 1937 (es decir, hasta el comienzo de la ofensiva de Vizcaya por Mola, en concreto el 7 de abril, fecha en que Ubidea fue ocupada por las “tropas nacionales”). Si esta afirmación no respondía a la realidad, esa es ya otra cuestión, pero habrá que averiguar qué de cierto había en ella, que de momento, podría estar relacionado con lo que nos cuentan del traslado de cadáveres durante la Guerra  Civil a distintos puntos del Gorbea desde Ubidea. Cuando tengamos una información más detallada la incorporaremos a esta entrada.

LOS ENTERRAMIENTOS NO REGISTRADOS DE COMBATIENTES REPUBLICANOS

El motivo de que estos milicianos fueran enterrados en fosa común por las propias tropas republicanas fue seguramente el gran número de bajas que hubo en momentos puntuales (como sucedió en los primeros días de la ofensiva de Villarreal, por ejemplo) y la falta de medios para gestionar el traslado de cadáveres de manera adecuada.

Este hecho, unido posiblemente a la realidad política del intento de ocultación del número real de bajas que estaba habiendo  (para no desmoralizar a los combatientes y a la población, a la que se estaba enviando mensajes en prensa de que todo iba bien, que se obtenía una victoria tras otra y se ocultaba el número real de bajas)  es posible que fuera la causa de que muchos de estos milicianos ni siquiera pudieran ser identificados o enterrados convenientemente en su momento, como así lo declaran muchos combatientes después de décadas.

Así, en no pocas ocasiones, por necesidad, los combatientes enterraban a sus propios compañeros, por órdenes de sus superiores o por decisión propia, en el mismo campo de batalla, en trincheras o en fosas próximas a los pueblos cercanos, sin que se redactara ningún documento oficial sobre ello, pesando esto durante años sobre la conciencia de aquellos que habían participado en la inhumación que consideraban “poco cristiana” e indigna quizá, pero que no tuvieron más remedio que realizar dadas las circunstancias. Sólo al cabo de muchos años, décadas, algunos combatientes han confirmado, con pesar, que esto sucedía con bastante frecuencia.

Hoy, todo eso ya no importa, podemos comprenderlo, nadie les va a reprochar nada ni les van a juzgar, por supuesto; lo que intentamos es recuperar lo que en su momento no se hizo o no se pudo hacer bien, simplemente. Bastante tenemos ya con las fosas de fusilados por el “bando nacional”, donde se están encontrando muchos “desaparecidos”, pero es evidente que también existe este tipo de enterramientos precipitados, sin registrar, de los combatientes propios, como creo que pudo ser el caso de “los 108 de Ubidea”, que en principio <>.

Si es posible, sería de un gran valor la colaboración de los paisanos de Ubidea, que pueden guardar algún recuerdo de esto y que conocen la zona mejor que nadie, y especialmente también la del párroco de la Iglesia de Ubidea, que es la persona que seguramente tiene un mayor conocimiento sobre los documentos que la parroquia pudo redactar durante la Guerra Civil, bien sobre inhumaciones en el Campo Santo del cementerio de Ubidea o fuera de él, sacramentos impartidos a milicianos en sus últimos momentos de vida, etc. cualquier dato que haya quedado registrado y que nos pueda ayudar en esta investigación.

LLAMAMIENTO A LOS NATURALES DE UBIDEA

Si alguna persona tiene algún recuerdo o información sobre estos hechos, aunque sea oral, narrada por sus familiares, cualquier detalle por pequeño que sea, puede dirigirse bien a nuestra dirección de correo  batallonrosaluxemburgo@outlook.com para poder publicarlo inmediatamente, o bien a cualquiera de estas instituciones mencionadas, Gogora -del Gobierno Vasco- o la Sociedad de Ciencias Aranzadi (o a todas las instituciones o asociaciones que considere oportuno, cuantos más tengan conocimiento de ello, mejor) para que tengan en cuenta su testimonio y quede constancia de él, de cara a reunir alguna información sobre estas inhumaciones en Ubidea durante la Guerra Civil acerca de las cuales, al parecer, no hay ninguna información más excepto el documento citado (que es de una gran validez puesto que está firmado por el Alcalde y el Secretario del Ayuntamiento de Ubidea en 1941).

<< También pueden aportar su información directamente, si lo desean en el Ayuntamiento de Ubidea, a Agurtzane Bengoa, que amablemente se ha dispuesto a colaborar con esta investigación, lo que le agradezco y agradecemos infinitamente. >>

Muchísimas gracias a los que están colaborando ya y a los que se sumen a este proyecto para averiguar qué  sucedio  con los “108 de Ubidea” o cualquier información que tengan, en general, sobre enterramientos de combatientes de la Guerra Civil en Ubidea.

batallonrosaluxemburgo@outlook.com

 o o O o o 

NOTA AÑADIDA EL 13/02/2018

<< EL LIBRO DE DIFUNTOS DEL CEMENTERIO DE UBIDEA 1989-1958 Tras visitar hoy el Archivo Histórico Eclesiástico de Vizcaya y consultar el libro de difuntos de la parroquia de San Juan Bautista de Ubidea, he comprobado que no consta ninguna mención a combatientes republicanos en el cementerio de Ubidea.

Por si alguien tiene curiosidad, comparto con vosotros algunas notas que he tomado:

Entre 1936 y  julio de 1937 se producen muy pocas inhumaciones en el cementerio de Ubidea; lógico si tenemos en cuenta que era una población situada en el frente y por ello había sido dada la orden de evacuación, con lo cual muchos de sus pobladores habrían abandonado el pueblo, aunque es evidente que no todos, ya que se produjeron algunas inhumaciones, como por ejemplo en las fechas de la ofensiva de Villarreal sólo hubo cuatro inhumaciones de personas mayores y fueron por causas naturales, por motivo de enfermedad:

  • 30/10/1936, una mujer fallecida a causa del cáncer.
  • 22/11/1936 una mujer fallecida por insuficiencia cardíaca.
  • 01/12/1936 un hombre por angina de pecho.
  • 5/01/1937 una mujer de 82 años por bronconeumonía, a la que le fueron suministrados los sacramentos por el capellán del Batallón Aristimuño, Pedro María Narbaiza. No se le hizo oficio [ es decir, no se hizo funeral] por hallarse ambas Iglesias militarmente ocupadas con motivo de la Guerra Civil.

A partir de verano de 1937 hay más inscripciones de defunción, tanto de adultos como de niños, con lo cual vemos que el pueblo vuelve a estar ocupado. Por  cierto, hay uno que me resultó muy curiosa la causa de la muerte anotada: falleció “por falta de vitalidad”.

Entre los difuntos anotados entre 1936-1938 hay varios requetés (como, efectivamente, me comentó A. Bengoa), jóvenes naturales de Ubidea, del Tercio Nuestra Señora de Begoña y del Tercio de Nuestra Señora de la Blanca, que han fallecido en:

  • Un joven de 25 años, natural de Ochandiano, fallecido en el Alto de Santo Domingo, Artxanda, Bilbao el 18 de junio de 1937.
  • Un joven de 28 años, natural de Ubidea, en el frente de Mercadillo, en Sopuerta el 5 de julio de 1937.
  • Dos jóvenes de 17 y 18 años naturales de Ubidea, fallecidos en el frente de Teruel en mayo y junio de 1938.

o o O o o

NOTA AÑADIDA EL 14/02/2018 

Un tal Friedrich Klausing Volker, es enterrado en el cementerio de Ubidea el 26/01/1949. Era hijo de Karl y Rosa. Tenía 32 años y era natural de Trier, Rhenania (Alemania). Estaba casado con Ria Klausing, domiciliada en Munchen, provincia de Bavira (Alemania). Falleció a las 23:00 del 26/01/1949 “por accidente de trabajo” y “no se le suministraron sacramentos porque no dio tiempo a ello”.

He buscado un poco en internet pero no encontraba nada, así que le he preguntado a Agurtzane Bengoa, del Ayuntamiento de Ubide, y me dice sobre esto lo siguiente:

“Por esas fechas estaban haciendo las obras de la canalización que une los pantanos de Ullibarri-Ganboa y Undurraga. Hay una tubería por debajo de tierra que une estos dos pantanos y lleva agua para Bizkaia. Fallecería en las obras y seguramente sería un ingeniero, había bastantes por Ubide en aquellos años. Algunos se casaron y quedaron en Euskal Herria, otros se casaron y se fueron con sus mujeres a Alemania de vuelta.”

o o O o o

ENLACES A LAS SIGUIENTES ENTRADAS RELACIONADAS CON  “Los 108 de Ubidea”:

39- Ubidea, 30 de noviembre de 1936

Ubidea

FRENTE Y RETAGUARDIA

*Transcripción del artículo publicado en Euzkadi Roja el 13 de diciembre de 1936.*

<< Visiones del Frente

DESFILE DE SOMBRAS

Como recuerdo personal y testimonio de agradecimiento a quien me proporcionó la ocasión de colaborar en el éxito de la primera gran batalla del Ejército popular de Euzkadi.

Los llanos campos alaveses fueron inquietados en la noche por el limpio y vibrante sonar de la corneta militar. Entre la humildad de las casas del pueblo, saturadas de frío y humedad, miles de hombres comenzaron a surgir silenciosamente de las tinieblas, confundiéndose con otras sombras: con carros de asalto, con camiones, con cañones, con bestias de carga… Bajo el débil reflejo de la luna invernal envuelta en brumas, en el conjunto gris de todas las cosas, los cascos de acero y las armas brillaban sombriamente.

Lentamente púsose en marcha la columna de sombras, confundiéndose en la noche: el barro de la carretera semi-inundada acallaba, alejándolo, el pesado andar de las mismas… Los vítores, los aplausos, las calles preñadas de multitudes enardecidas, de color y de luz, habían quedado en la retaguardia lejana llena de egoísmo y de incomprensión. Las sombras, los hombres, los camaradas, marchaban hacia la línea de fuego; con el alba, el último grupo de un esperanzado desfile que había durado horas.

Por los redondos ventanales de la pequeña capilla convertida en Depósito Militar de Intendencia penetraban ya las primeras claridades del día. La rebajada luz de un candil de  carburo permitía distinguir en la penumbra, sobre la embarrada tarima, un deforme amontonamiento de hombres y cosas. Adosados a las blancas paredes de la capilla, bajo las breves alas del crucero, los sencillos altares de madera tallada eran también siluetas sombrías, destacándose en ellos las imágenes como  cosas, como unas sombras más. Bajo la luz del candil de carburo, el sueño, el cansancio, eran más fuertes que el frío, que la espera del nuevo día…

Terminó la angustiosa espera: transcurrida la tarde, improvisadas centralitas telefónicas fueron avisando a todo Euzkadi el triste envío que hacía el frente aquel día a la civilización y al sentimiento humano. Sobre los campos, algunos cientos de hombres regresaban tendidos sobre grises camillas de aluminio y lona; su xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx [ cinco líneas censuradas ] el precio de diez kilómetros de terreno reconquistado, el valor de cuatro o cinco pueblos arrancados a la intolerancia, al egoísmo y a la barbarie.

La noche ocultó piadosamente la trágica y ensangrentada caravana. Tras ella fueron llegando pequeños grupos de hombres, mezclados con carros de asalto, con cañones, con bestias de carga… El barro acallaba su cansino andar; la noche lluviosa y fría hacía de ellos menos que sombras. La victoria, los vítores, los aplausos xxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxxx [ una línea censurada ].

He tenido unas horas de permiso; llegué cuando mi hijo, desposeído de todo, agradecido a todo, se acogía al sueño. Las últimas claridades iban llenando de tinieblas la habitación desnuda totalmente de muebles y adornos. Su pequeña cabeza escondíase en la albura de la almohada, arrebujado en una manta que apenas podía prestarle calor alguno. Ningún ruido se atrevía a turbar su sueño de sosiego y paz. En pie, junto a la prestada cama, mi vista se perdió en la obscuridad hecha, y en ella continuó viendo el callado desfilar de miles de sombras grises que se perdían en el llano escenario de los campos alaveses, haciendo brillar opacamente sus cascos y sus armas, bajo el débil reflejo de la luna llena, de invierno, envuelta en brumas…

Ubidea, 30 noviembre 1936 >>

##########################################################

Recorte del artículo en el Euzkadi Roja del 13 de diciembre de 1936

desfiledesombras

ocaso

En memoria de los fallecidos durante la ofensiva de Villarreal, muchos de los  cuales siguen aún pendientes de ser hallados bajo el pantano, inhumados en trincheras, en fosas comunes o cementerios de la zona de la ofensiva. batallonrosaluxemburgo.wordpress.com

o o O o o 

NOTA AÑADIDA el 02/02/2018:

En Ubidea, el 30 de noviembre de 1936, antes de amanecer, estaban concentrados, listos para salir al frente, esperando órdenes superiores, más de seis mil hombres de batallones de las J.S.U, P.C.E, P.N.V y U.G.T.

Allí estuvo el puesto de mando y un hospitalillo de campaña (ubicado en alguna de sus casas) durante la ofensiva de Villarreal, donde llegaban los heridos y fallecidos que habían podido recogerse de la zona de la ofensiva durante un mes y, tal como aseguraba su entonces Alcalde, Timoteo Ajuria, fueron enterrados en el cementerio 108 combatientes del Ejército Republicano del País Vasco/ Eusko Guadarostea, desde noviembre del 36 al 7 de abril de 1937 en que Ubidea fue tomada por las tropas de Mola.

cabecera108deubideaLos mayores del lugar seguramente recordarán algo de todo esto y lo habrán transmitido a sus descendientes (la famosas “batallitas de la guerra” que nadie escuchábamos nunca y de lo que ahora tanto nos lamentamos). Si algún natural de  Ubidea deseara aportar  información sobre lo ocurrido en Ubidea durante la guerra – y en especial sobre estos enterramientos-, su colaboración sería de un gran valor y quedaría recogida en este blog si así lo desea, para poder compartirlo con quien tenga interés en la actualidad y en el futuro. Pueden comentar en “Escribir un comentario” o enviando un email a batallonrosaluxemburgo@outlook.com

Muchas gracias por compartir.

o o O o o

 

 

 

36- Ambrosio Juárez Marcos. Suboficial del Batallón Rosa Luxemburgo.

En memoria de Ambrosio Juárez Marcos, suboficial del batallón Rosa Luxemburgo.

AmbrosioJuarezMarcos

CUERPO DE CARABINEROS DE LA REPÚBLICA. BERMEO. 
SUBOFICIAL DEL BATALLÓN ROSA LUXEMBURGO.

EN MEMORIA DE  AMBROSIO JUÁREZ MARCOS, fusilado el 28/05/1938 en Santander.

Redactado en colaboración con Mirene Juárez, nieta de Ambrosio Juárez Marcos, el 17/01/2018.

Suboficial Ambrosio Juarez Marcos.pdf

Mi abuelo Ambrosio Juárez Marcos

nació el 8 de diciembre de 1899 en Aldeacentenera (Cáceres). Estaba casado con Florentina y tuvo dos hijos: José (mi padre, que falleció a los 47 años cuando yo tenía 11) y Mari Carmen (mi tía, que falleció este pasado mes de agosto de 2017).

Era campesino, pero al fallecer toda su familia a consecuencia de la gripe española, se enroló en el ejército.

Luchó en la guerra de África, del Rif, en el frente de Melilla, de donde vino con un sentimiento anti monárquico al ver las injusticias y la brutalidad de aquella guerra.  Allí, en 1922 obtuvo una “ Medalla militar de Marruecos”. Posteriormente pasa a la reserva y optó a carabinero.

medallamilitarAmbrosio

Le destinaron a Lesaka (Navarra), donde nacieron sus 2 hijos, José y María Carmen.  En Lesaka vivieron 7 años y estando en el puesto de Etxalar (Navarra) eligió como destino Bermeo porque supo que allí había instituto público y su obsesión era que sus hijos pudieran estudiar. Allí, en Bermeo, se instaló con la idea de que fuera un destino definitivo. Había ascendido a cabo de carabineros y era ordenanza del teniente, trabajando en el control de entrada y salida de mercancías del puerto de Bermeo, trabajo que se realizaba en aquel entonces a caballo. De ideología republicana, un gran convencido, creía en las libertades y en la democracia, con ideología de izquierdas, pues debía frecuentar la sede de Izquierda Republicana. Estaba convencido de que el futuro de la sociedad estaba en la educación y apostaba por la enseñanza pública. Estos datos los he rescatado yo, su única nieta, al encontrar estas notas en minúsculos trozos de papel que mi abuelo Ambrosio pasaba desde la cárcel para su mujer Florentina, mi abuela, que durante toda la vida conservó estos recuerdos de su marido guardados junto a su corazón en una bolsita de tela que llevaba atada al sujetador.

Mi abuelo siempre pensó, hasta el último momento, que la República vencería o triunfaría. 

juramentocarabineros

EN EL BATALLÓN ROSA LUXEMBURGO

Durante la Guerra Civil Española, luchó en las filas del batallón Rosa de Luxemburgo en el Ejército Republicano del País Vasco, desde el frente de Markina, el monte Oiz, Peña Lemona etc. hasta la caída de Santander. Durante la contienda fue Suboficial de la Compañía de Ametralladoras, Plana Mayor.

En Santander, tras la rendición del Ejército Vasco, se presentó a las autoridades junto al resto de milicianos que quedaron allí. En la clasificación de prisioneros pudo haber tenido mejor suerte, pero se incorporó a su caso la denuncia de otro carabinero posiblemente por rencor al haber sido mi abuelo ascendido en su momento, antes de la guerra, a un puesto del que le desplazaron a él. El caso es que le llegaron a hacer Consejo de Guerra y la sentencia fue pena de muerte, siendo fusilado el 28 de mayo de 1938.

Al caer Santander, le recomendaron sus amigos y otros carabineros afines al Gobierno de la República que saliera a Francia y podía haberlo hecho. Le ponían los medios para salir del país en barco, pero estaba demasiado confiado en el triunfo de la República y convencido que no había hecho mal a nadie se quedó en Santander. Creyó que debía permanecer aquí y se equivocó. 

Mi abuela Florentina, a la que mi abuelo llamaba Flor, pidió clemencia para que le ayudaran mediante un informe favorable de cara al juicio (consejo de guerra) al alcalde de Bermeo, falangista, mediante el teniente-alcalde, señor Hilario Ibarlucea y éste se lo denegó. Mi abuela le rogó, de rodillas, se lo pidió llorando… y no le redactó la carta positiva, sino que hizo todo lo contrario. Sin embargo, el cura, Don Ginés, le dio una carta de buena conducta, lo que mi abuela agradeció en cuerpo y alma. Dicen que la carta del alcalde hubiera sido suficiente para evitar la pena de muerte. Mi abuela murió con un odio terrible hacia esa persona, viviendo en el mismo pueblo, porque no le ayudó a salvar a su marido. Fue condenado a pena de muerte en “Consejo de guerra sumarísimo de urgencia contra José Sanchez Izuel y veinte más” celebrado en Santander, por el delito de “Rebelión Militar de los art. 237 y 238 del Código de Justicia Militar con las agravantes de trascendencia”, el 30 de diciembre de 1937. De los veinte acusados de ese Consejo Sumarísimo, cinco fueron condenados a muerte. Tras varios meses en prisión esperando su fusilamiento, le fusilaron en la cárcel Provincial de Santander el 28 de mayo de 1938 junto con Enrique Expósito Vega, Felipe Angulo Contreras, Pablo Montes Montes, Juan Guillen Goya, Leocadio Cianca Arroyo y Matilde Zapata Borrego.

Las últimas palabras de Ambrosio fueron “ ¡Viva la República!” varias veces. Lo fusilaron y le metieron la bayoneta por la boca una vez muerto, rematándolo. Durante un largo invierno y primavera él sabe que lo van a matar. La madrugada anterior al fusilamiento les hacen entrar en capilla, pero mi abuelo se niega. Está identificado en el cementerio de Ciriego (Santander), en una fosa común en la que hay 827 cuerpos y se cree que hay muchos más, aunque es prácticamente imposible identificarlos por el ADN.

Mi abuela y sus dos hijos, de 10 y de 7 años, se encontraron en plena guerra sin nada, en la calle. Les habían requisado todos los enseres de la casa al salir evacuados y a su regreso se encontraron con la casa totalmente desvalijada, quedando sin techo. Un día, vieron en los almacenes del pueblo sus muebles puestos a la venta, pero no pudieron recuperar absolutamente nada, excepto una máquina de coser SINGER, que la conservo aún, pues mi padre con 10 años se sabía el número de serie de memoria.

joseymaricarmen-juarez

FOTOGRAFÍAS DE AMBROSIO JUÁREZ

Estas son algunas fotografías que conservo de mi abuelo Ambrosio Juárez.

Ambrosioyamigo-Bermeo

Con un amigo en Bermeo. Mi abuelo Ambrosio es el que lleva la chaqueta quitada al hombro.

En la siguiente fotografía, está con mi abuela en Lesaka en su primer destino. El bebé es mi padre, José, y la otra chica es la sobrina de mi abuelo, Elena, a la que acogieron en su casa tras quedar de niña sin familia a consecuencia de la gripe española. Mi abuelo, Ambrosio, también quedó sin padres, antes de los 18 años por el mismo motivo y la madre de mi abuela también falleció por la gripe. A Elena, que aparece en la foto, la llevaron a vivir con ellos a Lesaka.

AmbrosioFLorentinaElenayJose

AmbrosioJuarezMarcos

Mi abuelo  con el uniforme de Carabinero de la República. En la siguiente fotografía, con el uniforme de las milicias, el buzo, en Bermeo.

ambrosiobuzobermeo

CARTAS Y DOCUMENTOS

Sobre mi abuelo Ambrosio durante la guerra no tengo muchas fotografías, pero sí algunos documentos que he conseguido sobre la causa que se instruyó contra él, el Consejo de Guerra y los datos de su fusilamiento que nos enviaron del Gobierno Vasco el año 2016, así como el Auto de Terminación que se instruyó contra él en 1962, un documento muy curioso que da por finalizado definitivamente el sumario veinticinco años después de haber sido fusilado. También tengo aquellas notas que pasaba mi abuelo a mi abuela estando preso en Santander en minúsculos trozos de papel.

Estas son algunas notas que se intercambiaron mi abuelo Ambrosio y mi abuela Flor. Voy a empezar por la última que recibió mi abuela, porque además tiene la fecha escrita. Después de esta carta, mi abuela no supo más de él hasta que le comunicaron “que había fallecido” como veremos más adelante:

ÚLTIMA NOTA DE AMBROSIO A SU ESPOSA. 08/04/1938

Flor, hoy te voy a poner al corriente de las causas de la denuncia. Fue puesta por el cabo Francisco Rodríguez Sánchez, y el Brigada de Mundaca informó mal de mí y el guardia civil Moreno el de Lesaca también mal y Hilarión también informó mal, que soy comunista, y la denuncia es que soy un gran defensor del Gobierno Republicano marxista, así que esas denuncias a mí me honran, porque más vale morir con honra que vivir sin ella. Yo estoy muy conforme con lo que he hecho y así se lo manifesté al juez cuando me tomó declaración. Esto te lo participo para que lo sepas.

Y guarda este papel y si yo tengo la desgracia de caer lo presentas después del Triunfo pues yo creo que no está muy lejano. Yo te ruego que no te avergüences nunca de haber sido mi esposa, ni los niños tienen que avergonzarse, aunque a mí me fusilen, que hoy ocurre que son malos los hombres honrados y todos los rateros están libres, creo que ya me entenderás así que ánimo y nada más y ahora di conmigo, Viva la República y sus mártires. Cárcel Provincial. Celda nº 1 de militares.        8-4-38             Juárez

1

2

NOTAS ANTERIORES DE AMBROSIO DESDE LA CÁRCEL

 NOTA DE AMBROSIO A SU ESPOSA.

Querida esposa: recibí tu carta y leo que estás preparada para marcharte, pero por mí no paséis pena ninguna. El guardia civil es José Moreno, el que estaba en Lesaca y el marido de la novia del difunto Vellariz. O sea que uno se llama Víctor Cardinosa y el otro José Moreno, pero esto tú no tienes que hacer nada, pues tú como si nada supieras. A Juana la decís que Juan ya tiene la pena conmutada. Yo no sé nada, pero tengo una esperanza muy grande que el triunfo es de la República. Tú no hagas más gestiones por verme. Yo estoy bien y lo que hayas de gastar en los viajes, gástalo en pan para los niños.

Tu ahora no tienes que hacer nada más que ser muy prudente, porque de lo contrario tú tendrías que ver com…de los hijos abandonados. Tú como si nada supieras. Me dices que estás animada, pues eso me agrada mucho. Yo valor ya sabes que me sobra, así que tú mucha prudencia y a ver si esto termina y podemos disfrutar de algún placer, pues ya sabes que hay en una vida muchas vidas y el que ríe después ríe dos veces.

¿Darás muchos afectos a Bernarda y todos los demás, con besos para los niños y tu …reir? Con un abrazo de este que mucho te quiere, Juárez.

3

4

NOTA DE AMBROSIO A SU ESPOSA.

Querida esposa: Hoy recibí tu carta y leo que te hallas en esta y que estáis bien, de lo que me alegro mucho. Yo bien por la presente. Flor, también otro compañero me trajo otra nota en la que me dices que habías venido y ha sido tan amable que se ha ofrecido para que te mande esta nota por mediación suya, lo que hago con sumo placer. Flora, tú no te apures por nada, tú estate tranquila que dicen que los que no tienen delitos de sangre están conmutadas las penas, así que yo estaré ya conmutado y si así no fuera, tampoco te debes apurar, porque el triunfo es de la República y esta te amparará. Tú si a mí me ejecutan te presentas cuando esto haya terminado a las autoridades y haces presente tu situación y las causas que lo motivan. Así que ánimo para poder resistir lo que venga y a los niños les haces saber solo que, si tuvieran tan mala suerte que su padre fue fusilado solamente por cumplir con su deber, que yo no he matado ni robado, que es por todo lo dispuesto nada más y solo te pido des muchos afectos para todos y tú recibes un fuerte abrazo de este que mucho te quiso.  Juárez.  Viva la República.

5

6

NOTA DE AMBROSIO A SU ESPOSA

De lo que me dices que si yo he firmado la pena, pues yo no he firmado nada. Tú si puedes verte con Mariano Santiago Diaz, a ver si pueden que mi espera/ pena? Y sin nada más, prudencia. Tú, te repito guardes mucha discreción, Tú no digas nada ca…to Tú haz con humildad. Mira………. que lo han conmutado pues a mí ya tiene que estar resuelto lo que sea. Tú no te apenes. Yo estoy muy tranquilo y ahora una vez que te pongo al corriente más que nunca. Tú no pases necesidad de nada, manda pedir al pueblo lo que te haga falta y mi gusto no es que vayas a la fábrica ni el niño tampoco porque ahora es cuando más aprende, exígele que estudie que si yo salgo ya trabajaré lo que sea necesario si hace falta. Me dices que no son pe…ver pues paciencia, pero desearía saber el día que te dijo a ver si la lavandera me manda la muda que aquí no llegó pues yo estoy arreglado, pero son las dos bermudas, una camiseta y unos calzoncillos y una toalla. Ahora tú no te apures ni me mandes nada, pero a ver qué ha hecho de ellas. Afectos para todos. Hasta que nos veamos. ¿Sí será pronto? Juárez.

7

8

CARTA DEL 30 DE MARZO DE 1938 PARA AMBROSIO, DE SU ESPOSA FLOR Y SU HIJO JOSÉ.

 “Querido esposo: He recibido tu tarjeta a la cual damos contestación nosotros también por la presente gracias a Dios.

Juárez, de lo que me dices que has tenido carta de tu hermana, pues me alegro mucho que tengas noticias, ya que no nos puedes ver, confórmate con tener noticias nuestras. Me supongo que habrás recibido con el certificado del pueblo que no me dices que lo has recibido. Pues de lo que me dices de [que] los niños sean buenos y que vayan al colegio, pues van todos los días sin perder uno y son muy buenos. Pepe ya sabes que es muy dócil y la niña es más revoltosa, pero ya llegará el día que reconozca lo mala que es ahora que aún no sabe ni la A. No tiene más vicio ni más que jugar a las tabas. El Eme todas las semanas escribe y siempre deseando de saber algo de vosotros pues tiene muchos deseos de ver en qué queda. Cuando me escribas me dirás si tienes visita pues tengo muchas ganas de verte, pues teniendo visita podría ir, pero no sabiendo que no te voy a ver no quiero ir a llevarme mal rato porque es muy triste de estar a la puerta de una cárcel y sabiendo que está dentro lo que más aprecio en este mundo. Pero, en fin, qué le vamos a hacer. Ya llegará el tiempo que nos podamos abrazar, pues por nosotros no te apures, nosotros estamos muy bien. Yo lo que quiero es que tú estés bien pues ahora que llega el buen tiempo, pues aquí empieza la anchoa e iré a la fábrica, y habiendo trabajo no hay que apurarse.

Juárez, de parte de Juana, dice que si ves a Isaac (¿) porque el otro día ha habido tarjeta de él y decía que te había visto. Pues también te digo que los compañeros Portabales (¿) y Moreno están en las Oblatas de Santander después de estar haciendo servicio, así que para todos hay algo.

Se despide tu esposa que mucho te quiere y no te olvida. Florentina Vivas. Con besos de nuestros queridos hijos. Con recuerdos de casa Juana Bernarda y de la paisana. Adiós.

[Ahora escribe su hijo José]

Papá, en la carta de la mamá te escribo cuatro letras para que veas que somos buenos para la mamá. Todos los días vamos a clase y ya lo que sabía antes se me ha olvidado pues ahora ya voy aprendiendo todo lo que se me había olvidado pero la María Carmen aún no conoce ni la A, solo sabe jugar a las tabas, pero yo también, cuando salgo de la escuela, me voy a jugar a chapas y después al comedor. Papá, pues por aquí hace ahora buen tiempo y viene mucha anchoa, y si viene abundancia le pediré permiso al señor maestro para unos días ir a ganar algo para comprarme unas alpargatas, que rompemos mucho y la ganancia es muy poca.”

carta30marzo-1

carta30marzo-2

DOCUMENTOS DE LA CAUSA CONTRA AMBROSIO JUÁREZ

Hemos intentado encontrar más datos sobre mi abuelo y estos son algunos documentos que hemos conseguido. Tras leer toda la documentación, hemos conocido que, tal como aseguraba mi abuelo en las notas que escribía a su esposa, había sido denunciado por otro compañero del cuerpo de carabineros, adicto al régimen.

Mi abuelo intentó salvar su vida declarando que se incorporó a las milicias “obedeciendo órdenes superiores”, pero cuando recabaron información sobre él su declaración no se sostuvo porque los informadores declararon que era un comunista convencido y que animaba a otros compañeros del cuerpo para alistarse en las milicias.

A finales de septiembre y primeros de octubre de 1937 se envían varios informes sobre mi abuelo para su clasificación como prisionero tras la caída de Santander. Tras la rendición de los batallones vascos, mi abuelo se había presentado a las autoridades a finales de agosto, cuando entraron las tropas franquistas, como hicieron todos lo que allí quedaron sin salida ni escapatoria posible.

En estos informes, uno de un compañero carabinero de Bermeo, otro informe de Lesaka, Navarra, otro de la Alcaldía de Bermeo, de Hilario Ibarlucea (Hilarión, en sus notas) teniente de Alcalde del Ayuntamiento de Bermeo a quien mi abuela rogó sin resultado su ayuda, se tachaba a mi abuelo Ambrosio de todo tipo de fechorías, como era lo habitual en estos informes encaminados a buscar la condena de antemano, que parecían estar hechos por una misma mano: agitador de masas y propagandista de la causa marxista entre sus compañeros, haber convencido a muchos de ellos para que se alistaran a las milicias rojo-separatistas, ser indisciplinado con sus mandos, hablar mal de sus superiores, mal compañero, lector y propagandista de los periódicos “Heraldo de Madrid” y “Euskadi Roja”  e incluso seductor de esposas ajenas, acusación absurda que finalmente ni siquiera se menciona en la sentencia.

De nada sirvió el informe de “conducta moral intachable” que hizo de mi abuelo el párroco de la Iglesia de Santa María de Bermeo, Don Ginés, hombre de ideas conservadoras según se decía, pero muy buena persona a la que mi abuela Florentina tenía en gran estima.  Finalmente, debido a estas declaraciones en su contra, mi abuelo Ambrosio fue fusilado unos meses después tras un Juicio Sumarísimo de Urgencia junto a otras cuatro personas.

LA DECLARACIÓN DE MI ABUELO AMBROSIO JUÁREZ

En su declaración, el 8 de septiembre de 1937, en Santander, mi abuelo intenta salvar su vida afirmando que se incorporó obedeciendo órdenes superiores y que no obtuvo ningún ascenso durante la guerra, al tiempo que no delata en su declaración a ninguna otra persona desafecta al “Régimen”.

Estas son las 10 preguntas a las que debían responder por escrito los combatientes republicanos prisioneros, oficiales y tropa, para su clasificación y posterior enjuiciamiento, que Ambrosio Juárez cumplimentó dos semanas después de la rendición de batallones vascos en Santander sin denunciar a ningún compañero. Sólo se extiende en la 4 y en la 6:

4 – SERVICIOS PRESTADOS A LOS ROJOS, expresando su naturaleza (de armas o burocráticos o de cualquier otra especie) concretando en qué consistieron y citando exactamente, a ser posible, las fechas de duración:

“Por orden superior, salí el 7 de octubre de 1936 para Bilbao, ordenando el Jefe de la Comandancia entregara el armamento, correaje y munición  y en una camioneta fui  conducido al Cuartel de Basurto donde fui enrolado en la 3ª compañía, Cultura y Deporte, dándole el nombre de Brigada intendente, continuando en dicho cargo hasta el día 17 de junio de 1937 que por una orden del ( …..toria?) de (Hacienda?) del Gobierno de Valencia decía que se optara por el cargo que se desempeñaba o regresarían al ………… de Intendencia. En vista de la mencionada orden se presentó en la Comandancia y prestando el servicio de orden público en Castro Poveña (‘) y del Cuerpo en el  (Coberoso¿).”

6 – MOTIVOS Y MEDIO DE ENCONTRARSE EN LAS FILAS NACIONALES

“Por rendición de esta plaza a las Fuerzas Nacionales el 24 de agosto de 1937.”

declaraciondeAmbrosio

declaracion1

declaracion2

COPIA DE LA CARTA QUE MI ABUELA FLOR ENVIÓ PARA INTENTAR SABER ALGO SOBRE SU MARIDO cuando dejó de recibir noticias suyas en la prisión de Santander a finales de mayo. Está fechada el 6 de junio de 1938. Mi abuela no sabía si estaba aún vivo o muerto, pero había sido fusilado nueve días antes.

carta de florentina 6junio38

Arriba España           Bermeo, a 6-VI-38 Año triunfal

Señor Don Director. Muy señor mío, me dirijo a usted pidiéndole un favor. Creo no le será de molestia en comunicarme referente a mi marido. Como he tenido una carta de vuelta y dice que no está, así le pido por favor me diga dónde está para yo poderle escribir. Las señas de él eran Ambrosio Juárez Marcos, Celda nº6 de militares. No dudo de usted que me haga el favor. Se despide de usted su segura servidora que estrecha Su M (su mano). Florentina Vivas

Al margen: señal de la cruz (fallecimiento)=28- (podría ser un 5)-938 . Al margen derecho: Contestada el 13-6-937

RESPUESTA QUE RECIBIÓ MI ABUELA del director de la Prisión Provincial de Santander en relación a su anterior carta intentando averiguar el paradero de mi abuelo:

respuestaPrisionSantander13junio38

En 2016, tras solicitarlo, nos enviaron el certificado de defunción de mi abuelo Ambrosio y algunos otros documentos sobre el proceso sumarísimo en el que fue condenado a muerte.

certificadodefuncionAmbrosioJuarez

COPIA DE LA ORDEN DE FUSILAMIENTO para mi abuelo y otras seis personas, que se llevaría a cabo el 28 de mayo de 1938 en la Prisión Provincial de Santander, sentencia que se cumplió el mismo día a las siete de la mañana, según consta en otro documento.

Matilde Zapata, que figura entre los condenados junto a mi abuelo, era andaluza pero residente en Santander desde niña, donde fue propietaria y directora del periódico La Región. Militante del partido comunista, bajo su dirección las páginas de La Región se radicalizaron,  y su actitud, sobre todo tras el asesinato de su marido debido a las ideas expresadas en el periódico, adoptó posturas muy reivindicativas, daba mítines en las calles etc. Estando en Asturias, Matilde intenta huir en barco, pero lo interceptan y es llevada al penal donde la fusilan el mismo día que a mi abuelo. Cada 14 de abril se celebra en su honor un homenaje en el cementerio de Ciriego.

ordendefusilamiento

[ Transcripción:

Condenados: Enrique Expósito Vega, Felipe Angulo Contreras, Pablo Montes Montes, Ambrosio Juárez Marcos, Juan Guillén Coya, Leocadio Cianca Arroyo, Matilde Zapata Borrego. Debiendo tener lugar el día 28 a las 6 horas de la mañana el fusilamiento de los reos anotados al margen, en virtud de la sentencia recaída en causa contra los mismos, se servirá usted tomar las medidas oportunas para la entrada de los reos en capilla con la anticipación necesaria y hacer entrega de los mismos al Jefe del piquete que se personará en ese Centro.- Dios guarde a Usted muchos años.- Santander, 27 de mayo de 1.938.- El Gobernador Militar, Cándido Ichaso. – Rubricado.- Es copia.  Señor Director de la Prisión Provincial.]

ENTERRADO EN CIRIEGO (Santander)

Aunque la familia supo oficialmente que mi abuelo “había fallecido” (en el comunicado no especificaba que había sido fusilado, por supuesto), nunca supieron dónde había sido enterrado, a pesar de que, tanto de su procesamiento como de su fusilamiento y defunción hubo muchos documentos oficiales que se redactaron en su momento (como las diligencias sobre el fusilamiento y enterramiento en el cementerio de Ciriego -“fosa común, al Este”, consta- o el Certificado de defunción del Registro Civil, por ejemplo) y de los que recibimos copia hace un par de años, en 2016.  El día en que iban a ser fusilados,  se llevaba a los reos “a capilla” una hora antes, por si querían confesarse o rezar con el cura, pero mi abuelo se negó a “entrar en capilla”, según consta en estos documentos.

diligenciafusilimientoyenterramiento

enterradounahoraantes

AYUDA ECONÓMICA

Cuatro años después de su fusilamiento, en 1942, mi abuela Flor recibió de la ASOCIACIÓN HUMANITARIA DE LA GUARDIA CIVIL, 38º TERCIO DE COSTAS, una ayuda económica de 1.578 pts. por el fallecimiento de mi abuelo, que “murió en activo” como carabinero, según se indica en el documento de concesión de la ayuda. El cuerpo de Carabineros de la República, como tal, desapareció en 1940 integrándose en la Guardia Civil (tras una exhaustiva “depuración de elementos desafectos al Régimen”).

AyudadelTercioDeCostas

firmaflorentinaAyuda

1963 – AUTO DE TERMINACIÓN DE AMBROSIO JUÁREZ

Entre los documentos que nos envió la Asociación Aranzadi, figura este documento, que es un AUTO DE TERMINACIÓN sobre el sumario de mi abuelo, instruido en 1962. En este sumario, trataron de averiguar los antecedentes y el paradero de mi abuelo, pero tras el informe de la Dirección General de Seguridad, que dice que “han sido infructuosas las gestiones para localizarlo”, se propone el  “sobreseimiento provisional sin prejuicio de su continuación si en lo sucesivo hubiera méritos para ello”.

sumarioen1962

1962-indagacionessobreAmbrosio

Documento que forma parte del Auto de Terminación del Sumario instruido para averiguar el paradero de Ambrosio Juárez. En él se indican los datos que había en su ficha del “Ejército Rojo del Norte”: Batallón Rosa Luxemburgo, Identidad (número de chapa) 28.322, Compañía Ametralladoras, Plana Mayor, Grado Suboficial. Filiación política Comunista.

LA FOSA COMÚN DEL CEMENTERIO DE CIRIEGO

En el cementerio civil de Ciriego, Santander, donde fusilaron y enterraron en una enorme fosa común a más de 850 personas a partir de agosto de 1937, enterraron el cuerpo de mi abuelo tras ser fusilado. El 14 de abril del año 2001, tras la investigación de Antonio Ontañón que sacó a la luz esta larga lista de nombres de fusilados, y gracias a una colecta popular de la “Asociación Héroes de la República”, se colocaron nueve monolitos en el cementerio de Ciriego con los nombres de los más de ochocientos fusilados de que se tenía registro.

Nosotros tuvimos noticias de que el nombre de mi abuelo estaba tallado en uno de esos monolitos en abril del 2016. Mi tía Mari Carmen, hija de Ambrosio Juárez Marcos – que acaba de fallecer este pasado mes de agosto de 2017-, al menos pudo descansar entonces al conocer el lugar donde fue enterrado su padre el 28 de mayo de 1938.

mitiaMariCarmenenCiriego

Recibimos también una comunicación por escrito el 26 de mayo de 2016, en la que la Sociedad Aranzadi nos informaba que, tras la documentación aportada por la familia, iban a incluir a mi abuelo en el listado de personas fallecidas/desaparecidas durante la Guerra Civil que la Dirección de Víctimas y Derechos Humanos del Gobierno Vasco tiene en su página web.

aranzadi26mayo2016

Documentación enviada el 15/05/2016 por el investigador Antonio Ontañón, de la Asociación “Héroes de la República y la Libertad”, de Santander, a la Sociedad de Ciencias Aranzadi, del País Vasco.

informesdeOntañon

CARNET DE IDENTIDAD DEL CUERPO DE CARABINEROS que guardaba mi abuela.

cartilladeAmbrosio-1

SUBOFICIAL EN EL BATALLÓN ROSA LUXEMBURGO

En las nóminas del Batallón Rosa Luxemburgo, está desde la segunda quincena de noviembre de 1936 con el número de chapa 28.322 y aparece con el cargo de Suboficial, por ejemplo, en esta nómina de mayo de 1937 en la Compañía de ametralladoras, Plana Mayor.

nominamayo37

FOTOS DE FAMILIA DE AMBROSIO JUAREZ

Para terminar, quisiera también incluir en este pequeño homenaje a mi abuelo aquello que formó parte de sus recuerdos y forma parte también de los míos, unas fotografías antiguas de nuestra familia que quedarán para nuestros descendientes.

Para que no se olvide todo lo que una guerra lleva consigo.

Para empezar, esta impresionante fotografía que me envió Aitor Miñambres Amezaga tras dar una conferencia en Bermeo sobre la Guerra Civil. Según me dijo, estos combatientes son milicianos del Batallón Rosa Luxemburgo en Peña Lemona, batalla en la que también participó, en primera línea, mi abuelo Ambrosio Juárez.

rosaenpeñalemona

Milicianos del Rosa Luxemburgo en Peña Lemona.

AmbrosioJuarez-CuerpoCarabineros

AmbrosioFLorentinaElenayJose

AmbrosioFloryJose

joseymaricarmen-juarez-txikis

FlorentinayMaricarmenjoseyElena

bodadeElenaJuarez

boda1

FamiliaDeFlorentinayAmbrosio

MariCarmenJuarez-nena

JoseJuarez-Elena y una niña

maricarmenjuarez-colegio1941

joseymaricarmen-juarez

joseymaricarmenconflor

Aquí, ya de mayores, mi padre y mi tía con su madre, mi abuela Florentina.

AGRADECIMIENTOS

Los documentos incluidos en esta memoria a mi abuelo, Ambrosio Juárez Marcos, (además de los que conservaba la familia) son parte de los muchos documentos que hemos recibido gracias a la  colaboración de varias instituciones, asociaciones y particulares que trabajan para la recuperación de la memoria histórica, como el Gobierno Vasco – Proyecto de investigación y localización de fosas de las personas desaparecidas durante la Guerra Civil-,  la Sociedad de Ciencias Aranzadi y la Asociación Héroes de la República y la Libertad, de Santander (partiendo de la investigación de Antonio Ontañón sobre el cementerio de Ciriego), así como de la ARMH Asociación para la recuperación de la memoria histórica, de Ponferrada, León.

CementerioCiriego

En memoria de Ambrosio Juárez Marcos, natural de Aldeacentenera, Cáceres, cabo del  Cuerpo de Carabineros destinado en Bermeo cuando estalló la Guerra Civil, Suboficial en el Batallón Rosa Luxemburgo, condenado a muerte en Juicio Sumarísimo en diciembre de 1937, fusilado el 28 de mayo de 1938 en Santander y enterrado en una fosa común en el cementerio de Ciriego sin que su familia haya sabido dónde descansaron sus restos hasta el año 2016.
De su nieta Mirene Juárez.

 

o o O o o

Gracias a ti también, Mirene, por compartir la historia de tu abuelo. Ha sido un verdadero placer trabajar contigo para la redacción de este pequeño homenaje a la memoria de tu abuelo Ambrosio Juárez Marcos, suboficial del batallón Rosa Luxemburgo.

Amaya Ibergallartu.    Batallonrosaluxemburgo.wordpress.com      17/01/2018

31 – “Notandesaparecidos” que aparecen, a pesar de todo.

FRENTE Y RETAGUARDIA

“LA LISTA DE LARRINOA”.

Nos hacemos eco de una noticia aparecida en el diario El Correo los días 3 y 5 de diciembre del presente año 2017.

Muchas gracias a José Antonio Larrinoa y al historiador Fernando Obregón por anotar todos estos datos y compartirlos. Incluyo los nombres de “la lista de Larrinoa” en esta entrada.

El señor José Antonio Larrinoa, cansado de esperar sin resultado noticias acerca de su tío, supongo, fallecido en la Guerra Civil, se propuso buscarlo por su cuenta. Así, tras dos meses de intensa búsqueda, dio con su nombre en un listado de inhumaciones del cementerio de Limpias, Cantabria. En este libro de inhumaciones, aparecieron más nombres de otros soldados y civiles enterrados en dicho cementerio durante la contienda fratricida que el diario El Correo ha incluido hace un par de días, con la intención de darlos a conocer y hacer un llamamiento a los familiares de las personas que aparecen en este listado, para intentar recomponer los datos que faltan. En total son 84 las personas (milicianos y civiles) incluidos en la lista.

<< EL CORREO anima a los familiares de los combatientes vascos republicanos enterrados en una fosa de Limpias y cuyas identidades han salido a la luz este pasado fin de semana a que se dirijan a la dirección de correo electrónico ciudadanos@elcorreo.com para relatar la historia de sus deudos, víctimas de la contienda fratricida cuando se desmoronaba el frente del norte. >>

Ha sido una gran noticia. Pero es indignante que este señor haya tenido que buscar por su cuenta a su tío. Es incomprensible que esto, que es tan sencillo como anotar lo que pone en un libro de difuntos, aún no esté resuelto, que no esté ya hecho; cómo puede haber fallecidos que no están en trincheras perdidas por los montes sino en cementerios de pueblos y ciudades enterrados y registrados en un libro de inhumaciones o del registro civil que corresponda y que sin embargo estos datos no estén registrados y cruzados con los datos de fallecidos en campaña que existe oficialmente para que todo persona que lo desee pueda consultarlo.

No entiendo cómo todos estos nombres están aún enterrados en libros de inhumaciones de cementerios próximos al lugar de su fallecimiento y que sus familiares directos, ochenta años después, no sepan nada de ello y hayan vivido todos estos años con la creencia de que el cuerpo de su marido, hermano o hijo ha estado desde entonces por algún monte, en alguna trinchera o en algún barranco sin recibir sepultura o que incluso hayan vivido con la duda de si falleció en combate, fue hecho prisionero o fusilado, porque -oficialmente- no se registró en su momento de ninguna forma o no se le comunicó y después de la dictadura no se ha realizado este trabajo habiendo ya pasado ochenta años de aquello.

¿Sería tan complicado solicitar al obispado o al alcalde del municipio correspondiente que gestione lo necesario para que se elabore un listado de las distintas parroquias con los nombres de los fallecidos inhumados en sus cementerios entre 1936 1939 y que faciliten estos datos a las autoridades civiles? Tampoco habrá tantos en cada parroquia, pero sumados seguro que forman un largo listado de fallecidos/desaparecidos. Al menos algunos de los familiares de desaparecidos/fallecidos durante la guerra civil encontrarían a su familiar, por fin. El resto, sólo podemos esperar que, con muchísima suerte, sus restos sean identificados en alguna exhumación de las que se realizan de manera esporádica, pero estos 84 que están en los libros de Limpias y otros que estarán en otros libros de inhumaciones de otros pueblos… ¡Están enterrados en cementerios y registrados en libros, por favor! ¡Están ahí! Al menos esos se pueden saber dónde están, dónde fueron enterrados. Aprovecho la ocasión para felicitar otra vez al equipo de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y a “Crónicas a pie de fosa”, por la última reciente exhumación de 5 combatientes del Ejército Republicano Vasco en una trinchera en el monte Altun, cercano al puerto de Barazar en Zeanuri (Bizkaia). https://cronicasapiedefosa.wordpress.com/2017/11/22/hallan-los-restos-de-un-miliciano-y-acabamos-exhumando-a-cinco/

Otra cosa no sé, pero lo que sí está comprobado es que la iglesia, desde el siglo XVI en que fue obligatorio llevar libros de registros parroquiales de nacimientos, matrimonios y fallecimientos  (antes se hacía pero no era obligatorio), llevan todo esto muy bien anotado.

Los libros de inhumaciones de los cementerios contienen muchísima información que no se está teniendo en cuenta, al igual que los libros de inhumaciones de los cementerios civiles, en los que están registrados también -por increible que parezca- las inhumaciones de “milicianos desconocidos, con indicación de su número de chapa” como ocurre en este listado (con lo cual ya se podrían identificar al miliciano entonces desconocido), y que comento en el artículo de Cadáveres sin identificar del rollo 427 del A.H.P.V , u otro tipo de documentos donde se deja constancia de la inhumación de milicianos  durante la guerra, como es el caso del documento que yo llamo “los 108 de Ubidea”, del que aún no tenemos noticias sobre qué sucedió con ellos ni sabemos si a alguien -aparte de a los propios familiares de los combatientes- le importa realmente qué  sucedió ni dónde están ahora aquellos 108, si siguen dentro del cementerio de Ubidea o fueron a parar al  Valle de los caídos. Estoy segura de que hay algún otro documento más que aclararía este tema, que alguien encontrará por casualidad buscando a su familiar quizá, y lo compartirá de manera desinteresada como ha hecho José Antonio Larrinoa.

Todas estas personas, combatientes o civiles, que están en los libros de registro de inhumaciones de cementerios, no estarían desaparecidas a día de hoy – lo que están es enterradas en libros de registros- , se merecen algo más que constar en una lista de desaparecidos a perpetuidad (muchas de ellas ni siquiera constarían en estas listas a no ser por el testimonio de las familias, ya que no estaban en ningún listado oficial de desaparecidos en su día).

El monte es infinito, es como buscar una aguja en un pajar. Pero los libros de inhumaciones están ahí, se puede mirar y comunicar estos registros. ¿Vamos a tener que ir buscando los familiares personalmente en las parroquias de los pueblos de la zona donde nos dijeron que falleció nuestro familiar como ha tenido que hacer José Antonio Larrinoa o esperar sin esperanza de que sea encontrado casualmente en algún monte?

 

Me pregunto si esto, tan obvio, que reduciría bastante la lista de desaparecidos, como es buscar los datos que existe en los registros de los cementerios civiles y de parroquias no se hace porque no interesa realmente encontrar estos datos (salvo a los propios familiares, por supuesto) o sólo es por falta de voluntad de destinar las subvenciones a esto en lugar de a las exposiciones y conmemoraciones que son más rentables políticamente.

Yo, al menos, agradecería que parte del presupuesto destinado a la “recuperación de la memoria histórica” se destinara al trabajo de investigación en archivos, que es lo único que sí podemos encontrar con total seguridad, los datos que se registraron en su momento, que es donde están muchos de los desaparecidos -que todos deseamos encontrar- que a exposiciones donde parece que lo que importa es sacar unas fotos de los representantes políticos de turno junto a algún excombatiente, familiar de este o niño de la guerra para dejar claro que este tema importa a los políticos, que son, en última instancia, los que deciden qué dinero invertir en este tema y a qué destinarlo y cuándo. ¿Quién decide qué es lo prioritario y cuándo sacarlo a la luz?

No sé si me explico con claridad.

 He mirado unos cuantos nombres de la lista de Larrinoa en los listados oficiales de fallecidos y en su mayoría no aparecen sus nombres, ni como fallecidos ni como fusilados ni como desaparecidos. De estos dos que anoto aquí, que sí están, como ejemplo, los datos oficiales tenían otras fechas de fallecimiento, supongo que las que aportarían sus familiares como única referencia, quizá por lo que les contó algún compañero del fallecido sin mucha precisión. Y así, todo, supongo. Habrá que actualizar los listados oficiales, al menos de estos 84, digo yo.

Nº 24. Arrate Merino, José. De Urrechua (Gipuzkoa). Murió el 13 de julio. 

  • En la página de Euskalmemoria pone que era natural de Urretxu y que  falleció el 1/08/1937.
  • En la del Gobierno Vasco, pone también que falleció el 1/08/1937 en Santander, en el frente.

Nº 42. Goyarán Beloqui, Avelino. Batallón vasco de ANV. Muerto por heridas el 6 de julio.

  • En la página del Gobierno Vasco pone Muerto en  Limpias el 10 de julio de 1937.

 

Desde Batallonrosaluxemburgo, queremos colaborar en este proyecto incluyendo el listado de Larrinoa, por si algún lector del blog tuviera relación con alguno de los nombres de este listado y  por difundir sus nombres y contribuir a que su memoria sea recuperada. Muchas gracias al señor José Antonio Larrinoa  y al historiador Fernando Obregón por difundir esta lista.

********  LA LISTA DE LARRINOA  ********

(Indican que los nombres en negrita son de combatientes del Ejército Republicano Vasco. Algunos incluyen números de chapa.)

Nº 1. González Fernández, Luis. Batallón 265, 3ª compañía. Falleció por heridas el 19 de julio a las 16 horas.

Nº 2. Vento Silda, Juan. Batallón asturiano nº 236 ‘Vorochiloff’, 1ª compañía. Muerto el 11 de julio. «Estaba casado».

Nº 3. Álvarez, Constantino. Del 2º batallón vasco de las Juventudes Socialistas Unificadas ‘2º Meabe’. Murió a causa de las heridas.

Nº 4. Fernández Varela, Manuel. Batallón vasco nº 21 ‘Bakunin’ de la CNT, 1ª compañía. Muerto el 14 de julio.

Nº 5. Álvarez López, Nicolás. Batallón asturiano nº 242 ‘José Guerra Pando’, 3ª compañía. Muerto a consecuencia de heridas el 13 de julio.

Nº 6. Gutiérrez Felices, Joaquín. Batallón montañés nº 122, 1ª compañía. Muerto 17 de julio.

Nº 7. Boada ¿Baracierto?, Manuel. «De transportes».

Nº 8. Rodríguez Valero, Arcadio. Batallón asturiano nº 242 ‘José Guerra Pando’. Muerto el 1 de julio.

Nº 9. Lezcano Fernández, Manuel. De Carranza (Bizkaia). Batallón nº 60 de Ingenieros, 3ª compañía. Murió el 24 de julio por «una enteritis aguda».

Nº 10. Oleaga Elorza, Félix. De Bedia (Bizkaia). Batallón vasco nº 48 de la UGT ‘Jean Jaures’, sección ametralladoras. Muerto el 27 de julio de 1937.

Nº 11. Marcelo Álvarez, Inocencio. 6ª Brigada, batallón primero. Muerto el 28 de julio.

Nº 12. Portilla Fernández, Félix. Ayudante de comisario poítico de la 5ª Brigada (¿de Euzkadi?). Muerto por «accidente casual» el 29 de julio.

Nº 13. Luzuriaga Ruiz, Ángel. Teniente de batallón vasco nº 23 de ANV ‘Euzko Indarra’. Muerto el 29 de julio por «apendicitis».

Nº 14. Boix Paya, Vicente. Del batallón vasco de la CNT nº 21 o ‘Bakunin’. Muerto por heridas.

Nº 15. Soldado chapa de control 197.835. Muerto el 31 de julio.

Nº 16. Quevedo Achutegui, Manuel. Batallón montañés nº 124, 1ª compañía. Muerto el 30 de julio.

Nº 17. Urteaga Elguezábal, Carlos. Batallón nº 13 de Ingenieros, 4ª compalía. Falleció el 6 de agosto.

Nº 18. Nonato Gracia, Manuel. Batallón 1º, 4ª Brigada de transmisiones. Fallecido por heridas el 1 de agosto.

Nº 19. Vivanco Martínez, Hilario. Camilleros de Sanidad Militar. Muerto el 6 de agosto.

Nº 20. Guerricabeitia Vicandi, Ramón. De Gernika (Bizkaia). Batallón nº 1 de la 161 Brigada Mixta del Ejército de la República. Muerto el 9 de agosto.

Nº 21. Hernández Arnedo, Ángel. De Bilbao. Murió el 6 de agosto por «infección tetánica» a los 20 años.

Nº 22. Guezuraga, Basteguieta, Jesús. De Eibar (Gipuzkoa). Muerto por «accidente casual» el 9 de julio.

Nº 23. Goyarrola Fernández, Luis. Sargento de 22 años. Muerto por «fiebre tifoidea» el 13 de agosto.

Nº 24. Arrate Merino, José. De Urrechua (Gipuzkoa). Murió el 13 de julio.

Nº 25. Ahedo Tafalla, Nicolás. Murió a los 34 años como consecuencia del «tétanos» el 14 de julio.

Nº 26. Sinovas Fuentes, Clemente. Soltero, de 37 años. Muerto el 10 de julio.

Nº 27. Puertas Sánchez, Antonio. Batallón asturiano nº 236 ‘Vorochiloff’. Muerto el 10 de julio por heridas.

Nº 28. Arambarri Cayuso, Félix. Teniente batallón de montaña Garellano (Bilbao). Muerto a consecuencia de heridas el 9 de julio.

Nº 29. Hevia García, Amalio. Batallón asturiano 236 ‘Vorochiloff’, sección de ametralladoras. Murió el 9 de julio.

Nº 30. Mejida García, Adolfo. Batallón asturiano nº 265. Muerto el 9 de julio por heridas.

Nº 31. Larreategui Ugarteburu, Marcelo. De Eibar (Gipuzkoa). Muerto el 8 de julio a los 48 años.

Nº 32. Guezarazu Latorre, Santos. De Las Arenas (Getxo). 21 años. Fallecido por «endocarditis séptica» el 8 de julio.

Nº 33. Tellachea, José Ramón. Batallón de Ingenieros 14, 2ª compañía. Fallecido el 8 de julio.

Nº 34. Olivares Migens, Vicente. Batallón montañés nº 102, 2ª compañía. Muerto el 8 de julio de 1937 por heridas.

Nº 35. Arteche. «Sujeto apodado Arteche, que se cree que miente».

Nº 36. Diéguez Álvarez, José. Batallón asturiano nº 222 (Izquierda Republicana de Asturias), 1ª compañía. Muerto por heridas el 8 de julio.

Nº 37. Rodríguez Cantaneli, Valentín. Batallón asturiano nº 224 ‘Ladreda’. Muerto el 7 de julio por heridas.

Nº 38. González González, José ‘Pepe’. De Quijas (Cantabria). Batallón montañés 102, 4ª compañía. Muerto el 8 de julio.

Nº 39. Bravo González, Saturnino. Batallón vasco nº 21 (¿de la CNT?). Muerto el 7 de julio.

Nº 40. Rodríguez, Manuel. Soldado. Muerto el 6 de julio por heridas.

Nº 41. Soldado sin documentación. Muerto el 7 de julio.

Nº 42. Goyarán Beloqui, Avelino. Batallón vasco de ANV. Muerto por heridas el 6 de julio.

Nº 43. Soldado nº 260, 3.512 del Cuerpo de Ejército de Santander. Muerto por heridas el 6 de julio.

Nº 44. Soldado sin identificar. Muerto el 5 de julio a las nueve y media.

Nº 45. Soldado sin identificar. Muerto el 5 de julio a las cinco y 25.

Nº 46. Soldado sin identificar. Muerto el 5 de julio a las cuatro».

Nº 47. Soldado sin identificar. Muerto el 5 de julio a las tres.

Nº 48. López, Martínez, Fermín. Batallón vasco nº 25 de la UGT ‘González Peña’. Muerto el 5 de julio.

Nº 49. Herrera González, Ángel. De La Veguilla (Cantabria). Muerto a los 28 años.

Nº 50. Acebal Muñiz, Luis. De Sanidad Militar de Asturias. Fallecido el 5 de julio.

Nº 51. San Román, Severiano. Batallón vasco nº 24 de la UGT ‘Indalecio Prieto’. Muerto el 5 de julio por heridas.

Nº 52. Soldado con chapa 81.015. De Barambio (Araba), «se llamaba José María». Muerto el 5 de julio por heridas.

Nº 53. Argüeso Ceballos, Pascual. Gudari del batallón de ANV, murió el 4 de julio.

Nº 54. Berrueco (o Bermeco) Lasa, Lázaro. Gudari de ANV. Muerto el 4 de julio.

Nº 55. Loza Bravo, Braulia. Muerto el 3 de julio por «heridas en el bombardeo de Ampuero del día dos».

Nº 56. Larrinoa Arza, Juan. Batallón 4º de UGT ‘Carlos Marx’. Muerto el 12 de julio por «heridas recibidas en el bombardeo de Ampuero».

Nº 57. Bizcargüenaga Uriarte, Pablo. Vecino de Dima (Bizkaia), «de la población civil». Murió el 2 de julio.

Nº 58. Rico Ortiz, María. Miravalles (Bizkaia). Posible refugiada vasca. Muerta el 2 de julio.

Nº 59. Elorrieta Zabala, José Agustín. De Lejona (Bizkaia). Batallón vasco de Ingenieros ‘Gogorki’. Muerto el 3 de julio.

Nº 60. Pardo, Francisco. De Arredondo (Cantabria).

Nº 61. Villafruela (o Villazuela) Álvarez, Ladislao. Residente en Dos Caminos (Basauri). Batallón de ANV. Muerto el 3 de julio.

Nº 62. Soldado 4.378 del Cuerpo del Ejército de Santander.

Nº 63. Zabala Celaya, Justo. Batallón vasco nº 35 de Juventudes Socialistas Unificadas ‘Amuategui’. Muerto el 2 de julio.

Nº 64. Soldado sin identificar. Muerto el 12 de julio a las «23 horas 45 minutos».

Nº 65. Miliciano sin identificar. El 3 de julio «falleció en Rucoba por metralla» (en la plaza de la parroquia de Limpias).

Nº 66. Arrizabalaga, Francisco. Murió el 2 de julio.

Nº 67. Rodríguez Díez, Juan. Batallón vasco nº 64 ‘Disciplinario’. Muerto el 1 de julio.

Nº 68. Suárez Suárez, Ángel. Del Batallón 58. Murió en «el bombardeo de Trucíos» el 1 de julio.

Nº 69. Chocolonea Azkunza, José. Batallón vasco «Disciplinario». Muerto en «el bombardeo de los Trucíos» (Bizkaia) el 1 de julio.

Nº 70. Corral Puente, Elías. Miembro de Sanidad Militar «del batallón Carranza» (Bizkaia). Murió el 1 de julio.

Nº 71. Mendieta Ibarrola, Ignacio. Muerto «en el bombardeo de Trucíos».

Nº 72. Soldado sin identificar. Muerto el 1 de julio a las 20 horas.

Nº 73. Vicente Flores, Mariano. Muerto en «el bombardeo de Carranza» el 1 de julio. Probablemente de Ciérvana (Bizkaia).

Nº 74. Ibarra, Francisco. Batallón vasco nº 19 ‘Amayur’ del PNV, 5ª compañía. Muerto el 1 de julio.

 

Añadidos por el historiador Fernando Obregón

Nº 75. Nacido en Villayerno (Burgos) y vecino de Lasarte (Gipuzkoa). Muere por «tétanos» a los 34 años.

Nº 76. Fernández ¿Echaguren?, José María. V vecino de Las Arenas (Getxo). Muerto el 7 de julio por heridas de guerra. Podría ser la misma persona que Fernández Echaburu, de Durango, o Fernández Echeverría.

Nº 77. Garaya, Aurelio. Batallón de ANV. Muerto el 8 de julio.

Nº 78. Herrera Terán, Esteban. De Suances. Muerto el 7 de julio.

Nº 79. Ibarreta, Francisco. Batallón ANV. Muerto el 25 de junio. Probablemente, la misma personas que F. Ibarra.

Nº 80. Ibarrola Martínez, Domingo. De Villa de Mena (Burgos). Muerto el 20 de agosto de 1937 «por herida de bala en región lumbar».

Nº 81. Martín Aguirre, Carlos. De Sopuerta (Bizkaia). Muerto el 15 de julio por heridas en el frente con 25 años.

Nº 82. Pereireo Fernández, González. Posible vecino de Ondarroa (Bizkaia). Muerto el 5 de julio por heridas en el frente.

Nº 83. Pérez Heras, Julián. De Erandio (Bizkaia). Batallón vasco de Ingenieros nº 7 ‘Gogorki’. Muerto el 3 de julio.

Nº 84. Portilla Puente, Heraclio. De Ribamontán del Mar. Batallón montañés nº 102., 2ª compañía. Muerto el 1 de julio por «heridas sufridas en el bombardeo de Carranza».

o o O o o

30 – “Yo recuerdo…”. Nuevo espacio en el Blog

Inauguramos un nuevo espacio en el blog batallonrosaluxemburgo. Lo hemos titulado "Yo recuerdo...".

“Yo recuerdo…” será un espacio donde los lectores del blog van a poder aportar los recuerdos que quieran compartir con todos nosotros y con las generaciones futuras.

Aunque el blog está centrado en el batallón Rosa  Luxemburgo, cualquier persona que lo desee tiene un espacio aquí para dejar su testimonio sobre los recuerdos de la época de la guerra civil y la posguerra en el País Vasco, tanto si los vivió en primera persona como si son recuerdos de lo que le contaron sus padres o abuelos. No hace falta que sean grandes cosas, todo es importante, desde una pequeña biografía de un familiar que participó en la guerra, acontecimientos, recuerdos de la vida escolar de los años 30, 40 y 50, comercios, lugares o fiestas populares, precios de artículos de uso común, hasta las canciones o los juegos infantiles de aquella época. Todo forma parte de la información que entre todos tenemos, como si fueran pequeñas piezas de un puzzle que se va completando al compartirla.

Cómo participar en esta sección:
Para participar en esta sección del blog, enviad al email batallonrosaluxemburgo@outlook.com lo que queráis que sea publicado y nos indicáis si queréis publicarlo con vuestro nombre completo o con las iniciales de nombre y apellidos.

Muchas gracias por compartir vuestros recuerdos.